Primeros roces

Millán Gómez

La cuestión lingüística no había sido nunca en Galicia el centro de ninguna polémica hasta que el PPdeG decidió utilizarla como forma de erosión al entonces gobierno bipartito de la Xunta. Los populares ganaron una vez más la batalla de la propaganda. El PPdeG, formación que históricamente ha implantado desde la Xunta de Galicia todos los procesos habidos y por haber a favor del gallego, decidió utilizar esta cuestión como cebo para recibir el apoyo mediático de algún medio de comunicación madrileño y, de este modo, luchar por el poder con viento a favor.

 

De hecho, antes de la campaña electoral portales digitales conservadores como Libertad Digital sacaban “noticias” prácticamente a diario denunciando un supuesto nacionalismo en el seno de los populares gallegos. Criticaron que la web del PPdeG estaba sólo en gallego, decían que Fraga era un nacionalista, etcétera. Por este motivo, el aparato electoral del PPdeG dio una vuelta de tuerca y consiguió ganarse el favor de ciertos diarios y cadenas radiofónicas. El punto álgido de esta transformación fue una entrevista que Jiménez Losantos le hizo a Núñez Feijóo. En ella, el entonces candidato popular prometió que, en caso de ganar las elecciones, volveríamos al “bilingüismo armónico” y los padres podrían elegir en qué idioma educar a sus hijos. El objetivo de toda esta campaña era bien claro: conseguir la opinión favorable de unos medios de comunicación que, a ojos del PP, no estaban poniendo toda la carne en el asador y ganar votos en electores que se podrían decantar por UPyD.

 

Una vez que Feijóo ganó las elecciones con autoridad comenzó a matizar sus promesas en diferentes cuestiones, la lengua entre otras. Pero la noticia saltó la semana pasada cuando nombró responsable de Política Lingüística a Anxo Lorenzo, profesor de la Universidade de Vigo y relacionado políticamente con el PSdeG. Lorenzo se ha caracterizado siempre por su firme apuesta por fomentar el empleo de la lengua gallego en todos los ámbitos sociales. El sector más ultra de los medios de comunicación ya lo han tildado de “nacionalista”. Estaba cantado.

 

Esta decisión no sorprende del todo. Era de sobra conocido el poder que tiene el llamado “sector de la boina” dentro del PPdeG. En la Galicia rural, los gallegohablantes son mayoría abrumadora y los populares no estaban dispuestos a perder tan preciado botín. Además, Feijóo prometió derogar el decreto que implica que la mitad de las asignaturas se impartan en castellano y la otra mitad en gallego pero, ciñéndonos a la legalidad vigente, esta ley no puede ser eliminada así por así sino que tiene que ser siempre sustituida por otra. Su promesa tenía una carta escondida.

 

El nombramiento de Anxo Lorenzo también es un guiño a la cultura gallega, que ya se ha manifestado en contra de los postulados lingüísticos de la nueva Xunta. La propia Real Academia Galega (RAG) emitió un comunicado mostrando su contrariedad ante los planes de la Xunta popular. Todo esto se produjo, casualmente, en vísperas del Día das Letras Galegas que cada año homenajea a un literato en lengua gallega. El golpe de efecto estaba claro y más cuando estaba prevista para ese mismo día una manifestación en Compostela promovida por más de 600 asociaciones de todo tipo: culturales, deportivas, políticas, etcétera. Según los organizadores, acudieron a la cita 40.000 personas mientras que la policía calculó unos 25.000. Lo que sí está comprobado es que acudió una gran masa de gente porque tuvieron que desalojar tres veces la Praza da Quintana para que todos los manifestantes pudieran escuchar las intervenciones previstas a cargo de diferentes personalidades de la cultura gallega como el histórico galleguista de 95 años Avelino Pousa Antelo o la poetisa Yolanda Castaño.

 

La manifestación es comparativamente un éxito rotundo con respecto a la organizada por Galicia Bilingüe hace pocos meses. En la marcha convocada por GB no hubo más de 3.000 personas y eso que organizaron buses desde diferentes puntos de España. Está meridianamente claro que existe un sector social que no pretende pasar ni una a la nueva Xunta de Feijóo y que está dispuesta a salir a la calle porque considera que las propuestas del nuevo gobierno autonómico son más en negativo que en positivo, pues están más dirigidas a destruir lo realizado por el bipartito que a plantear iniciativas nuevas.

