Tres años de revolución con Santiago Alba Rico. Túnez, Siria, Libia, Egipto

Senyor_G

.Domingo 09/02/2014 11h Centro Social de Sants, Carrer Olzinelles 30 Barcelona.Tunez

Organizadores: Sodepau, Revolta Global, En Lluita y Lluita Internacionalista.

Asistencia: Más de 70 personas.

Os transcribo mis notas de la charla y como siempre, lo bueno y aprovechable que se diga es cosa de los ponentes; las incorrecciones, deslices y otros errores sólo atribuibles al SenYor_G

Presentación de Cristina Mas

Hace 3 años se extendió desde Túnez el lema “Pan, trabajo y libertad” que derrocó a 4 dictaduras y rompía todos los círculos de control. Israel temblaba y se iniciaba un proceso muy abierto. Aunque ahora la revolución en Túnez atraviesa un momento complicado, donde se está dando una transición pasteleada a la Española. Libia está sumida en el caos, en Egipto hay más represión y en Siria el momento es mucho peor, incluso con yihadistas por enmedio.

Son pueblos que necesitan nuestro apoyo, desde la izquierda de aquí no se hace porque hay quien no se quiere ensuciar, o quizás porque pensamos que los trabajadores árabes no tienen derecho a la revolución o finalmente como en el caso del Chavismo por cierta practicidad del “los enemigos de nuestros enemigos son nuestros amigos”.

Santiago Alba Rico , que fue guionista de aquel programa infantil que algunos recordamos de “viva el mal viva, el capital” llamado la Bola de Cristal, vive en Túnez, no observa lo que pasa allí desde la alturas, sino que intenta con mucha honestidad explicar las cosas.

Punto de vista de Santiago Alba Rico.

SantiagoAlbaQuiero solidarizarme como tunecino adoptivo de su situación, no soy un experto en el mundo árabe, ni un arabista, simplemente soy un entrometido. Es necesario tener un compromiso sobre el terreno, y tomar con reservas lo que cuento. Para explicar la situación empezaré con un breve relato empezando con una cuestión de principio: hay que aceptar que ha habido una dictadura en Siria, si no no hay nada que discutir.

La explicación geoestratégica.

La explicación del marco geoestratégico que pretende dejarlo todo como está es una caricatura que deja fuera a los pueblos y a las sociedades, cuando de hecho desde la izquierda es el único actor que nos debe importar. Esto nos condena a una situación en la que la geoestrategia deja indefensos a los pueblos. Hace unos días en una charla con un dirigente del Frente Popular palestino me comentaba que la geoestrategia no es de derechas ni de izquierdas.

Si decimos que estos pueblos no pueden protestar significa decirles: no os mováis, vosotros no tenéis derecho, nosotros sí, sino corremos el riesgo de que provoquéis cambios geoestratégicos imprevisibles. Y sorprende en ese sentido que en lugares de América Latina vivan procesos progresistas en el interior y reaccionarios en el exterior.

Relato.

Al final de la segunda Guerra Mundial se configura este orden geoestratégico que ha durado hasta 2011:

  • Acuerdo petrolero entre los EEUU y el rey saudí, en el acorazado Quincy por el que los que EEUU tiene el control sobre sus recursos petroleros. A cambio Arabia Saudí tiene permiso para difundir la versión más puritana y reaccionaria del islam, que era entonces muy minoritaria y temida. Gracias alpetróleoo saudí el wahabismo penetra en sociedades donde no tenía implantación.
  • Al mismo tiempo se produce el establecimiento del estado de Israel como un verdadero puñal; y punta de lanza de los intereses occidentales.
  • Frente a ello surgen procesos descolonizadores de caracteres socializantes que intentan neutralizar tanto a Israel como al wahabismo, hasta que se producen golpes de estado contra las alas izquierdistas por ejemplo del partido Baaz que dan un vuelco a estos procesos para hacerlos tiránicos, represivos y que hasta incluso llegan a ser neoliberales.
  • En 1989 la URSS es derrotada en la Guerra Fría. En todas partes del mundo hay una demanda de democratización en las que el capitalismo arrima el ascua a su sardina y en la izquierda lo relacionamos con las “sospechosas” revoluciones naranjas, pero siempre olvidamos el punto positivo de los procesos de demanda democratizadores de América latina. Procesos que nacen del caracazo, la respuesta popular a las medidas del FMI implementadas por el socialdemócrata Carlos de Andrés Pérez, y que ha de dejar pasar muchos años hasta las victorias de Hugo Chávez.

