Sinsentido sociológico y político

LBNL

No hubo sorpresa. Los casi 150 mil “inscritos” de Podemos que votaron en la consulta cibernética de Podemos, optaron por respaldar la propuesta de Pablo Iglesias a favor de un pacto “a la valenciana” frente a una posición flexible respecto a la investidura de Pedro Sánchez sobre la base del pacto PSOE-Ciudadanos. Escribo estas líneas antes de que se anuncie el resultado, pero el resultado final sería probablemente el mismo si las bases contradijeran al líder, porque es altamente improbable que Pablo Iglesias y compañía aceptaran gestionar sin más la derrota y votar sí o abstenerse en la investidura. Más bien cabría imaginar una dimisión “a la Felipe” con el marxismo del PSOE. Pero incluso si el grupo parlamentario de Podemos recibiera una consigna favorable, esta no vincularía a las confluencias, que votarían en contra, por lo que Pedro Sánchez no será investido y habrá nuevas elecciones. Porque es también a todas luces imposible que el PSOE se avenga a última hora a pactar con el PP incluso si Rajoy diera el paso al costado que sin duda no dará. Lamentable. Volveremos a votar y no hay razón para ello.Las encuestas las carga el diablo y hasta que se cuenten los votos el 26 de junio no habrá nada seguro. Pero es bastante previsible que el PP baje ligeramente, C´s suba algo más sustancialmente, el PSOE oscile poco probablemente, al alza pero quizás a la baja, y que P´s registre una pérdida considerable en porcentaje de voto y escaños salvo que se avenga a una fórmula electoral que satisfaga los mínimos de IU.

Recapitulemos. El pasado 20-D los españoles votaron como sigue:
7,2 millones votaron a la derecha (PP, 28,72%)
3,5 millones al centro derecha (C´s, 13,93%)
5,5 millones al centro izquierda (PSOE, 22,01%)
PSOE+C´s 9 millones, casi 36%)
6,1 millones a la izquierda “extrema” (5,2 de Podemos y confluencias + 923 mil de IU, 20,66%+3,67%=24,33%), que por cierto son casi 3 millones menos de votos (y un 12% menos) que la suma de PSOE y C´s (9 millones).

Estos son los números principales porque el factor nacionalista aconseja dejar de lado los escaños y porcentajes de voto de ERC, CiU, PNV y Bildu, que fueron los siguientes:
866 mil al centro derecha nacionalista (CiU + PNV, 2,25%+1,22%=3,47%)
599 mil al centro izquierda nacionalista (ERC, 2,39%)
y 218 a la extrema izquierda nacionalista (EH, 0,87%)

En suma, el 20-D PSOE, P´s e IU consiguieron 11,6 millones (46,3%) frente a los 10,5 millones (42,6%) que sumaron PP y C´s. Es decir, el voto de izquierda y centro izquierda superó en un millón al voto de derecha y centro derecha, incluso sumando sin más a C´s a este binomio, lo que me parece exagerado. A las pruebas me remito: el apoyo al PP en Madrid se compensa con el apoyo al PSOE en Andalucía. Abundando en los hechos, desde el 20-D, C´s ha preferido pactar con el PSOE a alinearse con el PP. Si dejamos a C´s fuera de la ecuación, la mayoría de izquierdas es mucho más abrumadora: 11,6 millones y 46,3% del voto frente a 7,2 millones y 29%.

El PP ha minado las bases del Estado del bienestar por motivos ideológicos, ha mentido en la lucha contra el déficit, ha precarizado el trabajo y está invadido por la metástasis de la corrupción. Todos los demás estamos de acuerdo, incluido C´s. Pedro Sánchez es vacuo, Pablo Iglesias leninista, Alberto Garzón un poco monaguillo y Albert Rivera pelín pijín y resabio. Yo también tengo defectos y muchos, pero también tengo algo de sentido común. No puede ser que los cuatro líderes mencionados – o al menos tres de ellos – no sean capaces de ponerse de acuerdo sobre un programa de gobierno – o al menos de investidura – de compromiso.

No va a ser el caso. Con toda probabilidad vamos a tener nuevas elecciones y como mínimo habremos perdido seis meses. Y posiblemente tras su celebración la izquierda se vea en una situación más débil, especialmente si P´s e IU no llegan a un acuerdo electoral lo que ya sería de traca. Es evidente que P´s se equivocó al imponer su órdago a IU antes del 20-D. Sus 900 mil votos le habrían supuesto un rédito enorme en escaños a un coste político tan ínfimo como el de acudir a las urnas con Compromis, por ejemplo. Pensaron que IU desaparecería y se equivocaron. Son leninistas pero no estúpidos, por lo que es de suponer que ahora accederán a una fórmula de compromiso como la que ya propone Monedero: Podemos en Común. Si yo fuera Garzón, exigiría el 15% de los escaños probables, desglosados en función del reparto de votos por provincia el 20-D. Es decir, allá donde los votos de IU el 20-D hubieran supuesto un escaño adicional para P´s, el siguiente puesto en la lista común debería ser para IU, o los dos siguientes en las provincias en las que la suma suponga la posibilidad de sumar dos o tres adicionales. Y si yo fuera Pablo Iglesias aceptaría la fórmula en términos generales e intentaría ratear algún puesto donde la cosa no esté clara.

Si P´s e IU llegan a un acuerdo electoral, es posible que se de el ansiado sorpasso, aunque no está garantizado en absoluto. Pedro Sánchez tiene muchos detractores, entre los que me cuento, fuera y dentro del partido socialista. Pero también ha ganado muchos enteros en términos de notoriedad y “presidencialidad” a cuenta de su actitud responsible durante los últimos seis meses. En todo caso, la coalición P´s+IU le restaría escaños al PSOE, pero no es completamente descartable que la suma de ambos quede más cerca de los ansiados 175 de la mayoría absoluta que los actuales 161. Pero el problema seguiría siendo el mismo:¿ Podemos exigiría un referendum de autodeterminación catalán? Seguramente, porque si fueran a bajarse de ese burro, ¿por qué no hacerlo ahora?

Por otro lado, el previsible mantenimiento del PP y la igualmente previsible subida de C´s nos llevarían a un acercamiento similar de la suma de ambos a la mayoría absoluta. C´s ha pactado con el PSOE ahora y no lo descarta para el futuro, pero tampoco descarta pactar con el PP si vuelve a repetir como la fuerza más votada y se aviene a considerarles como socio y aceptar sus condiciones de regeneración democrática, como hizo el corrupto PP de Madrid.

Dada la imposibilidad de que el PSOE acepte el referendum de autodeterminación catalán – ilegal y disgregador – la lógica indica que tras la repetición de las elecciones, el binomio PP+C´s tendría más posibilidades de gobernar que el trio PSCO+P´s+IU. Pese a que, con toda probabilidad, los votos de centro izquierda, izquierda e izquierda “extrema” el 26-J serán de nuevo mayoritarios frente a la derecha y el centro derecha.

Pablo Iglesias: eres en gran medida responsable de que Rajoy siga al frente del Gobierno seis meses después de las elecciones y probablemente al menos hasta después del verano pero, sobre todo, serás el principal responsable de que vuelva a ser investido Presidente si ese fuera el caso.