Sanidad: asignatura pendiente (para después de mayo)

 Barañain

 Entre Galicia y la administración central se está librando una pequeña batalla política y judicial  en torno a las medidas de control de gasto que ese gobierno autonómico ha tomado para frenar la factura farmacéutica, tan imponente allí como en el resto de España. La manzana de la discordia es una ley regional que establece un catálogo de los medicamentos que pueden ser prescritos por los facultativos del servicio de gallego de salud,  lo que es visto desde el gobierno central como una invasión de competencias y una afectación al principio de igualdad. Impugnada la ley autonómica, se ha producido automáticamente su paralización. El gobierno gallego se queja de la actitud del  gobierno central: “por una parte nos dice que tenemos que ahorrar, pero cuando ponemos medidas eficaces encima de la mesa, recurre y suspende”.

 El trasfondo es la necesidad imperiosa de contener la factura farmacéutica (que realmente representa en el conjunto de España ¡más del 30 % del gasto sanitario!)   y en ello se empeñan las administraciones central y autonómicas con diversas medidas: limitación en el precio de  los medicamentos, fijación de “precios de referencia”,  fomento de la prescripción por principio activo, en vez de por marcas, incentivación de la prescripción de medicamentos genéricos,  etc.…  Sobre la necesidad de hacerlo y sobre las medidas precisas para ello la coincidencia de criterios y el consenso entre gestores es bastante amplio, más allá del distinto color político de unas u otras administraciones. Pero entre saber lo que debería hacerse y decidirse a hacerlo hay un trecho.

 Y es que cuando el protagonismo es del discurso político puro y duro la cosa cambia.  Medidas similares en la intención a las adoptadas en Galicia, aun con formato distinto, tomadas por gobiernos autónomos gestionados por socialistas se encuentran con la oposición brutal del PP local de turno que no duda en recurrir a los tribunales y en agitar desaforadas campañas mediáticas ante lo que consideran un ataque a la libertad de los médicos. Por eso quienes en estas comunidades son víctimas de tales maniobras se muestran hasta solidarios con sus colegas gallegos –aunque sean de distinto signo ideológico-, y lamentan que los del gobierno central, los “suyos”,  recurran a la artillería gruesa antes de alcanzar un acuerdo sensato con el gobierno de Núñez Feijoo dada la coincidencia de fines que persiguen unos y otros.     

 En Cataluña hay una creciente tensión en el sector a la espera de que se concreten las medidas del duro ajuste al que su actual gobierno convergente va a someter la sanidad autonómica, una vez que se ha anunciado un recorte del 10 por ciento del presupuesto de salud.  También en el País Vasco  también hay amenaza de tormenta inminente, en forma de conflictividad laboral. Aún con una situación económica mejor, en esa comunidad hacer frente a la amenaza que supone la deuda que acumula el sector sanitario que, también allí, parece que se  le ha ido de las manos a su administración, obligará a aplicar medidas “antipáticas”.

 Seguramente no es casual que los rifi-rafes más significativos –por sus implicaciones a largo plazo-, que sacuden el mundo sanitario español ahora mismo se estén poniendo de manifiesto en las comunidades autónomas cuyos gobiernos no dependen de las próximas elecciones de mayo. En las otras, en las que deciden en mayo si revalidan sus respectivos gobiernos hace ya semanas o meses que sus responsables políticos sanitarios (de un signo u otro) optaron por abrir un paréntesis, dejando de tomar decisiones de calado, hasta que pasen las elecciones. Y eso que los problemas no sólo siguen presentes en esas otras comunidades (que son la mayoría)  sino que  a menudo tienen mayor gravedad. Porque la sanidad española se gestiona por las autonomías – aunque siga siendo alto el porcentaje de la población que ignora ese dato y siga creyendo que es competencia sobre todo del gobierno central-,  y en el nivel autonómico parece que no se lleva  tanto eso de “tomar las medidas que, por responsabilidad,  haya que tomar, al margen de su coste electoral”. Al contrario,  impera la gestión cortoplacista y por tanto predomina lo de no arriesgar; a la vuelta de las elecciones, eso sí, sean quienes sean los que en cada comunidad deban gobernar la sanidad saben que tendrán que tomar medidas “quirúrgicas” severas.

