Y cuando esto pase, ¿qué?

Guridi 

Ahora estamos todos inmersos en la crisis catalana y a la hora de escribiros estas líneas no tengo claro si Forcadell entra en chirona o no. Durante demasiado tiempo vamos a hablar de ello y, la verdad, no creo que vaya a decir nada nuevo acerca de este tema.

Todo el mundo suele alabar la posición del PSOE y del PSC en este asunto. Por un lado porque Pedro Sánchez se ha alejado de los focos y no se está dejando ver demasiado en este asunto. Y por otro porque Miquel Iceta está haciendo, con sus luces y sus sombras, un papel excepcional.

Pero, ¿qué va a pasar después? Imaginad que Rajoy decide que esta es la suya y después de las elecciones catalanas de diciembre decide que convocará elecciones anticipadas para marzo. ¿Qué va a hacer el PSOE? ¿Qué va a decir?

Pedro Sánchez se presentó a sus segundas primarias del PSOE comprando parte de los argumentos de Podemos: desprestigiar la democracia española, situarse en ejes cómo nuevo/viejo, arriba/abajo, transparencia, votos y consultas para todo, etcétera. ¿Va a seguir así?  

Por lo pronto, no va a rendir cuentas de su decisión de apoyar el artículo 155 hasta mañana, que se celebrará un Comité Federal, siendo ésta la primera asamblea electa ante la que va a rendir alguna clase de cuentas, si es que las rinde.  

La actividad legislativa también prosigue, pero desde Ferraz, que no desde el Congreso. En Ferraz tenemos a los 50 miembros de la Ejecutiva tratando de demostrar su utilidad y están convocando a parlamentarios y consejeros autonómicos para informarles, que no consultarles, acerca de los nuevos proyectos legislativos que están pergeñando. Esto de que las leyes se hagan en Ferraz está siendo muy curioso, dado que algún coordinador se está viendo obligado a trabajar como no ha trabajado en toda su vida desde que puso los pies en esa santa casa.  

Permitidme que no entre en detalles acerca de algunos de esos proyectos legislativos, pero sí que os puedo decir que muchos de ellos son disparates jurídicos que sólo pretenden ganar en efectismo a las astracanadas de Podemos. De hecho, en muchos casos, vienen a pedir lo mismo y están pisando el acelerador para poder presentarlos antes que ellos y llevarse la atención. Y, por supuesto, sin ninguna esperanza de que se aprueben, ni ganas tampoco. Porque aquí se trata de dar espectáculo, no de hacer cosas útiles de verdad.  

Tampoco podemos olvidar, cuando se calme un poco el tema catalán, que tenemos al frente del PSOE a gente de tan nulo talento como Adriana Lastra o Ábalos y a gente de tan escasas luces como Odón Elorza o Óscar Puente.  

Me preocupa un poco todo. Porque, una vez que se exija al PSOE que dé un paso al frente y se posicione, nos podemos encontrar con que volvemos a alcanzar las cuotas de ridículo que sólo hemos conseguido bajo el poco inspirado liderazgo de Sánchez.  

Ese Sánchez que ha vaciado al partido de gente sin ideas y donde se han quedado sólo los fontaneros. Sabemos que Susana Díaz perdió por fontanera, ¿creéis que la gente votará a Sánchez?