Ridículo

Lobisón

En las últimas horas se han juntado dos espectáculos un poco vergonzosos que hacen temer que nuestro país se esté deslizando hacia el ridículo más absoluto. El primero ha sido la escenificación de un minidesarme por parte de ETA ante los llamados mediadores internacionales. Como estos mismos han señalado, la credibilidad del gesto quedaba muy erosionada por la escasez del armamento exhibido y, sobre todo, por el hecho de que una vez grabado el oportuno video los etarras metieran en una caja de cartón las armas supuestamente inutilizadas (selladas) y se las volvieran a llevar.

Hasta aquí ya tenemos los elementos de una mala comedia, acentuados por el gesto de seriedad con el que los mediadores afrontan su tarea (no entienden que no se la reconozcamos). Pero la cosa empeoró de forma muy notable con la convocatoria de la Audiencia Nacional a los susodichos para que explicaran sus contactos con ETA. Parece que se trata de una concesión a Covite, que sigue en su estrategia de mantener viva a ETA como una amenaza frente a la que los poderes políticos, y en particular el gobierno del PP muestran una debilidad cómplice. En seguida llegó Esteban González Pons para lanzar su propia estridencia: que los mediadores trabajaban para ETA.

Probablemente estas reacciones son histéricas y van mal encaminadas. Pero alguien debería explicar a los mediadores que ya no parece haber ninguna función para ellos, y que tanto los abertzales como los demás sólo estamos esperando el desarme y la disolución de lo que va quedando de ETA. Que el goteo de ‘gestos’ insuficientes exaspera a los abertzales y casi nos resulta indiferente a los demás, que los presos lo que quieren es ir tramitando sus papeles para acercarse al País Vasco y a su posible excarcelación cuando corresponda. Que lo que necesita ETA no son mediadores, ni coartadas, sino terapeutas.

Por si faltaba algo para provocar rubor, la noche del domingo Jordi Évole dramatizó con habilidad y descaro una supuesta conspiración del Palace para organizar el 23-F del 81 un falso golpe que sirviera de vacuna contra un verdadero golpe militar. La verosimilitud la daban los políticos y periodistas (dejemos a Garci fuera) que se prestaron a la ficción como actores. Resultaba bastante inverosímil, en cambio, el papel atribuido a Miláns, que para nada encajaba con su personalidad, pero bueno, así son los creadores. Para que no faltara nada, Évole introdujo su propio mcguffin: la caja blanca del rey.

Bueno, todo podría ser un bromazo pesado, pero hoy me han llegado comentarios de gente muy joven y de no demasiada información política, que además no habían visto el programa y estaban convencidos de que se había producido una verdadera revelación. Es bastante ridículo, pero no estoy seguro de que sea una aportación positiva al clima político. Pero, claro, quizá el problema es que yo estoy ya tan viejuno como la Constitución.

5 pensamientos en “Ridículo

  1. Buenos días Lobisón, gracias por el artículo, pero me vas a disculpar porque no comparto el tono de una parte. A ver, obviamente comparto la escenificación de mala comedia de los etarras con la cara cubierta con las 4 cosas del mercadillo y los mediadores con cara de circunstancia.

    Lo que no entiendo es el tono con que mencionas a la Audiencia Nacional y menos todavía el comentario de que un colectivo de víctimas quiere mantener viva a eta, justo después de evidenciar lo absurdo de la escenificación de unos asesinos y sus mediadores. Si la puesta en escena es tan ridícula, unos encapuchados que luego se llevan su arsenal en una caja y unas personas que van a mirarles, ¿no es lo normal que se llame a los que van de mediadores, a los que encima hemos pagado todos? (quién les ha pagado el fin de semana en España?) ¿Y los encapuchados dónde se han ido con su caja? A mí me parece que la llamada de la Audiencia Nacional es puro sentido común.