Deshielo tardío.

En este contexto de mayores demandas de democracia a partir de 1989, la única zona  que parece no acusar cambios es el mundo árabe. Parece petrificada bajo el ámbar de dictaduras.

Ben Alí llega al poder en 1987 mediante un golpe de estado.Y en la zona hay un panorama de dictaduras despóticas y autoritarias o totalitarias, aunque haya protestas como las huelgas textiles de Egipto o las de la zona minera de Túnez (centro-oeste) silenciadas por todos los medios. Parecería que en los últimos años se produce un deshielo tardío de la guerra fría que comienza con la inmolación del frutero Mohamed Bouazizi y que hace arder toda la región, en un proceso comparable a las revoluciones de 1848 y su contagio por amplias zonas de la Europa del momento.

Comienza como un movimiento ecuménico panárabe de los que sufren dictaduras, también dictadura económica. No hay que olvidar por ejemplo que Gadafi también se integra en los planes de liberalización económica del FMI que semanas antes de las revueltas lo estaba felicitando o que todos estos países de los que estamos hablando habían aplicado medidas neoliberales y privatizadoras en beneficio de unas élites familiares. Se inicia pues un movimiento popular y transversal, de clases y partidos, con himnos y banderas nacionales, se llega a hablar de una segunda independencia. En ese momento empiezan a intentar retomar posiciones las potencias.

Islamismos victoriosos.

Lo que empezó siendo una lucha entre pueblos contra dictaduras ha acabado, también, en una lucha de dictaduras contra dictaduras y de pueblos contra pueblos. También en lugares como Yemen o Bahrein. Ocurriendo lo más previsible, dado que en ninguno de estos países habia unas condiciones para unas revoluciones socialistas por diferentes motivos. De hecho en esos momentos no hay ningún partido preparado ni de izquierdas ni islamista para tomar el poder. Y cuando hay elecciones ganan los mejor organizados que son los islamistas moderados. Se agradece que en occidente empecemos a matizar sobre estos. El tronco común de estas organizaciones son los Hermanos Musulmanes (HHMM) fundados en Egipto en 1928. Lo normal es que sean estos partidos los que obtengan las victorias con el anclaje exitoso de Turquía.

Desde la izquierda lo achacan al dinero de Qatar, pero no es sólo por eso, también por sus actividades en los barrios más desfavorecidos o por situaciones como la de sus 30.000 presos políticos durante la dictadura de Ben Alí.

Hay excepciones, en el mismo Túnez hay cierta implantación de las izquierdas aunque ganen los islamistas moderados o en Libia haya un gobierno liberal y poca implantación de los HHMM.

Implosión geoestratégica popular. Golpe en Egipto.

Desde la UE y los EEUU se acaban aceptando movimientos a los que combatían ya que siempre tienen muchos planes, no como la izquierda que tiene uno o ninguno, y cuando lo tiene es malo. Así la UE y los EEUU aceptan que tienen que gestionar sus intereses a través de los HHMM, hecho que no es grave. De hecho éstos no tienen ninguna alternativa económica. Como me expuso en Egipto uno de sus dirigentes su programa vendría a ser economía y tecnología capitalista con moral musulmana.

Tienen un aliado muy fuerte en Turquía y Qatar. La primera arrincona su política de buena vecindad, y rompe con Siria, ya que ve una oportunidad de recuperar su influencia. Hay que recordar que muchos de estos países eran parte del Imperio otomano. La influencia turca parecía que iba a ser un plan estable pero es truncado rápidamente y entramos en una fase de alianzas volátiles e insensatas desde las lógicas que teníamos antes, resituándonos en la época de la primera Guerra Mundial: enfrentamientos interimperialistas.

Este estado que parecía que iba a ser estable de recuperación del orden otomano en versión islamista moderada se rompe. En una situación en la que se entiende la pereza de esa izquierda que se limita a aplicar esquemas.

