Tres Lenguas

Julio Embid

Aragón es un pequeño territorio situado al sur de los Pirineos, con la densidad de Laponia (27 habitantes por Km.2, sin Zaragoza serían 13 habitantes por Km.2 y hay comarcas con 3 habitantes como el Sobrarbe o el Maestrazgo Aragonés) y con un PIB per cápita 7 puntos por encima de la media española, porque a menos cápitas mejor salen las estadísticas. Sus límites territoriales son prácticamente los mismos desde hace nueve siglos cuando Jaime I el Conquistador funda el Reino de Valencia, cerrando el sur y convirtiendo al Reino de Aragón en uno más de los distintos territorios de la Corona de Ídem.  Según el Gobierno de Aragón en su Barómetro de Primavera de 2009 los maños nos sentimos:

Sobre todo aragonés: 15,3%(-4,2)
Sobre todo español: 13%(-0,7)
Aragonés y español: 62,3%(+5,5)

¿Qué debe ser Aragón?
Una región sin autonomía 5%(+0’7)
Una C.A. como ahora 33%(-2’5)
Una C.A. con más competencias 52’1% (-1’6)
Un estado o país independiente 3’9% (+1)

Lo de siempre, 0ºC, ni frío ni calor. No somos españolistas, ni separatistas, no somos excesivamente progresistas, pero tampoco somos los más conservadores. Nos gusta Amaral, el Ebro y la Virgen del Pilar. Eso permite que puedan gobernar sin pudor desde 1999 el Pacto de Acero entre el PSOE (centro-izquierda centralista-federalista) y el PAR (centro-derecha nacionalista-regionalista), tanto en el Gobierno de Aragón, como en la gran mayoría de los 32 Consejos Comarcales, como en los Ayuntamientos de las cuatro ciudades de más de 20.000 habitantes: Zaragoza, Huesca, Teruel y Calatayud. Pues bien, la legislatura pasada Marcelino Iglesias, primer presidente catalanoparlante de Aragón, prometió que se haría esta legislatura una Ley de Lenguas que desarrollase lo establecido por el Estatuto de 2007. Recordar que a pesar del apoyo popular durante la transición, y existiendo un pre-estatuto de autonomía de Caspe y un gobierno provisional regional (Consejo de Aragón) en mitad de la Guerra Civil, Aragón fue una comunidad de vía lenta del 143 gracias al bloqueo de la UCD en las tres diputaciones provinciales. De tal forma que ni el estatuto de 1982, ni sus reformas varias hasta el de 2007 reconocen la oficialidad ni del aragonés ni del catalán en Aragón.  De hecho, para lograr un consenso se establece lo siguiente en su artículo 7.2: “Una ley de las Cortes de Aragón establecerá las zonas de uso predominante de las lenguas y modalidades propias de Aragón”, no diciendo en ningún momento cuales son las Lenguas y Modalidades propias de Aragón, si son el castellano, el catalán, el urdu o el quechua o como algunos intentan pretender con lenguas municipales como el fragatí (Fraga), el torrentí (Torrente), el maellá (Maella) o el favarol (Fabara).

Según el sociólogo Natxo Sorolla, prácticamente el 99% de los habitantes de la Franja (las cinco comarcas aragonesas limítrofes aragonesas) habla o entiende el catalán, sin embargo el conocimiento escrito está muy bajo. Este hecho hace que al menos unos 47.000 aragoneses (3,5%) no puedan expresarse en su idioma natal con la Administración. Más complicado es el caso de los 10.000 aragonoparlantes o fablans, (>1%) divididos en múltiples dialectos y múltiples asociaciones, institutos, academias y organismos, que son incapaces de hacer una gramática unificada aceptada por todos.

El hecho es que a pesar de lo que puedan decir los lingüistas y académicos, el Partido Aragonés niega la existencia del catalán en Aragón (otros afirmaron siglos atrás que la tierra era plana) e incluso aceptando que existe algo hablado al Este, puede ser aragonés oriental o chapurreau, pero nunca catalán pues eso es ceder al Imperialismo de Barcelona. Estamos ante la primera gran crisis de gobierno surgida por un PSOE que quiere aprobar una ley a desarrollar por el estatuto y que va a contar con la gran paradoja, en las Cortes de Aragón, de los votos favorables de dos partidos de la Oposición (CHA e IU) frente a los votos negativos de un partido de gobierno (PAR) y uno de la oposición (PP) y, sin embargo, el gobierno hasta 2011 no se rompe. Después, elecciones y la Virgen del Pilar dirá. Por último recordar que aunque en los mapas irredentistas de los nacionalistas catalanes aparecen territorios en disputa, en 30 años de democracia ha habido aproximadamente 0 concejales de ERC o CIU en La Franja (con un margen de error del +-0%) y que, por tanto, la identidad de los franjatinos siempre ha sido muy clara. Como ejemplo valdría señalar que los resultados en las europeas de CIU en su Coalición Europea han sido parecidos en Huesca (0,3%) y en Almería (0,4%).

Lo cierto es que un tema de tan poco interés para el 95% de castellanoparlantes de Aragón (no existen datos, pero podría estar cercano al interés por los mosquitos de Borneo) podría ser la ruptura del acuerdo del único gobierno que ha conseguido repetir en el Palacio Pignatelli (sede de la presidencia maña) tres legislaturas consecutivas. En el PAR lo han tenido claro desde que vino Fluvi a visitarnos, pudiendo hacer casinos, olimpiadas o circuitos de motociclismo, quién se va a preocupar por nimiedades que cuestan menos de 30 millones de euros.