 El año 2010 se “salvó” en cuanto a los objetivos económicos, a duras penas, gracias al ajuste decidido por el gobierno de Zapatero con el famoso recorte del 5% en las retribuciones entre otras medidas (también fueron importantes las referidas a la factura farmacéutica).  Ese recurso está ya agotado: las retribuciones no pueden volver a tocarse. No será por ahí por donde se pueda dar las necesarias nuevas vueltas de tuerca.  Son cambios en elementos estructurales del sistema los que inevitablemente habrá que abordar para que las cuentas salgan en 2011. Y de nuevo, seguramente, en 2012. Será inevitable seguramente acometer procesos de concentración de recursos, de rediseño de estructuras, de reestructuración de la asistencia y de los recursos humanos con que se presta, etc. Asistiremos, sin duda, a reorganizaciones  de unidades asistenciales, a reducciones de plantillas, incluso a cierres de centros asistenciales,….  Los responsables  de las haciendas,  los presidentes de los gobiernos,  los consejeros de sanidad,  los gestores, todos sin excepción, lo saben de sobra. Pero ahora no toca hablar de ello.

 “¡Ojala no ganemos!” seguro que se dicen, medio en broma medio en serio, algunos consejeros de sanidad autonómicos  aterrorizados ante el panorama que se les viene  encima tras la renovación del gobierno respectivo en mayo.  Y si ganan, fantasearán con la posibilidad de asumir, en el nuevo gobierno regional,  una cartera más bien tipo “coros y danzas”, sin la conflictividad que necesariamente va a acompañar a la gestión de la sanidad pública en todas partes. Y da igual si el consejero que cuestión es del PSOE o del PP. O si hasta ahora ha ejercido de gobierno o de oposición. Unos y otros saben que entonces, pasado mayo, ya no cabrán demoras ni podrá nadie seguir jugando a hacerse el despistado. 

 Y el resultado será doloroso, al margen del éxito que se consiga con ese ajuste quirúrgico, porque apenas se está haciendo pedagogía al respecto; es decir, salvo excepciones no se está preparando  a la gente ni,  de entrada, al amplísimo colectivo de personas y  entidades que integran el sector sanitario -con toda su complejidad y multiplicidad de intereses-,  sobre lo que toca hacer. Es duro transmitir a los ciudadanos  que la situación financiera de la sanidad es dramática. Por supuesto,  el mundo sanitario es consciente, aunque sea de un modo difuso,  de “la que está cayendo”, se intuye  que el sector no podrá seguir gestionándose igual, se da por supuesto que habrá que tomar decisiones … pero se confía siempre en que sean otros los afectados por tales decisiones. Y, peor aún, se mantienen muy extendida la creencia de que, tras la crisis, las cosas volverán a ser como antes. Vana ilusión.

 Lo cierto es que,  en España, ni uno sólo de la docena de factores que determinan el gasto sanitario está controlado. Por eso nadie esperaba nada del “pacto para la sanidad” que murió en el Congreso de los Diputados sin pena ni gloria, sin haber llegado a nacer. Y es que, como comentaba un muy reputado experto en sanidad, “no hay trigo en el granero y en democracia jamás se ha pactado nada sin pan bajo el brazo”.

 Algunos parecen que se empeñan en hacer anti-pedagogía, como esos dirigentes que repiten el mantra de que “no se trata de gastar menos sino de gastar mejor”, como queriendo tranquilizar al personal sobre el alcance del ajuste necesario. Pero nadie dentro del sector sanitario, con un mínimo nivel de conocimiento y responsabilidad, ignora que se trata tanto de gastar mejor como de gastar menos. No podemos permitirnos ya seguir creyendo (o seguir difundiendo esa falsa ilusión) que podemos gastar lo mismo. En la sanidad española -como en otros ámbitos del sector público-,  hubo otros momentos difíciles en épocas pasadas en los que hubo que hacer gestión de “contención de costes”. Y no se hizo mal. Hay experiencia en eso, está grabado en el “genoma” del sector. No la hay, sin embargo, en reducir los costes, que es otra cosa. La sanidad nunca ha dejado de crecer. La cuestión es si sabrá decrecer.

 Aún no ha aflorado toda la deuda que acumula la sanidad. Y la que está puesta encima de la mesa ya es apabullante. En realidad, la perspectiva para el conjunto de nuestro sistema sanitario se parece bastante a la de “suspensión de pagos”. Esto es lo que hay: una muy dura asignatura pendiente.

