Una derecha muy rara

Lobisón

Es un lugar común que la derecha española, tras haber superado su escisión inicial entre franquistas y centristas, ha logrado la rara proeza de unir en un solo partido todas las opciones ideológicas, y que ésta es una de sus principales bazas electorales. La izquierda, en cambio, no ha conseguido superar la tradicional división entre PSOE y PC (ahora IU), y ha pagado en algunos momentos un alto precio por ella: la pinza entre PP e IU en tiempos de Anguita, la pérdida del gobierno en Extremadura por la negativa de IU a apoyar al candidato socialista.

El PP no sólo ha logrado aglutinar opciones ideológicas muy distintas, sino que ha logrado evitar tener competidores en la derecha a nivel nacional. La leyenda urbana que corre al respecto es que, al comprobar que el éxito de Ruiz Mateos en su aventura electoral había perjudicado al PP, la prensa conservadora adoptó la estrategia de no dar cancha a aventuras similares, supeditando la diversión a la eficacia. Cierta o no esta explicación, el hecho es que el PP no sufre hoy la competencia de partidos de derecha populista como el Frente Nacional francés o el partido de Wilders en Holanda.

A simple vista se diría que no tiene esa competencia porque tiene dentro o detrás a quienes comparten esa ideología. Pero esto no es del todo exacto: el PP aglutina a los integristas católicos, a los neoliberales económicos y al populismo xenófobo, amén de una mayorí­a de centroderecha con posiciones moderadas. Pero Le Pen y Wilders no sólo culpan a los inmigrantes de los males nacionales, sino que su discurso contra el status quo tiene una fuerte componente nacionalista, antiglobalización y contra la UE (contra “los burócratas de Bruselas”), y eso se echa de menos aquí.

¿Resistirá la actual coalición ideológica del PP la prueba del poder? No es seguro que  Ruiz Gallardón, al convertirse en adalid del integrismo como ministro de Justicia, vaya a convencer al ala más conservadora del PP, y en cambio puede hipotecar el respaldo que tenía en los sectores menos ideologizados. Tampoco es evidente que el discurso antinacionalista paranoico (el de Mayor Oreja y la AVT) pueda aceptar el pragmatismo del ministro del Interior para separar a los presos de ETA.

Pero la cuestión que puede ser central es lo que las bases más populares del PP van a hacer ante las “reformas” de Rajoy (¿por qué dirán reformas cuando quieren decir recortes? Es una pregunta retórica: creo que sé por qué lo hacen).  ¿Se van a contentar con que los inmigrantes irregulares no tengan acceso a la sanidad?  ¿Van a seguir considerando graciosa y campechana a Esperanza Aguirre?  ¿O van a buscar una opción nueva de derecha populista?

Merkel, la que estás liando.

11 pensamientos en “Una derecha muy rara

  1. No sé que es peor, si la desfachatez de este gobierno de inútiles que aun no ha sido capaz de soltar nada más que balbuceos incoherentes a través de “fuentes autorizadas” o la exhibición de abyecto seguidismo que hace su prensa más fiel. Han pasado un montón de horas desde que el cenutrio Morales ha expropiado una empresa participada por el estado español (¡que esa es la principal diferencia con el caso YPF y no su diferente peso económico!) y los más gilipollas siguen repitiendo eso de que “ahora hay razones, no como en caso argentino”, “debe haber sido por imperativo legal” y cosas así.

    Leo en ABC el titular de portada (digital): “Las explicaciones esgrimidas por el gobierno boliviano dejan claro que la nacionalización obedece a razones legales y que los responsables muestran una actitud sincera”. Luego intento leer alguna de esas”razones legales” y, ¡oh sopresa!, no encuentro rastro de tales razones -que, según ABC, han convencido al principal accionista de REE-, en todo el artículo. El Mundo, en su edición digital al menos, guarda un poco más las formas, aunque suelta a su perro de presa Sostres para que “editorialice” echando la culpa a…Zapatero. Con “La Razón” y “La Gaceta” ni me molesto, que la dosis de bazofia ya es excesiva a estas horas de la mañana. Con eso se desayuna la derecha sociológica española, mientras el gobierno que iba a volver a poner a Epaña en el centro del mundo sigue haciendo el ridículo más espantoso.

    ¿Será que mas allá de las declaraciones altisonantes sobre el expolio de Cristina Kirschner, han comprobado que nadie va a apoyar especialmente el gobierno espàñol? ¿O será que, simplemente, no saben qué hacer tampoco con las relaciones internacionales? ¿Es que no les basta con exhibir cada viernes, ante los votantes, su ilegitimidad (según amenaza del estafador mayor del reino) y necesitan abochornarnos también ante el mundo exterior?

  2. No se si he entendido bien el post de hoy. Repasemos:

    La izquierda, en cambio, no ha conseguido superar la tradicional división entre PSOE y PC . Por supuesto, ni aquí ni en Pequ.. bueno ahí sí. Porqué en Españistan hay que superar lo que en Holanda, Alemania, Grecia, Itàlia, Suecia, Deinamarca, etc no se ha superado? De Francia no hablamos, con radicales (lib de izquierdas), Chevenement, Socialistas, Verdes, exsocialistas y comunistas, trosquistas y neotrosquistas. Y algo me dejo. Lo que no es normal es lo del PP.