    Por otro lado, me perdí el programa de Jordi Evole el domingo, se me olvidó, joé. Aunque he podido comprobar que el país vuelve a estar dividido por un nuevo motivo: los que adoran a Evole y los que ahora le desprecian. La pregunta clave parece: ¿por qué le desprecian?

    Saludos!

  2. A mí me parece que de los tres recientes espectáculos esperpénticos que menciona Lobison, el peor es el de Évole, porque es el que menos justificación tiene, el más gratuito.

    Que los últimos residuos de ETA jueguen al desarme a cámara lenta -con la colaboración de unos bobos verificadores que, efectivamente, no comprenden que no caigamos rendidos a sus pies-, entra dentro de lo previsible ¿que otra cosa les queda? Tampoco nos habrá soprendido la enésima estupidez organizada en la Audiencia Nacional, ahora en funciones de investigadora policial. En esa institución se pasa, sin mayor esfuerzo, de los delirios de la juisticia universal made in Spain (menos mal que ya les queda poco tiempo para esa fantasía, ¡algo que hará bien el gobierno de Rajoy!) a secundar los delirios de las víctimas profesionales.
    Pero lo de Jordi Évole es más insustancial. Y tramposo, porque juega con la desafección actual hacia la política (¡qué mas quieren algunos que una ficción así sobre la transición española a la democracia!). Para mas inri, el ínclito comunicador ha declarado que “ya era hora de relativizar con la historia”,… o una tontería similar. ¡Y qué decir de la docilidad con la que políticos y periodistas se prestaban a hacer de comparsas: será que también consideran que en vez de divulgar la historia reciente lo que se necesita es “relativizarla”! También es verdad que nunca me ha gustado demasiado Évole y su tono (ni su abuso de su “edición”), así que casi me alegro del traspiés. Porque, mal que le pese al “relativizador”, de un traspiés se trata. Su crédito ha quedado tocado.

  3. He leido una carta de lector en El País de hoy. Dice que le parece increible que hayan puesto de decoración El Guernica de Picaso. Tiene toda la razón, si bien el Guernica puede simbolizar no solo el bombardeo salvaje, sino el sufrimiento del pueblo vasco durante y después de la guerra civil con el brutal intento de Franco de reprimir el idioma vasco, desde nuestra constitución de 1978, claramente son los etarras los que han sido los que han hecho sufrir al pueblo vasco con sus secuestros, asesinatos, amenazas con pintadas. como dice el lector, ellos tenían como norma “la socialización del sufrimiento”. No tienen derchoa aexhibir el Guernica como suyo. Claro, ellos saben que durante el franquismo, todo el mundo veía al pueblo vasco como víctima y para muchos extranjeros con escasa información,sigue en pie el mito de un pueblo vasco martirizado por España. A ellos va dirigida esa escenificación.

  4. Lo de eta resulta muy cansino. Así que no lo voy a mencionar. Si quieren seguir en el candelabro, allá ellos.
    Lo de Evole no me gustó nada. Y creo que le va a pasar factura. Debo decir que en los primeros minutos me lo creí. Hasta que vi aparecer a Leguina. ¿Cómo un bocazas como este personaje iba a haber callado una cosa semejante? ¿Y cómo iban a contar con él para algo así? Luego pensé lo mismo con Vestringe, Alcaraz y otros cuantos. Creo que Evole se la jugó. Yo sí suelo ver Salvados y creo que es muy buen periodista, pero se ha pasado. No se debe tomar el pelo a la gente con algo que muchos vivimos con aquella angustia. Le va a costar recuperar la credibilidad, en mi opiníón.

  5. Lo de el desarme de eta en diferido un esperpento.
    Lo de Jordi Evole un toque de atención sobre el periodismo de investigación que inunda nuestros medios de comunicación y la triste constatación de que saber la verdad de lo que se nos oculta puede traer malos habitos ,muy peligrosos para la integridad intelectual de los pacientes telespectadores,,sobre todo aquellos que como mi hijo ,creyeron que iban a tener argumentos para proclamar la republica independiente de IKEA….JAJAJA…..que nervios.

Deja un comentario