32 pensamientos en “Sanidad: asignatura pendiente (para después de mayo)

  1. Buenos días a todos! Hola Barañaín! Voy a poner mi granito de arena, te ha faltado hablar de una Sanidad Pública para Animalitos, como sé que tienes perrito (y alguna persona más por aquí que se deja una pasta en veterinarios) pongo este enlace….

    https://www.facebook.com/pages/Firma-por-una-cl%C3%ADnica-veterinaria-publica-en-Espa%C3%B1a/125649037455971#!/pages/Firma-por-una-cl%C3%ADnica-veterinaria-publica-en-Espa%C3%B1a/125649037455971?sk=info

    Un abrazo! 🙂

  2. Mi mujer hace unos dias fue a ver a una amiga suya ingresada en el hospital,vino con una botella de litro de alcohol que le habian llevado a su habitacion las enfermeras.
    Me pregunto si aceptar un regalo en un hospital publico a cargo del estado es delito o no ,pues en la comunidad valenciana aceptar regalos no es delito ,segun el President de la generalitat,si uno los paga a toca teja.

    Bueno ,dejo aqui este problema etico para la reflexion ya que yo estoy preocupado con las ideas que me vienen a la cabeza ,al plantearme que hacer con la botella de alcohol ,no se si usarla para desinfectar mis heridas o quemarle la cola al dichoso gato del vecino……jeje.

  3. Hoy es un dia de emociones que añaden al dramatismo del recuerdo de una tragedia terrorista ,la dramatica y catastrofica realidad que provocan las catastrofes naturales.

    11 de Marzo ,mal dia para intentar estar con una sonrisa en los labios.

  4. Ayer los madrileños pudieron a contemplar con estupor el esperpento politico popular a que nos tiene acostumbrados en su aparlamento autonomico con sus continuas mentiras aplaudidas con risas y burlas a la oposicion socialista…..hoy Esperanza Aguirre con respecto a las declaraciones del consejero de transportes Echevarria y supongo que a sus aplausos y chanzas ,ha dicho algo que es cierto “Todos podemos equivocarnos”,aunque “Todos” sabemos que siempre son ellos…..que pena me dan los tontos de los cojones.

  5. No me resisto a contarles algo que acabo de oír en el telediario. Oí a Pilar Manjón dirigiéndose al público que asistía a uno de los homenajes a las víctimas del once-m. Y en el medio de su discurso contó que una vez fue, con otras personas de su asociación, al despacho de Cobo, el vicealcalde de Madrid y mano derecha de Ruiz Gallardón. Iban a pedirle la construcción de un monumento a las víctimas de aquella matanza. Y contó que la respuesta que les dio Cobo fue: “¿Otro monumentito? Cualquier día les tenemos que hacer un monumento a las putas de la Montera.”
    No tengo palabras.

  6. 9
    Yo si tengo, pero me las callo.A veces me parezco a auqello que desprecio, pero a diferencia de aquello que desprecio, me da vergüencilla.

    Queda para a hstoria lo que ha tenido que oir Pilar Manjon y su asociación de cierta “gente”
    Asi como queda para lo historia lo que se ha oido de cuando Rubalcaba ha estado en el hospital, menos de 15 dias depues de que estuviese Esperanza Aguirre
    y queda, gloria nacional, la intervencion del consejero de transporte de la Comunidad Autonoma, con ese tono tan respetuoso que les adorna siempre, diciendo que el “metrobus no existe” mientras increpaba al diputado del Psoe que oso hacerle la pregunta en el parlamento.

    Gente maravillosa.

