Preguntas y más preguntas

LBNL

La exactitud y veracidad de las declaraciones de bienes e ingresos de los diputados y senadores, ¿no se comprueban? Si no se comprueban, ¿para que sirven? En caso de que sí se comprueben, ¿cómo se explican las divergencias con las declaraciones de la renta presentadas por Mariano Rajoy? Una fuente del PP adujo que Rajoy había declarado al Congreso sus ingresos netos en vez de brutos, pero creo recordar que los ingresos brutos declarados en concepto de IRPF ascendían a unos 180.000 euros en el mismo ejercicio en el que Rajoy declaró al Congreso ingresos por valor de unos 85.000 euros. Ergo, ¿ese año tributó a un tipo marginal del 111%? En otras palabras, de los 180.000 euros brutos que recibió como salario, pagó a Hacienda casi 100.000? En todo caso, las inexactitudes y errores de las declaraciones de bienes e ingresos de los diputados y senadores ¿dan lugar a algún tipo de sanción legal? En caso contrario, de nuevo, ¿para qué sirven?

Si las declaraciones de la renta y del patrimonio son documentos legales que no admiten maquillaje, ¿por que tardó el Presidente del Gobierno una semana entera en cumplir su compromiso de publicar las suyas? La única explicación que se me ocurre es que su equipo legal y de comunicación dedicó todo ese tiempo a preparar argumentaciones defensivas para las dudas y preguntas que las declaraciones fueran a suscitar. Pero en tal supuesto, deberían haber presentado inmediatamente una argumentación sólida que explicara la disparidad entre los ingresos declarados al Congreso y los de la declaración del IRPF. Igualmente, podrían haber acompañado la publicación con alguna argumentación sobre por qué Rajoy no cotizó a la Seguridad Social unos años, algo que tampoco vi por ningún lado.

¿Por qué se arriesga el PP a tratar de tomar la ofensiva reclamando por boca (perdón, por medio) de su lideresa catalana a todos los demás líderes que sigan el ejemplo de Mariano Rajoy? La mejor defensa no es siempre el ataque. A veces, como parece ser el caso, tienes tanto que explicar que lo único sensato es adoptar una posición de humildad, explicación y propósito de enmienda, esperando a que escampe. Rajoy parece seguir su línea habitual: inacción a la espera de que la tormenta amaine por si sola. Sus adláteres, al menos algunos de ellos, quizás por hacer méritos o quién sabe si para quitarse de en medio a rivales internos enfangados, tratan de pasar a la ofensiva. Craso error, salvo que tengan información solvente sobre millones de euros escondidos en cuentas en paraísos fiscales o circulación de sobre sueldos a mansalva, que no parece ser el caso. Si finalmente se demuestra que el PP viene financiándose desde hace años con donaciones millonarias clandestinas y cuando menos irregulares, el tsunami se va a llevar también por delante a aquellos dirigentes del PP que ahora se llenen la boca pidiendo transparencia, incluso a aquéllos, que por estar lejos de Génova, no hayan participado del reparto de beneficios.

La sociedad española no tolera a los ladrones y ahora mismo Rajoy y la cúpula del PP tiene que demostrar que no lo es. Estamos en el plano político, no en el penal, único en el que rige la presunción de inocencia. Si Rajoy puede demostrar que no recibió una sola peseta o euro de la red gurthel, le conviene ofrecer explicaciones convincentes rápidamente. Si asimismo puede demostrar que las vaivenes de los saldos de las cuentas de Suiza no tienen nada que ver con los gastos electorales de su partido, también le conviene ofrecer explicaciones convincentes al respecto. ¿Puede? Si fuera así, ¿por qué no lo ha hecho hasta ahora? Publicar sus declaraciones fiscales suscitando más preguntas que respuestas y sin explicaciones que permitan entender los interrogantes, no ayuda. Como tampoco hacer públicas las cuentas oficiales del partido.

Claro que, lo peor de todo es esa apariencia de sometimiento al chantaje del ex tesorero y antes gerente plenipotenciario, y hoy lucidor de esas canosas patillas que desembocan en abrigos gangsteriles. ¿Cómo debemos entender que después de haber sido procesado por connivencia con la red corrupta Gürthel se le despida con una indemnización de 400.000 euros pagadera en cómodos plazos que incluyen las correspondientes cotizaciones sociales? ¿No es suficiente indicio de chantaje, incluso dejando de lado las declaraciones en su momento sobre su indubitada inocencia, el pago de su defensa legal, el coche a disposición, la secretaria personal y el uso de una sala en la sede del partido pese a haber sido procesado?

Los medios informan de que Bárcenas llevaba tiempo amagando con hacer públicas sus cuentas privadas sobre la contabilidad B. Ahora que han salido a la luz sus supuestas cuentas, Bárcenas niega su autoría y los pagos opacos en metálico. Y sin embargo, el ex diputado Trías, que se confiesa amigo de Bárcenas y alega haber conseguido un trato favorable para su mujer, declara ante la prensa que los pagos en B eran conocidos y corrobora la veracidad de los papeles de Bárcenas. ¿Están jugando a poli bueno poli malo?

¿Es verdad que Bárcenas ha advertido a la cúpula del PP que si ingresa en prisión caen todos con él? ¿Es esa la razón de que Aznar se querelle contra El País en vez de contra Bárcenas y de que el PP, que ha anunciado que se va a querellar contra todo aquél que publique que mantiene una contabilidad en B (es decir, contra medio mundo incluido el Financial Times y The Economist), todavía no se haya querellado contra su ex tesorero?

Por último, ¿es verdad que Bárcenas tiene más cuentas en Suiza por un valor total de entre 40 y 60 millones de euros? Si, ya sé, es un margen considerable, pero esas son las cifras que se escuchan en algunos mentideros. Y, ¿podría ser cierto que dichas cuentas no fueran sólo suyas sino también de algunos otros destacados ex dirigentes del PP, como por ejemplo de su ex Secretario General? Me refiero particularmente al que propició el establecimiento de la trama Gürthel tras entablar una relación de confianza con el dependiente de una agencia de viajes cercana a la sede de Génova que venía demostrando una gran habilidad para organizar sus viajes privados y discretos en compañía de algunas amigas especiales, es decir, Correa. ¿Saben a qué ex Secretario General del PP me refiero? Últimamente está algo distanciado del partido, pero no tanto de la FAES, de la que sigue siendo patrono bajo presidencia de Aznar. Y ha recibido apoyos implícitos de Esperanza Aguirre, la misma que se ofrece para la regeneración democrática mientras apoya a muerte a su limpio y puro delfín Ignacio González, hasta hace poco algo liado con la compra de un piso en Marbella y últimamente todavía más ocupado con la atracción de inversiones para Alcorcón, desde luego no en beneficio propio sino para el de la población de Madrid.

Si a mí me acusan mañana de cobrar en negro y dirigir una organización financiada ilegalmente, salgo inmediatamente a la palestra a desmentirlo, explicando cuánto he cobrado y por qué conceptos, muestro las cuentas de la organización con pelos y señales y me querello ipso facto contra todo aquél que sostenga lo contrario. Cuando te acusan de algo tan grave sin ningún fundamento no queda otra que entrar al trapo y ganar el combate. Si no, lo pierdes, incluso si sólo parte de las acusaciones son ciertas. Como también lo pierdes si, por tener algo que ocultar, optas por negarlo todo dando explicaciones parcialmente incoherentes y tratas de pasar a la ofensiva mientras sigues aceptando el chantaje de quien te tiene cogido por los cataplines.