Resiliencia y competencia

Senyor_J

Queridos alumn@s:

Como sabéis, ayer se realizó la convocatoria de las  elecciones generales del 20 de diciembre y empezó la cuenta atrás para saber quién va a ser designado como nuevo rector de los destinos de este país. Tras 7 años de crisis triunfal, España se enfrenta al dilema de convertirse en el país con el presidente del gobierno más resiliente del Occidente moderno o bien dejar paso a uno de los tres candidatos que le disputarán el trono: Pedro, Albert o Pablo.

Ciertamente no todos cuentan con las mismas oportunidades de partida. Mariano, nuestro presidente actual, sigue disfrutando de una significativa ventaja en las encuestas demoscópicas que le auguran una posible reelección. Por increíble que pudiera parecer, el hombre ha sabido frenar lo bastante la caída electoral de su partido, sigue apareciendo como el mejor situado para obtener la lista más votada y se sitúa a una distancia considerable del segundo clasificado: un 27-28% para el PP frente a algo menos del 24% para el PSOE, según encuestas recientes. Así, alumn@s mí@s, a mí me parece bastante ventaja y un rival nada fácil de batir.

¿Qué os parece a vosotr@s? Yo creo que hay que preguntarse dos cosas para examinar si uno de los tres competidores puede ser el relevo de Mariano. La primera, si alguno de ellos puede amasar una cantidad considerable de votos como para superarlo como candidato más votado. La segunda, si en caso de no conseguirse, alguien dispone de la capacidad de restarle suficientes votos como para forjar una mayoría alternativa solvente.

Veo varias manos levantadas. Decidme:

– ALUMN@ 1: Yo creo que Pedro Sánchez tiene muchas opciones de convertirse en el nuevo presidente. A su favor tiene el que encarna la renovación de uno de los grandes partidos, que esos partidos denominados del bipartidismo se encuentran ya en un proceso de recomposición electoral y que mantiene una distancia muy corta respecto a la gente de Mariano. Si consigue visualizarse como una alternativa apoyada en un programa reformista y es capaz de señalar todas las carencias y atropellos que han marcado el reinado de Mariano, Pedro lo tiene fácil. Respondiendo a sus preguntas, profesor, creo que aunque no llegue a ser primera fuerza, es el partido que más fácilmente puede articular una mayoría alternativa apoyada en Ciudadanos, en Podemos o incluso en otras fuerzas de la cámara.

– ALUMN@ 2: Para mí el que más probabilidades tiene es Albert Rivera. Combina a la perfección juventud y renovación y encarna como nadie el centro político. Tiene un relato entendible por todos, un programa político reformista secundado por expertos solventes y transmite seguridad y audacia, aunque a veces parezca vehemente. En cuanto a sus preguntas, profesor, creo que sus opciones de ser presidente pasan por ser primera fuerza política, algo que ahora mismo está lejos de alcanzar, o bien formar una mayoría alternativa con el PSOE, siendo este tercera fuerza, con la colaboración si fuera necesario de algún otro partido de ámbito regional, si bien le va a resultar imposible contar con partidos nacionalistas.

– ALUMN@ 3: Pues yo pienso que el nuevo presidente será Pablo Iglesias. A medida que nos adentremos en la campaña, vamos a entrar en un proceso de revisión de la legislatura concluida en el que Podemos quedará retratado como la verdadera alternativa al Partido Popular. Pablo está muy convencido de sus posibilidades, más allá de lo que la gente piense del efecto del debate con Rivera, y si consigue condicionar la campaña introduciendo sus temas de combate preferidos, puede pasar de todo. También va a ser clave el impulso que va a recibir de cerrarse los acuerdos con Ada Colau en Cataluña, con Compromís en Valencia y con ANOVA en Galicia. Respondiendo a las preguntas, creo que es imposible que sea la fuerza más votada, pero un hemiciclo en que Podemos y PSOE sumasen una mayoría  holgada de votos respecto a lo que sumen PP y Ciudadanos convertiría a Pablo en presidente.

Much@s gracias querid@s alumnos. Vuestras opiniones han sido muy interesantes y como siempre vuestra apreciación de la capacidad de cada competidor de establecer acuerdos con otras fuerzas políticas es también correcta. Personalmente esa creo que es la cuestión clave para dilucidar si Mariano puede ser desbancado o no. No obstante, lo que al final será determinante serán los votos y ahí podemos notar también una disputa más intensa entre PSOE, Podemos, Ciudadanos y los restos de Izquierda Unida por un sector del electorado más escorado hacia el centro-izquierda e izquierda, mientras que por el centro-derecha los principales luchadores serán solamente PP y Ciudadanos. Ello sugiere que Ciudadanos es el partido que puede pescar de más sitios y el que dispone de mayor capacidad de abrir brecha, mientras que la intensidad de la disputa por la izquierda puede dificultar mucho a los partidos que operan en ese ámbito. No obstante, esto es solo la línea de salida. Empieza ahora el momento de posicionar mensajes, de encasillar a los adversarios y de empezar a forjar una candidatura con opciones. Y a buen seguro que Mariano, Pablo, Albert y Pedro pondrán en ello todo su empeño.

Y en medio de tanta discusión, se nos ha acabado la hora de clase. Os espero de nuevo mañana a la misma hora. ¡Pasad un buen día!