Steve Jobs

Ricardo Parellada 

De entre los libros dedicados al cofundador y consejero delegado de Apple destaca la biografía escrita por Walter Isaacson, que el propio Jobs le pidió que escribiera cuando ya sabía que estaba enfermo de cáncer. Isaacson se entrevistó en muchas ocasiones con el propio Jobs, miembros de su familia y colegas cercanos, por lo que la biografía está basada en información de primera mano. A pesar de su obsesión por controlar todos los departamentos de su empresa y todas las fases de la elaboración de sus productos, Steve Jobs dejó trabajar con total libertad a Isaacson y no le pidió leer una sola línea del libro, que fue publicado en octubre de 2011, unos días después de su muerte.

 El libro es una biografía de Steve Jobs, pero sigue de cerca tanto su trayectoria personal como profesional, por lo que sirve también como una historia de Apple, la empresa que fundó, de la que fue expulsado y que luego dirigió hasta convertirla en la empresa con mayor capitalización bursátil del mundo. Y, a través de la trayectoria de la empresa y su consejero delegado, el libro constituye también un relato fascinante del desarrollo fulgurante de la industria de la informática personal, en el que aparecen los más destacados dirigentes y empresas del ramo, radicadas en la emblemática región de la que proceden todas las grandes, con la excepción de Microsoft: el silicon valley californiano.

 Para mi gusto, el libro se detiene más de la cuenta en las manías del joven Jobs, como su falta de higiene, sus ayunos y regímenes veganos o su costumbre de ir descalzo a todas partes. Aunque relata bien el desarrollo inicial de las primeras computadoras creadas por los dos Steve (Wozniak y Jobs), el papel exclusivo del primero en la creación de los primeros circuitos y el del segundo en su conversión en un objeto de consumo y comercialización, en esta primera etapa se sigue bien la vida del personaje pero no tan bien la de la empresa. El autor muestra lo que Apple Computer tomó de otras empresas en esos momentos iniciales, en particular los primeros modelos de interfaz gráfica, que prácticamente robó a Xerox Parc, y la burda imitación que sufrió su interfaz, una vez desarrollada, por parte de Microsoft. Sin embargo, no se comprende bien el ascenso y el éxito de la empresa desde sus primeros pasos en el garaje de los padres de Jobs a finales de los años setenta hasta la producción y el éxito del primer MacIntosh a principios de los ochenta. 

A partir de ahí, la vida de Jobs queda imbricada e integrada estrechamente con la de sus empresas, desde la expulsión de Apple a la dirección de Pixar y de nuevo Apple. El libro va relatando entonces de forma magistral el estilo empresarial de Jobs y su gran compañía, el abandono de determinados proyectos, la concentración en unos pocos y la elaboración de algunos productos que han transformando por completo y sucesivamente los ordenadores personales, la reproducción y comercialización de la música digital, la telefonía móvil y las tabletas electrónicas.

Los dos grandes niños prodigio de la industria de la informática personal, Bill Gates y Steve Jobs, apostaron, desde los primeros balbuceos de su empresas, por dos modelos opuestos: un software potente licenciado a múltiples fabricantes de hardware, que lo convirtió en un estándar universal y a su creador en el hombre más rico del mundo, y una obsesión enfermiza por el control cerrado de ambos pilares informáticos, hardware y software, como en los productos MacIntosh. El carácter cerrado de los primeros productos de Apple parecía obedecer sobre todo a los caprichos de su consejero delegado y convertía los productos en caros y elitistas, propios de snobs y contrarios a  toda lógica de mercado. Sin embargo, con la proliferación de aparatitos adicionales, la visión de Jobs sobre los sistemas cerrados, el control de todos los productos y, sobre todo, su magnífica integración para el usuario, convirtieron los productos de Apple, uno tras otro, en hitos y revoluciones industriales.

Al igual que la interfaz arrancada a Xerox Parc, Apple no inventó el pequeñísimo disco duro sobre el que se montó el iPod, sino que compró el invento de los ingenieros de Toshiba que no sabían qué hacer con él, pisándole el terreno a la empresa de los Walkman, Sony, que tenía todos los departamentos e industrias abiertas para la transformación de la reproducción digital de música, pero no lo consiguió. Lo mismo ocurrió con la venta de música digital. Tiene cierta gracia recordar la sorna con la que el prestigioso semanario The Economist despachó la primera aventura de Apple en el mercado de los reproductores digitales de música, que desafiaba toda lógica económica: ¿quién iba a comprar el reproductor de Apple, cuando había otros en el mercado que, haciendo básicamente lo mismo, costaban diez veces menos?

