Voces consagradas

Senyor_G

Hace ya más de un año leí en el fenecido semanario Ahora sobre las concesiones televisivas del gobierno del PP en periodo preelectoral. No entraré ahora en lo que decía el subtítulo “El reparto preelectoral de las licencias televisivas se ha realizado de acuerdo a un concurso oscuro y sin garantías de independencia” sino en que unos de los grupos agraciados era 13TV propiedad de la conferencia episcopal, la dirección de la sucursal católica en España. Hasta cierto punto pienso que es legítimo que la Iglesia Católica en España acceda a ese tipo de licencias, y seguro que en sus tertulias también lo pensarían ellos si hubiese una concesión a un grupo mediático marxista. Seguro. 13TV no es el único medio en manos de la conferencia episcopal, además de otros medios impresos propios y espacios en diarios privados como La Vanguardia o ABC, en Catalunya disponen de Radio Estel además de la COPE como en el resto de España. Ya digo que es legítimo hasta cierto punto porque no todo el espectro ideológico tiene ese acomodo al restringido espectro radioeléctrico. Lo cierto es que no van sólo a lo suyo y a buscar nuevos fieles, de hecho diría que en la COPE van poco a los suyo, van más al fútbol y la política que a la fe. Incluso tiene emisoras musicales como Cadena 100 y en el novamás de la apertura Rock FM, y no duden de que ponen a sus satánica majestades y cosas peores.

Radio Estel es otro estilo en todo. Pero nadie pensaría en la COPE, Cadena 100 y Rock FM como un medio pensado para hacer pastoral o como se refieran ello a lo suyo. Algo hacen pero para esas cosas ya tienen las emisoras públicas, tenemos programas religiosos en TVE, incluso con desconexión en catalán en Catalunya, y en las diversas emisoras de radio públicas. Es constatable que a la iglesia del gusta están en misa y repicando.

Lo de la permanencia y existencia de la COPE no sé si por espíritu democrático y constitucional ya que tendría sentido ampararse en la constitución, concretamente en su artículo 20 tenemos que “La ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España”.

¿Es una broma? pues no pretendía serlo creo. ¿Pero qué otros grupos sociales tiene acceso como la iglesia católica a “los medios de comunicación dependientes del Estado? Que yo sepa ninguno, lo más aproximado que he visto a este artículo constitucional ha sido los cuartos de hora sindicales semana sí semana no que hay en la televisión pública catalana, inferiores en espacio al programa religioso propio. A decir verdad ninguno como he aseverado antes no sería verdad, porque otros grupos religiosos también tienen sus pocos minutos de gloria en La 2, sólo se es grupo social en España dioses mediante por visto.

¿Se imaginan cómo sería este país con una COPE sindical o similar? De hecho durante el franquismo el diario Pueblo era del sindicato vertical y podía haberse devuelto como parte del patrimonio sindical como los edificios por ejemplo, pero la policía ni Suárez eran tontos y eso se quedó al margen. De hecho diría que lo de la Iglesia y su acceso a los medios, más que al espíritu democrático de fomento de la libertad de expresión y el debate al que van vinculados, responde sobre todo al espíritu del 18 de Julio.

Lo dicho en misa y repicando la Iglesia, y el resto ni en misa ni repicando en lo que acceso a los medios de comunicación. Si la Iglesia tiene sus propios medios habría que ceder su espacio a otros grupos y no me refiero a otros grupos religiosos, sino a otros actores excluidos de él.

Pero la vida es complicada, tanto si uno está englobada en lo que es la izquierda ahora disque rupturista, porque no imagino una letra constitucional mejor que la tenemos, monarquía al margen; como si es de la izquierda clásica de toda la vida, porque en los espacios cristianos de La 2 he visto más de una vez programas sobre Centroamérica y otros aspectos sociales muy dignos e interesantes.

Queda como ejercicio periodístico cuantificar las horas de emisión de contenido religioso en las emisoras de RTVE y compararlo con el que hace 13TV y la COPE. No sé por qué pero intuyo que bien proporcionadas las cuentas la labor pastoral se hace en los medios públicos y las políticas de choque cuando toca a los medios episcopales. Y si el periodista quiere matrícula de honor el ejercicio podía ser complementando con el peso de programas “económicos” desde el punto de vista puramente empresarial o sobre emprendedores comparado con los programas de carácter sindical o sobre derechos laborales.

¿Somos lo que vemos?