Primarias entreabiertas

Julio Embid

Ayer me leí el Reglamento federal de la elecciones de candidatos o candidatas por el sistema de primarias abiertas del PSOE. Independientemente de la bobada que me parece poner candidatos y candidatas, los y las socialistas, y demás parafernalia pseudofeminista (feminismo es lograr la igualdad salarial entre hombres y mujeres, no poner ‘los y las’ o ‘l@s’), el documento es farragoso y da pie a pocas alegrías.

Básicamente pueden votar los afiliados del PSOE, PSC, JSE, JSC y aquellos mayores de 16 años que se apunten al menos una semana antes, se registren como simpatizantes, paguen 2 euretes (¿Nadie daba un duro por Rubalcaba?), acepten una declaración de principios y valores progresistas y cedan el uso de sus datos personales para ser spameados continuamente.

Pueden presentarse como candidatos a la Presidencia del Gobierno aquellos precandidatos que recojan entre el 5% y el 10% de los avales de militantes del PSOE y el PSC. En las CCAA el porcentaje de avales necesarios sube a entre el 10% y el 20% de militantes y serán elecciones cerradas (sólo para militantes), salvo que la Ejecutiva Regional de turno, le pida a la Ejecutiva Federal poder hacerlas abiertas, cosa que parece que no hará nadie, ni los más furiosos pro-primarias. Ah y una vuelta, el que más votos saque ese día gana. First-past-the-post, que dicen los británicos.

Para resolver dudas de candidaturas, publicidad, garantizar la neutralidad general y evitar posibles pucherazos Ferraz organizará una ‘Autoridad Electoral’, que es quien decidirá sobre los posibles conflictos futuros y quien te dirá en que mesa tienes que votar. Voto por correo no habrá, pero si estás en otra ciudad el día de votación, puedes llamar a Ferraz y que te asignen una mesa en donde vayas a estar. Hasta ahí el reglamento. Dos años desde el Congreso de Sevilla para esto.

En las anteriores primarias para el candidato socialista a presidente del gobierno de mayo de 1998, votaron 207.774 afiliados del PSOE y ganó Josep Borrell a Joaquín Almunia por 114.254 (54,99%) frente a 92.860 votos (44,67%). Se tardaron 12 días en dar los resultados definitivos e imagino que los interesados esos días ya no tendrían ni uñas ni dedos. Sin internet es lo que tiene, que el proceso es más largo. Ahora según pone en el reglamento, en menos de 24 horas desde el cierre de las mesas darán el escrutinio provisional. Sin reclamaciones ni impugnaciones, con una pequeña aplicación web sobrarían 20 de las 24 horas.

Según publicó El Confidencial en noviembre de 2013, el PSOE de Andalucía tiene 46.675 afiliados. Si la cifra aproximada de 210.000 afiliados en toda España que dio el diario Vózpopuli en mayo de 2013 es cierta, estaríamos hablando de un 22% de militantes socialistas andaluces, frente a un 17,8% de la población española. Y ahí es donde puede estar una de las claves de estas primarias: ¿a quién apoyará la dirección regional socialista andaluza? A pesar de ser unas primarias abiertas, lo cierto es que a nadie se le escapa que la gran mayoría de los votantes serán los afiliados y sus parientes en primer grado dadas las trabas a la hora de permitir a los foráneos venir a votar. Por eso serán unas elecciones que se ganen en los pueblos y no en las ciudades, así que los precandidatos ya se pueden esforzar en ir a las distintas romerías socialistas (Días de la Rosa) y recorrer carreteras secundarias, porque al final no serán los candidatos que recomienden Jordi Évole y el Gran Wyoming los que ganen las primarias entreabiertas.

PS: Yo he decidido ir a votar pero todavía no sé a quién.