Preguntas andaluzas

LBNL

Nadie esperaba que el PSOE pudiera seguir gobernando en Andalucía. Cuando se conocieron las primeras encuestas “israelitas” los medios digitales anunciaron raudos el cambio de Gobierno en la última autonomía gobernada, desde siempre, por el PSOE, que confirmaban el veredicto unánime de todas las encuestas previas. Y sin embargo, el PP acabó ganando las elecciones por sólo 30 mil votos, un 1% y 3 escaños de diferencia, quedándose a 5 de la mayoría absoluta que necesitaba.

Tampoco yo esperaba que Griñán, en medio de una crisis económica brutal, enfangado en el escándalo de los EREs y líder de un partido dividido, pudiera resistir la marea del PP que ya le había derrotado en las últimas elecciones municipales y generales.

Pero lo ha conseguido, gracias en parte a que IU -ojalá sirva de precedente- ha sido capaz de absorber una gran parte del voto socialista desencantado.

¿Explicaciones? Muchas, a gusto de cada cual, así que me limito a enunciar algunas preguntas.

¿La alta abstención habrá perjudicado por una vez más al PP que al PSOE?

¿Cuántos votantes potenciales del PP se quedaron en casa por el triunfalismo que rezumaba el PP dando a entender que la victoria estaba garantizada?

¿Habrá sido castigado el descaro de retrasar los presupuestos del Estado siendo tan clara su orientación en vista del programa de recortes de Rajoy?

¿Habrá castigado el electorado el cambio de Rajoy que anuncia ahora que la crisis va para largo y requerirá de muchos sacrificios frente a su discurso previo de que todo era culpa de Zapatero y lo arreglaría rápido sólo con gobernar como “dios manda”?

¿Habría conseguido Arenas los escaños que le han faltado si hubiera acudido a debatir?

¿Conseguirá Arenas rentabilizar en Madrid su “histórica victoria” arrumbando su cuarto fracaso gracias a los servicios prestados a Rajoy para desactivar el pretendido asalto de Esperanza en 2004?

¿La convocatoria de huelga general habrá arrastrado a los votantes de izquierda desencantados a votar a IU antes que abstenerse?

¿El nuevo gobierno de Griñán articulará una política verdaderamente de izquierdas frente a la crisis?

¿Habría conseguido el PSOE mantenerse en el Gobierno si Rubalcaba hubiera sido el candidato?

¿El País cargó las tintas en su demoledor sondeo (PP 59 escaños) de hace una semana por encargo de Rubalcaba para vengarse del apoyo velado de Griñán a Chacón?

¿Asumiendo que Patxi López no tiene ninguna posibilidad de repetir como Lehendakari, es Griñán desde ayer el mejor situado para encabezar la lista del PSOE en las generales de 2014?

¿Qué dirá Fernando?

PD: Que me perdonen los asturianos pero a) la victoria en minoría del PSOE no ha sido una sorpresa, b) IU no ha conseguido sumar lo necesario para posibilitar un gobierno de izquierda y c) los previsibles nuevos capítulos del sainete interno PP-FAC no inspiran.