La mítica LCR

Senyor_g

Supongo que queriendo justificar el uso del término “mítica” asociado a la LCR, la Liga, debería comenzar con un párrafo sobre el mito desde la vertiente filológica y rescatando para el presente cierto tronco de nuestra cultura ligado al mundo clásico griego. Realzaría el artículo pero paso. Lo siento Polonio. Quiero aprovechar por una vez ser el mejor en algo. De la necesidad, virtud: seré el mejor mal articulista de debate callejero. Confiaremos en lo que haya escrito la Academia, la RAE, que para esto está.

Mi primera fuente del mito.

Las primeras referencias sobre la Liga vienen por parte de un obrero de la SEAT después de variados trabajos previos, inmigrado a Catalunya, vecino de l’Hospitalet, militante y afiliado a Comisiones desde mucho antes que la mayoría del PSOE lo hizo a su partido y, básicamente y sobre todo, mi padre. Un participante de las luchas populares antifranquistas, de las luchas por la democracia, entendida como la entendían en aquellos momentos los trabajadores de por aquí que estaban en ellas. Es decir, una democracia con bases materiales para ejercerla: educación, vivienda, sanidad y trabajo.

Entre las historias explicadas por mi padre, que aún por lo menos una vez al mes revisitamos, surgen papeles y personajes de la Liga. Mucho más cercano al PSUC y todo lo que ha venido después, aunque nunca militante. Comprador de Mundo Obrero supongo que de Treball, también lo era de Combate. Un obrero de izquierdas con vocación unitaria y de discreción.

En los cuentos que me sigue explicando se juntaba mucho más con los de la LCR para hacer cosas por cuestiones de cálculo: “Los del PSUC eran muchos y si me detenían me daba la impresión que no me notarían a faltar, en cambio los de la Liga, al ser menos, seguro que se preocuparían más”. La importancia de ser un representativo porcentaje. ¿Les parece broma? Eso no lo sabremos nunca, en su función de iniciador al mundo no sabemos cuándo el oráculo, jugando con nosotros, nos muestra la realidad sin ser verdad o simplemente se ríe con nosotros. Cosa de cuentos y cuentas.

Siempre comenta que eran gente que se arriesgaban mucho, para su gusto cuando menos. No lo acababa de entender, por ejemplo una vez que no sé a donde fueron a poner una pancarta y que pasó miedo. Creo recordar que porque pasó un coche de la policía y él se hubiera ido, pero esperaron escondidos a que pasara para poder colgarla.

He escuchado muchas críticas, como las de los comentarios a mi primer artículo, a la Liga, al PTE, al PCE-PSUC y a otras organizaciones que plantaban cara al franquismo. Que si cerrados, que si dogmáticos, sectarios, que si esto, que si lo otro, ¿pero con qué disposición mental se podía ir a aquella lucha de forma práctica? Hace falta recordar una vez más que los que estaban en esas lides se jugaban mucho; sobre todo, hace falta recalcar que si detenían a un trabajador, la policía se lo podía hacer pasar muy mal, que incluso se jugaba la vida. Para una dictadura como aquella existían las clases sociales, no era lo mismo cuando el detenido era un obrero del metal o de la construcción, que la descendencia de la burguesía. No, no era lo mismo, Jordi Pujol aparte.

Sí que se les puede echar en cara cierta vocación a la escisión reiterada que tan poco le gusta a mi padre en general y al sindicato en particular: Comisiones. Siempre en nombre de la unidad y siempre en nombre de los trabajadores, en plural y en mayúsculas. Pero a mi padre, científico sin cátedra, no le cuadraban los números y le salían más afiliados que votantes en alguna elección municipal. Afiliados o que se lo parecían a él y que, ya de por sí, tampoco eran demasiado. 

Mis propias fuentes.

Luego, yo de adulto, he hecho lo que he podido para poder contar historias de éstas. He leído sobre política y la he hecho. Con la indiscutible ventaja de que a día de hoy sólo me juego el trabajo y en su momento los estudios, las relaciones, la hipoteca o el piso, pero poca cosa esencial más.

En las lecturas y otros visionados no soy insensible a la extraña fascinación de ciertos aspectos especiales de la política vasca y no deja de llamarme la atención que la Liga se refundó con una escisión de ETA. 

Y no deja de sorprenderme encontrar a algunos de esos nombres de los que hablaba mi padre en algunas de las historias políticas en la que andaba y ando. Quizás como entonces, con excesivo voluntarismo. De las escisiones sindicales de CCOO, a pasar a la CGT y acabar fuera también de ésta. Finalmente para acabar alguno otra vez en CCOO o a un paso de su puerta. 

Pero ahí están, y ahí siguen, con los que antes les parecían unos reformistas o vete a saber qué insulto político que a estas alturas ni entenderíamos. Ahí los veía y todavía lo veo en EUiA e IU con la Asociación Socialismo siglo XXI. Y a algunos de ellos siguiendo una larga tradición como una condena, volviendo a montar otra cosa aparte, en Revolta Global y NPA. 

Post-Data.

Algunos comentarios sobre a la señora Paca Sauquillo no me gustaron, aunque tienen las gentes del PSOE quien les defienda. No sé si fue del PTE o de la LCR o del Sursum Corda, pero decir las cosas que alguno dijo, recrearse en lo anecdótico y en lo que hay que decir a día de hoy para estar en la cresta y obviar que era hermana de uno de los abogados comunistas asesinados en Atocha, rebasa con mucho un mínimo de compasión y conocimiento de la historia de España.