La industria musical estaba desesperada con la proliferación del pirateo digital, que parecía ingobernable y no tener vuelta atrás y que iba a imposibilitar toda venta y comercialización legal de música. Pero apareció Jobs y embarcó, para sorpresa de propios y extraños, a las mayores discográficas del mundo en el gigantesco monopolio de la venta a través de iTunes. ¿Cómo? Consiguiendo que a la gente le sea más fácil y cómodo comprar la música que piratearla e integrándola con todo el sistema de ordenadores, reproductores y teléfonos que hacen mucho más fácil su gestión. Pero ¿cómo convencer a la gente de que pague la música? Con un razonamiento impecable para gente razonable como los americanos, pero que jamás podría haber calado de entrada en un país de chorizos como el nuestro. Si tardas una hora en bajarte gratis cuatro canciones de mala calidad y solo un par de minutos en comprarlas por unos pocos dólares, es que estás encantado de trabajar de pirata por menos del salario mínimo. Además, comprar no es robar.

El libro incluye infinidad de episodios y anécdotas del liderazgo empresarial de Jobs, que pueden interesar a quien tenga curiosidad por la cultura y el funcionamiento no solo de las empresas, sino también de otras organizaciones. Pero, en mi opinión, lo más fascinante es sin duda la apuesta constante y decidida por el diseño, la calidad y la visión frente al cálculo y los estudios de mercado. Steve Jobs ha proporcionado a la cultura empresarial, la gobernanza y el estilo corporativos un modelo y un referente realmente singular. No es el único gran personaje de esta industria ni su empresa la única en el mundo de la tecnología informática, pero es sin duda uno de sus santones más enérgicos y carismáticos. A mí me parece que puede servir de inspiración y referente en muchos otros ámbitos de la actividad institucional y de gestión.

Por cierto, no creo que yo hubiera llegado hasta el final de un libro tan largo y tan lejano, en principio, a mis intereses, si no fuera porque el ecosistema de Apple lo pone tan fácil. No tengo tiempo para leer algo así, pero sí para escucharlo, como quien escucha la radio, en ratos muertos: la ducha, el afeitado, el coche o el autobús. Nada más fácil que comprarlo por unas perras, descargarlo y escucharlo en cualquier cacharrito de Apple, sin perder el tiempo intentado piratearlo para ahorrarme esas cuatro perras que, eso sí, multiplicadas por mucha gente, hacen que un nuevo producto de Apple tenga un efecto no desdeñable en el PIB de los USA. Mejor para ellos.

15 pensamientos en “Steve Jobs

  1. Dice la prensa, sobre cierta cocolisa de un Juzgado de Madrid:
    La magistrada sostiene, en un auto colectivo dictado ayer por la noche para los 34 que quedaron en libertad, que “existen motivos bastantes para estimar responsables criminalmente” a los detenidos de “atentado, resistencia y delito contra las instituciones del Estado”.

    Como el auto es colectivo, su señoría se evita precisar para cada detenido qué atentado contra el Estado cometió. Una lástima, habría resultado divertio.

    Estos días el único atentado, no contra el Estado -delito por otra parte inimaginable-, sino contra la inteligenica y el buen gusto ha sido ver y escuchar al repelente Cosidó, director general de los únicos encapuchados que sembraron el pánico en Madrid la otra noche, haciendo su particular y embustero balance de los sucesos.

    Otro atentado contra el sentido común ha sido la actuación en la asamblea de la ONU del señor Rajoy, mientras se sucedían en Madrid esos misteriosos delitos contra el Estadoi. Su apleación, en este contexto, al asunto de Gibraltar es como un chiste malísimo. Como él mismo.

  2. Muchas gracias por el articulo.
    Efectivamente, el personaje de Jobs es un algo distinto en el panorama de la gestión empresarial y los hombres hechos a si mismos.
    Estoy especialmente de acuerdo con la referencia que hace el autos, cuando habla del modelo Itunes, en que ciertas ideas necesitan un contexto adecuado para implantarse. Concretamente con el tema del modelo “pirateo” o semipirateo contra el modelo de pago. Si comparto la impresion de que aquí en España hubiera sido más dificil por el poco valor que se da a la cultura y la peculiar relación que tenemos con la de no pagar. Algo similar parece que sucediese con la sanidad ¿no? un servicio que nos hemos acostumbrado a tener gratis y que con la otra mano, en cambio denostamos constantemente. En fin, cosas de cada uno.