En Egipto donde el islamismo ha ganado las elecciones, se produce un golpe de estado anti-HHMM, promovido por Arabia Saudí y los Emiratos. Éstos con malas relaciones con Qatar y que apoyaron los movimientos contra la revolución islámica de Irán de 1979 y apoyaron la invasión de Irak en 1991. Digo golpe anti-HHMM y no anti-islamista ya que de hecho los salafistas apoyan el golpe y una constitución que sacraliza el papel de la Sharia y de los militares y los saudíes ponen dinero ante la eventual retirada de la ayuda militar de los EEUU. Egipto es es segundo país receptor de la ayuda militar norteamericana. Un golpe que además tiene el apoyo de Israel y de Siria.

Se para el golpe en Túnez.

Parece que va a suceder esto mismo en Túnez, país que por los recursos es poco relevante geoestrategicamente pero si por el simbolismo. En octubre, 2 añosdespuéss de la elección de la constituyente pensaba que se iba a aplicar el modelo egipcio. Ya han sido asesinados  Chukri Belaid  y Mohamed Brahmi del Frente Popular y se pide la disolución de la constituyente que es el gran logro de la revolución, un nuevo gobierno tecnocrático y una nueva constitución redactada por un comité de sabios. Se tienta a policías y militares, pero no tienen éxito, gracias a la intervención de la UE, del sindicato UGTT y de los empresarios. Hay diálogos entre partidos que dejan fueran demandas populares y se acelera la aprobación de la constitución. Una constitución liberal que me gusta por la defensa de ciertos derechos como el de expresión o conciencia, perfectamente homologable a las europeas, pero ojo, bajo un gobierno de islamistas, un hecho ciertamente positivo y constituye la primera constitución liberal en el mundo árabe.

Integrar a los islamistas moderados.

Si no se integran a los islamistas moderados es imposible a medio plazo procesos democratizadores. No se puede volver a viejas dictaduras militares que reprimen al islamismo, que entonces se vuelve más radical entrando en un círculo vicioso.

Túnez es una luciérnaga en la oscuridad de estos países que puede servir para iluminar y reactivar estos procesos que aunque lo parezca no están muertos.

¿Qué procesos tenemos para decir que los procesos populares avanzan o retroceden?

La sangría siria y la dictadura egipcia son claramente retrocesos. Tahrir, los muchos Tahrir, es la potencia de los pueblos de enfrentarse a las dictaduras, también a la de Mursi si se quiere, de un pueblo consciente de su poder.

Las situaciones económicas continúan, huelgas en Túnez, no podemos dar por muertos estos procesos reconociendo el proceso.

 

Turno de preguntas. Senyor_G a lo Irene Polo.

Aquí recupero mi propia voz para comentar el turno de palabras que fue precedido por las intervenciones de 2 trabajadores en representación de la lucha del comité de huelga de Panrico que acumula más de 4 meses de huelga y del de TV3.

Intervenciones, comentarios y preguntas sobre la situación en lugares como Bahrein o el Líbano o el papel de terceros países como Israel o incluso China. O sobre la posibilidad de una teología de la liberación en versión islamista o si hay condiciones para una revolución de tipo socialista en estos países.

Además de preguntas propiamente dichas hubo intervenciones que mostraron a menor escala el debate que suscita las intervenciones sobre el particular de Santiago Alba aunque afortunadamente jugando de local. Incluso a mi me alucina cierta virulencia en los posicionamientos entre digamos terceristas y cuarteristas, a estas alturas, tanto en el turno abierto como por internet, incluso la recuperación de la palabra estalinista y trotskista dichas totalmente en serio y con mala intención.

Personalmente me sigue pareciendo interesante lo que nos explicó, aunque me pueda chocar algunas cosas, y me disgustó no poder acabar la charla con sus respuestas, pero imprevistos temas domésticos me alejaron del lugar, así que en cuanto a las respuestas que dio sólo puedo escribir quizás algo como Irene Polo cuando no consiguió la entrevista de Francesc Cambó, o la que tampoco le dió Julio Anguita a Manuel Vázquez Montalbán, pero ni yo tengo su pluma (ni teclado) ni fue responsabilidad del protagonista como si lo fue en los 2 anteriores.