7 pensamientos en “La mítica LCR

  1. Buenos días!!

    Hola Senyor_g, menos mal que esta Liga no es la de fútbol…jeje Personas como tu padre son las que merecen la pena. Enhorabuena!

  2. Comparto el sento último de su homenaje. Se arriesgaba mucho entonces. Y eran realmente pocos los que lo hacían.

    A mí me parece que el de su padre era un cálculo muy razonable. Le hubieran echado de menos, enseguida, si caía junto a los de la liga, bastante antes de lo que hubiera sido en caso de caer en una redada anti-psuc. No, eso no era ninguna broma.

    En lo que no estoy tan de acuerdo es en eso de que no era lo mismo si el detenido era un obrero del metal o un descendiente de la burguesía. eso no le salvó a Enrique Ruano de ser defenestrado, en 1969, previa tortura. Lo recordó hace ahora un año su amiga de entonces Dolores González Ruiz, quien después sería viuda de Javier Sahuquillo, uno de los abogados laboralistas del PCE asesinados en Atocha (1977), y hemano de Francisca (que era de la ORT, o sea maoísta postcristiana). En el acto de homenaje a Ruano estuvo también Jaime Pastor, eterno líder de la LCR. ¡Qué pequeño era ese mundo!

    http://www.elpais.com/articulo/madrid/…/estudiante/…14/Tes

    (Eso sí, sigo pensando que no había nada de “mítico” en la LCR (ni en cualquiera otra de las múltiples siglas que adornaban el firmamento -limitadito-, del antifranquismo).

  3. Fe de errores

    “sento” no, sentido.
    Creo que he puesto mal el link, Que se le va a hacer, si es que no aprendo. Necesitaría un seminario intensivo a cargo de Amistad Cívica, por lo menos.

  4. Muchas gracias, Senyor_g, por tu artículo.

    2

    Tu link no me funciona.

  5. Encantado Sr. Senior_g de poder reflexionar inspirado por su pensamiento escrito.

    La Historia de España es mucha, larga y variada. Llegado a este punto lo que podemos decir es que estamos aquí, en presente, y que por mucho que nos pese, y llevando esa carga, el futuro se nos cae encima, y nos está aplastando. El sistema operativo se hace obsoleto y hay que actualizarlo, si queremos disfrutar de las nuevas ventajas que nos ofrecen los programas, con más funciones, más recursos, más rápidos…
    Cuantas veces hemos cambiado ya de ordenador para poder desarrollar los recursos que ofrecen los diferentes sistemas operativos y las aplicaciones más avanzadas.
    Sin duda ha sido duro llegar hasta aquí, pero aquí estamos, debatiendo, recordando, a pie de calle, como ciudadanos libres de derecho, una porción mítica del porqué estamos aquí y somos como somos. Así que sabemos algo más de lo que fuimos, de a lo que no deberíamos volver, dando cuenta de lo poco que hemos sido y lo mucho que hemos avanzando.
    Por ejemplo, ahora ya no es necesaria la presencia física en la calle para poder debatir “de a pié”, esto no hace mucho tiempo era imposible y ahora es muy normal, existen las condiciones de posibilidad para que lo que se ve com imposible acabe siendo real, como el hecho que estoy aquí debatiendo, pues existe internet (DC) es mucho más efectivo muy bien como evitar problemas De hecho son otros tiempos que requieren actualizar el sistema operativo, e incorporar nuevos programas con nuevas aplicaciones.
    Para seguir avanzando los políticos deberían seguir actualizando el sistema de derecho a los nuevos logros tecnológicos y científicos, aprovechando todo su potencial de verdad posible, antes impensable. Estamos en la sociedad global del conocimiento, no hace falta que nos escondamos por querer ser más inteligentes, pongámonos de acuerdo en el valor de la vida y disfrutemos de una buena lectura: http://www.uruguaypiensa.org.uy/imgnoticias/670.pdf sobre todo pag. 11.
    Allí está todo dicho sobre la economía de la metáfora. Vaya recurso!

    P/D “no sabemos cuándo el oráculo, jugando con nosotros, nos muestra la realidad sin ser verdad o simplemente se ríe con nosotros. Cosa de cuentos y cuentas”.

  6. Barañain 2, no negaré que hubo casos y casos, pero la polícia de entonces no daba el mismo trato normalmente a unos y otros, y lo recordaba Vicenç Navarro hace años en una charla en l’Hospitalet. Sacó a relucir un encuentro con la polícia cuando militó en el FLP, que le cogieron con un tal José, obrero, que cuando la polícia le preguntaba decía que se llamaba Josep, y Navarro le decía algo así como Pepe no está el horno para bollos. En cualquier caso bienvenidas todas la luchas y resistencias, y viniendo de buena família pedir una España más justa tiene más mérito que teniendo nada o muy poco. Y en lo de mítico por lo menos déjeme con mi mitología personal. Agradezco su comentario.

    Y antes que lo diga otro, a día de hoy ¿trataría igual la justicia y la policía al señor Millet si vieniese de otra família y hubiese estafado mucho menos?

Deja un comentario