Rumanía, matarifes y vegetarianos

Julio Embid

El próximo 6 de diciembre tendrá lugar la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Rumanía. Dos candidatos se enfrentarán por la jefatura del Estado, el presidente Basescu y el opositor Geoana, en uno de los países con menor credibilidad de la clase política en Europa. Rumanía con sus 21 millones de habitantes en uno de los principales países de origen de la población migrante en España. Con todo eso, y a pesar de que sus ciudadanos votaron masivamente el pasado 22 de noviembre, prácticamente no ha salido nada en la prensa española. Especialmente significativa es la comunidad rumana en Madrid, sobre todo en la capital y en la comarca del Corredor del Henares (Alcalá, San Fernando, Torrejón). Al sur del Manzanares donde resido, todos los locutorios rumanos están en campaña, con carteles y octavillas en la entrada. Todos ellos apoyan al candidato conservador y actual presidente Traian Basescu y es que es cierto el dicho de que los candidatos gubernamentales suelen salir favorecidos siempre por el voto exterior.

 

En este gráfico podemos ver los resultados de los 94.383 votos válidos emitidos en el exterior. Destacar que la población migrante rumana ha votado mayoritariamente por la derecha, muy por encima de los resultados de los rumanos residentes en Rumanía. Como muchos lectores no le pondrán cara a estos candidatos, los enumero rápidamente: Basescu (actual presidente, Derecha Conservadora), Geoana (centro izquierda socialdemócrata, aunque el PC no es el Partido Comunista sino el Partido Conservador, un micropartido más de centro derecha), Antonescu (Centro Derecha Liberal), Tudor (Ultraderecha xenófoba y antisemita), Kelemen (Derecha Magiar) y Oprescu (Independiente rebotado del PSD y alcalde de Bucarest), y en los restos, la mayoría de votantes de derechas por supuesto.

Ahora comparo el voto total con el voto de rumanos en exterior.

 

Lo curioso de todo esto es que aparte de que Basescu saque en el exterior 24 puntos por encima de sus resultados en el interior y que los socialdemócratas saquen la tercera parte de lo que obtienen en el interior, es que haya un 5% de migrantes (lo mismo que en Rumanía) que voten a un partido xenófobo, antiinmigración, antisemita y antimagiar como es el PRM (Partido de la Gran Rumanía).  De hecho el voto conservador en el exterior sumando los cuatro candidatos de centro derecha, derecha y extrema derecha lograría entre los rumanos del exterior ¡lograría un 80% del todo!

Pues bien, a día de hoy los candidatos del PNL y la UDMR ya han pedido el voto para Mircea Geoana, el candidato socialista y es que la crisis en Rumanía es total y la derecha anda acuchillándose con saña. Corneliu Vadim Tudor no lo hará por nadie seguramente por flojos y Oprescu ha dicho que todos son unos corruptos y que también pasa de la segunda ronda.

Además como medida anticrisis y regeneradora de la democracia los rumanos votaban a la vez la supresión del Senado y la creación de un nuevo Parlamento unicameral de cómo máximo 300 diputados. Aquí el sí ha sido aplastante frente al sí (77%) frente al no (22%) y son cada vez más los países que creen que con una cámara es más que suficiente. Si ganase el candidato opositor Geoana, seguramente convocará elecciones parlamentarias inmediatamente para aprovechar el rebufo de su victoria.

La consultora Insomar en una encuesta del pasado 9 de noviembre daba la victoria a Geoana sobre Basescu (53%-47%) y es que aunque los rumanos no quieran a los excomunistas ahora socialdemócratas quieren un cambio pues con los neocons tampoco viven mejor. De hecho lo curioso del asunto es que haya tantos dirigentes de derechas que pidan el voto para Mircea Geoana. Hasta los ultras del PMR de la provincia de Sibiu (la antigua capital sajona de los volksdeutsche rumanos) piden el voto para los socialdemócratas. 

Otra cosa es cómo explicar el voto antiinmigración de los emigrantes rumanos. De esos 700.000 rumanos que hay tanto en España como en Italia. De esos millones por todo el mundo en una diáspora intensiva tras la caída del comunismo y la dictadura de Ceaucescu. ¿Casa del herrero cuchillo de palo? ¿Se puede ser matarife y vegetariano?