    +++++

    Tema de los detenidos y acusados de manera colectiva por atentados contra el estado.¿Se puede acusar colectivamente de algo asi?. Doctores tiene el derecho, si hay algun abogado en la sala que lo aclare, porque ya que te pones con 34, ¿por que no con 6.000 o 60.000 o 6.000.000? por saberlo.

    ++++++

    Presupuestos.
    Las previsiones para el año que viene se situan completaente fuera de la realidad y de lo que sabemos de la economia española. Con un palo adicional de 20.000 millones de euros, más el efecto absorbido de la reforma fiscal de julio, más futuros recortes este año que nos aguarden es IMPOSIBLE que el PIB solo caiga medio punto. Ojala. Desgraciadamente esto son más bien las cuentas de la lechera que otra cosa. Luego, que los mercados no se lo creen, más bien no se las cree ni el que las haya escrito.

  3. No tengo ninguna duda que la violencia de la manifestación del 25S fue preparada y provocada por elementos infiltrados de la policía.

    Esos “extraños” encapuchados, portando ridículas banderitas rojas y negras, como de un cumpleaños de una comisaría, sin ningún símbolo, a los que nadie reconocía de manifestaciones anteriores, que se acercaron al primer cordón policial para provocar la carga, que, como estaba programado, se extendió contra TODOS los manifestantes, incluso hasta llegar a perseguir a los “terroristas” en la estación de Atocha. Curiosamente ninguno de esos primeros encapuchados está detenido (¡que soy compañaero, coño!). Hay que añadir, una vez más, ya que el ministro de Interior miente más que habla, que la manifestación estaba AUTORIZADA.

    En las previas, tanto la delegada del Gobierno en Madrid, Cifuentes, como Cospedal se encargaron de insultar y calentar el ambiente, criminalizando de raíz a los posibles asistentes. Incluso se llegó a detener en la manifestación del 15S a un grupo de personas que llevaban una pancarta convocando al 25S, sin que sepamos hasta hoy bajo qué acusaciones. O se identificara a grupos de personas reunidas en el Retiro como en los mejores tiempos de Carrero Blanco. Se ve que “la calle es mía” tiene herederos.

    Afortunadamente el juez Pedraz de la AN ha dejado con el culo al aire al ministro de Interior con sus mentiras judiciales. Creo que el cabreo del juez era monumental ayer. Supongo que ahora, como cuenta Barañain, algún juez amigo de plaza de Castilla procurará hacer algún ruido para que el ministro no quede totalmente en pelotas. Ya están todos en la calle, menos uno.

    A la desactivación del parlamento, gracias también a un PSOE en estado comatoso, de los medios públicos de comunicación, como RTVE, sigue la desactivación de la calle. Y para ello necesitan criminalizarla. Una vez que la “mayoría silenciosa”, que tanto gusta ahora a Rajoy, quede controlada, y en casita, la derecha española podrá seguir desmontando la Constitución de 1978 pieza a pieza. Que es en lo que están. Es indiferente que hablemos de estado social, de libertades, de sector público, de organización territorial… Cuando acaben no la va a reconocer, por la vía de los hechos, ni la madre que la parió.

    Y eso sí que es un golpe de estado, señora Cospedal.

  4. ¿Pagan algún complemento especial a los antidisturbios, que con tantas ganas se emplearon el martes? ¿Algún pago de los fondos reservados? Pues es de suponer que siguen existiendo…

    Un placer volver a leer a don Polonio, pese a lo negro de sus predicciones. Si a esto añades el optimismo vital de don José, habría que plantearse seriamente la posibilidad de un exilio a las isla Tuvalu o por ahí cerca…

    Me rechinaron mucho las patéticas palabras de Rajoy sobre la mayoría silenciosa…A qué nivel de burda manipulación podemos llegar…

  5. Lo malo es que tal como están evolucionando las cosas, cada vez queda menos espacio para las opciones moderadas o centristas (ya sea de derechas o de izquierdas), o al menos, las opciones radicales arman cada vez más y más ruido. Es una dinámica preocupante. Me parece que fue Don Cicuta quien comentó algo al respecto el otro día.

    En este proceso de radicalizaciones varias, se entiende mejor lo que ocurre en Cataluña. Las opciones radicales se están comiendo todo el terreno a las opciones moderadas, que son las únicas, a la larga las que garantizan la convivencia en una sociedad plural.

