Una hamburguesa con queso, por favor

Julio Embid

En 1997 los periodistas de la revista británica The Economist decidieron hacer una investigación no científica para calcular el poder adquisitivo de los países. Para ello inventaron el Índice Big Mac que consistía en preguntar el precio en dólares de la hamburguesa Big Mac de los restaurantes McDonalds, la cual es artificialmente idéntica, en cada uno de sus establecimientos. Después se convertía a dólares y se podía comparar por ver que monedas locales están sobrevaloradas sobre el dólar estadounidense o ver dónde el precio de la vida es mayor. Así, el mismo Big Mac, una hamburguesa redonda con dos piezas de vacuno picado y una capa intermedia de pan de molde con pepinillos, queso y cebolla, vale en Suiza 6,50 francos suizos (6,51 euros) frente a las 19 grivnas (1,04 euros) que vale en Ucrania. Temas cotidianos para explicar la economía monetaria mundial. Me apunto a ello.

Una de mis obsesiones es medir las diferencias entre los distritos de Madrid y desarrollar tablas y figuras sobre absurdeces. Para aplacar mi mono, ayer por la tarde, intenté hacer el Índice Hamburguesería Industrial (IHI) y ver que tiene de especial. Para calcularlo he sacado el número de hamburgueserías industriales (McDonalds y Burguer King) por cada 10.000 habitantes por distritos de la capital y me sale esto.

Tabla 1. Índice de Hamburguesería Industrial (IHI) por cada 10.000 residentes en los distritos de Madrid.

Grafico 30062015

Fuente: Webs de McDonalds, Burguer King y Oficina Estadística del Ayuntamiento de Madrid.

Después de cruzar estos datos con la renta per cápita y con el porcentaje de menores de 15 años veo que no hay ninguna correlación. Bueno, en el caso de Villaverde sí. Es el distrito de Madrid con mayor tasa de desempleo y menor renta per cápita. En el caso de menores de 15 años pensé que donde hubiera más niños, habría mayor número de hamburgueserías industriales. No era así en Vicálvaro y Villa de Vallecas es donde mayor número de menores de 15 hay (20,4% y 18,4%) y no son los que encabezan la tabla anterior. De hecho, en el distrito Centro es dónde menos niños hay con un escaso 9,1%.

Así, ¿qué tienen en común el Centro y Barajas? ¡Los turistas y las plazas hoteleras! ¡Los guiris! Busquemos entonces el número de plazas hoteleras de cada distrito por habitante y vemos que sucede.

Gráfica 1. Número de plazas hoteleras (x) y hamburgueserías industriales (y) por cada 10.000 habitantes en los distritos de Madrid.

 Grafico 30062015-1

Fuente: Webs de McDonalds, Burguer King, Turespaña y Oficina Estadística del Ayuntamiento de Madrid.

Como podemos ver en la gráfica anterior, existe una relación entre las hamburgueserías industriales y las zonas de alta ocupación hotelera. Salvo en el caso de Villaverde tanto da, parece que poco importa cómo sean los nativos a la hora de abrir un nuevo local de esas franquicias. No importa si no acuden los residentes, si vienen los turistas y por eso en los alrededores de la Puerta del Sol, el Palacio Real, el Aeropuerto, el estadio Bernabeu y la Estación de Atocha es donde más locales de este tipo puedes encontrar.

No tengo nada en contra de la hamburguesería industrial (de vez en cuando la consumo) pero prefiero las croquetas, los bocatas de jamón con tomatico y las raciones de oreja a la plancha en tugurios de barrio. Me gusta que los camareros me conozcan por el nombre. Espero que algún día llegue una cadena española de oreja a la plancha industrial a Brooklyn, Manhattan y Staten Island y algún loco de los datos se ponga a calcular su influencia por renta, desempleo y población en los barrios neoyorquinos. Y presentaremos juntos el paper a la Aneca que nunca viene mal.