    A simple vista se diría que no tiene esa competencia porque tiene dentro o detrás a quienes comparten esa ideología. Pero esto no es del todo exacto: el PP aglutina a los integristas católicos, a los neoliberales económicos y al populismo xenófobo, amén de una mayoría de centroderecha con posiciones moderadas. Al populismo xenófobo? Entonces sí que los tiene dentro? Entonces sí es exacta la afirmación anterior.

    Bueno, a mi juicio el PP esta constituido por una masa conservadora, nacionalcatólica (versión hispanistaní de la DC) sociológicamente franquista. Franquismo moderado si lo prefiere el articulista. En un Publiscópio, creo recordar, el grupo que se identificaba con valores católicos en el PP rondaba el 70%. Otro 30% no, pero eran rabiosamente antizps. Los podemos definir como “radicales” (i. e. lerrouxistas, jacobinos, liberal derechosos, laicos, etc. UPyDeros en potencia, vamos. Radicales de derecha no es derecha radical.

    Cuantos de ese 70% acabarían en una opción “carcatolica” (o yunque)? Esta por ver. Menos de los que nos creemos probablemente.
    Democratas cristianos? Poquísimos. Solo existen en Maketolandia y Charneguistan
    Liberales? Pata negra solo existen en Charneguistan, Mariventopolis y los esforzados del Centro Democrático Liberal. No dudo de que haya en el restospaña, pero menos.
    Relacionado con lo anterior cabría ver si extisten libertarianos. Pero de verdad, no de intereconomía.

    Por otro lado queda el tema del populismo xenófobo, item que explicaría segun algunos el éxito del PP en barrios obreros de la comunidad madrileña. la xenofobia y el nacionalismo serían más aglutinantes que el liberalismo en las huestes peperas.

    Queda, a mi juicio tambien, un grupo de votantes naif, el menos ideológico que votó al PP “a ver si esto cambia”, “el PP en economía lo hacía bien”, etc.

    Estos pueden desertar hacia una formación populista, junto con los desengañados de la socialdemocracia que nutren gran parte del electorado de la derecha radical y populista del continente.

    Eso sí… Barañain seguirá culpando a los que se fugan de la socialdemocracia por la izquierda y “compendiendo” a los socialdemócratas desengañados que se fugan a la derecha radical. Que cosas!

    Así pues, si crece un partido populista en Estepaís recogerá voto del PP y de aquellos que desertaron de ZP y ya no volveran. Más los anif antes citados. Más o menos a medida que la gente se desengañe del PP.

  3. ¡¡¡¡Ah, pero es que la culpa de esta expropiación la tiene también Zapatero!!!! ¡¡¡ Que vale más ser agraviado que gilipollas!!!!
    Es que hace falta ser demasiado sofisticado para entender las cosas que pasan en este país. Uno, que es más sencillo, no las entiende a primera vista.
    Gracias a que aparece aquí Fernando apelando al Digital ese para explicárnoslo; y toda esa panda que nos trae Barañaín.
    De todas formas eso de que “Más vale ser agraviado que gilipollas” a mí me suena como un poco antiguo. Me recuerda aquello de los barcos y la honra. Es una frase que va mucho con los tiempos que nos toca vivir. ¿No dijo Margallo algo así como que “España ha vuelto”? Pues hala, que sigan con frases altisonantes, que eso siempre se le ha dado muy bien a la derecha rancia.

  4. 1

    Del artículo que nos enlazas me quedo con la cuestión final:

    “La pregunta es muy seria: ¿Cuándo se enteró el Gobierno, cuando se enteró el ministro de Asuntos Exteriores, de que Evo Morales iba a nacionalizar Red Eléctrica ? Si se enteraron cuando el ejército ocupó la calle donde está la sede de la empresa, una hora antes de que Evo Morales lo anunciara por televisión, entonces Margallo y todo el equipo del ministerio de Asuntos Exteriores deben dar explicaciones, y muchas. Y debe haber ceses.”

    Claro que si no hubo ceses después de que se produjera lo de YPF a los pocos días de que el ministro del ramo -Soria-, proclamara que el asunto “ya estaba encauzado”, no creo que los vaya a haber ahora.

    6

    “No se si he entendido bien el post de hoy. Repasemos: (…) Eso sí… Barañain seguirá culpando a los que se fugan de la socialdemocracia por la izquierda y “comprendiendo” a los socialdemócratas desengañados que se fugan a la derecha radical. Que cosas!”

