Sortu

El crítico constructivo

Ya la hemos liado. Tras muchos meses de consenso en torno a ETA se vuelven a abrir las costuras de la unidad democrática a cuenta del nuevo partido que la izquierda abertzale ha inscrito en el registro del Ministerio del Interior para concurrir a las próximas elecciones municipales.

Cuando Mayor Oreja empezó a acusar al Gobierno de estar negociando secretamente con ETA a cuenta del acercamiento de los presos que se desmarcan de la organización, su partido afortunadamente le dejó sólo, especialmente el PP vasco. Ahora, en cambio, el PP se ha posicionado radicalmente en contra de que Sortu pueda presentarse a las elecciones, frente a los demás partidos nacionalistas vascos que, unánimemente, abogan porque sí pueda hacerlo en atención a la ruptura sin precedentes de la izquierda abertzale con ETA.

Difícil papeleta la del Gobierno y el PSOE. Si optan por atenerse a lo inmaculado de los estatutos del nuevo partido y a la conveniencia de alentar la evolución positiva de la izquierda abertzale, volverán las acusaciones de connivencia con el terror para sacar réditos políticos. Y si, en cambio, se mantienen firmes reclamando una cuarentena suficiente para que Sortu demuestre con hechos su carácter verdaderamente democrático, podrían contribuir a quebrar dicha evolución y a poner en riesgo la salud democrática de nuestro frágil Estado de Derecho.

Afortunadamente la decisión no está en manos de nuestros representantes políticos sino de la Judicatura, que será la que tendrá que valorar si el nuevo partido sigue siendo parte de ETA. Esa fue la causa por la que se ilegalizó a las formaciones anteriores de la izquierda abertzale, y la razón por la que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo avaló su ilegalización, atendiendo a la demostración de que el brazo político seguía consignas impartidas por el brazo terrorista, con abundantes pruebas de vínculos orgánicos, económicos y personales. La ausencia de condena del terror fue sólo un indicio más, elevado a exigencia legal posteriormente por la Ley de partidos políticos.

Dada la profundidad del debate interno en el seno de la izquierda abertzale durante los últimos meses, años incluso, es muy dudoso que la nueva estructura mantenga vínculos semejantes con una ETA cada vez más disminuida política y económicamente. Por otra parte, el argumento de que son los mismos perros con distintos collares es válido moral y políticamente pero no se sostiene desde un punto de vista legal, puesto que nuestro sistema penal está orientado hacia la rehabilitación. Tras cumplir condena, incluso de inhabilitación para cargo público, todo ciudadano queda exento de su responsabilidad anterior. En este sentido, es irrelevante jurídicamente que los dirigentes del nuevo partido hayan sido miembros de formaciones ilegalizadas en la medida en la que no tengan causas pendientes y se desmarquen ahora de las razones por las que dichas formaciones fueron en su momento ilegalizadas.

Cabe aducir que la cuestión debe ventilarse en el ámbito político, a partir de la constancia de que las convicciones democráticas de la mayor parte de los integrantes del nuevo partido son francamente dudosas por mucho que sus estatutos se ajusten a la legalidad. El problema es que la ilegalización de una formación política no puede basarse en criterios políticos: sólo puede hacerse sobre requisitos legales y actos consumados contrarios a la legalidad.

No tiene tampoco validez aducir que la nueva formación responde exclusivamente al deseo de presentarse a las elecciones, objetivo por otra parte plenamente legítimo y compartido con el resto de formaciones políticas. El carácter meramente instrumental del cambio de posición con respecto a la violencia sólo podría demostrarse a posteriori lo que, además, será difícil dada la tregua permanente y total que ETA ha declarado.

Ventilar la posible ilegalización del nuevo partido desde un punto de vista político tendría, además, la dificultad añadida de que es posible que sea ahora el momento idóneo para relajar la presión y facilitar la inserción de la izquierda abertzale en el juego democrático. Es obvio que la evolución que ha experimentado se debe en gran medida a la presión política, judicial y policial que han sufrido durante la última década. Pero también que el objetivo de dicha presión era conseguir despojar a ETA de su base social, algo que, al menos en parte, ya se ha logrado. Salvo que lo que se persiga sea la venganza de quiénes durante tantas décadas han venido alentando el terror y beneficiándose políticamente de ello, es evidente que nuestra democracia habrá acabado definitivamente con la lacra de ETA el día en el que ETA desaparezca y desaparezcan sus partidarios. El problema es que seguramente ETA no desaparezca nunca formalmente; más bien se desvanecerá, como casi todos los grupos terroristas conocidos, que dejan de actuar por diferentes razones sin celebrar una asamblea de disolución final. Los seguidores tampoco desaparecen salvo que se les extermine; más bien evolucionan hacia otras posiciones, que es lo que está pasando con la izquierda abertzale.

