Que inventen ellos

Ricardo Parellada

 Con motivo de la apertura de la tienda española de Amazon, en la web del diario Público tuvo lugar una interesante discusión sobre las ventajas e inconvenientes de grandes empresas como esa. Como empezó y es sobre todo conocida como librería virtual, en el caso de Amazon es natural que la discusión se centre en los pros y contras de comprar los libros en ese inmenso portal, aunque bien podría extenderse a la multitud de productos de todo género que ofrece, pues tiene vocación de supermercado universal. Aunque me centro por razones románticas en los libros, como los lectores de Público, supongo que se podrá suscitar una reflexión parecida a propósito de otros productos ofrecidos por Amazon, así como sobre la compra de los muebles en IKEA o de la música en iTunes.

 Algunos piensan que comprar en Amazon es hacerle el juego a los mercados que están hundiendo a la Unión Europea, o al menos contribuir a la pérdida de puestos de trabajo en España en general y a la ruina de las pequeñas librerías en particular. Hay bastante gente que, por cuestión de principios, no comprará en la gran librería yanqui, con independencia de la comodidad o las ventajas económicas que pueda ofrecer.

 El artículo original de Público ofrece una comparativa de precios de los mismos productos en tiendas de Amazon de distintos países y muestra que, a pesar de la disparidad de gastos de envío, el precio de los mismos productos varía bastante en esas tiendas y no siempre es más barata la cercanía ni un mismo país. En línea con esta comparativa, algunos internautas ofrecen otros datos para comparar con otras empresas de venta en línea, y se centran en las ventajas económicas. En el caso de los libros, muchos afirman que (a diferencia de Amazon) la Casa del libro y El Corte Inglés no tienen almacenados la mayoría de los que ofrecen, sino que tienen que encargarlos, con lo que la demora es mucho mayor. Dado el precio fijo del libro en España, las grandes diferencias de precio se dan sobre todo en otros productos y pueden llegar a ser verdaderamente notables.

 Otro factor en contra de la librería virtual es la posibilidad de consultar al librero de toda la vida, que conoce los libros por fuera y por dentro, sabe recomendar libros profesionales, de ocio y regalos, y que puede juzgar con precisión la calidad de las ediciones y las traducciones. Aunque había oído hablar de él, yo siempre he pensado que ese librero no existe, pero, en todo caso, sus amigos no logran convencer (me limito a reseñar los argumentos) a los compradores españoles de libros que no residen en Madrid ni Barcelona.

 Pues bien, como no soy un científico, para comentar este asunto tengo que recurrir a experiencias personales. Sin asumir el primer planteamiento catastrofista, no puedo dejar de recordar unas palabras del ministro de cabecera de este blog, que sin duda recordarán también los más viejos y semiviejos del lugar: “comprar español es bueno”. Naturalmente, se le echó encima la caverna, como si hubiera dicho que comprar español es malo, y ahí quedó la cosa.

 Además, desde que me levanto hasta que me acuesto uso y abuso de las herramientas informáticas y tecnológicas de consumo sin las cuales creo que no podría trabajar. Sin los productos de Apple, Google, Microsoft o Adobe creo que no funcionarían ni un ratito los cacharros que tengo delante, y tendría que buscar una máquina de escribir en el rastro o una cabina telefónica en la calle, cosas que me parecen imposibles. Es cierto que yo no necesito utilizar las páginas de Amazon todos los días, pero también es cierto que me hacen la vida mucho más fácil.

 Aunque no tengo librero, por inercia y para toquetear los libros de vez en cuando, yo nunca los he comprado en España por internet. Y había decidido que mi manera particular de celebrar la llegada de Amazon a nuestro país era darme de alta en alguna página española, como la Casa del Libro, y no entrar nunca en Amazon punto es. Supongo que la razón para ello es una mezcla que no sé analizar de las razones cristalinas de los internautas de Publico, pero, en todo caso, estoy seguro de que algo me toca eso de que comprar español es bueno.

 Pero ¡ay!, no sé cómo ni por qué hace un par de días pinché en la web española de Amazon y me encontré algo que no esperaba. Esa web permite comprar muchos de los libros extranjeros que tengo por ahí en las cestitas de Amazon de otros países, que me sirven no solo para comprar de vez en cuando, sino también para husmear e ir viendo lo que hay. Y algunos libros de fuera son más baratos aquí que por ahí, y llegan antes y sin gastos de envío… Que el ministro y la Casa del Libro me perdonen, pero así no me resulta nada fácil mantenerme firme en mi convencido y solidario nacionalismo español. Aún así lo intentaré, procuraré comprar solo libros extranjeros en la página española de Amazon y seguiré pasándome por alguna librería y buscando algún librero de los de antes que sepa algo. 

Ah, todavía no he picado con el Kindle, pero solo porque el formato es propietario y me gustaría un poco más de libertad. Me estoy informando sobre libros electrónicos y ya sé que hay uno español muy bueno, Papyre, que tengo ganas de comprarme. Estoy muy dispuesto a pagar un sobreprecio por nacionalismo… pero si no es excesivo. Amigos del blog, si tenéis algún consejo sobre libros electrónicos os lo agradeceré un montón.

