Un mundo hecho de representación y voluntad

Ricardo Parellada 

En este maravilloso blog está empezando a alcanzar la categoría de tópico el denostar a las humanidades en general y a la filosofía en particular. Ayer mismo tres de sus mayores luminarias (van den Broek, Cicuta y Permafrost) se despacharon a gusto a primera hora de la mañana. El último fue especialmente incisivo: «Reconozco que cuando leo frases como ésta: “Es fácil ver aquí la influencia de Schopenhauer, quien había expandido la filosofía kantiana hasta concebir un mundo hecho de representación y voluntad. Esta última entidad nouménica, ciega en su ímpetu cósmico…”, sencillamente, me siento gilipollas, por decirlo pronto y mal. ¿Qué es un mundo “hecho de representación y voluntad”? ¿Qué es esa “entidad nouménica”, nada menos que “ciega en su ímpetu cósmico”? Mi pobre intelecto siempre me ha dejado abandonado ante estas efusiones conceptuales».

 

A diferencia de Permafrost, a mí me parecen patentes tanto el sentido como la verdad de la afirmación de que el mundo está hecho de representación y voluntad. Intentaré probarlo en mil palabras y mostrar que las expresiones que cita no son simples “efusiones conceptuales”, sino que responden a problemas muy profundos y muy difíciles. Y me daré por satisfecho si consigo tres cosas: que algún bloguero empiece a pensar que quizá haya ahí algún problema, no sólo palabras; que el gobierno espere un poco más antes de cerrar las facultades de letras; y que otros blogueros se animen a mostrarnos en mil palabras el sentido de las ciencias ocultas que cultivan, como la economía, la sociología, la politología o el derecho, que no saben predecir las crisis ni los resultados de las elecciones y no ofrecen más que galimatías ininteligibles sobre los fundamentos del derecho y la justicia.

 

Primero la representación.

 

Según parece, las leyes matemáticas no las tomamos del mundo con los ojos y las manos, que son los instrumentos con los que observamos la inmensidad del cosmos y arrancamos los tesoros del suelo. Es cierto que incluso eso se puede cuestionar, pero sólo vale hacerlo con razones, no con efluvios conceptuales. Para demostrar que los ángulos de un triángulo suman dos rectos, por ejemplo, no hay que hacerlo muchas veces con tinta o tiza, sino que vale una vez con un palo en la arena, y no hay que hacerlo por el día y por la noche, al nivel del mar y en la montaña, en invierno y en verano. Eso atentaría contra la dignidad intrínseca de los triángulos. A ningún matemático ni a ningún filósofo se le ocurriría (no sé si a juristas o científicos sociales) encargarles a los astronautas que comprueben si les sale la demostración en ausencia de gravedad, como sí tienen que comprobar el comportamiento de las reacciones químicas o la resistencia de los materiales. Las demostraciones geométricas se hacen con los ojos de la mente, no con los del cuerpo, y por eso no hace falta hacer encuestas ni estadísticas. Las matemáticas se crean o se descubren sin preocuparse de la temperatura, la gravedad, la altitud, la inflación, el paro y otras nimiedades de la empiria. Se crean, con perdón, a priori. Y esto vale, como es evidente, para estructuras espaciales curvas o raras, que no sabemos apresar con los ojos de la cara ni de la mente, sino sólo con números y fórmulas. 

 

Ahora bien, las ciencias de la naturaleza expresan sus avances en forma matemática y enuncian leyes y regularidades para el funcionamiento de los fenómenos. La naturaleza parece estar escrita en lenguaje matemático. O quizá lo que esté escrito en lenguaje matemático no sea la naturaleza, sino sólo la ciencia de la naturaleza. Mas ¿el lenguaje matemático de la ciencia de la naturaleza no lo vamos descubriendo y creando a priori? ¿Cómo es posible que un lenguaje que vamos inventando a priori resulte ser precisamente el lenguaje en el que está escrita la naturaleza? Qué lío. ¿Cómo es posible que vayamos inventando a priori las leyes que luego nos permiten describir con toda exactitud la estructura y el comportamiento de muchos fenómenos naturales? A bote pronto se me ocurren dos opciones: hay una armonía muy curiosa entre la matemática y la naturaleza; o, quizá, la ciencia matemática de la naturaleza es la manera como vemos y nos aproximamos al mundo. En este segundo caso, nuestro mundo es nuestra representación del mundo y no sabríamos qué pensar del mundo al margen de nuestra representación. De ahí que el mundo esté hecho de representación.