Si la presión sobre ellos se relaja demasiado pronto, es posible que vuelvan a las andadas. Pero si no se relaja a tiempo, se carga de razones a los que, entre ellos, abogan por continuar por la misma senda, con el riesgo de que consigan revertir la transformación política en curso. En otras palabras, ningún bien nacido tiene dudas sobre la misérrima catadura moral de Otegui y Josu Ternera, por ejemplo, y sin embargo, conviene apoyarles para facilitar que puedan imponer sus tesis pragmáticas y utilitaristas sobre las de sus correligionarios más alocados.

¿Conviene? Depende. Si lo que se pretende es acabar con el terrorismo, claramente sí, especialmente atendiendo a que la fuerza de ETA ha sido siempre su fuerte implantación social: si la pierde su mejor escenario es la “grapización” y el más probable su rápida desaparición, proceso ya muy avanzado. Ahora bien, si se pretende, al mismo tiempo o incluso dándole prioridad, cercenar el separatismo vasco, la cosa no está tan clara puesto que la pervivencia de un foco violento resulta muy útil para contener la presión nacionalista en su conjunto.

Ningún demócrata que se precie puede, sin embargo, aceptar la validez del planteamiento anterior, especialmente si incrementa la probabilidad de que siga habiendo víctimas de un terror reactivado. El futuro de España como Estado será el que los españoles vayamos decidiendo en libertad en cada momento, como no puede ser de otra manera en democracia. Y para que podamos obrar en libertad, lo urgente es desactivar a ETA. Es más, cabe argüir, y desde luego yo sustento esta opinión, la tesis contraria: la pulsión nacionalista vasca es más fuerte precisamente porque ETA existe; su desaparición centrará el debate en cuestiones más técnicas y tangibles, normalizando la tensión centro-periferia a un nivel similar al que mantienen otras autonomías, especialmente Cataluña.

En todo caso, los jueces deben ser ajenos a estas consideraciones y enjuiciar la legalidad de los estatutos del nuevo partido en función de las exigencias de la Ley de partidos, los informes policiales sobre los posibles indicios de que todo sea un fraude y, también, su propio criterio sobre la veracidad de la evolución con respecto a la violencia que acrediten sus promotores. Pero en ningún caso en función de lo que consideran más útil para acabar con el terrorismo (su criterio no tiene por qué ser mejor que el del ciudadano de a pie) o para preservar la unidad de España (no es la tarea que se les ha encomendado).

En este contexto, parece más que sensata la decisión del Gobierno de remitir los nuevos estatutos a la fiscalía, que seguramente los denuncie ante el Tribunal Supremo. En su lugar yo habría hecho lo mismo, tanto por cálculos políticos como por las dudas que no pueden sino planear sobre la enésima refundación abertzale, por mucho que esta vez sí parezca que va en serio.

Dicho lo cual, como ciudadano de a pie coincido plenamente con Jesús Eguiguren en el deseo de que los tribunales – Supremo y en su caso el Constitucional – sentencien a favor de la legalidad de Sortu. No se lo exijo, simplemente lo deseo, porque ello querría decir que los que tienen todos los elementos de juicio han concluido que la transformación de la izquierda abertzale esta vez es genuina, lo cual sería un hecho tremendamente positivo y un paso de gigante hacia el final definitivo de la violencia terrorista. Y luego, como todos, seguiré lanzando epítetos calificativos de dudoso gusto cada vez que vea a sus líderes desgranar su retahíla de victimismo demagógico y nacionalismo mítico y primitivo. Y por supuesto, me regocijaré con su fracaso electoral o lamentaré la previsible recompensa de votos que cosecharían en premio a su abandono de la violencia. Pero, como ya he dicho, evitar su representación política si verdaderamente se desmarcan de la violencia sin ambages, no puede ser el criterio que determine o no su legalidad.

32 pensamientos en “Sortu

  1. A mi me parece que el artículo de Crítico Constructivo es muy bueno. No estoy de acuerdo, sin embargo, en la fe que tiene el autor en los jueces. En otro país, quizá sí, pero que en España el asunto lo vaya a resolver el Tribunal Supremo, y supongo que en última instancia el TC, es terrorífico. La ley establece que es el Gobierno el que decide activar el procedimiento legal. Si el Gobierno no da ningún paso, Sortu es legal por defecto, como cualquier otra asociación que se registre como partido. El Gobierno no se atreve a resolver la cuestión por sí mismo, dado el clima asfixiante que el PP, la caverna mediática y el lobby vasco han conseguido imponer en España sobre esta cuestión. Lo entiendo, aunque me parece penoso.

