Tablas

Guridi

Se veía venir. Ya dije que a este PSOE le esperaban escenarios de fracaso, donde el batacazo fuera tan poco contundente, que pudiera ser vendido por sus autores como un triunfo. Hemos asistido a cómo César Luena, “el Trucha”, salía a proclamar al PSOE vencedor… frente a las encuestas. Delirante.

El “resultado histórico” sí que lo es, a fe mía. El peor resultado del PSOE en toda la historia de la democracia. Pero hemos salido a celebrarlo, sin tener ni idea de qué hacer, sonriendo ante las cámaras cuando los votos han confirmado que nos hemos dejado comer espacio a la izquierda y al centro. El resultado es más que digno gracias los sacrificados votantes y militantes socialistas, pero es desastroso merced a la bunkerizada “cuchipanda” que puebla la otrora poderosa Ferraz.

¿Y ahora, qué toca? Pues el Trucha ya ha decidido que lo que toca es huir hacia adelante, sin dar tiempo a pensar a nadie. Pensar no es lo de estos chicos, tampoco. El “aparatero” es un hombre (o mujer) de acción. Sólo actúa, cuenta brazos de madera, disuelve asambleas, abre expedientes, amaña congresos. Pero pensar, lo que se dice pensar, no piensa. Es pura acción sin estrategia. Lo que hemos visto últimamente, vamos.

El PSOE se enfrenta así a un panorama donde no tiene ninguna opción ganadora. Por un lado tenemos a los de Podemos exigiendo que la Constitución derogue la Ley de la Gravedad, para que salgamos todos volando, por otro, al PP, que ha redescubierto la responsabilidad de Estado y pide que les apoyemos, como si estos últimos cuatro años no hubieran sucedido.

Haga lo que haga, el PSOE pierde. Ni el líder da la talla, ni se ha molestado en crear buen equipo, ni las cuentas parlamentarias salen.

Tampoco iría excesivamente mejor si se esperase a un adelanto electoral. Una repetición de las elecciones puede que no le fuera tan bien a los gallitos de Podemos, pero el PSOE podría hacerse más pupa, teniendo en cuenta que hay gente que ya no lo ve como “voto útil”.

¿Y cambiar de líder? Pues eso tendría que haberse hecho antes. Pero es que decapitar ahora a los cachorros de Blanco (que ahora se queja y reniega de los resultados, oh ironías) tampoco nos va a traer ningún beneficio.

¿Y por quién sustituimos a Pedro? Susana Díaz es la principal responsable de esta situación, al haber maniobrado para ponerle ahí. Y, sinceramente, es tan “aparatera” como él y su equipo. Mucha acción, cero ideas. Fuera de Andalucía no va a valer de mucho. Ahora queda que ella misma sea capaz de verlo. O que el resto de barones se lo hagan ver. Como alguno de vosotros dijisteis hace unos días, esto ya no es sólo un problema de nombres. Es un problema estructural. Que como todos los problemas graves, se manifiesta cuando más difícil de solucionar es y cuando más ciegos no quieren verlo.

Madina está fuera de juego. Chacón hace tiempo que demostró que no está a la altura. ¿Queda alguien la recién elegida bancada socialista que pueda reconducir esto? Porque los líderes extraparlamentarios no dan muy bien resultado. Salvo que tengas a Ferreras y a Pastor de tu parte, claro. Pero no va a ser el caso. El País y PRISA están encantados con Ciudadanos y con Soraya Sáenz de Santamaría. La Sexta y Atresmedia, ni agua. Mediaset no está para estas cosas. Y el resto de grupos sólo van a darnos hostilidad.

A mí se me ocurren un par de nombres pero, siendo sincero, no tengo claro que sea el mejor momento de “matar” a Pedro. Y sí de atarles cortos a él y a Susana. A ver qué pasa en el Comité Federal del lunes.

Mientras, estamos dejando que rijan el país los mismos que lo han envilecido estos últimos cuatro años y que planteen exigencias unos matones cuyo programa cabe en una pegatina.

Y la gente nos observa. ¿Qué hacer?