Reflexiones sobre el barómetro del CIS publicado ayer

Manuel Lobo

Ayer se publicó el barómetro del CIS del mes de octubre, que se realizó del 2 al 11 de octubre, durante la primera fase de la crisis catalana.

Como en cada ocasión, todos los partidos dicen que mejoran, ya sea en datos reales o respecto a las expectativas que tenían previamente.

Si hablamos de los resultados de estimación de voto, hay un claro vencedor. Ciudadanos sube y se pone a la par de Podemos con sus confluencias.

Si tenemos en cuenta que el “problema catalán” ha crecido espectacularmente, como preocupación de los españoles, creo que el discurso que ha mantenido Ciudadanos en este asunto, muchas veces casi pidiendo que entraran los tanques en la Diagonal, parece que le ha funcionado.

Con este mismo punto de vista, Podemos paga en estimación de voto, su posición en medio de ninguna parte en este tema, sin un apoyo en la defensa del Estado como lo conocemos le ha pesado y mientras no tenga una posición definida, válida para el resto del territorio nacional, apuesto a que seguirá cayendo.

PP y PSOE…. Ambos bajan levemente, aunque por las tendencias de encuestas anteriores, el PP en caída y el PSOE en ascenso, las consecuencias son diferentes.

Esta caída, la interpreto, justo en este momento, como una pausa en la pugna electoral. Ambos partidos han tenido que trabajar juntos para sortear cada obstáculo que planteaba el independentismo catalán y, aunque sus posiciones son diferentes, en su rol de Gobierno y de Oposición, la tensión e incertidumbre que hemos vivido, ha pesado sobre su resultado.

Decía también que hay matices las posibles consecuencias y estas vienen derivadas de las diferentes tendencias de cada uno de los partidos.

El PP viene con tendencia decreciente y este resultado confirma la tendencia.

En el caso del PSOE, desde la victoria de Pedro Sánchez en el Congreso, su tendencia es creciente y recortando distancia con el PP mes a mes. Esta leve caída puede suponer que esté muy cerca del techo electoral, con las circunstancias actuales.

Respecto a la valoración de líderes, Pablo Iglesias cae a la última posición de entre los líderes nacionales y Rivera supera a Pedro Sánchez, todo ello acorde a lo comentado sobre intención de voto, sobre todo en cuanto a las tendencias de cada uno de los partidos.

La otra parte interesante del Barómetro del CIS, al menos para mí, es las preocupaciones de los españoles y la percepción de la situación económica.

En este sentido, el paro sigue siendo la principal preocupación, pero vemos como desciende según bajan las cifras del paro, tal y cómo cabría esperar.

Lo que resulta anómalo comparando con otros Barómetros, es el incremento anómalo, desde el punto de vista estadístico, pero completamente causal, de la preocupación por Cataluña, disminuyendo la preocupación por los problemas de corrupción y fraude y al terrorismo internacional, que casi desaparece.

Es de esperar que, según baje la tensión del independentismo y no esté permanentemente en los medios de comunicación, esta situación se regularice.

Pero el problema catalán, hay que resolverlo. No será suficiente con un tiempo de aguas más calmadas.

Personalmente me gusta la hoja de ruta que propone el PSOE, con una reforma constitucional del modelo territorial que corrija las deficiencias del actual, clarificando competencias y cerrando un modelo de financiación para cubrir las competencias autonómicas. Esta reforma debería ser aprobada en referéndum y tras su aprobación, con nuevos Estatutos de Autonomía refrendados en cada Autonomía.

Una idea clara del modelo al que aspiramos, que pueda ser explicada sin ambigüedades a la ciudadanía puede ser la clave para conformar una mayoría social que permita a Pedro Sanchez, convertirse en Presidente del Gobierno, y que, nuevamente, sea un Gobierno del PSOE, quien sea el protagonista del avance social de nuestro pais.