    Si a nuestros jueces les queda un resto de cordura, deberían permitir que Sortu se presente. La polémica sobre “rechazo” frente a “condena” es típica de nuestro debate público: disquisiciones semánticas interminables que no entran en la cuestión de fondo. De lo que se trata es de que se integren de una vez en las instituciones ahora que reniegan de las vías violentas. Todo lo demás es música celestial, me temo. Lo de las cuarentenas que dicen algunos es propio de gente que no tiene ningún respeto por las reglas y los valores democráticos.

    Hay casos, como el del IRA, en los que las organizaciones terroristas anuncian despedida y cierre. En España hay interés por parte de muchos en que ello no suceda así. Lo describe bien hoy Ramoneda en El Pais. Aunque lo revisten de dignidad, la motivación última está clara: mientras no haya disolución formal de ETA, se tendrá un arma muy poderosa para evitar un debate abierto y democrático sobre la independencia.

  2. Lo único que me interesa de Sortu es que cumpla con la legalidad. Si los tribunales, finalmente, certifican que la respuesta de la actual Batasuna es legal no veo razón ninguna para que no se presenten a unas elecciones. Rubalcaba ( a quien nunca agradeceré lo suficiente su éxito en Interior) lo dejó claro en su día: o ETA desaparece o Batasuna reniega de ETA. Es decir, la legalización de Batasuna no estaba ligada a que ETA desapareciera. Es el caso en que estamos. Coincido con el articulista que el final de ETA será más un mutis por el foro que producto de ninguna declaración oficial de cese de la violencia. No hay que descartar más sustos. Un historial tan *exitoso* no se tira por la borda en cuatro días. No es la modestia lo que caracteriza a esta pandilla de cabrones. En cuanto a la reacción de la dirección del PP resulta sorprendente su no previo, pues serán ellos quienes tengan que gestionar este final y muy posiblemente los perdones que algunos tanto reclaman. Perdones judiciales, que de los otros allá cada cual.

    ::

  3. El final del artículo de Ramoneda pertenece a ese género donde el autor termina confundiendo sus opiniones ( o sus deseos) con los hechos. Los únicos que, a día de hoy, tienen que adquirir “carta de normalidad” en el País Vasco son los no nacionalistas. Entre otros. Sólo hay que hacer el balance del dolor de estos años para darse cuenta quiénes han estado perseguidos y quiénes han sido los perseguidores. Y a quiénes se ha negado, y de qué modo, participar en debates de cualquier tipo. Pero lo más obsceno de ese final de Ramoneda es que jamás (repito: jamás) en esta democracia se ha impedido a nadie en el País Vasco ni en ninguna parte de España defender sus ideas independentistas ni se ha negado debates en ese sentido. Lo que se ha perseguido es el tiro en la nuca, que no es lo mismo.

    ::

  4. Gracias, CC.

    Voy a hacer algo infrecuente, que es confesar que no lo tengo claro. ¿Es de verdad definitiva la ruptura del partido con ETA? El tratamiento periodístico de la información no ayuda a aclarar ideas. Los redactores de El País parecen estar convencidos de que ha llegado el momento, mientras que para la mayoría del resto estamos ante una estratagema más.

    Nos embarga a todos, creo, la esperanza de que esta vez sí, de que esta vez sea la buena. Pero tenemos casi mil razones para estar más que escaldados.

    Comparto (por una vez) parcialmente las prevenciones de Cicuta. Desconfío de la judicatura como él. Al contrario de lo que tú dices, no creo que el protagonismo de los jueces en la decisión final garantice su sensatez. Había otras vías (muy arriesgadas, eso sí).

    Me parece insustancial el argumento de que “algo habrá que darles” para que se porten bien. Ésta ha sido la lógica de sucesivas “concesiones” que durante décadas no hicieron sino ampliar el espacio de los violentos.

    En la duda, mi inclinación por defecto es la de apoyar al gobierno. Creo que es la que deberíamos sentir todos los demócratas, pero me temo que se trata de la posición exactamente contraria a la del PP.

    Abrazos para todos.

