Traidores

Lope Agirre

Casi desde que tengo uso de razón, o lo que se le parezca, siento atracción hacia los traidores. No diré que me gustan; dista de ser verdad. Soy, desde la más tierna infancia, aficionado al cine, y me he dado cuenta, después de haber visto miles de películas, de que el de traidor es un negocio con muy poco futuro; vamos, que no cotiza ni cotizará en Bolsa, o omo se le llame ahora, aunque algún día pueda formar parte del “selectivo Ibex”. Casi siempre acababa con un tiro (a veces en la frente, y mira que hace falta puntería), o colgado de la rama más gruesa de un solitario árbol (generalmente el único de la comarca), o ahogado en la mar salada. El héroe también terminaba fatal sus días; generalmente lo mataban; como consecuencia de la nefasta y nefanda acción traidora. Pero, para nosotros, jóvenes románticos, el héroe era y sería siempre el héroe, aún después de muerto: y el traidor, por tanto, despreciable y repugnante. En aquella época no amábamos a los perdedores por serlo; sino por ser buenos; por ser, a la postre, vencedores. Del mismo modo, nos parecía sorprendente que el traidor, pudiendo ser héroe, bueno por tanto, amable y amado por las mujeres, elogiado por los maestros, ponderado por los sacerdotes, escogiera ser malvado, vil y rastrero. No entendíamos; y una idea que no es entendida camina por su cuenta, da vueltas por el desierto de las dudas, y se pierde, sin encontrar el camino de regreso: ni siquiera una fuente, oiga, donde saciar su sed. Queríamos entender porqué el traidor era traidor; y el héroe, héroe.

El traidor nunca ha gozado de buena fama. Dice Maquiavelo lo siguiente: “La traición es el único acto de los hombres que no se justifica. Y agrega: “Los celos, la avidez, la crueldad, la envidia, el despotismo son explicables, y hasta pueden ser perdonados, según las circunstancias; los traidores, en cambio, son los únicos seres que merecen siempre las torturas del infierno, sin nada que pueda excusarlos”.

Tampoco tenía Dante buena impresión sobre los traidores. Le parecía el peor de los pecados, indisoluble en el perdón: por ser más defecto del alma, que engaño o pasión del cuerpo. En su viaje por el infierno se encuentra con Lucifer. Está llorando: “Con seis ojos lloraba Lucifer y por las tres barbas corrían sus lágrimas, mezcladas de babas sanguinolentas”. Nos es extraño el llanto de Lucifer; y sorprendente que Dante se fije en ese llanto. Puede pensarse que el llanto está provocado por el arrepentimiento. Lucifer, ante Dios, es un traidor, de la peor clase de traidores, de los que son capaces de cualquier bellaquería, incluida la rebelión contra el Ser Supremo. Como Brutus y Casius, como Judas Iscariote, traiciona a su benefactor, a su protector, a su amigo, a su padre. Lucifer es diablo y no alberga ninguna esperanza. Si en su interior abrigara una mínima expresión de la misma, no estaría en el infierno, sino en el purgatorio. Y llora porque no tiene esperanza. Llora porque es Lucifer, y porque no puede no serlo. Él es el gran traidor: el traidor por antonomasia, el jefe de la tribu de traidores y embaucadores. Por ser quien es, símbolo de la rebeldía, le han seguido legiones de hombres y mujeres; y han caído ellos también en la sima profunda, de la que no se vuelve jamás. Lucifer es el traidor que carece de piedad. Castiga y fustiga a sus seguidores, día y noche; y él también recibe el castigo. Sabe que no hay quien lo redima, que no hay quien le permita comenzar de nuevo una nueva vida. Está condenado. Y llora. Y su llanto es la proclamación jocosa de su poder.Â

Los traidores lloran en el cine. Son seguidores de Lucifer; pero, seguramente, tienen otras razones, para dejar que corra el llanto como rocío, y ellos mismos anegarse en esa agua. Se arrepienten de sus actos. Hay algo de obsceno en el arrepentimiento; y algo oscuro, en la necesidad de perdón. “Quien se arrepiente es doblemente desgraciado”, afirmaba Spinoza; no sé si con las mismas palabras. Porque demuestra que lo que hizo no estaba bien; y porque hecho está, no tiene remedio: el camino de vuelta está prohibido. Gracián, por su parte, afirmaba “el arrepentimiento no tiene cabida donde hay cordura”. Si uno hace lo que debe, sobra el arrepentimiento.Â

