Sigue sin ser lo mismo

Javier Gómez de Agüero

Desde que acabó el primer debate electoral se ha impuesto de forma casi universal la idea de que los candidatos no hacen propuestas. Que han diseñado una campa agresiva, basada en el miedo al adversario, en negativo. Dicen los que esto afirman que el nivel de los candidatos es bajo, que son mediocres, que no tienen alternativas.

¿Es realmente así?

Francamente no lo creo. O mejor dicho, no creo que los dos partidos mayoritarios sean lo mismo y hayan actuado igual.

Empezando por el aspirante, es evidente que la campaña – a pesar de algún ligero atisbo de moderación y el amordazamiento de los ahora innombrables – sigue la línea de la legislatura. El PP ha construido su estrategia de oposición manteniendo a su electorado movilizado a base de usar todo lo que estuviera en su mano.

La deslegitimación de la victoria socialista, el uso sistemático y sin límites del terrorismo como baza electoral con la inestimable ayuda de algunos de los representantes de las víctimas, las manifestaciones contra la ampliación de derechos del brazo del sector más rancio del episcopado español y, como no, el enfrentamiento entre Comunidades Autónomas a ver si era verdad que España se rompía.

Crispación, mezquindad y mentiras a partes iguales.

¿Propuestas? Alguna debió de haber pero en los momentos relevantes – debates parlamentarios, Estado de la Nación, preguntas de los controles al Gobierno – clamaban por su ausencia las propuestas sobre economía, sobre sanidad, sobre educación (salvo de la Ciudadanía), sobre pensiones, sobre inflación. Nada.

¿Y el Gobierno?

A gobernar. A tratar de cumplir su programa y sus compromisos de investidura. En unas cosas con más acierto en su ejecución y en otras con menos, pero dedicado a su cumplimiento. Se puede decir, y así ha sido, que no ha sabido explicarse, que no ha comunicado bien. Pero no puede decirse que haya basado su tarea en el insulto, la crispación y en mirar al pasado.

Es más, tantas cosas ha hecho, tantas propuestas ha realizado, que los mismos que ahora le acusan de no hacer propuestas son aquellos que le criticaban por su afán reformista, por la cantidad y la profundidad de sus medidas de Gobierno. Decían que se abría demasiados frentes a la vez. Algo habrá hecho.

¿Por qué se extrañan de que un Gobierno reivindique su labor? No es hacer campaña a la defensiva contar lo que uno ha hecho con la capacidad que da formar Gobierno. No es mirar al pasado contar en qué se ha avanzado. Saber lo que ha hecho un Gobierno es el mejor indicador para prever qué hará. Zapatero ya no es sólo candidato, es el Presidente del Gobierno.

Para mi resulta evidente qué puedo esperar

.  de un Gobierno que amplía derechos y los hace eficaces;

.  de un Gobierno que mejora el salario mínimo, las pensiones, las becas;

.  de un Gobierno que apuesta por un modelo económico en que pese más el conocimiento y la inversión en I+D+i;

.  de un Gobierno que trata con dignidad y con igualdad – en derechos y obligaciones – a los inmigrantes;

.  de un Gobierno que apuesta por la seguridad pública y no reduce, sino que aumenta y mejora, nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad;

.  de un Gobierno que lucha contra el terrorismo con inteligencia y sin electoralismo, con unos resultados, por ejemplo en detenciones, francamente positivos;

. de un Gobierno que ha puesto las bases para ampliar nuestro Estado del Bienestar con la Ley de Dependencia;

.  de un Gobierno que, al menos, ha buscado soluciones para mejorar el acceso de la vivienda;

.  de un Gobierno que amplía la suficiencia de nuestro sistema de pensiones (la famosa hucha llega ya a los 50.000 millones de euros);

.  de un Gobierno que trabaja por la Igualdad y la Dignidad de las mujeres;

.  de un Gobierno que actúa sin miopía en política exterior, apostando por la mejor diplomacia y por la Ayuda al Desarrollo.

Pero es que el segundo debate ha dejado claro quién tiene propuestas y quien no. Ese Gobierno se ha comprometido, con medidas concretas avaladas por lo hecho durante estos 4 años a:

.  afrontar con solvencia y con actuaciones concretas la desaceleración económica;

.  seguir mejorando el salario mínimo y las pensiones;

.  mantener e incrementar el esfuerzo inversor en I+D+i;

.  mejorar los recursos de las políticas sociales, especialmente en educación y sanidad, a través del nuevo sistema de financiación autonómico;

.  desarrollar el Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración de los inmigrantes 2007-2010 que tiene un presupuesto de 2000 millones de euros;

.  seguir dotando de más medios a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y profundizar en las medidas de mejora de la Seguridad Vial;

.  extender el Sistema de Dependencia aprobado en la Ley en colaboración con las CC.AA.;

.  ampliar las medidas de acceso a la vivienda y aliviar de forma responsable – no cebando la espiral de las deducciones fiscales – a quienes tienen más dificultades para pagar su hipoteca;

.  poner en marcha nuevas medidas para atajar la violencia de género, buscando la cooperación con las CC.AA. y reforzando los instrumentos de la  primera Ley que aprobó;

.  avanzar en la Igualdad real entre hombres y mujeres sobre todo en el ámbito laboral.

Quiero un Gobierno que siga trabajando en eso y, a ser posible, que lo haga mejor aun. Mi voto, en positivo, para quien lo ha hecho y puede seguir haciéndolo.