Recta final

LBNL

Ya queda menos para la formación de un nuevo Gobierno o para la celebración de nuevas elecciones… Quedan todavía algunas largas semanas pero tras el largo parón de Semana Santa empiezan a moverse las cosas. Incluso Rajoy se ha movido un poco atreviéndose con Évole y haciendo algunas propuestas extravagantes como las de extender el permiso de paternidad y la de adecuar el huso horario español al anterior a la Guerra Civil, ambas muy senstatas pero dificilmente prioritarias en la situación en la que nos encontramos. De pactos en cambio ninguna novedad: gran coalición con el PSOE o nada; mejor dicho, o elecciones. Enfrente, Pedro Sánchez ha superado una nueva etapa en su via crucis para mantenerse al frente del PSOE con la confirmación del Comité Federal de su propuesta de posponer el Congreso extraordinario. Era simplemente absurdo celebrarlo en la situación actual así que todos contentos: unos porque ganan tiempo y otros porque esperan estar en mejores condiciones para ganar el Congreso cuando Sánchez no consiga formar Gobierno. También consenso en Podemos sobre Echenique como nuevo Secretario de Organización y, más importante, la propuesta de someter a las bases la posición que adopte el partido cuando culminen las negociciaciones en curso – ¿lo están verdaderamente? – con el PSOE. Pablo Iglesias afirma que ahora mismo haría campaña por otro no en una nueva votación de investidura. Es decir, no veta a Ciudadanos explícitamente y se abstiene de agredir verbalmente al PSOE pero se reafirma en no abstenerse salvo que haya concesiones sustanciales por parte de PSOE y C´s, que dice estar dispuesto a reciprocar. Esto último es una novedad pero más todavía que los militantes – los “inscritos” – vayan a tener la última palabra. Veremos qué se les pregunta, cuántos votan y cómo lo hacen pero dadas las negativas perspectivas electorales de P´s en caso de nuevas elecciones y el peligro de que tras celebrarse vuelva a gobernar el PP, no es impensable que las bases contradijesen el criterio negativo de la dirección. Lo que resulta un incentivo adicional para que la dirección se muestre más flexible por más que Errejón haya perdido peso. Veremos. Entretanto, Albert Rivera sigue disfrutando de una luna de miel que parece permanente. Habla lo justo pero sigue comunicando bien y la opinión pública sigue percibiendo a C´s como el partido más constructivo, premiándole por tanto en las encuestas.

Los sondeos siguen indicando más o menos lo mismo: el PP no acaba de desplomarse, el PSOE no acaba de remontar y P´s pierde unos 10 escaños que son los que sube C´s. El Mundo ayer aprovechaba para destacar que, de cumplirse, PP y C´s podrían llegar a sumar 180 diputados. Se olvidaba de que Rivera tendría muy difícil desdecirse completamente del pacto con el PSOE especialmente, si como todo parece indicar, Rajoy se niega a dar un paso al costado, lo que resultaría todavía más improbable en el supuesto de volver a repetir como fuerza más votada pese a la que está cayendo en Valencia y similares. También dejaba de lado dicho diario que, en el mismo supuesto, PSOE y C´s pasarían a sumar 142 diputados frente a los 130 actuales, insuficientes para formar Gobierno pero 14 mas que el PP frente a los 7 actuales.

El escenario que predicen las encuestas sería infernal porque sería bastante parecido pero con la diferencia de que no cabría la escapatoria de volver a repetir las elecciones. Las presiones sobre nuestros representantes políticos arreciarían para que cedieran, incluidas las internacionales. El problema principal, sin embargo, es que no son sólo nuestros representantes quienes muestran inflexibilidad sino más bien los respectivos votantes. Todos queremos que se forme un nuevo Gobierno rápidamente, a ser posible sin repetir las elecciones, pero muy pocos están dispuestos a que su partido pacte cediéndole la primacía al enemigo. Es lógico que los votantes peperos se nieguen a que el partido más votado le ceda el Gobierno al segundo y el cuarto (aunque pase a ser el tercero) para hacer lo contrario de lo que marca su programa político. Es perfectamente lógico también que los votantes socialistas se nieguen a validar la continuación de un Gobierno austericida y consentidor de la corrupción institucionalizada aún a cambio de participar en el Gobierno, especialmente vista la poca influencia que tiene el SPD alemán sobre la austeridad fijada por Merkel y Schäuble. El electorado de P´s es algo más complejo. Por una parte, están los ex votantes socialistas que, por un lado, abanadonaron al PSOE por ser demasiado centrista pero, por otro, se revuelven ante la posibilidad de que el PP siga gobernando. Luego están los anticapitalistas, 15-M, Mareas, Compromis, Colaus, etc, que vaya usted a saber por donde salen. Pero incluso asumiendo que la mayoría se mantiene firme en el apoyo a la negativa del Mariscal coletas, es de suponer que el desencanto hará mella tras una pérdida importante de escaños en unas segundas elecciones. Y finalmente están los votantes de C´s, tan cómodos como su líder, pactando cosas sensatas con el PSOE y dispuestos a exigirle al menos lo mismo al PP si cambian las tornas. Si verdaderamente el PP sube en unas segundas elecciones es posible vislumbrar que Rivera y cia argumenten que el electorado ha validado la candidatura de Rajoy y abandonen el veto ad personam, lo que posibilitaría un Gobierno de centro derecha completamente supeditado a las exigencias de Ciudadanos, como en la Comunidad de Madrid.

