Todos los miedos, el miedo

Lope Agirre

“El miedo es libre”, nos lo recuerdan o lo recordamos nosotros, en ciertos momentos en los que es necesario tomar una decisión. Vivimos en una sociedad caracterizada por el temor y la incertidumbre. El miedo nos rodea. Una vez cayó el muro de Berlín. Luego cayeron otros muros: pro también se construyeron muchos más, y el más importante es el del miedo. Está en todas partes, aunque no se vea.

 

Decía el escritor Isaac Rosa autor de El país del miedo, cuya lectura recomiendo, que “vamos creciendo en miedos. Son acumulativos. Nos estamos convirtiendo en una sociedad gobernada por ellos. Está presente en muchas formas: miedo al terrorismo, a la delincuencia, a los pederastas; y otros relacionados con la sanidad, la alimentación, la crianza, los viajes. Vivimos en una sociedad asustada”.

 

“El miedo y yo hemos nacido juntos”, era el lema de Hobbes, que, para atajarlo, inventó “El Leviathan”, una construcción cívica, a la que todos los ciudadanos hacían cesión de sus derechos, a cambio del compromiso por su parte de preservar su seguridad, o sea la hacienda y la vida. Era tiempos tumultuosos. Hobbes nació bajo la amenaza de la “Armada Invencible” aquella construcción fantasmagórica que si no cumplió su cometido, como fuera conquistar las islas británicas, si engendró un mito al que acogerse. “¡Que viene Felipe II!”, pasó a ser un lugar común, la frase con la que atraer, juntar y revolver todos los miedos. El miedo es una forma de control. Ya se sabe desde tiempos bíblicos: “El miedo cuida la viña”.

 

Casi en la misma época que Hobbes, en un lugar de Holanda, Spinoza reflexionaba la humana condición, sobre el papel del miedo en la concepción de la libertad. “La esperanza no es más que una alegría inconstante, nacida de una imagen de una cosa futura o pasada, de cuyo éxito dudamos. En cambio, el miedo es una tristeza inconstante, aunque nacida de una cosa dudosa”. El hecho de que Spinoza considere el miedo junto a la esperanza como conceptos inseparables, nos habla mucho de la capacidad ilusoria e imaginaria de ambos. Spinoza advertía del carácter violento de ambas pasiones, porque eran incontrolables, impetuosas, intratables y refractarias a toda intervención de la razón y de la voluntad. Dice Spinoza “mientras duran, miedo y esperanza dominan no sólo el cuerpo, sino la imaginación y la mente de los individuos, dejándolos a merced de la incertidumbre y volviéndolos dispuestos a la renuncia y a la pasividad. Luego que cesan, vuelven a ser libres”.

 

Tanto Spinoza como Hobbes fueron hombres de un siglo que bien pudiera llamarse feliz. Los miedos eran concretos, al igual que las amenazas, y las esperanza eran igual de vanas que las de ahora. Hay algo que ha cambiado en nuestro siglo, que es, no hay que olvidarlo, heredero de ese siglo XX, tan rico en guerras y catástrofes. Ahora el miedo es más impreciso, más tenue, si cabe y, por tanto, más difícil de atajar. Para nuestros antepasados, que vieron tantas calamidades, el miedo, les impulsaba a la acción. A nosotros, el miedo sólo nos mueve a la inacción, a la reclusión en nuestros confortables hogares, a la soledad, al aislamiento.

 

Nuestras sociedades occidentales son bastante seguras, más seguras que cualquiera de las que nos han precedido, por supuesto. Sin embargo, el miedo se está convirtiendo, no en una triste pasión, sino en una enfermedad crónica y anímica.

 

Somos el miedo y las causas del miedo están dentro de nosotros. Curarnos requiere mirar en nuestro interior y luego salir de él para recrearnos en los sentidos, y, a través de ellos, llegar a los demás.

 

La pregunta es: ¿Qué ha sido de la esperanza?

20 pensamientos en “Todos los miedos, el miedo

  1. Tengo que confesar que en el asunto de la bombilla no hago otra cosa que pasar del miedo a la esperanza y viceversa.

  2. joé Lope, me vas a tener toa la semana pensando… y reconociendo…jeje

  3. Joer como va el día. La gente ha debido esconderse al leer el título del artículo.

  4. Es que el enfoque resulta un poco desconcertante. Por un lado es evidente que se ha hecho habitual tratar de crear miedo en la sociedad (al terrorismo, por ejemplo) y capitalizarlo después políticamente. Los medios de comunicación, igualmente, fomentan el miedo con noticias alarmistas. Pero no estoy tan seguro de que nuestras sociedades vivan hoy con más miedo, o de que ese miedo no pueda ser superado por la esperanza (con minúscula), como se ha visto en Estados Unidos tras la llegada de una persona sensata a la Casa Blanca.