 

Y ahora la voluntad.

 

Supongamos que ampliamos nuestro cerebro y nos metemos dentro de él, como si fuera un molino (© Gottfried Wilhelm Leibniz). ¿Qué veríamos? Tuercas, cuerdas, poleas, engranajes, si utilizamos la imagen antigua. Neuronas, dendritas y átomos cargados saltando de unas a otras, si estamos un poco más al día. Lo bonito de la filosofía es que una imagen tan arcaica pueda servir para plantear problemas tan actuales. Si nos hemos metido en el cerebro con un montón de instrumentos y aparatos, podremos medir la tensión de las cuerdas, la resistencia de las poleas, la longitud de las dendritas, la diferencia de potencial entre sus extremos, la temperatura ambiente e infinidad de cosas más. Pero si no se trata de un molino, sino de un cerebro, es posible que el yo al que corresponde esté imaginando multitud de cosas, haciendo demostraciones geométricas, sintiendo la alegría de vivir, presintiendo la cercanía de la muerte o proyectando su futuro inmediato: ¿a dónde vamos a cenar? Si se trata de un molino, quiero decir un cerebro o un yo (tanto da desde el punto de vista económico o jurídico ¿no?) con formación humanística, es posible incluso que se esté haciendo la gran pregunta: ¿soy clásico o romántico?

 

Ahora bien, no parece que midiendo la tensión de las cuerdas o la diferencia de potencial de las dendritas podamos obtener mucha información sobre las grandes ni las pequeñas dudas del yo: ¿clásico?, ¿romántico?, ¿cenar aquí?, ¿cenar allá? Pero hay algo mucho peor. Me hago cargo que difícilmente puede uno, por filósofo que sea, decidir sin más si es clásico o romántico. Pero quizá uno sí puede decidir libremente cenar en un chino o un indio, salir a cenar o al cine, matar a un rival, engañar a un amigo, votar a fulano o a mengano, defraudar al erario público o cobrar comisiones ilegales. Ciertamente, todas esas cosas parecen insignificantes cuando uno se fija mucho en los calambres neuronales. Pero cuando levantamos la vista decimos que hacemos casi todas esas cosas voluntariamente y llamamos voluntad a la capacidad de los seres psicológicos de generar novedades. Pero la voluntad no sale en ninguna foto, no hay representación de ella. No aparece, no es fenómeno (lo que aparece). Y a lo que no aparece, no vemos, no representamos, sino sólo pensamos y conocemos indirectamente por la infinidad cósmica de sus efectos, se le califica de noúmeno (lo que pensamos, aunque no aparezca). 

 

Todavía falta que un listo explique qué quedaría en pie de la economía, la sociología, el derecho y la vida corriente si no presuponemos este no sé qué que no vemos ni mucho menos entendemos, pero absolutamente omnipresente en nuestra vida individual y social: la capacidad para generar los pensamientos y las acciones voluntarias. A mi admirado Permafrost le parece hiperbólico hablar del “ímpetu cósmico de la voluntad”. A mí me parece que la expresión de Schopenhauer es bonita, pero se queda muy corta ante tamaña cosa.

 

Lo que no ofrece duda alguna es que el mundo está hecho de representación y voluntad.

71 pensamientos en “Un mundo hecho de representación y voluntad

  1. No Pablo,yo no me meto con Rosa Hype,simplemente me vienen a la cabeza las veces que se nos ha echado en cara el nombre de Fernando Buesa,para llamarnos “colaboradores de asesinosy cosas peores ,tantas y tantas veces en el blog toxico que todos conocemos.

  2. Muchas gracias por los comentarios, especialmente a Nerva 12 y Permafrost.

    Nerva, de todo lo que dices podríamos discutir largo y tendido. Una sóla cosa: las figuras gemétricas en la naturaleza NO son perfectas stricto sensu. Sólo lo son en el topos uranós.

    Perma, totalmente de acuerdo en que sobra palabrería urbi et orbe. Pero no dices si te he convencido de que el mundo está hecho de representación y voluntad.