  7. Barañaín nos desvela la situación aterradora en que se encuentra el gasto sanitario público en toda España. Gracias. Cuál ola de sunami se acerca y amenaza con invadir las CCAA despues de Mayo. La situación por lo que se ve es muy parecida a la de la financiación de las pensiones. Si se quiere que sigan existiendo tanto el uno como la otra no hay mas remedio que endurecer las condiciones de acceso. La ventaja de la financiación de las pensiones es que no se ha dividido por CCAA. Todo hay que discutirlo en el Pacto de Toledo. Es tristísimo lo que dice Barañaín:
    “Y es que cuando el protagonismo es del discurso político puro y duro la cosa cambia. Medidas similares en la intención a las adoptadas en Galicia, aun con formato distinto, tomadas por gobiernos autónomos gestionados por socialistas se encuentran con la oposición brutal del PP local de turno que no duda en recurrir a los tribunales y en agitar desaforadas campañas mediáticas ante lo que consideran un ataque a la libertad de los médicos. Por eso quienes en estas comunidades son víctimas de tales maniobras se muestran hasta solidarios con sus colegas gallegos –aunque sean de distinto signo ideológico-, y lamentan que los del gobierno central, los “suyos”, recurran a la artillería gruesa antes de alcanzar un acuerdo sensato con el gobierno de Núñez Feijoo dada la coincidencia de fines que persiguen unos y otros.”
    Por ello tiene mucha gracia, aunque sea una patética gracia, que en aquellas CCAA en las que se decide el próximo mayo si revalidan sus respectivos gobiernos hace ya semanas o meses que sus responsables políticos sanitarios (de un signo u otro) optaron por abrir un paréntesis, dejando de tomar decisiones de calado, hasta que pasen las elecciones. Es decir, que hay un “pactito de Toledo” implícito: “No prometamos nada que ni la derecha ni la izaquierda va a poder cumplir”. “Dejemos que los partidos minoritarios que saben que no van a ser responsables pidan mas gasto sanitario, pero no caigamos en la trampa de sumarnos a sus propuestas.”
    Despues de las elecciones, el que haya ganado le tocará sufrir el embate del que pierda que en seguida empezará exigiendo “gastar mejor en vez de reducir el gasto”. Es el precio de la democracia; es de todos modos preferible a un lider único que endurezca el gasto sanitario y además consiga que todos los medios aplaudan su decisisón.

  8. Grande Barañain, “Vana ilusión” usted lo ha dicho.

    “Son cambios en elementos estructurales del sistema los que inevitablemente habrá que abordar para que las cuentas salgan en 2011. Y de nuevo, seguramente, en 2012.” Y en el 2013 como ya se habrá acabado el viejo mundo según el calendario Maya se producirá un cambio de mentalidad, nos daremos cuenta que los números no cuadran con el actual sistema y que es necesario aceptar el valor propio de la vida como garante de la propia vida.

    Salud y vida. Están conectados. Del mismo modo que se puede mesurar el coste básico de alimentación por persona y deducir con ello el valor económico de una vida, en el caso de la salud sucede lo mismo. Tanto vale el servicio básico de Salud, tanto es lo que básicamente vales y por lo tanto sólo hay que transferir el dato contable electrónicamente desde el valor del paciente al valor del servicio de Salud. “Change of mentality”

    Para que se de ese cambio de mentalidad tendremos que esperar hasta el 21 de diciembre del 2012, momento en el que los planetas se alinearán y cruzarán el ecuador de la galaxia, mientras el Sol alcanza su máximo de actividad y la Tierra cambia su polaridad (según datos científicos). Explíquenme como el sistema de Salud podrá soportar la demanda de pacientes. Aquí seguro que los números no cuadran.

    Hay que pensar la manera de salir todos vivos de ésta. No prolonguemos más la “Vana ilusión” a que se refiere Barañain.

    http://www.youtube.com/watch?v=tXOpqU2RtE0

    Buen fin de Semana

  9. Venga, hoy me ha cogido con ganas así que voy a explicarle un par de cosas (aún sabiendo que es inútil) a este indivíduo.
    El dinero, tanto el físico en moneda, como el electrónico, es una convención. El dinero, representa la capacidad de un tercero de responder a su portador con una riqueza. De hecho, hasta no hace mucho en los billetes ponía “se pagará al portador de este título” (o algo así, no lo recuerdo). Por tanto, el dinero, en sí no tiene valor, lo tienen las reservas de oro o los propios recursos del estado o conjunto de estados que imprime ese billete. El darle un valor a la vida, supondría que la vida tiene un precio. Es decir, si a alguien le das un dinero a cambio de su vida, su vida te pertenece. Esa es la mayor barbaridad que se podría hacer, puesto que a cambio de ese dinero que la persona te ha dado, podrías exigirle su contravalor, es decir, exigirle su vida.
    ¿pero eres consciente de lo que supone eso, desde un simple punto de vista ético? Eso por un lado, porque por otro lado, las consecuencias económicas que tendría el poner en circulación miles de millones de euros “inventados” sin ningún tipo de respaldo más que la propia vida, serían catastróficas.

    Por Dios, déjalo ya, es que eres el único de aquí que no ve que es una estupidez y una barbaridad.

  10. Dios, lo que he hecho!! ahora intentará darle la vuelta a mis argumentos y convencerme!!!
    Que Dios nos coja confesados!!