  5. Una vez mas la caverna mediática se ha lanzado con uñas y dientes contra la legalización del nuevo partido aberzale, no importa como sea, no importa si para ello haya que infringir la ley de partidos políticos, ley a la que hemos accedido con el consenso parlamentario en aras a unas leyes que nos protejan a todos y sean la regla por la que nos midamos todos. Basta ya de hacer juicios de valor antes de que se manifiesten los tribunales competentes, basta ya de coaccionar a la justicia, basta ya de querer pasar por encima de un estado de derecho, basta ya de exigir al Gobierno una ilegalización a la que nada tiene que ver el Gobierno, para eso están los tribunales y demás estamentos de la justicia. Todos sabemos las heridas que ETA tiene hechas a la sociedad y tambien sabemos lo que está costando erradicar esta lacra de nuestra sociedad. Tambien es cierto que no se pueden tirar por tierra los logros que las fuerzas de seguridad del estado han llevado a cabo estos últimos años, es un logro importante que esa parte de la sociedad Vasca que apoyaba explícitamente a ETA haya hecho examen de conciencia y haya rectificado, podemos interpretar este gesto cada uno como quiera pero lo que no es de recibo es negar la evidencia de que hay rechazo a ETA y tambien la promesa escrita de rechazo a cualquier tipo de violencia de ETA.
    Seria de necios no aprovechar la oportunidad de devolver a al sociedad un sector de la población vasca que se compromete a participar democráticamente en la vida política.
    Recordemos que Aznar llamó movimiento para la liberación del País Vasco, los mismos que ahora se rasgan las vestiduras exigiendo al Gobierno que pase por encima de leyes y no acepte el nuevo partido. Hagamos un examen de conciencia y valoremos lo que puede suponer el rechazo total de quien pide subirse al carro de la democracia rechazando a la violencia. Espero al justicia española esté a la altura de miras en bien de un futuro en paz. Tiempo al Tiempo

  6. A mí también me ha gustado mucho el artículo de CC:
    Yo en este asunto estoy totalmente dividido entre lo que me dice mi cabeza y lo que me dice mi corazón, o alma o lo que sea.
    De dentro, sin pensarlo, me sale el odio a esta panda de cabrones y cabronas que han destrozado tantas vidas y tantas familias, y que han causado tanto dolor y han hecho tanto daño a la evolución democrática de nuestro país. De dentro me sale que no se creen lo que dicen, que siguen apoyando la violencia como la han apoyado siempre y que hacen lo que hacen para participar en las instituciones democráticas. Y, por todo esto, los mandaría a la mierda.
    Pero afortunadamente, tengo cabeza. Y la cabeza me dice que están haciendo lo que los demócratas les pedimos que hicieran para poder participar en la vida política. Y que si cumplen las leyes, tienen derecho a hacerlo.
    Afortunadamente, yo no tengo que tomar la decisión.

  7. Yo estoy con Rubalcaba cuando dice que: ” O ETA desaparece, o BATASUNA reniega de ETA. En este último caso entiendo que el abandono por parte de Batasuna a ETA incluye a los presos, que deberán cumplir con sus penas. Caso contrario, si Batasuna, o su nueva marca, tiene previsto interceder en favor de los presos y preionar sobre ellos, no reniega de ETA.
    En resumen, que la actual Batasuna se presente a las elecciones , si. Que se negocie sobre los presos, habidos y por haber, no.

  8. ¿No fue Pedro el que renegó de Jesús tres veces?

    Comprendo que Cicuta tenga poca fe en los jueces y vea terrorífico que los trubunales hagan su trabajo. Una vez en mi barrio corrieron rumores de que había jueces merodeando, incluso cerca de los colegios. Nadie pegó ojo en varios meses.

    Otros, quizá por llevar la contraria, tenemos poca fe en Zapatero (el del pleno empleo y la salida social a la crisis ¿recuerdan?) y sobre todo, no tenemos absolutamente ninguna fe en ETA-Batasuna por mucho disfraz que se ponga.

    No soy jurista, pero si la ley de partidos puede sortearse simplemente con una declaración de rechazo de la violencia, lo que me extraña es que Batasuna no lo haya hecho mucho antes. Creo que quien es capaz de secuestrar a un joven concejal, tenerlo 48 maniatado en el monte y luego pegarle un par de tiros en la cabeza, no debería de tener muchos problemas a la hora de decir una mentirijilla o dos.

    El tema es que muchos nos tememos que nos encontramos ante una estratagema más para volver a las instituciones (o seguir, ya que muchas listas batasunas se colaron en los ayuntamientos con la anterior tregua y a día de hoy nadie ha remediado semejante despropósito), cobrar las subvenciones, y gastarse ese dinero no en vino y mujeres (u hombres) como los demás concejales, sino en munición de guerra y explosivos.

    Evidentemente todos queremos el fin de ETA (dudarlo me parece bastante miserable), pero no de cualquier manera. Si no, bastaba con haberles dado la independencia hace 35 años y la de quebraderos de cabezas que nos habríamos ahorrado. Los pistoleros se habrían transmutado en burócratas corruptos y represores (como en Cuba o Kosovo),, pero a los españolitos de allende el Ebro bien poco nos habría importado.