    Espero que me permitan repasar el grado de cumplimiento, a esta hora del día, de los objetivos que me proponía en el artículo. Primer objetivo patentemente fracasado: que algún bloguero empiece a pensar que en el tema del artículo quizá haya algún problema, no sólo palabras. Segundo objetivo parece que también fracasado, al menos no he oído nada tras el consejo de ministros: que el gobierno espere un poco más antes de cerrar las facultades de letras. Amistad ¿tienes otra inormación? Por lo que confío en cuerpo y alma en lo tercero: que otros blogueros se animen a mostrarnos en mil palabras el sentido de las ciencias ocultas que cultivan, como la economía, la sociología, la politología o el derecho.

  3. 49
    Que era Ardanza, no Ibarreche… qué cansinos que sois…..de todos modos en qué quedamos, ¿que nadie la puede ver o que le dan abrazos?

    Enfín, ahí se ve la solidez de los argumentos, y todo por crear una polémica dónde no la hay, a hacer ruido, lo de siempre, cortinas de humo para tapar lo verdaderamente grave de la situación de España, y muy especialmente del País Vasco… todos allí, dejándose ver, usando el nombre de las víctimas para hacerse la foto en su carrera desquiciada hacia la poltrona autonómica, para que nada cambie, excepto el tapizado de los sillones y los rasos de las cortinas de Ajuria Enea.

    Tenéis que dar gracias a que en España exista UpyD con Rosa Díez, sino el desprestigio total de los partido tradicionales podría a dar paso a un LePen o a un Berlusconi. Y ya nisiquiera os sirve apelar a la Guerra Civil y al franquismo, eso también se os ha agotado.

  4. Ricardo 53… No, no tengo inormación…pero si esperas un momentito te resuelvo el crucigrama que hay escondido en tu escrito,que no es otro que el teorema de tales…¿tales ,tales?…tales tales….no….inormación no tengo,pero pienso inormarme todo lo que pueda .
    ¿es que no hay nadie con mil palabras para llevarle la contraria?

    ¡Esto pasa de castaño oscuro!,no es posible que Ricardo Parellada elogie a Nerva ,en ausencia de Don Cicuta ,desaparecido por causas aun todavia no aclaradas por la embajada estadounidense.

  5. Mira Nerva tu comentario 54 ,te lo perdono,en serio,te doy la mano…no la rechaces….si los dos sudamos ,los dos nos queremos y apreciamos,que seria yo sin ti y tu sin mis caricas a altas horas de la madrugada entre ruiidos extraños del vecino de arriba y el constante repiqueteo de mi cabeza contra el techo.
    que seria de mi sin ti,y yo sin tu aliento.
    Nada.
    cero.
    .(punto)
    (silencio)

  6. Grandes secuelas ha causado el trauma de ver como La Sexta a traves del programa de “vagedades” de Wyoming,en Intereconomia.
    Los mienbros mas exaltados han ido a por el juez Garzon a sacarle toda la informcion que tenia….y le ha dado un soponcio al pobre juez.
    El periodismo ya no es lo que era,un duelo entre caballeros,ahora es un duelo “caiga quien caiga”….jeje.

  7. No queria dejarme nada en el tintero:

    en Intereconomia.
    Grandes secuelas ,(coma)ha causado el trauma de ver,(coma) como La Sexta a traves del programa de “vagedades” de Wyoming,(coma)se reian de ellos.(punto)
    Los mie(M)bros mas exaltados han ido a por el juez Garzón a sacarle toda la informAcion que tenia….y le ha dado un soponcio al pobre juez.

    El periodismo ya no es lo que era,un duelo entre caballeros,ahora es un duelo “caiga quien caiga”….jeje.

  8. 53

    es cierto Ricardo, en la naturaleza no exsiten figuras exactas, sino aproximaciones a ellas en grado sumo: no existe un punto, o una recta, por ejemplo, como conjunto de puntos, ni mucho menos un plano, con espesor nulo. Sin embargo podemos saber que un planeta tiene unos o dos satélites, aunque seamos incapaces de verlos, por las modificaciones que crean los campos gravitatorios en su trayectoria o en su velocidad, y eso se demuestra matemáticamente, con modelos ideales.

    El modelo es la representación más aproximada que nos podemos hacer del fenómeno realmente existente, la suficiente para poder explicarlo.

    En cuanto a la voluntad, eso ya lo controlo menos, y creo que debería estar relacionada con el concepto de libre albedrío. Es decir, que los humanos no estamos sujetos ni al destino, ni al estímulo-respuesta, si no ,hasta nuestros actos, decisiones y pensamientos podrían ser reducidos a modelos y no existiría la voluntad.

