Se acaba el tiempo

Guridi 

No habrá acuerdo, pero se nos insistirá hasta último momento en que sí, que todos queremos llegar a un acuerdo, que todo es posible.

De momento, en Podemos siguen adelante con el paripé de su consulta interna, que es, en realidad, un referéndum sobre su líder; como lo fue el referéndum del PSOE.

Pero Pedro y Pablo no están negociando en estos momentos. Lo que están haciendo es conspirar y afianzarse en sus respectivas poltronas orgánicas. Iglesias busca reafirmarse con su consulta, darse un baño de masas y volver a pasar por el líder mesiánico que un día fue.

Pedro Sánchez se ha ido a la Feria de Sevilla y ha conspirado abiertamente contra Susana Díaz en las mismas narices de ésta. El chico inteligente no es, pero valiente es un rato. No le arriendo yo las ganancias, en cualquier caso.

Mientras, Madina ha salido en EL País, en un diálogo lleno de postureos con Iglesias. Éste hasta tiene la inmensa jeta de decir “lo que quiere la gente es que nos enfrentemos”, como si todas sus trampas, sus modos de matón y sus gestos rabiosos fueran hechos a punta de pistola. Madina sabía que Iglesias iba a posturear, así que se despachó a gusto sentando cátedra, con un líder podemita que sólo podía asentir y tratar de dar a entender que él le quería más que nadie. A otro perro con ese hueso. Madina no picó y los lectores tampoco. Otra cosa serán los sucesivos ataques de histeria que se habrán sufrido por Ferraz.

Toca prepararse para las elecciones, para pelear por ver quién hace las listas, quiénes están en ellas y para el congreso del PSOE que habrá después de las elecciones.

En Andalucía ya dan todos por hecho que Susana Díaz dará el salto y los andaluces, con disciplina teutona y discreción suiza ya lo tienen todo preparado. Aunque estemos en plena Feria de Abril.

Lo malo es que parece que unas nuevas elecciones van a aumentar la mayoría de la derecha, harán que Podemos se pegue un merecido batacazo y no harán crecer al PSOE lo suficiente como para poder pensar en formar gobierno.

Sinceramente, yo no veo el momento de que Podemos pierda escaños a mansalva. Sería curioso ver si se cuestionaría abiertamente el liderazgo de Iglesias y más con una estructura tan cesarista. Y de ver si Izquierda Unida prosigue en su enésima refundación y en su camino hacia la absorción por Podemos, o resurge como organización. Si consiguen evitar que Alberto Garzón deje de actuar como un liquidador, en lugar de como la persona que tiene salvar a la organización.

Mientras, los días pasan hasta que no quede otra que llegar a las elecciones. Se nos bombardeará estos días con toda clase de fórmulas, números y trucos abracadabrantes, pero los números no salen, no saldrán y nos tocará votar de nuevo.