Silencio connivente

Millán Gómez

“El señor Matas ha venido a burlarse de los simples mortales”. Así de rotundo se manifestaba José Castro, juez instructor del caso “Palma Arena”, al referirse en un auto demoledor a Jaume Matas, ex – presidente balear y ex – Ministro de Medio Ambiente en el Gobierno de José María Aznar. A lo largo de 147 páginas de resolución, Castro desmonta las “peregrinas” justificaciones de Matas cuando era interpelado acerca de sus imputaciones por corrupción. El auto no cumple la ortodoxia judicial y, por ende, es discutible en las formas pero absolutamente ilustrativa para el lector. Nos encontramos ante un caso de robo al contribuyente sin la más mínima intención de esconderse. La ostentación ha sido a lo largo de todos estos años la seña de identidad de Matas. 

Mientras tanto, el líder del PP, Mariano Rajoy, ni se inmuta y simplemente afirma que desea que Matas pruebe su inocencia “si puede”. Todo el mundo tiene derecho a ser engañado y, en contra de lo que han afirmado algunos medios, no es achacable a Rajoy el hecho de haberlo apoyado previamente y haber compartido Consejo de Ministros. Lo que sí es completamente denunciable es su silencio ahora que se ha demostrado que Matas ha delinquido de forma constante. Asimismo, el auto del juez demuestra la financiación ilegal del PP de Balears y el empleo de dinero público para un mitin en el Palma Arena, recinto que ni es homologable para competiciones deportivas internacionales. ¡Ni que no hubiera otras necesidades ciudadanas!

Rajoy no se moja. Pretende que el desgaste del Gobierno socialista con la crisis económica lo lleve en volandas a La Moncloa. Pero no es suficiente. Un presidenciable tiene la obligación de aportar algo más. Entre otras cuestiones debe poner orden en su propio partido y Rajoy no ha sido capaz de calmar la marejada interna en ningún momento. El líder conservador es la vagancia hecha político y la función pública da demasiadas vueltas como para jugar siempre a la defensiva. Si Rajoy es incapaz de controlar la corrupción dentro de su propia formación mucho más difícil lo tendrá para justificar su quietud en un hipotético Gobierno central.

Un partido que se autodefine como “incompatible con la corrupción” no puede lavarse las manos ante una resolución judicial que ha impuesto una fianza de tres millones de euros a un otrora barón popular. ¡Y gracias que la Fiscalía no ha demandado una mayor pena!, según reconoció el propio José Castro. Nadie les dice que, sin conocimiento previo de estas actividades delictivas de Matas, lo hubieran criticado pero ahora sí que tienen la obligación en ejercicio de su responsabilidad de afirmar pública y solemnemente que se han equivocado con este sujeto. También es necesario que se muestren ante la opinión pública como un partido que va a luchar hasta el último aliento para expulsar a sujetos como Matas que no hacen sino estropear la imagen del PP y de la clase política en general. La derecha tiene una admirable facilidad para ver la paja en el ojo ajeno y ser ciegos ante los errores propios.

Quien aspira a gobernarnos no puede quedar de brazos cruzados y tomar el pelo a la ciudadanía. Es una responsabilidad común que va más allá de unas siglas. No se puede decir públicamente con ironía que “Matas demuestre su inocencia si puede” porque con estas afirmaciones parece decir que ya sabe que es culpable pero que ojalá sea capaz de enmendar la plana. A un político de la trayectoria dilatada de Rajoy al frente de numerosas instituciones se le exige algo más que unas simples palabras y más cuando la resolución es firme y, sobre todo, de una contundencia abrumadora. Rajoy está ante su enésima oportunidad y, a buen seguro, también la última para ser Presidente del Gobierno (de la nación, por supuesto). Con actuaciones así está más cerca de seguir en los fríos bancos de la oposición. La marea favorable también puede volverse en su contra. El tiempo dirá.

3 pensamientos en “Silencio connivente

  1. Si fuera Rodriguez Ibarra, por ejemplo, el sometido a fianza de 3 kilos de los de ahora, no me gustaría oir a la jauría pepetedeté. Menos aún si hubiera compartido veraneos con Zetape y Sonsoles, como es el caso entre Rajoy y Matas.

  2. Hay silencios que son más culpables que los apoyos, este es el caso de Rajoy y como no del Partido Popular y por desgracia los que abren la boca es mejor que se callen. Este es el caso del señor Arenas, arremetiendo contra el Partido Socialista, si venir a cuento diciendo que este partido es cuna de la corrupción, bonita manera de atajar la corrupción en su partido, yo soy pero tu mas. Estamos presenciando una cadena de corrupciones en el PP como no se había conocido en partido alguno hasta la fecha, esto no quiere decir que la corrupción sea ni mucho menos sinónimo del PP, ahí tenemos al impresentable partido Union Mallorquina amparo de todos para formar Gobierno y chupar del bote tan culpable como el PP en el Gobierno Balear, en los casos del Partido Socialista yo no seria quien no lo reconozca como dicen en esta tierra la que sea P que suene, dicho esto ni en los tiempos de Roldan, ni de Guerra ni algunos mas se llegó a tal cúmulo de montante delictivo ni tampoco a las mas burdas maneras de tapar, también hay que decir que la ayuda de los jueces ( los que sean) está llegando a limites insostenibles, caso Valencia, caso juez Garzón, esto hace que la ciudadanía desconfié de la justicia española y esto también es grave, las democracias mas firmes jamás se hubiesen atrevido a poner en entredicho el proceso de reconocimiento a la memoria histórica emprendido por el Juez Garzón, denunciado precisamente por los responsables de las ideas que en su momento trajeron el dolor y la muerte a media España. Seguramente países como Alemania que no dudaron en ponerse a defender los derechos de las victimas del Holocausto, siendo el país en el cual surgió tan tremenda herejía para la humanidad.
    Es lamentable que partidos políticos afines a la derecha mas ultra, prensa y radio también afines estén atacando constantemente y condenando al juez Garzón por haber tenido la osadía de de pretender restaurar la memoria y también sacar a la luz publica los casos de corrupción, cuando actuó en casos de corrupción que en su momento él denunció y llevó a la cárcel a quien tuvo que llevar, el PP y el POPO jalearon encumbraron y endiosaros al juez Garzón, los mismos que hoy lo denuncian, lo difaman y tratan de apartarlo de la judicatura. A mi ante semejantes acontecimientos solo puedo decirles manada de hipócritas y también tenemos que agradecer a esta gente que la ciudadanía se de cuenta de cómo se enfrentan a los casos palpables de corrupción en su partido, dando callada por respuesta y en otros casos defendiendo a capa y espada a sus corruptos, solo espero en bien de la democracia que las cosas se pongan en su sitio, que la gente se de cuenta y sepa valorar a cada cual, y que los jueces en beneficio de la democracia sepan poner a cada cual en su sitio, Rajoy ya se ha puesto a si mismo en su lugar. Tiempo al tiempo

  3. Han leido la avanzada de El País de hoy sobre las nuevas revelaciones del caso Gurthel a partir de que el juez levante el secreto del sumario mañana? No tiene verguenza esta gente del PP: unos robaban, otros defraudaban y otros pagaban los gastos del partido con dinero negro. Menudos elementos! Les va a costar mucho evitar el descrédito a la Matas…

Deja un comentario