    Y luego es verdad que hay razones para el miedo, desde el 11-S y el 11-M a la crisis actual y el temor a perder el trabajo y no poderlo recuperar. La cuestión es saber si podemos controlar ese miedo y dar respuestas a los problemas, y sobre todo no seguir la corriente a los demagogos del miedo.

  5. Una buena forma de quitarse el miedo es aprovechar estas paginas para pedir trabajo:

    Dj con tiempo libre se apunta a cualquier fiesta…promete no “meterse” con el portero….jeje.

  6. Estupendo artículo el de Lope, y que da motivos para reflexionar (y a algunos para el chistecito de turno, por lo que veo).

    Dice Lope “Somos el miedo y las causas del miedo están dentro de nosotros”. Es verdad. Pero a mí me gusta más la esperanza (con minúscula, of course), no creo en esa aparente “superioridad moral del pesimismo” en la que parecen regodearse algunos.

    Sin embargo, en la sociedad actual, y hablo de la española en concreto, ¿cómo nos vamos a liberar del miedo, de los miedos, múltiples y variados, si desde que nos levantamos y ponemos una radio o cogemos un periódico, empezamos a leer o a oír a esos expertos en lo que Sicilia llamaba el otro día “cenicismo-sadismo”, que parece que viven de acojonar al personal?

    Un ejemplo entre miles son las declaraciones recientes del Gobernador del Banco de España. Al margen de la exactitud de sus cálculos, que están en entredicho, ¿a quién se le ocurre, en la situación actual de la economía española, ponerse a meter más miedos sobre el futuro a largo plazo de las pensiones? A alguien muy cenizo y con muchas ganas de acojonar, ni más ni menos. Las pensiones futuras no corren hoy más riesgo que el que corrían hace un año o dos, y desde luego, corren muchísimo menos que el que corrían hace 10 años, antes de que la inmigración hubiera alterado de forma sustancial y de modo favorable la pirámide poblacional española (modificación de la que por cierto, se olvida totalmente Joaquín Estefanía hoy en su columna de El País alabando a MAFO). El otro día oí una imagen que me pareció brillante a propósito de las declaraciones de Mafo y de los miedos espantosos a que incurramos en déficit público en estos años de emergencia económica. La imagen era que cuando uno tiene su vivienda ardiendo y trata de apagarla con mangueras de agua, no es precisamente el momento de estar preocupados por el gasto en agua, ni, por supuesto, por el color más o menos apropiado del uniforme de los bomberos.

    ¿Y qué decir de los comentarios sobre los enormes éxitos del Estado en la aniquilación de la banda terrorista eta? Pues no hay que alegrarse del todo, no vaya a ser que nos pasemos, hay que ponerse a advertir inmediatamente, y a asustar a la gente de paso, con que a lo mejor el Gobierno está tramando una nueva negociación. O algo totalmente peregrino que le oí esta mañana a Juliana (que normalmente me parece uno de los pocos “tertulianos” sensatos que hay por ahí): dijo que estas detenciones podían deberse a un intento de que la gente olvide el brillante comentario de Sarkozy sobre Zapatero. Esto ya no es cenicismo-sadismo, sino estupidismo- simplismo.

    Pues eso. Menos meter miedo y más colaborar a apagar el incendio.

  7. Por cierto, y como complemento de mi comentario anterior, desde 1994 en que se promulgó la Ley de Autonomía del Banco de España, el Banco de España es independiente del Gobierno, lo que no tiene sino beneficios para la economía española, en la que ya no son posibles aquellas prácticas por las que el Gobierno recurría al Banco Central para financiar sus déficits. Pero tampoco hay que olvidar que el Gobierno también es independiente del Banco de España y que es el Gobierno, y no el Banco de España, el encargado de decicir la política económica del país. En los comentarios aparecidos estos días parece olvidarse este último punto.