    Caulquier decisión que tomen los jueces deberá ser acatada, suponemos, a diferencia de Cicuta el desconfiado, que harán su trabajo lo mejor que puedan y si Sortu cumple la ley de partidos, es que la ley de partidos no era más que un churro.

    Pero pensar que el aflojar la presión sobre ETA los volverá mansos como corderitos y no al revés, como ha pasado hasta ahora, es de una ingenuidad suicida o de una mala fe delicuescente.

  9. Si no, bastaba con haberles dado la independencia hace 35 años y la de quebraderos de cabezas que nos habríamos ahorrado

    Ahora entiendo lo del laberinto vasco:

    el Pueblo vasco NO queire la independencia, pero hay unos cabrones con pistolas que pasan de todo y pegan tiros. Al resto de España se la suda la independencia pero hay unos cabrones encapuchados (con diversos nombres) que practican la guerra sucia porque se oponen frontalmente a los primeros, y a la independencia tambien.

    Todo muy complicado, ciertamente

  10. Hola Sedicente 8, nadie duda de que todo el mundo quiera el fin de eta, se dudan las formas y la utilización…. eso sí que puede ser miserable. Saludos!

  11. Otra cosa Sedicente 8, los que secuestraron y mataron a Miguel Angel Blanco están en la cárcel, no? Pienso que si los Batasunos no han dicho antes que no apoyan a la violencia es porque antes no querían, como bien dices era tan fácil rechazar a los asesinos entonces que ahora, y tan birria la ley de partidos entonces que ahora. Ahora sí quieren decir que rechazan la violencia. Y lo que es obvio es que no es ninguna estratagema para volver, es directamente que quieren volver a las instituciones. Lo que se duda ahora es si de verdad utilizarán ese dinero en bombas o en sexo y alcojol… Yo creo que se lo van a gastar en sexo y alcojol. Saludos!

  12. 12

    Se lo gastarán en sexo y alcojolnaran a los vecinos qu no quieran votarles para que se queden en casa ….. como siempre.

  13. 9. Pratxanda:

    No tengo el gusto de conocer al Pueblo Vasco. Quizá si me lo presentas, le puedo preguntar si quiere ser independiente mientras nos tomamos unas cañas los tres.

    Sin embargo conozco a unos cuantos vascos que están tan hartos de los nacionalistas políticos (PNV-EA-Aralar), como de los “militares” ETA-Batasuna.
    De los primeros por las tonterías que dicen y hacen, de los segundos porque no los dejan vivir.

    Es normal la esquizofrenia política de un territorio cuando el término municipal de Santa Gadea del Cid limita con Álava, a unos 44 km escasos de Ajuria Enea.

    En Santa Gadea de Burgos
    do juran los hijosdalgo,
    allí toma juramento
    el Cid al rey castellano,

    http://www.poesi.as/indx0023.htm

    ¿Te imaginas que una de las cunas de la castellanidad se encontrara en Mataró? Suerte que vosotros tenéis los Monegros ahí en medio para justificar muchas cosas.

  14. Buenas tardes: enhorabuena al articulista. My opinion al respecto la misma prácticamente que Don PMQNQ. Aplicación de los procedimientos propios del Estado de Derecho, con toda la normalidad, aunque me pica el mismo gusanillo de desconfianza, ya que esta pandilla de mastuerzos es muy mentirosa. Por lo demás, nos hemos pasado quinquenios pidiendo ésto, un alejamiento de la izquierda abertzale de la violencia y una apuesta por las vías democráticas y la legalidad. No cabe ahora la hipocresía. Como dijo Zapatero a sus diputados: ¿se imaginan si este compromiso de la IA se produce en tiempos ansáricos, cuando el Imperator denominaba “Movimiento Vasco de Liberación Nacional” a los asesinos de ETA? Por cierto, con Mayor Oreja y Menor Cerebro como épico Ministro de Interior. El mismo que ahora es figura protagónica de la nueva (seguro) serie de Manifachastaciones de los sábados, sabadetes.

    Por cierto, pregunta realmente ingénua: ¿cuántas organizaciones, plataformas, colectivos, etc. de extrema derecha en España, con estatutos legales y limpios como una patena, están comprometidas con la convivencia y con los valores democráticos? ¿Se le caen los anillo a la matriz de esa derecha extrema, el PP, por ello? NO:

    Finalmente: la última del PP es afirmar que si “Sortu” es legalizada, romperá con el Gobierno. Yo hago el llamamiento a mi partido a la inversa. Esto es, ya que el PP no tiene intención de “soltar el bocado” del terrorismo como instrumento político-electoral, que sea el PSOE desde ya el que mande el Pacto Antiterrorista a tomal pol ahí y lo mismo cualquier relación con esta organización política (PP). No merece la pena.