    Me chirría todo comentario que considera a Cataluña como un todo homogéneo, cuando se trata de una sociedad tan compelja como la del resto de España. También huele a chamusquina como Mas ha aprovechado el lío para no tener que dar más explicaciones por una mala gestión, recortes brutales, o casos de corrupción varios. En esto, Cataluña es francamente parecida al resto del país…

  6. Otra visión sobre Jobs, más crítica:
    http://blogs.publico.es/dominiopublico/4388/el-otro-steve-jobs/

    Suscribo todo lo que dice Polonio, pero para no perder la tradición, añadiré algo: además de los provocadores policiales, había también, como siempre ocurre en este tipo de concentraciones, personas extremistas que no dudaron en lanzar objetos contra la policía. Esto no justifica las cargas posteriores ni las barbaridades que se han dicho, ni el comportamiento autoritario del ministro de interior, ni la pasividad del psoe, ni nada, pero no todos los manifestantes eran seres celestiales como la compañera que decidió enseñar los pechos.

  7. Al respecto de lo que dice Don Cicuta,hblando con mi hijo,me preguntó ¿como se controlan a los elementos radicales que se suman a tofdas las manifestaciones….y yo le conteste que la manifestacion del 25S estuvo mal organizada ,permitiendo que los mas radicales fueran los que marcaran el ritmo a la manifestacion….y seguimos gritandonos ….jeje.

  8. Marta ,Lo que ha logrado Artur Mas ha sido lo que pone de manifiesto Orwell en 1984…..que el enemigo exterior sea el pretexto para esconder la levedad del ser catalan.
    Creo que hemos caido en su trampa,pero no cabe duda que los enemigos de Catalunya ,haberlos haylos .

  9. Un gobernante que menosprecie ,denigre y no impulse politicamente la colaboracion aunque sea interesada de los catalanes,es ponerse la soga al cuello y el gobierno de los populares ha conseguido lo que le reprochaban a Ziluminatius,que españa se esté rompiendo por donde mas nos duele.

  10. Holaaaaa!!! Gracias por su artículo D. Ricardo! A mí me gustaría saber por qué consideran manía ir descalzo….. a mí me encanta!! bueno, cuando tengo mucho frío me pongo calcetines…. jejeje

    Como de maquinitas no tengo ni idea ni mucho interés, me quedo con aquel vídeo de la graduación que vi varias veces con una amiga, y que hoy vuelvo a poner:

    http://www.youtube.com/watch?v=6zlHAiddNUY

    P.D. Polonio, coincido contigo….

  11. Primero vendieron la CNN+ que se convirtio en Gran Hermano en directo….y ahora venderan la SER y “Reorientaran” El Pais …..
    Que PRISA tienen algunos para acabar con la libertad de expresion en España….menos mal que siempre nos quedara Debate Callejero…ejem.
    ::::
    Tras acabar con la dirección de la SER por resistirse a la venta y reducción de la plantilla, Cebrián y Abril aceleran la ‘operación venta’
    PRISA prepara el relevo del director de ‘El País’ y la “reorientación” ideológica del diario
    http://www.elplural.com/2012/09/27/prisa-prepara-el-relevo-del-director-de-el-pais-y-la-reorientacion-ideologica-del-diario/

  12. Hit a No:

    Su querida Ispaña.
    Esta Ispaña suya,
    esta Ispaña impuesta.

    De mi santa siesta
    ahora me despiertan
    versos de gaceta
    ¿Dónde están tus ojos?
    ¿Dónde están tus manos?
    ¿Dónde tu cabeza?

    Su querida Ispaña.
    Esta Ispaña suya,
    esta Ispaña impuesta.

    Su querida Ispaña.
    Esta Ispaña suya,
    esta Ispaña impuesta.

    De las aras quietas,
    De las vendas negras
    Sobre carne abierta
    ¿Quién pasó mi hambre?
    ¿Quién bebió mi sangre
    cuando estabas seca?

    Su querida Ispaña.
    Esta Ispaña suya,
    esta Ispaña impuesta.

    Su querida Ispaña.
    Esta Ispaña suya,
    esta Ispaña impuesta

    Pueblo sin palabra
    y de piel rasposa
    Amarga tu promesa,
    no quiero ser tu tierra,
    no quiero ser tu hierba
    cuando yo me muera

    Su querida Ispaña.
    Esta Ispaña suya,
    esta Ispaña impuesta

    Su querida Ispaña.
    Esta Ispaña suya,
    esta Ispaña impuesta.

    letra y musica :Ceciliano.

Deja un comentario