Siguiendo las tres cosas para el 2018

Lluis Camprubí

En mi última columna, publicada a mediados de diciembre pasado, sugería poner un especial interés y dedicación a tres cuestiones para este año: el intento de resolución de la cosa catalana; la reforma de la eurozona; y la interacción tecnología-humanidad, con el foco en el desarrollo de sistemas de armamento plenamente autónomos y en la conectividad cerebro-torrente de datos.En esta ocasión intentaré actualizar algunos elementos sobre las tres cuestiones, ya que en todas van ocurriendo hechos.

En el caso de la cuestión catalana, bien señala Ignacio Escolar algunas de las cosas que pueden pasar y de las que no. Resumiendo, se intuye que no hay perspectivas cercanas de resolución política positiva de síntesis, ni tampoco ningún avance en las pretensiones independentistas, ni siquiera las de mínimos y menos en su frente judicial. La degradación y el empantanamiento pueden continuar. De hecho, muchos incentivos para alargar el conflicto están alineados tanto por parte del gobierno Rajoy como por parte de la fracción de Bruselas. Siempre he dicho que la solución a la parte política de la cuestión debe pasar por un proceso de acuerdo consensual dentro de la sociedad catalana que sea negociable con el conjunto de la sociedad civil y política del conjunto del Estado. Lo que debería plasmarse en una reforma constitucional que asumiese el reconocimiento plurinacional, y la clarificación competencial y del sistema de financiación. Se debería empezar a discutir entre las distintas fuerzas políticas en lo concreto las propuestas de reforma constitucional, asumiendo que el momento ahora mismo no es óptimo para completar la reforma. Empiezan a haber algunas voces, que comparto, sobre la necesidad de fijar la reforma constitucional en un horizonte temporal no inmediato, de culminación de proceso, e ir mientras tanto discutiendo sus contenidos e ir cerrando acuerdos a través de pactos específicos (como el referido al sistema de financiación) y a través de Leyes Orgánicas (por ejemplo, sobre Lenguas y sobre Clarificación de la plurinacionalidad).

En la necesaria reforma de la eurozona, parece aumentar el consenso que es una de las prioridades de los múltiples cambios que necesita la UE y que a la vez hay una buena ventana de oportunidad para ello. Reformas orientadas en un triple sentido: mejorar la capacidad fiscal, aumentar la legitimidad democrática, y dotarse de herramientas para combatir shocks simétricos y asimétricos. En este sentido el capítulo sobre Europa (UE y UEM) de las bases exploratorias para un acuerdo de coalición en Alemania entre SPD y CDU es una buena noticia. Aunque es aún un documento declarativo sitúa (con modestia mirado desde aquí, no hace falta decirlo) la necesidad de mecanismos de convergencia y de estabilización frente a crisis y de convergencia, presupuesto específico para la eurozona, y legitimación a través del parlamento europeo. Si bien es cierto que las grandes coaliciones a nivel doméstico o europeo son una configuración que bloquea mayorías políticas alternativas (progresistas), en este caso concreto debería valorarse positivamente y saludar la oportunidad única que representa para completar y democratizar la Unión Económica y Monetaria. Lo que es una pre-condición facilitadora y muy necesaria para poder desarrollar políticas económicas alternativas. Apunta con toda la razón Gabriel Flores que en este contexto las distintas izquierdas deberían hacer un esfuerzo para dejar de ser espectadoras o tertulianas críticas y situar encima de la mesa de discusión y negociación sus propias propuestas sobre el nuevo diseño de la UEM (que en algunos aspectos respecto al consenso mayoritario que se dibuja hay diferencias de grado/intensidad y en otras divergencias de ordenación de criterios y condicionalidad).

Finalmente, sobre las dos cuestiones “tecnológicas”, apuntar lo siguiente: Las derivadas, potencialidades y riesgos de la conectividad directa de los cerebros humanos con ordenadores y/o flujos de datos van teniendo cierta aparición en el debate público. The Economist en un especial hace muy poco publicaba sobre Brain-Computer Interface . Y respecto al desarrollo de sistemas de armamento plenamente autónomos (y a su necesaria moratoria) más allá del debate de especialistas y activistas parecería que va apareciendo en la discusión política. A modo de ejemplo, el tema forma parte del acuerdo exploratorio de coalición en Alemania, aunque de forma confusa. Estos días en los comités del Parlamento Europeo se está discutiendo sobre la elegibilidad para la financiación de proyectos de investigación y desarrollo sobre este tipo de sistemas de armamento. Y en abril se celebrará la segunda reunión de expertos gubernamentales sobre la cuestión, a la que habrá que estar atentos.