 

La manifestación supuso un nuevo brío para una izquierda gallega necesitada de algo a lo que agarrarse después de la decepción del 1 de marzo pasado. No se recordaba una concentración tan masiva desde los tiempos del Prestige. Como en aquella época, quienes salieron a la calle fueron simpatizantes del PSdeG, BNG, EU y, ojo, también votantes del PP que no están dispuestos a crear un problema donde no lo hay. Como dijo el actor Carlos Blanco “yo sí estoy a favor de una Galicia bilingüe real con el 50 % de la enseñanza, de los libros, de los canales de televisión, etcétera en castellano y  la otra mitad en gallego”.

 

Ni el PSdeG ni el BNG han reaccionado a la derrota electoral como obligaban las circunstancias. El PSdeG ha elegido como sucesor de Touriño, eso sí, al líder con más tirón y carisma que tenía a mano, pero hay quienes no entienden por qué no acudió a la manifestación del domingo de forma oficial cuando sí lo hicieron varios miles de votantes, militantes y cargos electos. Esta situación recuerda un poco a “Nunca Máis” cuando no se adscribieron a la plataforma en su conjunto, sino que se limitaron a apoyar todas las manifestaciones pero no a afiliarse como partido. De hecho, si uno revisa los militantes de “Nunca Máis”, verá como el PSdeG no se afilió en su conjunto sino que lo hicieron muchas de sus agrupaciones locales y comarcales. Puedo entender que no lo hayan hecho en aquel momento por eso de la “centralidad política” pero viendo cómo han perdido votos por su flanco izquierdo, su ausencia no tiene mucho sentido y más cuando el Día das Letras Galegas de este año estaba dedicado a Ramón Piñeiro, quien fue diputado socialista en el Parlamento de Galicia. El BNG, por su parte, cerró en falso la crisis y sigue abrazándose a una UPG que si la sacudes no sale más que polvo. Prueben y lo comprobarán. Siguen mandando los mismos coroneles de siempre y así les va.

 

Ha quedado claro que muchos ciudadanos progresistas no van a quedar de manos cruzadas. Han hecho la digestión de los resultados electorales pero consideran que una victoria por mayoría absoluta no convierte las mentiras en realidades ni te legitima para gobernar para unos pocos. Han pasado casi tres meses de la derrota electoral del bipartito y Feijóo ya ha elegido un nuevo director de la CRTVG sin apoyo del PSdeG y BNG, ha reducido el número de consellerías pero aumentando el número de asesores, utiliza las mismas mesas y sillas que tanto criticaba de Touriño y no parece que su coche oficial sea un Dos Caballos. ¡Qué frágil es la memoria de algunos!

14 pensamientos en “Primeros roces

  1. ¿Cuanto tiempo falta para que la gripe vuelva a ser la gripe?

  2. Se demuestra dia a dia ,que lo que une a los votantes del partido popular es su odio visceral a Zapatero,ese principio moral,jamas podra ser derrotado por “la corrupcion politica en la que estan inmersos sus dirigentes”.
    Por mucha corrupcion que sea aireada,el odio a Zapatero es inigualable.
    Asi que,esperemos bien acomodados a que ellos mismos se descuarticen ,porque el PSM e IU en madrid y el PSV en Valencia seran incapaces de luchar contra ese odio al gobierno de Zapatero….por mucho empeño que tengan.

    La unica esperanza que nos queda es la de ver ,como van cayendo en manos de la justicia.

    Ya no es hora de pedir responsabilidades politicas,hay que pedir responsabilidades judiciales,tiene que actuar la justicia y atenernos a sus sentencias,lo demas es gastar saliva para nada.

    No se puede razonar con tanto “tonto de los cojones” ,porque los tienen muy grandes y bien puestos.