  8. Discrepo de la afirmación de Isaac Rosa: Yo no creo que en la sociedad actual exista más miedo que en las sociedades pasadas. Evidentemente queda un mundo en el que avanzar en todos los terrenos, pero hoy estamos infinitamente mejor en derechos y libertades, sanidad, educación, seguridad, información…para poder tranquilizar y espantar nuestros propios miedos. No me tengo que ir muy lejos: un ciudadano español de comienzos del siglo XX, cuyos derechos laborales dependían de los favores del patrón, cuya salud estaba en manos de alguna institución caritativa, donde la educación era un lujo, donde su seguridad no estaba garantizada ante ningún tribunal, donde la justicia era una quimera…estaba rodeado de todos lo miedos habido y por haber. Ni hablemos de épocas anteriores. O dicho de otra manera: en la sociedad actual tenemos mejores mecanismos para espantar nuestros miedos. Igual somos más exigentes: ¿pero acaso no es eso la esperanza?

    ::

    Magnífica la detención del denominado jefe militar de ETA. Magnífica la labor del ministro del Interior: también sus manifestaciones negando cualquier posibilidad de vuelta a experimentos pasados.

    ::

    MAFO no ha elegido el mejor momento para anunciar el fin del mundo (ya tenemos a demasiados dedicados a este empeño) pero el Gobierno también debería serenarse. Su reacción ha sido muy exagerada. Mafo no ha dicho ni más ni menos que todos los gobernadores del Banco de España que han sido y son. En internet se pueden consultar muchas y variadas intervenciones sobre este tema. Pero a veces la respuesta exagerada produce más eco que la propia noticia y, en cualquier caso, siempre es conveniente preparar la réplica.

    http://www.youtube.com/watch?v=kKtsHbQ-i1I

  9. Y ya puestos a comentar las faltas de rigor en los artículos o comentarios de periodistas de prestigio, no quiero dejar pasar esta, de Javier Pradera, en su columna “La remodelación permanente” en El País del miércoles pasado (15/4). Dice Pradera: “… , la reconquista por los populares de la presidencia de la Xunta de Galicia a costa de los socialistas…”. ¿Cuántos escaños del Parlamento Gallego ganó el Partido Popular “a costa” del Partido Socialista? Que yo sepa, ninguno.

  10. No tengo miedo en llevarle la contraria a “Aznar (cuando) pide al Gobierno que flexibilice el mercado laboral”…yo le pido al Gobierno de Ziluminatius que haga un decreto ley que impida que todo aquel trabajador/a ,sea depedido de cualquier empresa, aunque ,esta ,entre en banca rota.
    Pero que coño se han creido estos liberales de mierda que han arruinado la esperanza de futuro de muchos “Ciudadanos del Mundo” ,convirtiendola en un miedo mas del que sacar tajada.
    ¡¡¡Porca miseria!!!

  11. Si a un/a trabajador/a le han concedido un credito hipotecario para adquirir una vivienda,con el abal de su nomina ,la empresa del trabajador se vera obligada por ley a que dicho trabajador permanezca en la empresa hasta que venzan los 40 años de hipoteca concedido por el banco.
    El banco debera garantizar prestamos con bajo interes ,a la empresa del trabajador ,para que esta no quiebre de ninguna de las maneras.

    ¡¡Hoy por ti,mañana por mi!!

    Ellos no tienen miedo a pedirnos que nos bajemos los pantalones…¿porque vamos a tener miedo si le pedimos al gobierno que nos proporcione un buen cinturon de castidad,para que no nos ultrajen ,de nuevo,el agüjerillo?….jeje.

