Ueuropeo, ¿ya hablas ueuropeo?

Senyor_G 

R.- Me pone en un compromiso. El abuelo fue el mayor de tres hermanos que luego destacaron en la sociedad europea, uno de ellos estuvo durante mucho tiempo de subsecretario en la comisión europea. Eran hijos de un médico de pueblo, un liberal que les prohibió hablar español en casa.

P.-¿Por qué? ¿No era de buen tono?

R.-Consideró que suponía una limitación cultural y que dañaría sus expectativas profesionales. Los chicos, es decir, mi abuelo y sus hermanos, se quejaban porque el español era su lengua natural, pero la prohibición surtió efecto y ahí se rompió la cadena… Los fenómenos pendulares son malísimos, y en ese momento hablar español se consideraba un lastre: quien hablaba bien español no hablaba bien inglés. Fue un tema más social e interno que político, la política vendría luego, con la represión y las coacciones… El bisabuelo también les prohibió a sus hijos que se quedaran en el España, estudiaron porque un operador importante de Madrid, o sea, un cirujano, el padre de aquel famoso presidente del parlamento europeo, les brindó su ayuda…

 El inglés, el idioma de la UE desde ya.

¿Se pueden imaginar una entrevista parecida dentro de 50 años? Es poco tiempo quizás para lo que los cambios lingüísticos requieren pero creo que más de una y de dos familias estarían dispuestas a que sus nietos explicasen una historia como esta que he adaptado de Jaime Mayor Oreja respecto a su abuelo Oreja y el vasco. Ahora mismo es más que evidente que la modernidad y el progreso personal tanto económico como incluso político va ligado no saber idiomas sino a saber inglés. Al igual que más de uno habla de amor cuando quiere hablar de sexo, los hay que dicen saber idiomas por saber inglés. 

Mucho europa y mucho internet, pero ahora mismo la pobreza de diversidad de referencias culturas es brutal, yo no lo he llegado casi a conocer pero en el pasado era mucho más fácil de que por los “grandes medios” llegase música y películas no anglosajonas; en italiano o en francés y fuese percibido con normalidad. Ahora ciertamente no. Encuentro especialmente odioso que incluso las televisiones públicas como La 1, o TV3 regalen las audiencias única y exclusivamente a cine de los Estados Unidos. Odioso. 

Me alucina esos conciudadanos que se quejan de que sus presidentes no sepan inglés, ignorando que algunos estudiaron cuando el idioma de la diplomacia era el francés y dándome la impresión que les es más importante que se entiendan con el delegado de la Casa Blanca que con el resto de españoles que le tienen que votar. Incluso me hace sonreír como antes nos reíamos todos juntos del resto de países que iban al festival de Eurovisión cantando en inglés en vez de en alguno de sus idiomas. Y este año TVE participó con media canción en inglés, y sorprendentemente no he escuchado mucha polémica. ¿Se imaginan cuanta hubiera habido de tener media canción en catalán o vasco? 

¿Catalán o castellano? ¡Inglés!

El castellano también se hizo idioma de gran parte de la élites catalanas, no sólo por el uso de la violencia, la coacción y la represión, sino también por lo que representaba de progreso personal en la corte y en los negocios en muchos momentos. Como ahora con el inglés, sin olvidar igualmente que para que inglés sea el idioma más importante del mundo tuvieron mucho que ver en su momento la armada británica y luego los marines de EEUU.

 Me parece curioso que los partidos que en España más problemas ponen a un uso “normalizado[1]” del catalán en las escuelas de Cataluña, ¿les podemos llamar castellano-españolistas?,  propongan regalar horas al inglés y la enseñanza de asignaturas enteras a dicho idioma. Más cuando se inventan el derecho de “los niños a aprender en su propio idioma”, pero si es en inglés ya no hay problema, el inglés aunque sea un idioma de protestantes va de la mano del espíritu santo y sólo con pasar una paloma a la hora del ángelus el niño aprende inglés y el derecho sube al limbo. 

 Pero a los “otros”, también se les puede objetar que realicen las misma propuesta, y sea tan complicado que se puedan hacer asignaturas en castellano pero que en inglés no haya problemas, porque no es una lengua “de imposición, sino de encuentro; a nadie se obligó nunca a hablar en inglés: fueron los pueblos más diversos quienes hicieron suyos, por voluntad libérrima, el idioma de Shakespeare”[2].

 No hay que olvidar que en Francia se acabó con lenguas tan importantes como el occitano, el verdadero idioma del amor, entre otras cosas con la escuela para todos. ¿Aguantará el castellano su reducción en los colegios enfrente del inglés?

 Y acabo respecto al catalanismo y las administraciones catalanas que impulsa leyes para la “normalización” lingüística que obligan a rotular los negocios en catalán, cosa que me parece bien, pero luego se la saltan los primeros para crear entes como “Barcelona Hub”, “Barcelona World”, “Barcelona Meeting Point”, … hasta la sección de la candidatura de La Izquierda Plural de IU en Cataluña, ICV-EUiA han colgado carteles de estética punk con el lema “Fuck the Troika”. Les perdono, porque parece que en el viraje de ICV otra vez hacía lo rojo se se acuerdan también del ruso, y parece claro que lo de la unidad de mercado en la UE se hará legislando en inglés.

 Pero yo también quiero ser un chico de progreso y pagar hipoteca, ¿qué les parece que nos adelantemos y empecemos a debatir aquí en inglés? I’ll see you tomorrow in streetdiscussion.ue.


[1] Término resbaladizo este de normalizado, pero vamos el mismo uso que tiene el castellano en los colegios de Madrid, el que tiene en inglés en los colegios de Londres o el francés en los colegios de París. Vamos en el fondo una rareza de los países que fueron imperios, ya que en el resto las cosas no son tan claras. ¿Cuantos idiomas debía hablar Jesús de Nazareth? ¿O Nelson Mandela?