3 pensamientos en “Siguiendo las tres cosas para el 2018

  1. Excelentes aportaciones que constituyen un auténtica secuela del artículo anterior. Muy recomendable el articulo de Escolar, porque suponen un auténtica puesta al día de la cuestión Puigdemont. Lo de la UE les gusta más a ustedes que a mí y nuestra integración física en las autopistas de la información no deja de ser un tema sugerente.

  2. Es la enésima vez que se propugna una reforma constitucional sin conocer exactamente de qué se está hablando, como hemos tenido ocasión de comprobar con la comparecencia de Herrero de Miñon, Roca y Pérez- Llorca , que ante los ojos incrédulos de la muy inconsistente Adriana Lastra ya han rechazado cualquier reforma federal de nuestro país. Más aún , han considerado desmesurado el gasto administrativo que originan tantos niveles competenciales.
    Cosa distinta son las finanzas y su reparto.
    No sé qué ve de autoritario el demagogo Escolar con las actuaciones de un pusilánime Rajoy y su gobierno ; más bien la mayoría de los españoles , catalanes incluidos , piensan , según las encuestas , que se ha procedido tarde y de manera torpe. Hay un consenso nacional que clama por la prisión para Puigdemont.
    Y , como dijo Zoido antes de ser arrastrado por la incompetencia ambiental gubernativa : « un juez debe tener en cuenta la ley , el contexto y el entorno »
    Zoido es juez.

    De ninguna manera con autoritarismo.

  3. Gracias por el post a Lluis:

    Creoq eu en tema catalán, escolar y Gabilondo han sido los dos periodistas que mas en hora han tenido el reloj y, dentro de lo que cabe , han analizado d manera más lúcida lo que esta ocurriendo en cada paso. Otro muy buen cronista, aunque este mas bien desde el lado de la información y las fuentes, era Guillem Martinez en CTXT, desternillante en ocasiones.

    http://ctxt.es/es/20180110/Politica/17201/guillem-martinez-procesando-la-guinda-puigdemont-los-manolos.htm

    A día de hoy yo ya no soy capaz de producir un pensamiento sensato y útil sobre la situación en Cataluña. Un poco desde la amargura, pienso que un administración que funcione en régimen de intervención, donde las facturas se pagan y no hay qu hacer política de verdad, sino solo postureo y declaraciones, es, en realidad lo que el elenco principal de los actores políticos catalanes del momento desean. Gobernar, al final, es muy poco agradecido.

    En cuanto al tema europeo, tengo la impresión de que en España, en particular en la parte más socialdemócrata ortodoxa, no se acepta como son las cosas en la Unión, o se transmite un retrato excesivamente feliz. La unión avanza cuando ha habido mayorias socialdemócratas sólidas (o Helmut Kohl) en los principales países. Merkel, perdonen ustedes , no es europeista. Afortuadamente no es una disgregadora, o no es Schauble (que si pudiera nos ponía de patitas en la calle a 20 de los 28 miembros actuales). La CDU_CSU no es europeista, aunque vive muy feliz con la apertura comercial. No quieren más compartir riesgos, no quieren hablar de una herramienta de estabilización que suponga un reparto de recursos estructural de sus países a los del Sur , no quieren ni oir hablar de mutualización de deuda. Ojo, y si me apuran, puede que el SPD actual tampoco esté loco por hacer estos avances. Contrariamente a lo que se trata de contar a veces, europa no siempre se ha construido dando tres pasos hacia adelante y dos atras, sino que ha habido momentos de progreso fuerte. Es obvio que no estamos en uno de ellos.
    Honestamente no se si la mejor solución a medio plazo para Europa pasa por aceptar el siguiente paso minimo-ridiculo y una extinción del SPD alemán (serio peligro si siguen con Merkel) o si es preferible aguntar 5 años mas con alfileres y ver si el progresismo socialdemocrata ( o similar) recupera poder en los Estados Miembros y puede afrontarse otra etapa de integración en condiciones.

    De lo de la integración hombre máquina…ya si que ni idea.

Deja un comentario