    Buenas tardes.

  15. A Sedicente le indigna que alguien pueda siquiera considerar que haya quienes puedan verle el lado bueno a la continuación de ETA pero concluye insinuando que los que pensamos que en algún momento, que quizás sea ahora, habrá que abrir la mano para acelerar la integración de los desalmados o somos tontos de capirote o mal intencionados. En concreto qué mala intención albergaríamos? Explíquese porque me toca mucho los cojones que me puedan acusar de mala fe cuando se trata de oponerme a ETA, algo en lo que, de seguro, he hecho tantos méritos como Vd o, muy probablemente, bastantes más. Quiere discrepar, adelante, pero cuidadito que las palabras las carga el diablo. Y además, conviene ser coherente así que como se ofende Vd tanto comprenderá mi cabreo.

  16. Critico Constructivo en 19:

    La actitud instrumentalizadora, en lo electoral o político, de una cuestión de Estado como ésta del monotema, ha supuesto la terrible circunstancia de que la filiación política de las víctimas ha sido incluso, en los momentos más trágicos, arma arrojadiza o elemento del debate, cuando no debería ser así nunca. Cuando durante el mandato popular caía una víctima a manos de ETA, nadie se cuestionaba más allá de la circunstancia de haber muerto un compatriota o un demócrata. Hoy ya no es así. Y algunos, en su desvergüenza infinita, no han dudado incluso en instrumentalizar la muerte de quien hasta ese momento era poco menos que un “cómplice de ETA”. Recordemos la experiencia dramática de la muerte de Isaías Carrasco, socialista. Después de tres años casi, la caverna todavía no deja en paz a su familia con sus imprecaciones y acusaciones, por no sumarse a sus akelarres sabatinos. Por no olvidar aquellas palabras de Ánsar (voto que no iba al PP, voto que lo era para ETA, ciscándose en los demás partidos democráticos, “porque yo lo valgo”).

    En cuanto a méritos en la lucha contra ETA, ya lo sabe usted. En determinados sectores han surgido heroes de la resistencia cívica antiterrorista como champiñones, y además “de los de toda la vida”.

    Queda demostrado (incluyendo aquí la caza de brujas a cuenta de faisanes y demás): eso de que en esta legislatura se ha recuperado la unidad democrática contra ETA, ….. tururú ……

  17. No me resisto a transcribir a Nacho Escolar, genial, recomendado por nuestro Tareq: “Qué pasaría si …”

    Se pregunta Zapatero qué titulares habríamos leído en la prensa si el giro histórico de Batasuna se hubiese producido con Aznar de presidente. Es una cuestión fácil de contestar, sin necesidad de demasiados futuribles. Basta con ir a la hemeroteca y revisar lo que decía la prensa libre (y una, y grande) cuando era Aznar quien parecía rozar el fin de esa ETA a la que llamaba “Movimiento Nacional de Liberación Vasco”. Editorial de El Mundo, 4 de noviembre de 1998: “Otro valiente paso de Aznar hacia la paz”. Editorial de ABC: “Horizonte de esperanza”.

    Pero este interesante ejercicio periodístico –cambie de partido al sujeto de la noticia e imagine el titular resultante– se puede practicar casi a diario en esta España nuestra, cuya pluralidad política tan bien refleja el dial de la TDT. Siete ejemplos recientes, y seguro que me dejo otros tantos.

    1. ¿Qué escucharíamos en las tertulias si, en lugar de Rato, fuese Solbes el ex director gerente del FMI al que una auditoría interna culpase de no haber visto venir la crisis mundial por su “exceso de confianza”?

    2. ¿Qué no se hubiera dicho si, en vez de Cascos, hubiese sido Guerra quien montase una escisión del PSOE en Andalucía?

    3. ¿Qué habrían titulado si Zapatero, como líder de la oposición, hubiese duplicado el sueldo del presidente Aznar?

    4. ¿Qué opinarían de un alcalde progresista que hubiese endeudado a su ciudad en cifras comparables a las de Gallardón?

    5. ¿Qué sería de cualquier presidente autonómico que fuese imputado por soborno como Francisco Camps?

    6. ¿Qué pasaría con la carrera de cualquier líder político o sindical distinto de Rajoy que ante la pregunta de “qué haría para crear empleo” su mejor respuesta fuese que no entiende su propia letra?

    7. ¿Qué diría la derecha si, en vez de Mayor Oreja, fuese el portavoz del PSOE en Europa quien acusase una y otra vez al PP de ser “aliado potencial de ETA”?

