Un “gran” hombre en una imperfecta democracia…

Isidoro

“No somos un periódico independentista, pero defendemos el inalienable derecho de autodeterminación de los pueblos y nada tendríamos que oponer si limpia y democráticamente el País Vasco optara un día por la separación del resto de España.

[….. ] Creemos que bajo sus expresiones más terribles el problema vasco tiene unas raíces históricas tan profundas que sólo será posible solventarlo desde la audacia política. Por eso yo mismo firmé no hace mucho un artículo titulado “Un noruego para ETA”, proponiendo una vía de negociación tan secreta y remota como la que Israel y la OLP desarrollaron en Oslo”

Si ahora les preguntase quién es el autor de esta cita, ¿qué me dirían? ¿Un nacionalista independentista de Irlanda o Cataluña? ¿Un columnista de Gara o Berria? Pues sí, han acertado, Pedro José Ramírez. Con motivo del quinto aniversario de El Mundo del País Vasco, el periodista “incorruptible” nos decía cuál era la solución al problema vasco. Claro que unos años antes el muchacho permitía que Diario 16, periódico que entonces dirigía, publicase el siguiente editorial:

“A las bestias se les encierra tras los barrotes más gruesos que existan en la aldea. Para ello primero se les caza mediante todo tipo de tretas. Y si en la aventura muere alguna, mala suerte (o buena suerte)…. La muerte de ETA es nuestra vida. La serpiente que en forma de muchacha disparó contra [el teniendo coronel] Romeo no debe tener oportunidad de repetir fortuna”

Pero entre el Pedro J. de la autodeterminación y el autor intelectual (figura que tanto le gusta) del terrorismo de Estado nos encontramos con muchos “Pedros Js.”. En diciembre de 1988 se permite llevar a la portada de Diario 16  a la dirección de ETA, otorgándoles cinco páginas interiores sin publicidad alguna. Años más tarde, desde El Mundo, cuando todo valía para hacer oposición, renegó de su pasado en Diario 16 y se convirtió en el principal opositor al terrorismo de Estado. Como pueden ver, Pedro José Ramírez no sólo es un personaje camaleónico, sino que carece de valores y principios.

Pero aquí no acaba su historia. El muchacho se ha presentado siempre como el defensor de la transparencia y un luchador infatigable contra la corrupción (aunque parece ser que sus periodistas de investigación del PSOE trabajan más que los del PP…). En cambio, muy poco sabemos de quién financió El Mundo en sus orígenes y qué intereses ocultos inspiraron el surgimiento de este periódico. Aunque el director de periódico más joven que ha tenido nuestra democracia -hubo un jefe de Estado que también decían que había sido el más joven en lo suyo….- se presentaba en 1989 como el salvador de la democracia española, al mismo tiempo financiaba su proyecto periodístico a costa del dinero de los Rizzoli, unos tipos que entran y salen de la cárcel con mucha facilidad.

Pero no se conforma con tener como socios a unos tipos de dudosa reputación. En su ambición por convertirse en el primer diario español comienza una etapa de alianzas con prensa regional. Así, por ejemplo, en Castilla y León se alía con José Luis Ulibarri, promotor y dueño de varios medios de comunicación regionales. ¿Quién es este señor? Ponga su nombre en Google y añadan la palabra Gürtel….

Aunque lo de La Crónica de León es rizar el rizo. Este periódico provincial pertenece a un señor que se llama José Martínez Núñez. De nuevo, se preguntarán: ¿quién es este tipo? El bueno de Martínez Núñez ha aparecido implicado en varios casos de extorsión a políticos locales y regionales. El asunto más famoso fue el intento de asesinato de José Cuiña, consejero entonces de la Xunta de Galicia. El sicario contratado, antes de suicidarse, dejó una carta donde narraba haber recibido el encargo de uno de los abogados de José Martínez Núñez. Es cierto que Cuiña declaró que nunca se sintió amenazado y el empresario leonés negó cualquier implicación en el caso. Por ello el juez de Ponferrada archivó el caso. ¿Qué estrategia se siguió entonces desde las páginas de El Mundo? Defender al “honorable” empresario. Claro, que con estos socios, arriesgado llevarles la contraria….

Estas peligrosas amistades nunca frenaron a Pedro J. Ramírez cuando denunciaba un día sí y otro también los casos AVE y “Expo 92”, acusando a los socialistas de ser unos corruptos. Cuando años más tarde la justicia ha archivado el segundo caso por no hallar indicios de malversación de fondos, y ha absuelto a gran parte de los procesados del primero, entre ellos al ex ministro socialista Julián García Valverde, a la ex responsable de finanzas del PSOE Aída Álvarez y al administrador de Filesa, Luis Oliveró, los defensores de la limpieza democrática y el periodismo incorruptible no han pedido todavía perdón.

Si después de leer esto siguen intrigados por el personaje, les recomiendo que lean: Pedro J. Ramírez Al Desnudo, de José Díaz Herrera. Las citas e historias aquí contadas proceden de este libro. La obra no destaca precisamente por su calidad narrativa. De hecho, creo que el autor no le dio una segunda lectura para corregir errores….. No obstante, la información que aporta nos muestra la calidad de parte del periodismo que se ha practicado en los últimos años en España. Siempre fijamos nuestra atención en los políticos y hablamos muy poco de los periodistas. Pero estos últimos ocultan en ocasiones intereses inconfesables y, a veces, más dañinos para la democracia que los errores de nuestros políticos.