  3. Gracias, Millán.

    Veo con interés a Núñez Feijóo. Desde fuera, nos podemos permitir el desapasionamiento del entomólogo. Tal vez no os haga ninguna gracia a quienes lo padecéis en directo: pero, comparado con el horror de la mafia valenciana o del facherío madrileño, O Presidente tiene al menos un aire de moderación y modernidad que se agradece. Como Conselleiro de Cultura, ha nombrado a un profesional de la cosa que ni siquiera tiene carné del PP y, por lo que cuentas, tampoco parece partidario de extremismos en política lingüística. Humm… ¿Un futuro líder nacional?

    Abrazos para todos.

  4. 7

    Gracias, Teoura. Yo siempre vi a Feijóo como un político sensato y el PPdeG hasta la campaña electoral hizo una oposición positiva sin deslegitimar continuamente al bipartito. Tienes razón en lo que dices de Feijóo. Pero un par de matices: “O Presidente” era Touriño en los carteles electorales del PSdeG y Anxo Lorenzo es el Secretario Xeral de Política Lingüística.

    Saludos y gracias.

  5. Gracias Millán, la verdad es que los temas linguisticos me aburren soberanamente: detesto la promoción de cualquier lengua y no veo por qué habría de ser complicado gestionar la educación en un lugar bilingue: cada cual que se eduque en el idioma que quiera y que conocer bien ambas lenguas sea obligatorio para titularte.

  6. Contra lo que dice Público, en fechas muy recientes yo ví a Granados e Ignacio González departiendo en un corrillo encantados de la vida. Lo que más me sorprendió es que cuando pasé cerca de ellos pude oir como uno de los amiguetes se despedía con un: bueno, ya sabes, a ver si me puedes echar una mano desde El Canal. Como sabrán, Granados preside el Canal y parece que lo utiliza para colocar familiares, etc. No parecían cortarse un pelo, yo lo oí a una distancia de 3 ó 4 metros.
    En fin, si con lo que viene publicando Público de la fundación esa, que ha servido para financiar ilegalmente las campañas de Esperanza con implicación de Correa, no acaban con Espe de una vez, la tenemos de lideresa para toda la vida, porque lo que revelan los periódicos (con pruebas documentales) es infumable.

  7. 9

    Exacto, totalmente de acuerdo. Yo sí creo que hay que promocionar las lenguas en casos de diglosia y demás. Cada cual que elija el idioma que quiera, claro que sí, pero por ahora sólo es obligatorio conocer el castellano en Galicia y no ambas. Yo soy favorable a la igualdad en el derecho y el deber de conocer ambas, no sólo el castellano como es hasta el momento. Todos los gallegos tendrían que saber manejarse en ambas lenguas.

  8. Para Lezo:
    Extracto de la entrevista a Isabel Coixet aparecida hoy en Público, a propósito de su nueva película: “¿Cuáles han sido sus influencias al hacer esta película? Destacaría dos literarias. Chesil Beach, de Ian McEwan, que es su mejor novela, por un lado….”

    Tengo que decir que a mí también me gustó mucho y que no me hubiera importado que tuviera más páginas.

  9. Amigo PMQNQ, para refrendar que también te gustó el libreto de McEwan no hace falta recurrir a Isaber Coixet cual si fuera la gurú de la narrativa británica. Será que a uno le gusta otro tipo de novela, sin más.
    Escritores británicos de su generación que me pusten más, aunque no hayan cursado cursos de escritura creativa con Bradbury, hay varios, como ejemplo Martin Amis, aunque no soy, precisamente, un seguidor de ninguna escuela anglosajona, ni de otras ( es que uno es muy veleta).

    También me da la impresión, como a Teoura, de que Nuñez Feijóo da una imagen notablemente más moderada y *moderna* que la gran mayoría de sus camaradas del centro reformista, incuido, naturalmente, su viejo protector de la cofradía del birrete que, a fecha de hoy, lo dirije.

  10. Lezo: por supuesto que la cita de Isabel Coixet solo figura en mi post como anécdota porque me hizo gracia leerl su opinión después de su polémica aquí el otro día con Melinda. A mí el libro no me gusta más o menos por lo que le haya parecido a ella, por supuesto. Y hablando de McEwan, hay otro libro mucho que me gustó muchísimo: Expiación.

Deja un comentario