Pero me resisto a aceptar que el PP fuera a subir en unas nuevas elecciones. Puedo llegar a aceptar la idea de que suba en porcentaje de votos dada la fuerte fidelidad del votante del PP y los deméritos ajenos pero no que pueda tener más votos que en diciembre. Lo contrario sería la constatación de que nuestra cultura democrática es básicamente primitiva. Rajoy no es un ogro y no es un fascista pero sí es un señor antiguo de provincias de toda la vida que carece de casi todo lo necesario para liderar un país, como el creciente nerviosismo de sus jóvenes cachorros pone cada vez más de manifiesto. Puede charlar con Bertín y con Évole y caer hasta simpático pero su falta de reacción frente a Barberá, por poner un ejemplo, es inaceptable. Como lo es todavía más que el Gobierno mienta durante meses con las cifras del déficit y cuando la verdad emerge, culpe a las Comunidades Autónomas a las que tiene cogidas por el gaznate. Sabían que el incumplimiento del objetivo de déficit era flagrante y en vez de dar la batalla en Bruselas o ponerle coto, lo ocultaron por motivos electorales, montando un escándalo en Bruselas en otoño que ahora nos va a salir muy caro a todos porque las falsedades no se toleran, al menos en Bruselas.

Pero me resisto a aceptar también que vaya a haber nuevas elecciones. Lo creeré cuando lo vea. Entramos en la recta final pero quedan muchos metros de pista por recorrer y ya se sabe que los sprinters reservan su último cambio de ritmo para el final. El PSOE y C´s deberían hacer concesiones a P´s y el Mariscal coletas debería aceptarlas a cambio de su apoyo, explícito asumiendo un par de ministerios sociales o implícito, con el aval de sus bases, obligando al nuevo Gobierno a dar verdaderamente la batalla en Bruselas buscando alianzas con Tsipras, Renzi, el portugués y el pobre Hollande, al que bien le vendría tener amigos que le empujaran a hacer algo sustancial.

Teniendo en cuenta la correlación de fuerzas en el Congreso y los rígidos posicionamientos de los electorados respectivos, la lógica tiende a nuevas elecciones. Pero el deber de los líderes es ser capaces de encontrar la manera de conciliar los intereses generales con los suyos propios. Y es perfectamente posible. PSOE, C´s y P´s comparten un espacio de regeneración democrática que es absolutamente imperativo materializar: primarias por ley, limitación de cargos y mandatos, pérdida de cargos por procesamiento por corrupción, reforma de la ley electoral, fin al austericidio… Pueden gobernar los tres al alimón con reparto de áreas o sólo el PSOE mientras sus dos socios escudriñan al detalle todos y cada uno de sus actos. O un gobierno PSOE-C´s con apoyo puntual condicionado de P´s. Cualquier opción es menos mala que la continuación del PP en el Gobierno o la repetición de las elecciones para dejarnos muy parecidos a cómo estábamos, pero teniendo que dar otra vuelta entera al circuito y esta vez sin posibilidad de prolongarla.

He buscado – 5 minutos… – y no he encontrado casas de apuestas que valoren la probabilidad de que haya nuevas elecciones. Sería interesante porque no se suelen equivocar pero precisamente por ello seguramente uno podría sacar un pastón apostando 100 euros 10 a 1 o similar a que no se repiten. Si encuentran dónde, diganmelo por favor.