  12. Completamente de acuerdo con Polonio: no creo que el miedo haya crecido en el siglo XIX respecto a siglos anteriores. Bueno, en todo esto hay que precisar. Una cosa son los miedos individuales o de una familia y otra son los miedos de toda una nación. Los primeros, de acuerdo con Polonio, han disminuido notablemente en las naciones avanzadas, con su seguro de paro, asistencia médica semi-gratis, pensión, policía más o menos no corrupta, sistema judicial más o menos eficiente (no puedo olvidar lo del ciudadano que fue a Granada en Semama Santa de vacaciones y se pasó la semana en un calabozo por error). Son los miedos colectivos, de toda una nación o región, los que puede ser que hayan aumentado o, como dice Lope Agirre, “Hay algo que ha cambiado en nuestro siglo, que es, no hay que olvidarlo, heredero de ese siglo XX, tan rico en guerras y catástrofes. Ahora el miedo es más impreciso, más tenue, si cabe y, por tanto, más difícil de atajar. Para nuestros antepasados, que vieron tantas calamidades, el miedo, les impulsaba a la acción. A nosotros, el miedo sólo nos mueve a la inacción, a la reclusión en nuestros confortables hogares, a la soledad, al aislamiento”. El terrorismo, bien político o bien de narcotraficantes, es el que ha cambiado la percepción del miedo colectivo. El ejemplo del Pais Vasco es clarísimo. Igual que el miedo que hay en las poblaciones de Méjico. El terrorismo islamista ha sido muy eficaz en propalar este miedo. Fue una de las primeras declaraciones de Bin Laden despues del éxito que tuvo el 11-S : ya no vivireis tranquilos, ahora os tocará vivir con la misma inseguridad que existe en el munco islámico por vuestra culpa. Los australianos tampoco pueden irse los fines de semana a Bali a reir y bailar tranquilos, siempre puede estallar la discoteca o el hotel. Tambien en Londres o Madrid han ocurrido hechos escalofriantes. Cualquiera puede ser víctima por azar de estos atentados, por lo que aumenta este miedo de impotencia que menciona Agirre. Además, los gobiernos han aprovechado para maximizar este miedo en los ciudadanos y, asi aumentar el poder sin control de sus policías, Scotland Yards, CIAs y cúpulas militares. Bush aprovechó el 11-S al máximo para meter ese miedo de que habla Agirre. No digamos Israel. Las causas están ahí, pero los poderes han hipersesibilizado a la población y, lejos de infundir esperanzas de que lo peor ha pasado, remachan la necesidad de renunciar a libertades para mejor evitar la repetición de nuevas bombas.
    A otros, como el Gobernador del Banco de España les gusta infundir miedo por afán de protagonismo. El oficio de banquero central es aburrido, pero muy bien remunerado. El que acepta este cargo, por mucho que le guste la política, debe estar en la sombra. No debe olvidar que no es una persona elegida en elecciones públicas, sino por su experiencia profesional.

  13. …y un buen profesional,mantiene la boca cerrada en los momentos mas complicados…el silencio es una virtud que no esta al alcancce de todos…jeje.

  14. Hago constar que cuando escribí mi comentario 7, no había leído el de Lobisón. De hecho, lo acabo de ver ahora mismo. Lo digo por la coincidencia en lo de la e minúscula. Fue eso: coincidencia.

  15. Como portavoz de Interior del PP, Ignacio Cosidó es el interlocutor político del principal partido de la oposición con el que tiene que departir Alfredo Pérez Rubalcaba en materias tan importantes como la lucha antiterrorista. El fin de semana se ha culminado un nuevo descabezamiento de la estructura de ETA, a pesar de lo cual este lunes Cosidó aprovecha para difundir un artículo muy crítico con Rubalcaba y el ministerio de Interior, asegurando que está sumido en la “descoordinación y el caos”, evitando cualquier mención a la lucha antiterrorista y centrándose en la polémica de Conde-Pumpido. Este diputado popular, que asegura que a raíz del episodio con el Fiscal General la labor de la Policía se ha puesto en entredicho, fue él mismo que acusó a Rubalcaba de “instrumentalizar” el cuerpo con el caso Gürtel.

    http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=32961

    Sin comentarios…pá qué…

  16. Querido Amistad, previas las disculpas al autor del artículo, Sr. D. Lope Aguirre, yo me atrevo a traer algo chistoso, a pesar del sentido del humor avinagrado al que acostumbra alguno. Referencias de “El Plural”, como a tí te gustan, macarrón:

    http://elplural.com/politica/detail.php?id=32938

    Y ésta, acojonante:

    http://www.fernandobuscasusitio.es/2008/11/jams-v-un-03-tan-enorme.html

    Posdatilla: los ciberactivistas de derecha extrema, toda esa fauna del ámbito de la “Revelión Síbica” que pulula por la interné, desde hace un par de días, intensifican el envío de vídeos colgados en el Youtube relativos a las fantásticas teorías conspirativas del 11-M. Además de un modo burdo: envían los enlaces a portales de vídeos como presuntos adelantos en exclusiva de nuevas revelaciones en torno a la masacre que ponen de relieve una trama clarísima entre ETA, islamistas y PSOE que Pedro oJt estaría a punto de desvelar, con la caida del gobierno y una crisis política de cojones, para luego al pincharlos descubrir que son vídeos de mismo 2004, 2005 y 2006, los mismos que ya habian colgado todos estos pajilleros.

    ¿Será que la caidita de Roma de la cúpula etarra ha jodido y mucho a quienes han estado explotando esta veta? Patriotismo …..

  17. Gracias Lope pero no estoy de acuerdo con eso de que nuestros miedos nos hacían avanzar y ahora nos paralizan, ni con eso de que ahora tenemos más miedos … ni…que… Me parecen algunos de esos viejos tópicos que soportan aquello de “cualquier miedo pasado fue mejor”.

    Gracias Jon, impagable lo de ABC y casi lo de La Sinrazón.

Deja un comentario