La otra razón por la que lloran los traidores es la inutilidad de su acto. El traidor, al fin, se da cuenta de que, a pesar de sus ímprobos esfuerzos, nada ha cambiado, que su acto ha sido gratuito, baldío, que no ha ejercido influencia, ni para bien ni para mal. El mundo sigue girando y tiritan, azules, los astros a lo lejos. Y el traidor, en el último instante de lucidez, es consciente de que ha trabajado para lo incierto. Judas no se ahorcó, impulsado por el arrepentimiento. Se dio cuenta de que había sido víctima de un engaño; que había contribuido a cumplir el destino de Jesucristo, lo había empujado en el camino de su gloria. El traidor es el brazo armado, que contribuye a que se cumplan las leyes y los designios establecidos desde el principio, sin él saberlo. Por eso llora. Y esas lágrimas jamás se secan. Todavía el agua de la traición humedece y riega muchas huertas.Â

Borges admiraba el tema del traidor y del héroe. Al cumplir su traición, el traidor se convierte en héroe, a sabiendas de ello.Â

Me atrae la imagen de ese traidor que se sabe a su vez traicionado, ese héroe que jamás será reconocido como tal; ese eterno perdedor: casta de Lucifer, ánima del infierno.

11 pensamientos en “Traidores

  1. Buenos dias Lope Agirre ,caballeros callejeros y cabelleras al viento:
    Hoy estoy desconcertado,pues no se si Lope Agirre con su articulo “Traidores” me está tirando de las orejas por haber escrito hace unos dias:
    ::::::
    No crean que Ziluminatius le pide colaboracion a Rajoyibus para cambiar sus politicas,sino para que no las boicotee continuamente con la esperanza de llegar antes a la Moncloa.
    El partido de Rajoyibus no es el partido del NO a TODO,es el Partido del BOICOT por meritos propios.
    No es que esten en desacuerdo con las politicas de Ziluminatius,NO,es que no quieren que surtan efecto.
    No quiso el Statut de Catalunya y lo BOICOTEÓ hasta la extenuacion….ahora nos dicen que pelillos a la mar y que la culpa de todo es de Ziluminatius.
    No quiso asumir las directivas europeas y hace demagogia con las pensiones y el sueldo de los funcionarios,lo BOICOTEÓ con un NO de peligrosas consecuencias.
    BOICOTEO,BOICOTEO y ahora que ya ha dicho NO a TODO ,solo le queda decirse ante el espejo,yo soy un gran estadista y Ziluminatius no me llega a la suela de los zapatos.
    TRAIDORES como Rajoyibus,haberlos haylos.
    ::::::::
    O le esta tirando de las orejas a los que llaman Traidor a Ziluminatius.
    En fin que hoy no se si es el dia en el que tengo que preguntarme eso de “To be or Not To Be”…..jeje.

  2. Estupendo el articulo y muy interesante el tema. Es verdad, la traicion es considerada la peor de las faltas. En el infierno dantiano, en el mismisimo centro, Dite, como llama a Lucifer, es una especie de maquina gelida que tiene en su boca, mascandolos, a tres traidores. Recuerdo a uno en este momento, a Brutus. No hay, al parecer, perdon para el traidor. Quiza porque quien traiciona rasga la tela con la que esta tejida toda estructura social, y, estirando los conceptos, hasta la estructura del universo. Porque sin confianza y fe en los demas, no es posible la existencia humana. Y supongamos que un buen dia la luna decide faltar a la confianza que se le tiene de dar vueltas alrededor de la tierra y decide irse a volar por alli. La catastrofe seria descomunal. Borges, como dice Lope, estaba fascinado por el tema de la traicion y del heroe. Recuerdo un curioso cuento, ‘Las tres versiones de Judas’ en el que un oscuro teologo danes empieza a especular sobre la naturaleza del redentor, y llega a la conclusion de que es Judas, el traidor, el verdadero enviado. Los razonamientos borgianos son impecables. Judas, el Salvador, renuncia hasta a la gloria y se somete al eterno escarnio de los hombres, oculto para siempre. Ell teologo danes no puede soportarlo y termina sus dias dando voces por las calles, clamando perdon por haber descubierto la verdadera identidad de los participantes del drama cristico. Y todos recordaran, por supuesto, al militar que al ver el coraje de Martin Hierro, se pasa a su lado durante la pelea.
    De la traicion en politica mejor ni hablar, porque es la menos redimible de todas. No tiene ni siquiera cualidad literaria la mayor parte de las veces. En fin, saludos vacacionales desde Finlandia.