  11. 17. Está un poco confundido. No ha cogido el sentido. No hace falta darle la vuelta a ningún argumento, ni convencerle de que su vida tiene valor, porque usted ya sabe de siempre que su vida tiene valor, y es ese el valor que nos interesa, el valor que nosotros le damos a nuestras vidas.

    “El darle un valor a la vida, supondría que la vida tiene un precio” -Precio se pone a lo que está en venta, la vida no lo está-. Me gustaría que cogiera el sentido; La vida del Ser Humano tiene valor porque nosotros se lo damos considerando que nuestra vida es nuestro máximo valor, sino de qué estaríamos hablando, porque usted vale, porque usted mismo tiene valor, el valor de cualquier ser humano.

    Es un valor que se puede cuantificar y medir en terminos económicos de acuerdo a un mínimo de necesidades básicas de coste mínimo de supervivencia para preservar la vida en la Tierra. Usted necesita un numero determinado de calorías diarias para sobrevivir y paga un precio por ellas. Este es el coste de la vida y es al mismo tiempo su valor capital de vida. Porque su vida vale más que los alimentos que pueda necesitar para sobrevivir.

    Es un valor de subsistencia para preservar la vida en el Planeta y afrontar los imperativos del siglo XXI con capacidad económica. “Desde un simple punto de vista ético” no le veo el problema, no pretenda pensar que propongo cambiar un billete de 10 euros por un trozo de una persona. Me parece que aquí se a malinterpretado mi propuesta. Comprendo que la encuentre inmoral en el sentido que usted le da, pero como puede ver este valor sólo sirve para la compra básica de alimentos, como recurso económico para; sostener los servicios públicos del Estado; acciones humanitarias; y para la transformación de la industria al modelo del cambio climático. Sólo eso.

    “…las consecuencias… …de poner en circulación miles de millones de euros, serían catastróficas” -¡a ver!-. Las consecuencias catastróficas suceden cuando pasa todo lo contrario, cuando el dinero no circula (como estamos comprobando todos). Si hubiera millones, sería otra cosa, todo menos una catástrofe, sobre todo si se destina a fines humanitarios. Usted no va a comprar mucho más de lo que pueda comer y ese dinero ya está en circulación y si circulara más se evitarían todos los caos a los que ya empezamos ha estar acostumbrados. Se lo aseguro.

    El dinero electrónico básico de sustento es nominativo, tiene sus ventajas. http://www.youtube.com/watch?v=57DcFclznw8&feature=PlayList&p=AA8364BDA784CAF9&playnext_from=PL&index=0&playnext=1

    Buenas noches

    PD: 16. Es el único de aquí que ve que es una estupidez y una barbaridad. De todas maneras le agradezco su esfuerzo por captar la idea.

  12. A ver, señor Fort.
    La palabra valor es polisèmica. Significa una marca de chocolate, es sinónimo de valentía, se puede hablar de valores humanos… Pero cuando hablamos del valor monetario de alkgo, se llama precio. (Que se lo pregunten al pirronico). Por tanto, lo que usted propugna es ponerle un precio a la vida humana. Pero sigamos con su ocurrencia. Creo que aqui estamos hablando de dinero-signo. Hace poco, los de Andy y Lucas decían algo parecido a usted. Decían, “si la crisis es por falta de dinero, por qué no imprimen más?”.
    Bien, el dinero lo imprimen los bancos centrales. Y cuanto imprimen? Pues el equivalente a sus activos. El dinero pasa así a ser un pasivo, un pagarè y tiene un valor en tanto que un activo lo respalda. Por tanto, si ponemos en circulaciòn un dinero sin un activo que lo respalde, estaremos poniendo en circulación un dinero ficticio, un dinero sin valor, porque no es pagaré de nada. Pero aquI surge otro problema. Cómo distinguimos el dinero real, respaldado por activos del banco central europeo, por ejemplo, del dinero sin respaldo alguno?. Lo primero seria… No podemos. Entonces perdería valor el Euro, porque al adquirir ese dinero-moneda no sabríamos realmente lo que estamos adquiriendo. Asi podriamos seguir, esto es de tema 1 de economIa. Fijese que hasta yo lo se!!. Pero en el fondo sé que es inùtil. Usted cree que ha tenido una idea mareavillosa que es enchufar la maquina de los billetes. Y no habra quien le convenza de lo contrario. Por tanto y como ya nos ha soltado aqui su royo mil veces, como usted insistia en que seguiria haciendolo hasta que alguien se lo debatiera, pues ya esta, ya se lo he debatido. Ahora, todos los lectores de debate callejero han leido su opinion y la contraria que es la mia. Por tanto, no tiene sentido que siga bombardeando con su piedra filosofal. Ustedijo que seguiria hasta que se lo debatieran. Ahora le pido que cumpla su palabra y no siga con su invento dando el coÑazo aqui. Fin del tema por mi parte.

