Y, por fin, unidad

Millán Gómez
Cuando eta atenta, las declaraciones que efectúan los demócratas para reaccionar ante tamaña barbarie están siempre guiadas por un mismo patrón. Son afirmaciones repetidas una y mil veces hasta la saciedad. Si se fijan, siempre dicen lo mismo y nunca les falta razón, faltaría más. En cambio, el último asesinato de eta que costó la vida al Guardia Civil Juan Manuel Piñuel ha traído consigo una importante novedad: la unidad del PP y el resto de fuerzas políticas democráticas contra eta. Así, sí.   

Eta ha asesinado a Juan Manuel Piñuel por su condición de Guardia Civil, por trabajar y dar la vida por la seguridad de todos. Eta no lo ha matado porque sí, lo ha asesinado porque representa unos valores que ellos detestan. Para eta, Piñuel es un “español” que merece la muerte y, bajo esta paranoica premisa, han actuado para desgracia de una mujer y un hijo que han visto como una organización terrorista ha acabado con lo que más querían.  La historia de Juan Manuel es la historia de muchos otros policías que emigran a Euskadi para conseguir los puntos necesarios para volver a casa, a sus raíces y a estar con su familia. Los Guardias Civiles que trabajan en Euskadi ganan más puntos por el obvio motivo de que allí se juegan la vida, literalmente como en el desgraciado caso de Piñuel. Cuando eta asesinó a este joven policía se me vino a la cabeza una conversación que tuvieron mis padres con dos amigos míos que querían trabajar en aquella tierra para volver más pronto que tarde a su casa. Espero que aquello que les comentamos les haya convencido y ya no tengan más dudas.