  3. Pasaje de “El Infierno” de Dante que no se atrevio a publicar por causas desconocidas hasta la fecha….¿?…

    El señor Bono Dantesco ,de la Peninsula Urticaria.: Silencio, por favor.Señor presidente del Gobierno, tiene la palabra.

    El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Ziluminatius Laicus):
    Gracias, señor presidente.Yo Ziluminatius Laicus tomo la palabra.
    Señor Rajoyibus, usted me ha hecho culpable o responsable de todas las cosas. Yo asumo la responsabilidadque tengo (Rumores.), pero me sorprende que lo haga alguien como usted, que nunca es responsable de nada.
    (Varios señores diputados: ¡Muy bien!)
    No fue responsable de que le pusieran como candidato, porque le puso el señor Aznarin “El Borrachin”.
    No fue responsable de perder las elecciones de 2004.
    No fue responsable de perder las elecciones de 2008.
    No es responsable de la impugnación masiva y de la campaña contra el Estatuto de Cataluña para dividir a los españoles, y no es responsable tampoco de lo que pase en el 2012.
    (Aplausos.—Varios señores diputados: ¡Bravo!—Rumores.)

    El señor Bono Dantesco: Silencio.

    El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Ziluminatius Laicus):
    Porque, señor Rajoyibus, después del debate que hemos tenido en esta Cámara y en el país sobre el proyecto de Estatuto de Cataluña hay que tener una cierta desfachatez para decir que no echemos leña al fuego,después de lo que ustedes hicieron por todo el territorio nacional, con cuñas publicitarias que decían que se rompía España, y que el Estatut discriminaba a los españoles.
    (Aplausos.)
    En mi intervención de esta mañana y en los debates que hemos tenido sobre el estado de la Nación he tratado de mantener un tono constructivo, de
    llamada —como hoy— a la responsabilidad, de llamada a la cooperación, y lo intenté realizar en muchos temas cuando estaba en la oposición. (Rumores.) Pero, señor Rajoyibus, hay algo que nos diferencia a usted y a mí (Rumores.—Un señor diputado: ¡Mucho!), no solo en las formas, sino también en el fondo. Se lo voy a resumir.Con aciertos y con errores, en estos dos años he hecho
    todas las cosas que pensaba que necesitaba España.
    (Rumores.)
    El señor Bono Dantesco de la Peninsula Urticaria.: Silencio, por favor…..JAJAJA…que nervios.

  4. ¿Cometió traición ayer Contador? ¿Por qué se arrepintió después de su acto?¿Por qué a los franceses no les gustan los ganadores? El fuego que se encendió ayer entre Andy Schelck y Contador ha hecho estallar la “dilémica”.

  5. Espero que Frans van den Broek emplee sus vacacuiones para explicarme,por que hay tantas rubias en los paises frios y tantas morenas en los paises mediterraneos….cuando las morenas españolas tendrian que tener tener el pèlo rubio de tanto tomar el Sol….jeje.
    Esta solicitrud es la realizo pura envidia,espero que Frans,sepa perdonarme….snifff.