  13. Querido Santiago, como para opiniones hay colores, yo le pido que siga haciendo lo que le dé la gana, como se supone que hace el resto… 🙂

  14. 19. Usted deduce que lo que propongo es poner precio a la vida porque el valor monetario es sinónimo de precio. Pues bien, es sabido que el precio esta en los objetos y servicios que están a la venta y no en la vida. Es un hecho que para mantenernos vivos hemos de pagar el coste de un precio de alimentos mínimos diarios -no podemos subir a un árbol y coger una manzana pues sería robar-. El coste y el precio valen lo mismo, tienen la misma medida de valor dinero, por lo que podemos deducir que el valor en dinero (el coste, el precio que tenemos que pagar) necesario para sobrevivir es el valor que la vida del Ser Humano necesita para que tenga lugar. Vida y valor-dinero están interrelacionados.

    Cuando hablamos de valor de la vida no estamos hablando de precio sino de coste. La vida cuesta, no se vende (aunque pudiera darse el caso). Y ese coste mínimo de supervivencia es el que reclamo como valor certificable. Un dinero para la compra de alimentos y la conservación de la vida en la tierra.

    Actualmente, el valor del dinero no está respaldado por ningún activo concreto por lo que es denominado dinero fiduciario (fiat). Las monedas y billetes no basan su valor en la existencia de una contrapartida en oro, plata o cualquier otro metal noble, ni en su valor intrínseco, sino simplemente en su declaración como dinero por el Estado, y también en el crédito y la confianza que inspira.

    De hecho, ya ni siquiera es absolutamente necesario la presencia física del dinero para realizar transacciones. Con el dinero electrónico, las compensaciones entre bancos hacen que el dinero ni siquiera entre en circulación (se cancelan las deudas mediante un “clearing” bancario). El dinero se ha desligado de su función de medio de circulación, pero su necesidad como medida de valor sigue presente. Las mercancías que se compran y se venden aún tienen un precio expresado idealmente. De la función del dinero como medio de circulación se desprende que no es absolutamente necesaria la presencia efectiva del dinero sino que éste puede ser reemplazado por la tarjeta electrónica, pues cumple con la misma función: permitir que se realice el proceso de intercambio.

    Bien, si introducimos en el sistema económico actual el valor igualitario de la vida, como riqueza transferible en dinero electrónico (dinero bancario), estamos aumentando el poder de compra de la población y la cantidad de dinero en circulación, pero no la necesidad física de dinero material, ya que el pago de la compra de bienes y servicios con este recurso se realizará por medios electrónicos.

    Este nuevo parámetro, es una variable que influye en el aumento anual del PIB. Suma el consumo hecho por su uso limitado de compra de bienes y servicios al corriente en un periodo determinado. Esto quiere decir que los gobiernos, para sostener el valor del dinero, deben utilizar los recursos de que disponen para frenar la inflación o la deflación, tal y como lo hacen hoy en día.

    Existe una relación directa entre vida y subsistencia definida en el coste de la supervivencia como un patrón de medida económico, traducido en términos reales. Para superar las deficiencias endémicas de la civilizaciones frente a la indigencia del ser humano, puede ser una buena herramienta para el sistema considerar el valor de la vida como un patrón único de medida.

    En definitiva, valorar la vida como un recurso económico para la supervivencia y la sostenibilidad, no es perjudicial, sino beneficioso para la economía. La incorporación de esta riqueza al sistema monetario no plantea problemas insolubles, todo lo contrario, resuelve problemas vitales que suelen afectar al crecimiento económico.

    Por una parte, sirve para frenar el hambre del planeta, país por país, y representa una inyección de dinero sustancial para el comercio. Un capital sostenido que estimula el sector de la alimentación. Por otra, resuelve los problemas de disponibilidad de recursos económicos para luchar contra el cambio climático, así como los gastos en salud, educación y justicia publica… y los derivados de la adaptación de la industria a los nuevos retos del siglo XXI.