    Desde luego, ¡sí que son cosas raras esas que dice que Barañain hace! Si se refiere al post que publiqué aquí hace unos días a propósito del populismo francés -y europeo-, debo haberme explicado fatal. Ni se me ocurriría nunca perder el tiempo en “culpar” a los izquierdistas de ser cómo son (bastante tienen con su tara para añadirles yo un miligramo de carga sobre sus narcisistas espaldas), ni creo haber escrito jamás la tontería esa de que “comprendo a los socialdemócratas desengañados que se fugan a la derecha radical”, a no ser que se me haya escapado tras algún exceso enólico (que podría ocurrir, no se lo voy a negar, pero me extrañaría mucho). Y aunque admito que puede ser mi incapacidad lo que explique su malentendido ahora caigo que ultimamente empieza sus post con eso de “no sé si he entendido bien…” o cautela similar. ¡A ver si el problema no va a ser mío (explicarme), sino suyo (entenderlo)!

  5. Pero Le Pen y Wilders no sólo culpan a los inmigrantes de los males nacionales, sino que su discurso contra el estatu quo tiene una fuerte componente nacionalista, antiglobalización y contra la UE (contra ‘los burócratas de Bruselas’), y eso se echa de menos aquí.

    Antiglobalización? Pero hombre que la culpa es local… de ZP!! Respecto a la UE, aun somos europtimistas, es cierto. Pero espere a que nos echen…
    Ahora bien… que el PP no es nacionalista??? noooo, que vaaaa!!!

    Primero: Habría que distinguir entre nacionalismo, chovinismo, xenofobia y prejuicio racial. Si los diccionarios del mundomundial dan definiciones diferentes a estos términos será por algo. Para no mezclarlos alegremente.

    Plataforma por Catalunya, Iniciativa Habitable o la Lista Pym Fortuyn no son partidos nacionalistas. Rehuyen la cuestón. “primero los de casa” Sí, los invitados fuera, pero de qué casa estamos hablando?. No veo a Pym Fortuyn reclamando Flandes a Bélgica o cosas así.

    Pero… pero tampoco veo a los Finlandeses de a pie, diciendo que se van a petar el estatuto de las islas Aland (empezando por la inmersión lingüistica) o diciendo que los suecoparlantes son nazis que imponen su idioma al resto. Ni veo al Partido popular danés (no confundir con los conservadores del Partido Popular Conservador) pidiendo la ilegalización de los “batasunos” groenlandeses. Por poner unos ejemplos. Eso sí, contra la islamización de Europa, barra libre.

    En denitiva, se debería ver qué es euroescepticismo, qué es un grado más alto de nacionalismo estatal (que comparten con los otros partidos estatales, empezando por los socialistas) y qué es un partido especialmente nacionalista (en el caso de los partidos estatales)

    Por cierto, algunos de estos partidos son (o dicen ser) “animalistas”. Unos enemigos de la “libertad” de ver el arte de la tauromaquia, vamos!

  6. #8 Tiene razón hace referencia a su post anterior, pero me equivoqué… usted solo afirma que:

    No es menos dañina la actitud de quienes optan por ignorar o despreciar lo que puede haber de razonable en la percepción de miles de ciudadanos –de los sectores más desfavorecidos, en general-, y se limitan a certificar, con desdén, su deslizamiento hacia el populismo de extrema derecha.

    “Lo que puede haber de razonable” es la clave. Pero… me equivoqué en tanto era Magallanes quien culpaba a los izquierdistas tarados de restar votos a la socialdemocracia. Así que la crítica debe ser al tandem Barañain/Magallanes. Lo siento, es sí, el fruto del exceso de alcohol en las neuronas.

    Yo como soy narcisista entiendo que… los votantes de Le Pen razonan bien pero se deslizan mal (simplificando) los izquierdistas son (somos ) tarados y ya razonan mal de entrada (quizá por exceso de narcisismo). Independientemente de la capacidad de entendimiento de algunos casos concretos. El mío sin ir más lejos.

    Pero sólo era una pequeña broma para introducir el hecho del origen socialdemocrata de mucho votantes populistas, sin acritud. O al menos en Finlandia y Charneguistan

    Por otra parte, quisiera presentar otro punto de ruptura en el PP: El regionalforalismo. De momento ya han perdido en Asturias (FAC) y Navarra (UPN). Tienen un puñal clavado en Cantabria y por la pasta o por la lengua les pueden crecer los enanos en Valencia y Baleares. Al tiempo.

  7. Sobre las expropiaciones, es la leche que el PSOE no diga que el nuevo gobierno quizás las habría evitado si hubiera seguido tratando con especial atención a los países del continente en el que más de 30 empresas de las 35 que componen el IBEX ingresan más que lo que ingresan en España. Es decir, más nos vale llevarnos bien y aguantar sus cositas, incluido populismo y demagogia cuando es el caso. Y si no, te expropian y llevas todas las de perder.
    Sólo en Venezuela hay más de 40 mil empresas españolas. Si esa no es una razón para mantener una interlocución fluida con Chavez… Se puede ser de derechas y listo: no hay más que ver la diferencia entre la política agresiva y absurda de Uribe contra Chavez y la mucho más eficaz y sensata de su sucesor Santos.

Deja un comentario