7 pensamientos en “Que inventen ellos

  1. El articulo de nuestro anfitrion,por mucho que lo lea me recuerda una cancion de Los Inhumanos…si esos que le decian a manué que no se arrimara a la pared….os la canto…jeje:

    Soy pobre y solo pude comprar
    un simca mil bastante vulgar
    Soy pobre y no pude alquilar
    un picadero para mojar
    Y cuando alguna me quiero cepillar
    en mi coche me tengo que apañar Yea
    Que dificil es hacer el amor
    en un simca mil en un sinca mil
    Que dificil es hacer el amor
    en un simca mil en un sinca mil
    El asiento no se hecha pa tras
    y la postura aplicar tiene dificultad
    pon tu pierna aqui yo la pondre alla
    tendremos que abrir la puerta de atras
    el volante me vuelbe a fastidiar
    ese no es el pito que debes tocar
    cuando sea rico voy a comprar
    un autobus para mojar
    y cuando alguna me quiero cepillar
    en mi coche me tengo que apañar Yea
    Que dificil es hacer el amor
    en un simca mil en un sinca mil
    Que dificil es hacer el amor
    en un simca mil en un sinca mil
    y cuando alguna me quiero cepillar
    en mi coche me tengo que apañar Yeah
    Que dificil es hacer el amor
    en un simca mil en un sinca mil
    Que dificil es hacer el amor
    en un simca mil en un sinca mil
    Que dificil es hacer el amor
    en un simca mil en un sinca mil

    http://simca1000.foroactivo.com/t851-vendo-simca-1000-fotos

  2. Soy fan de amazon desde hace muchos años y me llenó de alegría la noticia de su implantación en España. El mismo día 14 de septiembre, el día de la inaguración, hice mi primera comprita. Encontré un libro sobre la transición en Ciudad Real que no había encontrado en ninguna librería física y que la Casa del Libro tardaba no sé cuánto en conseguirme. Yo no entiendo cómo, con el enorme mercado en español, ninguna librería había desarrollado hasta ahora un buen servicio de venta on-line. La página web de la Casa del Libro o de Marcial Pons son realmente primitivas, con buscadores del paleolítico y sin apenas información sobre el libro. Los libreros españoles sabían desde hace años que la llegada de amazon era cuestión de tiempo, pero ninguno tuvo la iniciativa de tratar de competir o adelantarse.

    Me he quedado horrorizado con el tono de Cesar Molinas en su artículo del País contra el impuesto de patrimonio. Estos economistas son unos cachondos. Sigue diciendo que el impuesto lo pagará la clase media, aunque el mínimo exento lo pongan en 700.000 euros. ¿Será posible que la clase media tenga esos patrimonios en España y no nos hayamos enterado el resto? ¿Sabe el ilustre economista que más de la mitad de los españoles con ingresos son mileuristas? Molinas insiste en que los riquísimos no van a pagar el impuesto, pero eso es como decir que hay que suprimir el IRPF porque los autónomos no lo pagan (que se lo pregunten a mi dentista). Yo hubiera preferido un impuesto especial a las grandes fortunas, como se ha hecho en otros países, pero mejor este impuesto de patrimonio que nada.

  3. Buenos días

    Después de meses leyéndoles, me animo a escribir. Confío en no resultar muy inoportuno con mi intrusión en esta tertulia de amigos.

    Es mucho lo que me gustaría decir para empezar a dar salida a todo el desconcierto acumulado en estos últimos tiempos. Pero trataré de ser cauto y paciente. Pero lo cierto es que las charlas con los colegas o las sobremesas en familia a veces no resultan suficientes en estos tiempos.

    Empezaré por el tema del artículo de hoy. Es cierto que de un tiempo a esta parte, con lo que se vende en las librerías normales me apaño. En mi día a día, mis aspiraciones lectoras son más bien modestas. Pero también es verdad que cuando uno se sale de lo normal, por así decirlo y requiere de algo más especializado, resulta complicado dar con una buena librería que atienda a esa necesidad del modo más eficaz posible.

    Por lo demás, y en eso coincido con Don Cicuta, no entiendo esa cruzada contra el impuesto de patrimonio. Puede que suene ingenuo, pero creo justo que no paguemos el pato de la crisis siempre los mismos. En cualquier caso, resulta increíble el concepto que tienen algunos de clase media… Si ganar 700.000 al año es pertenecer a la clase media, venga Dios y lo vea…

    En fin, como este es mi primer día, no me extenderé más, para no aburrirles.

    Pasen un buen martes

  4. España
    Amenazan con difundir en internet datos reservados del 11-M antes de las elecciones
    El mensaje atribuido a «Anonymous» publica datos personales de agentes del GEO y advierte que en breve se publicarán datos sobre el «caso Faisán»
    :::
    Estos Anonymous son muy “Concretous”….umm…esto me huele a ….ejem…..¿verdad?.

  5. Gracias Ricardo

    Soy un orgulloso cliente de Amazon desde enero de 1997. Entonces los libros venían con marcapáginas y te hacían un regalo cada año (una taza termo). Celebro que llegue a España (por cierto, para instalarse la empresa sí ha comprado una compañia española Buyvip.com, pionera en el outlet por internet).

    Los libreros de segunda mano, en España y América Latina, sí tienen una muy buena página de venta IberLibro.com, que ahora se ha integrado en la red de libreros de viejo del mundo anglo AbeBooks.com (es una maravilla comprar allí, títulos que llegan, por ejemplo, desde la India, a precios muy competitivos).

    Internet puede que sea el fin de los libródromos como la Casa del Libro, una librería que ya hace años que no vale nada (o de los equivalentes en el mundo), pero ha salvado a las librerías pequeñas, de viejo o especialistas, dándoles un mercado con el que no podían soñar.

    Para saber en qué Amazon (o competidores) comprar un libro: Bookfinder.com. Allí se relacionan TODOS los puntos de venta de un libro, nuevo y usado, y su precio incluyendo gastos de envío. Es de una fiabilidad asombrosa para los libros en inglés.

    Y coincido en que el articulo de hoy del tal Molinas es de traca. No deja de serlo, claro, el que el Presidente Zapatero quitara el impuesto apelando a esos mismos argumentos.

  6. Muchas gracias por las webs. Una pena que nadie sepa de libros electrónicos.
    Abrazos para todos.

Deja un comentario