  6. Mucho tenemos que pensar y escribir sobre la traición y los traidores, en todas las épocas y de la humanidad la traición ha sido y será arma mortífera y certera para quienes la utilizan en beneficio propio.
    Durante la ultima guerra en España el traidor fue el que quizás tuviese el papel mas importante y sucio y el que mas contribuyó a que el éxito de del dictador fuese encumbrado a la mas alta magistratura para que sirviera de repartidor de recompensas entre esos traidores que lo elevaron a la dignidad de elegido de Dios, que por otra parte si esa es la elección de Dios que nos cojan confesados, por la gracia de Dios. A través de la historia los traidores han servido siempre de puente para que la maldad y la intolerancia se instalaran el poder publico en detrimento de las sociedades que siempre han trabajado y obrado honestamente, ejemplo de ello los desertores de la Republica Española, algunos de ellos taridores de su propia familia.
    Por otra parte ejemplos tiene la historia de que los traidores generalmente pagan su traición y en muchos casos no disfrutan de los beneficios ofrecidos a cambio de su traición, Godoy ejemplo de traiciones y maldades tuvo que esconderse debajo de la cama.
    El traidor generalmente es un individuo o individua hagamos paridad que para eso es de ley, falto de personalidad, falto de recursos propios, faltos de inteligencia, y como no sobrado de mala leche y faltos de escrúpulos. Naturalmente en política la traición es plato de cada día, unas traiciones salen a flote y otras como sucede en política no se conocen públicamente, muchos altos cargos seguramente tendrán mucho que ver con la traición.
    La figura del traidor siempre ha sido vilipendiada públicamente pero utilizada casi en general para escalar puestos en la sociedad, no solo la actual sino a través de los tiempos, de las culturas, de las dominaciones, y quizás de antes de que quedara constancia escrita de ello. Muchas caras se pondrían al rojo vivo si los puestos que ostentan pudiera saberse a través de que traiciones y movimientos subterráneos llegaron a ellos. Por tanto el traidor siendo culpable de sus traiciones no es menos verdad que quien le propuso hacer la traición es mucho mas traidor hacia alguien que le estorbaba para sus fines y se valió de las traiciones de los demás en beneficio propio.
    Naturalmente en al historia los traidores ocupan un lugar destacado, pero nunca o casi nunca figuran los beneficiarios de esa traición, hubo muchas durante la invasión Napoleónica, muchas tumbas de aquel tiempo esconden traiciones en beneficio de otros que se aprovecharon de los franceses y luego se apuntaron al dos de mayo. En la actualidad el cambio de chaqueta está a la orden del dia, buen ejemplo de traicion, pero la ley los ampara, para ello se creó el grupo mixto, ¿ no hubiese sido mas digno llamarle grupo de los traidores? o es que no lo son. Tiempo al Tiempo

  7. La cuestión es definir traición porque en la mayoría de los casos es una percepción subjetiva de quien ve defraudada su confianza pero no necesariamente una traición objetiva.

  8. H2s3, te lo has ganado….

    BORIS: Pero la traicion es inmoral
    SONJA: La inmoralidad es subjetiva.
    BORIS: Sí, pero la subjetividad es objetiva.
    SONJA: No en un esquema de percepción racional.
    BORIS: La percepción es irracional, implica inminencia.
    SONJA: Pero el juicio de cualquier sistema o una prioridad de relación de fenómenos existe en cualquier contradicción racional o metafísica, o al menos epistemológica, de un concepto empírico abstracto como el ser u ocurrir en la cosa en sí o de la cosa en sí misma.
    BORIS: Sí, yo he dicho eso muchas veces.

    La ultima noche de Boris Gruvchenko. Woody Allen

    jejejeje

  9. No entiendo que héroe, traidor o malvado sean categorías de seres humanos independientes de la causa por la que luchan. Por ejemplo, Garbo, el espia que convenció a los alemanes de que el desembarco de Normandía iba a ocurrir en otra parte, pues fue un traidor para los alemanes, pero un héroe para los que estábamos por la derrota del nazismo. Garbo se había presentado en la embajada alemana de Madrid diciendo que el podía ser un buen espía para Alemanía posicionado en Londres. Sin embargo, posteriormente se presentó a los ingleses ofreciéndoles sus servicios como falso espía alemán. Debía dar toda clase de información a los alemanes. Obviamente, a Garbo, aunque en la guerra civil española tomó partido por los franquistas, el nazismo le pareció algo abyecto y se decidió a perjudicarlo como falso espía a su favor. Para mí no es un traidor sino un héroe. En cambio, remontándonos al tiempo de los romanos, a los dos lugartenientes de Viriato que le traicionaron entregándolo a los romanos, los considero execrables traidores, ya que para mí, el jefe Viriato, que hostigaba desde Lusitania a los romanos asentados en la Bética, era todo un héroe. La frase del general romano, cuando los traidores van a cobrar su recompensa, de “Roma no paga a traidores”, siempre me resultó estupenda.

Deja un comentario