Se repiten elecciones, no debería repetirse lo demás

Guridi

Hoy se acaban las oportunidades para formar Gobierno. Rajoy ha hecho un intento para luego decir que pasa olímpicamente del tema, Iglesias y Sánchez se acusan el uno al otro de no haber hecho todo lo posible para conseguir el pacto. Hoy todos estarán mirando el reloj, creyendo que es posible que en el último minuto tengamos sorpresa, como en el caso de la CUP, cediendo ante Junts Pel Sí. Pero no va a pasar.

Iglesias se ha blindado a sí mismo con un referéndum que en realidad era de aprobación a su egregia persona. Y realmente ha vuelto a la posición de salida. Estos días, más que hablar de pactos, los chicos y chicas de Podemos se dedican decir que todos los avances de este país se deben a ellos. Desde decir que el IBEX35 se avergüenza de sí mismo gracias a su retórica, a afirmar sin ruborizarse que ellos fueron quienes desterraron el servicio militar obligatorio. Antes de que Iglesias o Errejón empezasen la carrera. Realmente no tienen incentivos para pactar nada. Hecho que queda demostrado por sus intentos de alianza electoral con IU. Intentos a los que Alberto Garzón asentirá con entusiasmo, pero que no sentarán tan bien a los sectores próximos a Llamazares y a los amigos del PCE. La idea es volver a repetir los golpes en el pecho y las poses agresivas para lograr el tan deseado “sorpasso”. Esta vez, canibalizando los aparatos regionales de IU.

Pedro Sánchez aprovecha para ensayar sus caras más contritas y lamentarse desde el fondo de su corazón de que Iglesias nunca le quisiera en realidad. Pedro lo que busca es seguir blindando su posición dentro del partido y, a ser posible, elaborar de nuevo las listas, que es lo que le asegurará una base de poder de cara al día siguiente a las próximas elecciones generales. La realidad, según las encuestas, es que la gestión de Pedro Sánchez al frente del PSOE no ha aportado un solo voto a mi maltrecho partido. De hecho, todavía están por ver las aportaciones de Sánchez a la socialdemocracia española. Desde mi punto de vista ha restado más de lo que ha sumado. Ha reforzado en sus posiciones a gente tan siniestra como Antonio Hernando y Óscar López y nos ha aportado a César Luena, cuya magnífica gestión se ve en las amenazas a los aparatos regionales y provinciales, el inexplicable golpe de mano en PSM (ahora PSOE-M), una aceleración en la fuga de militantes y mirar por el rabillo del ojo a lo que hacen los diputados y diputadas socialistas, a los que se trata con un desprecio y unas malas maneras que sólo merece él mismo.

En el Partido Popular saben que todo apunta a que mantendrán su base de votos, pese a que la corrupción les siga gangrenando la organización, que es posible que sumen con Ciudadanos y que es hasta posible que Rajoy sea de nuevo presidente del Gobierno. ¿Cómo se os queda el cuerpo?

Sinceramente, creo que ninguno de los líderes de los partidos actuales, que han venido a trasladar a la gente que no saben votar, debería de repetir. Ya que nos vemos forzados a votar de nuevo, creo que merecemos que no repitan los mismos que nos dieron la lata en diciembre. El caso es que lo harán. Si algo nos ha demostrado este periodo en funciones, es que sobra cesarismo, faltan ideas y que nos desbordan las tácticas de comunicación sin ideas detrás.

Y, sinceramente, se me hace muy cansino tener que votar a tipos que creen que saldrán elegidos dependiendo de lo bien que queden en la foto.