Rubalcaba y sus Secretos

LBNL

Seguro que ya se lo han cantado alguna vez y si no, deberían. ¿Recuerdan la letra de la famosa canción de los malogrados hermanos Urquijo? “Déjame, no juegues más conmigo, esta vez, en serio te lo digo, tuviste una oportunidad, ah ah, y la dejaste escapar…”. Pero no, ajeno al desaliento, el bueno de Alfredo tiene un plan secreto en el que no había caído hasta hace un par de días. Veréis… que diría el susodicho.

La presión es demasiado fuerte como para presentarse a las primarias, que además perdería sin remisión, incluso si fueran sólo entre militantes, pero desde luego ahora que está confirmado que serán abiertas a los simpatizantes, algo que el aparato con Rubalcaba a la cabeza, ha tratado de impedir sin éxito. Lo que sí ha conseguido es postergarlas, que era un elemento importante de su plan.

No sabemos aún cuándo serán pero sí que Rubalcaba ha tenido que conceder que el Comité Federal de diciembre aborde el asunto. No me sorprendería que Rubalcaba anunciara entonces que no se presentará, aunque posiblemente lo dé a entender sin renunciar completamente a hacerlo. Lo que sí me sorprendería es que el Comité Federal fijara una fecha concreta. Me temo que más bien recomendará a la ejecutiva que acelere los preparativos y haga una propuesta detallada en cuanto resulte posible.

El aparato abogará por no celebrar las primarias antes del verano, argumentando que es necesario prepararlas bien para que sean verdaderamente democráticas (no como las primarias express andaluzas), que hay que aprovechar la exposición mediática que conllevan para darle impulso a quien resulte elegido (por lo que no pueden estar demasiado alejadas de la fecha de las elecciones generales) y, muy importante, que de celebrarse antes, la elección del candidato a la presidencia del Gobierno se confundiría con la designación del cabeza de lista a las elecciones al Parlamento Europeo de mayo que viene.

Lo esencial para Rubalcaba es sacar adelante la designación de Jáuregui para el Parlamento Europeo. Ignoro si los estatutos establecen la obligación de celebrar primarias en caso de que haya varios candidatos que se postulen pero, en todo caso, no habrá demasiados, no serán de peso y difícilmente conseguirán los avales necesarios para presentarse. De tal manera que Jáuregui encabezará la lista.

Ha trabajado mucho y bien al servicio del aparato, asegurándose que la Conferencia Política quedara en agua de borrajas, pero sirviendo para postergar la renovación del liderato. Zapatero no le reconoció su valía como merece pero ahora el aparato le honrará con un retiro de oro, con la esperanza de que su solvencia ayude a recuperar la confianza de parte de los abstencionistas del PSOE. Aunque para ello más le vale centrarse en la Unión Europea y no mencionar a la OTAN, de la que el otro día, en la tele, dijo que había jugado un papel fundamental en la defensa de Europa frente a los nazis. Literal…

A partir de aquí se abren varias alternativas. Imaginemos que Jáuregui hace una buena campaña y la crisis, Wert, Parot, Botella y Gürthel siguen haciendo mella en el electorado del PP. El PSOE sin duda perderá escaños respecto a la última elección (21), pero no es descabellado que consiga superar al PP (23 en 2009). Esa es la mejor opción para Alfredo. Las primarias se retrasarán todavía más, si es posible hasta después de las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2015, en las que también es predecible que el PSOE mejore sus lamentables resultados de 2011. Suponiendo que esta ola fuera sostenible, las primarias se celebrarían tras el verano y no sería descartable que Rubalcaba diera marcha atrás y se presentara, con una posibilidad de ganar dada la cercanía de las elecciones generales y la mejora relativa de la situación del partido, de la que se vanagloriaría.

Hasta el bueno de Rubalcaba debe saber que semejante cuento de la lechera es poco probable. Pero no pasa nada porque tiene alternativas. Si el resultado en las europeas no es bueno, tendrá que aceptar las primarias en el segundo semestre del año que viene. Tanto si son más tarde como si son antes, el candidato es Patxi, con el apoyo de Rubalcaba y todo el aparato, dejándose la piel para que salga elegido, argumentando que  no hizo mal en el Gobierno vasco (“el Lehendakari que acabó con ETA”), y apoyándose en que cae bien y las debilidades de los demás candidatos sólidos, a saber, la frágil posición de Chacón dentro del todavía más debilitado PSC y la falta de experiencia de gobierno de Madina y su falta de apoyo dentro del PSE, que apoyará mayoritariamente a Patxi, también con el apoyo de Jáuregui.

Incluso si Patxi perdiera, Rubalcaba cuenta con seguir aferrado a la Secretaría General. Si no dimitió tras el descalabro de noviembre de 2011… Además, ¿para qué? Ya tenemos programa para la próxima década (se supone que la Conferencia Política lo ha aprobado) y candidato elegido también por los simpatizantes que, en cambio, no tienen ni voz ni voto en la elección orgánica del Secretario General, utilizando la apertura a los simpatizantes para atrincherarse al mando de Ferraz.

Elena Valenciano, Oscar López y todos los demás, le apoyarán sin denuedo, para no caer con él y Rubalcaba llegará a las elecciones generales de, a más tardar, noviembre de 2011 aferrado al timón del partido. Si el candidato es Patxi y es elegido antes de las autonómicas, le apoyarán si el resultado no es bueno. Si el candidato fuera otr@, le responsabilizarán por ello, por más que no le hayan dejado dirigir la campaña (“eh, quieto parao, no metas la cuchara que lo tuyo son las generales; se siente, ya te dijimos que era mejor ser elegido cuando te tocara…”).

Obviamente, Alfredo prefiere llegar a las generales con Jáuregui habiendo ganado las europeas y un buen resultado en las autonómicas. La cabeza le dice que aun en tal hipótesis sería mejor que Patxi fuera el candidato en las generales pero está por ver que no se imponga su naturaleza de alacrán. Y si el candidato no es Patxi y resulta que gana, entonces pactará su salida tras las elecciones, después de maniobrar para colocar a sus secuaces, y quedar de Presidente del partido. ¿Quién podría negárselo a quien aguantó la travesía del desierto y dio paso a la renovación para que ganara las elecciones?

Hasta aquí su plan. ¿Es inevitable? Por lo visto, casi. La única alternativa es que Madina dé un paso al frente en diciembre, anunciando que se va a presentar y exigiendo que las primarias sean ya. ¿Lo hará? Es dudoso, entre otras cosas por cómo se le tirarían al cuello todos los que necesitan que el plan se cumpla para seguir partiendo el bacalao, aunque el pastel siga menguando.

“Déjame, ya no tiene sentido,
es mejor que sigas tu camino,
que yo el mío seguiré,
por eso ahora déjame.
No hay nada que ahora ya, puedas hacer
porque a tu lado yo,
no volveréeeee, no volveréeee”