    Hay muchos que lo intentan: intentan hacernos creer eso, que no somos dueños de nosotros mismos ni de nuestras decisiones: psicólogos, psiquiatras, sociólogos, etc…

  9. Amistad… Manu Chao… el mejor!!! Iba a poner la letra de Bongo-Bongo, que es super cachonda, pero copio esta…jeje

    Sometimes I dream about reality
    Sometimes I feel so gone
    Sometimes I dream about a wild wild world
    Sometimes I feel so lonesome

    Hey Bobby Marley
    Sing something good to me
    This world go crazy
    It’s an emergency

    Tonight I dream about fraternity
    TONIGHT I say: one day!
    One day my dreams will be reality
    Like Bobby said to me

    Hey Bobby Marley
    Sing something good to me
    This world go crazy
    It’s an emergency

    Hey Bobby Marley
    Sing something good to me
    This world go crazy
    It’s an emergency…

    Tonight I watch through my window
    And I can’t see no lights
    Tonight I watch through my window
    And I can’t see no rights

  10. Nerva 25

    Dices “Lástima que sólo les copiemos lo cutre y lo salchichero, y no lo bueno que tienen en los EEUU, como la ética de trabajo, el espíritu emprendedor y la estricta observancia de leyes y reglamentos. Sería inaudito que un secretario de estado de la primera potencia mundial se fuera a cazar, o a sonarse los mocos que tanto da, sin el permiso legal necesario y pertinente. Si se le cruzaran los cables tanto como para llegar a hacerlo, dimitiría a los 10 minutos de descubrirse semejante abuso y pagaría la multa correspondiente”

    Me dejas alucinada si me juras que te crees lo que has escrito. Precisamente estoy releyendo “Stupid White Men” de Michael Moore, supongo que te gustará tanto como a mí…jeje Podría copiarte largos capítulos donde dice y demuestra todo lo contrario de lo que tú has escrito… Y aparte de mi propia opinión, le creo más a él que a ti…

  11. 54. Es cierto, Nerva, era Ardanza, no ibarretxe. Y el presidente del PNV no era Iñigo Urkullu, sino Xabier Arzalluz…….
    Sobre los abrazos, que de verdad que a veces me cuesta creer que seas tan simple. Son como los abrazos que el Rey le da a Ibarretxe cada vez que se encuentran en un acto oficial. Quizás tú veas una muestra de cariño… yo veo un abrazo del oso que me descojono. Pero no espero que lo entiendas.

  12. Desde aquí un tardío saludo a mi querido Ricardo, a quien espero ver pronto en Madrid y, por supuesto, a todos los DCeros. Sólo quería hacer un par de comentarios. En primer lugar, estupendo artículo de Ricardo, a quien quisiera estimular a escribir algún librito para convencer a las masas de la importancia de su profesión y de los conceptos utilizados. Quisiera también aclarar que tengo el más profundo de los respetos por la filosofía, la cual no estudié en vano. Pero, como en todas las profesiones, se ha producido mucho ripio también, y no es inmune al problema de la ultra especialización. Por ello me encanta que existan personas como Ricardo que pueden devolverle a la abstracción el sentido consuetudinario que debería tener en buena medida. Reconozco que tiendo a los vuelos de la fantasía y no me resulta fácil darle a los mismos la dimensión práctica y humana que deberían tener. Espero más artículos explicándonos los vericuetos de Kant, por ejemplo, y su utilidad al momento de comprar ropa o invertir en la bolsa. Saludos

  13. Don Cicuta, ¿por dónde anda usted?, ¿sigue en el motel?, ¿en un avión?, ¿estrellado en algún lugar remoto?, ¿en suelo patrio? Diga algo, nos tiene preocupados.

  14. 66 ¡Qué alegría que aparezca Frans! Un fuerte abrazo y nos estamos viendo.

    68 A mí también me tranquilizaría saber de Cicuta, espero que devuelto sano y salvo entre nosotros.

  15. Yo también me alegro de que el holandés errante haga escala en las costas madrileñas en breve. Él sabe que por aquí se le quiere bien… Bueno, vaaale, y a Cicuta tambiééén… y no lo digo porque esté perdío vete tú a saber dónde.

    Abrazos

Deja un comentario