    PD: Es difícil cogerle el sentido al ser un concepto nuevo, pero una vez entendido todo resulta más fácil.

  15. A ver, que sí, que le puede dar usted todas las vueltas que quiera pero al final vuelve al mismo punto de partida. Es el enchufar la máquina de hacer billetes. Sea en formato físico o electrónico.
    Aquí hay dos opciones. O todos esos millones de Euros los paga alguien, con lo que no sería nada nuevo, o simplemente no los paga nadie y es un dinero ficticio. El dinero, como cualquier otra mercancía vale lo que alguien esté dispuesto a pagar por él. Si simplemente inyectamos un dinero ficticio en el sistema, lo que estaríamos haciendo es bajar el valor de ese dinero.
    Pero además, no soluciona ningún problema. Le da peces. Para que el tercer mundo pueda salir de la pobreza, tiene que crecer a un ritmo superior al que crece el primer mundo. para ello necesita inversión.
    Buff lo dejo aquí, son cosas que cualquiera que sepa algo de economía las tiene clarísimas. Y sinceramente, usted sé que no quiere entenderlo. Cree que ha tenido la mejor idea desde la invención de la rueda y no está dispuesto a que la realidad le arruine su invento.

    Sobre Sarah, bueno, pues lo de siempre, siempre en contra de lo que yo diga. Tengo muy claro por qué.

  16. 22. “lo que estaríamos haciendo es bajar el valor de ese dinero”. No se lo niego, esto sucedería si se aplicara en un solo país, si se aplica en todos los países a través de la ONU la igualdad de la paridad mantendría el valor del dinero y se llegaría a un nuevo equilibrio. La inflación que usted anuncia es controlable por los Estados. El dinero no sería más ficticio que el que hoy corre por sus manos: “Es bueno que la gente de la nación no entienda nuestro sistema bancario y económico, ya que si lo hicieran, creo que se originaria una revolución antes de mañana por la mañana”. Henry Ford. “El proceso por el cual los bancos crean dinero es tan simple que la mente lo rechaza”. John Kenneth Galbraithd. “Solo los secretos pequeños necesitan ser protegidos. Los grandes se mantienen secretos por la incredulidad del publico”. Marshall McLuhan.

    Por otra parte le parece poco dar “peces” a quien no tiene para comer. Y también le parece poco poder disponer del capital necesario para, en unos casos crear y en otros sostener, los servicios públicos.

    Se trata de un cambio de mentalidad que se acabará dando por la ineficiencia, la miseria y los limites del sistema actual. Se ha demostrado (recortes y más recortes) que ni neoliberales ni socialistas tienen la solución a los problema planteados en el Siglo XXI. Mientras se siga negando el valor de la vida del Ser Humano como recurso de riqueza sostenible seguirán muriendo de hambre, o por efectos de ella, 22.000 niños al día en nuestro planeta (según datos de las Naciones Unidas).

    Diga conmigo: MI VIDA TIENE VALOR.

  17. Por supuesto que mi vida tiene valor. Lo que no tiene es precio.
    Pero déjelo. Va a seguir sin entenderlo. Le pido encarecidamente que lea cualquier manualbasico de economia. Entendera su error.

  18. Estimado Pablo… no se haga líos… sólo digo lo que pienso y tengo derecho a decirlo, el mismo que D. Santiago… 🙂

  19. Pues nada, s. fort, para prever próximas crisis es fácil. Inyectemos más dinero en el sistema, que es lo que usted propone. Bueno usted y Andy y lucas.
    ¡¡Cómo no le han elegido a usted presidente del FMI!!

  20. 29. no se que hechos expone en 27. Usted no quiere entender y quiere pensar que quiero ponerle precio a la vida cuando lo que pretendo es calcular el valor de la vida de acuerdo al coste se supervivencia. Su actitud intelectual es imperdonable. Seguramente también se ha leído el libro básico de centrales nucleares y mantiene que son seguras, no lo se. Cambie de mentalidad, es lo que necesita el mundo.

  21. Si, es evidente. si uno no le da la razón es que no quiere entender y su actitud intelectual es imperdonable y además está a favor de la energía nuclear y de los abusos de la iglesia católica y bla bla bla bla bla.