  18. Muchas gracias C.C. por tu exhaustivo análisis del tema. Retengo esta frase: “No tiene tampoco validez aducir que la nueva formación responde exclusivamente al deseo de presentarse a las elecciones, objetivo por otra parte plenamente legítimo y compartido con el resto de formaciones políticas. El carácter meramente instrumental del cambio de posición con respecto a la violencia sólo podría demostrarse a posteriori lo que, además, será difícil dada la tregua permanente y total que ETA ha declarado.” En una palabra, la actividad política es un proceso iterativo en que los sucesivos embates entre fuerzas opuestas se van corrigiendo por desgaste. Los neobatasunos, como todo partido político, desean presentarse a las elecciones y si les hemos puesto unas condiciones jurídicas y ellos las cumplen, hay que legalizarles aunque su corazón esté lleno de rabia añorando el culto a la violencia.
    Dice Maite Pagazaurtundua: ” si no muestran arrepentimiento por tanto daño, se les está dando demasiado barato”. Qué le vamos a hacer. A partir de ahora esto se convierte en una lucha política entre PP y PSOE casi idéntica a la de “estais negociando ultrajando a las víctimas” y “no, no estamos negociando”.
    Según C.C. esta noche cae Mubarak. Ojalá, porque se esta preparando un Tiananmen impresionante. Pobre Obama, mandó un representante para convencer a Mubarak que se marchara y resulta que Wiesner trabaja para un despacho de abogados en Washington cuya finalidad es proteger los intereses políticos y lucrativos del clan Mubarak. Es increible que Clinton, que lo escogió, no lo supiera. El caso es que lo de que se va a ir en Septiembre fue consecuencia de mandar a ese especialista a Egipto. Si ahora Mubarak se va esta noche, es un serio revés para EEUU, aunque peor sería que lo mantuviese a toda costa. Si además metemos en el asunto el viaje de turismo del primer ministro francés Fillon por tierras de Egipto en un avión de Mubarak una semana antes de la sublevación, todo Occidente queda enfangado.

  19. Ayer escuché un rato por la noche a los del Gato al Agua, en Intereconomía. Creo que había avisado AC de algo, no sé. No daba crédito a lo que oía. El parlamentario ese que por la mañana interpelaba a Rubalcaba (ni idea de cómo se llama) vociferaba con lo del faisán como un poseso. Y luego se puso a vociferar un tal Cendoya, no puedo transcribir ni de lejos los disparates: acusaba a Rubalcaba directamente de colaborar con eta ¿¿¿en lugar de detener etarras???, todo esto rojo y descompuesto como un loco de atar. Cómo sería que Cristina Alberdi, asidua de ese programa, movía la cabeza asustada y le dijo que se le había ido la pinza.
    Está claro que están desatados ante la posibilidad de que Rubalcaba sustituya a Zapatero y les coma la merienda. Se trata de desprestigiarle como sea, volviendo a los Gal, sacando faisanes de la jaula, lo que sea… es tan clara su estrategia que daría risa si no fuera porque es un asunto nada risible con el que juegan. Si quedaba alguna duda de que la gente del PP es para dar miedo, se le quitan a uno inmediatamente oyendo a esta gente. Quiero suponer y supongo que en el PP habrá gente normal y no desalmada, pero sus dirigentes deberían desmarcarse claramente de estos sinvergüenzas.
    Yo no sé Rubalcaba cómo sobrevive. Con toda esta patulea tratando de cargárselo políticamente como sea. Y luego, con el grupo Prisa tratando de que sustituya a Zapatero ya, con una estrategia tan clara y naif como la de los ultras en su propósito. Las fotos que publican dan bastante vergüenza ajena. En la visita de Mekel, por ejemplo, cualquiera que sólo leyera El País, podría pensar que la canciller había venido a verle a él y que Zapatero era solo un convidado de piedra. Y no fue así, ni de lejos. Deberían disimular un poquito sus intenciones.

  20. Ante todo ,muchas gracias a Critico Constructivo por su magnifico articulo y a todos vosotros por vuestros comentarios en este lugar de encuentro y debate democratico.

    Tan solo tengo que decir que la infamia y tergiversacion politica tienen nombre propio y sino lean :

    EDURNE URIARTE Día 10/02/2011 en ABC.

    La percepción de que el Gobierno quiere dinamitar el Pacto antiterrorista se extendió ayer en el PP. Por el brutal ataque de Rubalcaba en su respuesta a Gil Lázaro, «en el fondo, no les gusta lo que está pasando, que estemos en el principio del fin de ETA». Y por la simultaneidad en el contenido del ataque de Jáuregui, también en el Congreso, y de Eguiguren, en un periódico.

    La pregunta es por qué. Por qué el Gobierno querría afrontar su última etapa de lucha antiterrorista sin el PP y con los nacionalistas, como en la negociación. Pues incluso en el supuesto de que pensara en arrogarse todos los méritos de un posible final de ETA, la operación resulta de alto riesgo a nada que uno imagine la presión para la negociación de los objetivos de ETA y el sinnúmero de homenajes a su historia criminal que se dispondrán a hacer los de la nueva Batasuna en el momento en que dispongan de la legalización.

    De ahí que parezca más útil la hipótesis explicativa que afecta en exclusiva al propio Rubalcaba, es decir, la del Faisán. Y es que el obstáculo más serio que se opone en estos momentos a su candidatura, más que la propia decisión de Zapatero, es la de la evolución del Faisán. Pues la renuncia de Zapatero puede estar en sus manos con una adecuada presión del partido. Pero el Faisán se ha convertido ya en una investigación fuera de su control, no sólo por la presencia de un juez decidido a investigar sino, sobre todo, por las divisiones sobre la investigación en la propia Policía manifestadas en las últimas horas.

    Y si el Faisán sigue avanzando contra Rubalcaba, la única estrategia de defensa que le queda es la de su conversión en una obsesión del PP, fruto de su extremismo y de su incapacidad para aceptar el fin de ETA. Del PP, y de las «televisiones de extrema derecha», un ataque propio de un Rubalcaba nervioso más que fino estratega.

    ::::

    El titulo del articulo es “Los nervios de Rubalcaba”

    Si a alguien le quedaba alguna duda de que los populares si se muerden la lengua se envenenan ,cada dia es mas patente que su ulcera les esta volviendo insensatos .

    La exaltacion de su ODIO al gobierno socialista es su unico camino a La Moncloa .

    Y señores ,tengo que decirles que llevo muchos dias mordiendome la lengua……y no me estoy envenenando…..JAJAJA….que nervios.

    Por eso les digo a los tontos de los cojones la frase de Alfredo Perez Rubalcaba Vicepresidente primero y Ministro del Interior del Gobierno de España:

    “Y es que en el fondo a ustedes no les gusta lo que esta pasando: que estamos ante el principio del fin de ETA, esta semana mejor que la anterior y la semana que viene todavía mejor y se lo recordaré una y otra vez”

  21. Hola Jon 23, no sé… tanto ‘-ría’ parece como que unos lo han hecho todo y los otros nada…. qué tontería… jeje

  22. Edurne Uriarte: menudo regalito de Nico Redondo al PSE en su época de secretario general. Una señora que se parece más cada día a Pilar Primo de Rivera (y que le parecía entonces) en su Ejecutiva. Y mira por do anda …

  23. Mas vale tarde que nunca, gracias Crítico Constructivo.

    Pues si, mientras exista la vía democrática ETA no tiene sentido. Estamos en el mundo de internet, de las ideas y del conocimiento y en eso he ocupado hoy mi tiempo.

    El futuro del dinero. Cómo crear nueva riqueza, trabajo y un mundo más sensato de Bernard Lietaer, arquitecto del euro.

    http://dl.dropbox.com/u/3467832/El_futuro_del_dinero.pdf

    Les felicito a todos por sus comentarios.

  24. Pues esta noche no se ha ido el Rais. No sé si podrá pasar de mañana, día de oración en las mezquitas… Especialmente al haber dicho que los represores serán castigados. Quién va a reprimir a los manifestantes ahora? No sé, mucha tensión pero elementos también para la esperanza

  25. Sedicente, me pasé la juventud yendo a privar con la basca, o yendo de conciertos con la basca. Imagínese se se de lo que hablo 🙂

    ::

    Pueblo vasco es por abreviar. Puede poner si quiere “la mayor parte del cuerpo electoral perteneciente a la CAV”. Por cierto usted dice: “pero a los españolitos de allende el Ebro bien poco nos habría importado.” Usted los conoce a todos? Llevo mi basca y nos vamos de birras?

    Sigo sin entender el resto y aún tengo más dudas El Cid de qué partido es?

    ::

    Jon:

    Se le caen los anillo a la matriz de esa derecha extrema, el PP, por ello? NO:
    Se le caen los anillo a PPatxi Lopez por gobernar con/gracias a esa derecha extrema, el PP, por ello? NO:

    ::

    Se imaginan que Ibarretxe, en su época, cerrara los repetidores de Antena 3 en Maketolandia? O que chapara un periódico? O que se cargara un programa de ETB porque se metieran con Arzalus?

    ::

    Las 0:31 y el puto Faraón sin dimitir. Ala nos coja confesados

Deja un comentario