    Pero a lo que íbamos.
    Usted quiere darle dinero a todo el mundo. Bien, ya ha sorteado el primer obstáculo, que supone el que la moneda que use usted para dar ese dinero se va al carajo. Ante eso, saca usted el cuchillo jamonero y dice “a tomar por culo, lo hago con todas las monedas del mundo y así no cae ninguna!”. Bien, muy sutil.
    Cuando hablamos de que al inyectar más dinero en sistema subirá la inflación usted me dice que los estados pueden controlar la inflación. Bien, ¿cómo se controla la inflación? Pues muy sencillo, detrayendo dinero del sistema, mediante la subida de tipos de interés, etc. Bien, por tanto entonces estaríamos inyectando dinero en el sistema en los países del tercer mundo mediante la innovadora técnica de subir los tipos de interés. Vamos, un simple desplazamiento de renta.

    Pero sigamos. Ese dinero electrónico que usted se inventa sin que aumenten los activos…. ¿lo paga alguien o no lo paga nadie? Si lo paga alguien, entonces ¿para qué complicarse tanto? volvemos a lo del 0,7 ya!. Pero si no lo paga nadie, si simplemente lo pintamos, volvemos al punto anterior, bajamos el valor del dinero.
    Claro todas estas cosas (que son el auténtico quid de la cuestión) para usted son detalles sin importancia, son tonterías frente al hecho de que para usted, eso serviría para que todo el mundo tuviera dinero.

    A ver, señor Fort, que no es que nadie entienda su teoría. Si su teoría es más sencilla que el mecanismo de un chupete. El problema es que usted no entiende cómo funciona la economía y no es consciente de las consecuencias que tendría esa barbaridad.
    Entiendo el mecanismo psicológico que le lleva a este punto. Usted tiene una ocurrencia, viste con un lenguaje un poco más técnico la ocurrencia de Andy y Lucas y cree sinceramente que ha descubierto la manera de que se acabe el hambre en el mundo.
    Evidentemente usted piensa “que grande soy, he descubierto la fórmula para acabar con el hambre en el mundo” y eso le sube el autoestima. Por supuesto le cuesta muchísimo abandonar esa alta concepción de usted mismo y se resiste a entender que simplemente es una barbaridad. Por ello, para seguir conservando esa alta concepción, es usted capaz de sostenella y no enmendalla hasta el infinito y más allá. Todo aquel que no se convierta a su fe verdadera es porque no lo entiende, o es un egoista o su mentalidad no está preparada. El mecanismo psicológico es perfectamente entendible, entiendo su necesidad de autoestima, pero no pretenda que los demás le tengamos que servir de soporte a su terapia.
    Su teoría (bueno en realidad no es algo tan elaborado como para poder llamarlo teoría) no tiene ni pies ni cabeza. Asúmalo si quiere y si no quiere no lo asuma, pero no nos insulte a los demás por no abrazar su fe absurda.

    Quería debate sobre su idea? pues ya lo tiene. Ahora, si no le gusta lo que oye, no diga que lo de los demás es imperdonable.

  22. En primer lugar agradecerle el esfuerzo que está realizando.

    Lo que usted dice que yo digo es lo que usted entiende que yo digo, no lo que yo digo, ni los motivos por los que lo digo.

    El hecho de que cada persona, en todo el mundo, disponga de su valor de vida traducible en una cantidad básica de dinero electrónico para la compra de alimentos de supervivencia, acabaría con el hambre y dinamizaría los mercados. Pero como usted ya sabe hay más: servicios público, lucha y paliativos contra el cambio climático, catástrofes y guerras.

    Cuando habla de “un simple desplazamiento de renta” no le he entendido bien lo que quiere decir ¿a que desplazamiento de renta se refiere? ¿No se ha hecho un lío?

    El 0,7 funcionaría si el dinero no fuera a parar a los gobiernos corruptos.

    Debería entender que actualmente, el valor del dinero no está respaldado por ningún activo concreto por lo que es denominado dinero fiduciario (fiat). Las monedas y billetes no basan su valor en la existencia de una contrapartida en oro, plata o cualquier otro metal noble, ni en su valor intrínseco, sino simplemente en su declaración como dinero por el Estado, y también en el crédito y la confianza que inspira. Si a usted no le inspira ninguna confianza el valor de su vida mal vamos.

    PD: Como ya he dicho en otras ocasiones, lo mío no es una cuestión de fe (concepto religioso), es una profunda convicción en el valor de la vida del Ser Humano como recurso de riqueza.

Deja un comentario