¿Por qué no un referéndum?

Barañain

Una nueva etapa de oposición requiere de algo más que el enunciado de la voluntad de ejercitarla (¡ahora sí, se van a enterar!). ¿Hay algo nuevo en el documento político que ha discutido – si es que lo ha hecho realmente -, el comité federal del PSOE este último fin de semana? Yo al menos no he sido capaz de detectarlo.  He leído detenidamente, en la web del PSOE,  la explicación de Elena Valenciano sobre lo tratado en ese comité federal y no he visto una sola mención a cómo conseguir atraer hacia la política -no digo ya hacia la política socialista-, a esos millones de ciudadanos que han dejado de creer en ella. ¿Y hay acaso lago más urgente para un partido político cuya única razón de ser, es la voluntad de participación de la ciudadanía progresista?

 En esta última reunión de la dirección socialista, la primera del nuevo y trascendental curso político, más allá de reiterar las críticas ya conocidas a la política del PP, no se ha planteado nada ilusionante. Quiero decir, nada que permita suponer que los socialistas emprenden de veras la tarea de convencer al electorado -convenciéndose primero a sí mismos-, de que son la alternativa al calamitoso gobierno actual y de que es posible sacar al país del agujero negro de incertidumbre, y desilusión en el que está sumido.

 Mientras Rajoy sigue instalado en el recordatorio continuo de la herencia recibida (por cierto, justamente lo que en su investidura prometió no hacer), los socialistas siguen sin saber cómo contestar ante ese ataque  y parecen limitarse a esperar que el desgaste del PP les allane el camino de vuelta al gobierno. Respecto a su propio papel ante la crisis, el objetivo parece tan modesto como contradictorio: que se olvide mayo de 2010. Sigue sin saberse cuál es la valoración del PSOE, como colectivo político, sobre lo que ocurrió entonces. Por lo visto, se trata de conseguir que, simplemente,  transcurrido un tiempo prudencial -un luto de meses-,  se aleje de la memoria ciudadana cualquier posible vínculo del actual PSOE que quiere volver a ser alternativa de gobierno con las medidas adoptadas por el gobierno de Zapatero.

 Aquellas decisiones  pueden defenderse, dadas las circunstancias y creo que hay argumentos para ello. También pueden criticarse por supuesto, pero  a condición de que se explicite cual hubiera sido la conducta adecuada a seguir entonces. A toro pasado es fácil ponerse estupendo pero una crítica constructiva es la que cuestiona decisiones tomadas en base a los datos que entonces se tenían y en aquellas precisas circunstancias. Hay una tercera posibilidad, la peor a mi juicio, que es a la que se ha apuntado la dirección del PSOE: no decir ni sí ni no sino todo lo contrario, dejarse llevar por la marea, adoptando un aire de compungido arrepentimiento por lo ocurrido pero sin explicitar claramente por qué estuvo mal o cómo, alternativamente, debiera haberse  actuado. Hacerse perdonar el pecado sin haberlo confesado claramente.

 A falta de mayor claridad sobre el fondo del asunto, esto es, sobre la política económica a adoptar     – y sobre la relación con los socios europeos-,   la cuestión que suele plantearse es más bien de tipo meramente formal: si se acierta en el tono de la crítica o si la oposición al gobierno debe ser más contundente. Da la impresión que los dirigentes socialistas no se  han planteado otro debate que ese.

 La verdad es que tengo mis dudas de que incluso sobre eso se haya debatido en serio.  Por vez primera, en mucho tiempo, la discusión  se ha hecho a puerta cerrada, al parecer  “para favorecer el debate”. Otros han apuntado, misteriosamente, que ha sido  una “concesión al aparato”. A estas alturas, a los experimentados miembros del comité federal socialista parece que les cohíbe expresarse ante los medios. Suena raro. Y suena viejo: no es lo que uno esperaría de esta nueva etapa.

 El madrileño Tomás Gómez estaba dispuesto a animar la cosa con su propuesta de defender la necesidad de un referéndum para que los ciudadanos aprobaran o no la petición de rescate a la que el Gobierno de Rajoy está abocado. Parece ser que el resto ve demasiado riesgo en la iniciativa.

No sé si ha sido Patxi Vázquez el que ha expresado la opinión mayoritaria en contra de la idea -ya rechazada previamente por Rubalcaba-, aludiendo a que es “la hora del parlamento, que es el representante legal de los ciudadanos”. ¡Gran descubrimiento! Pero en una democracia parlamentaria el congreso de los diputados no tiene “una hora”, no hay un momento concreto en el que adquiera un valor mayor su papel en el sistema político.  Pero, sin demérito del parlamento, sí puede haber un momento en el que debe darse la palabra a los ciudadanos.

 Y este que vivimos puede ser ese momento. Precisamente porque incumpliendo el contrato con los ciudadanos la actual mayoría parlamentaria viene haciendo lo contrario de aquello a lo que se había comprometido. Porque no se trata sólo del rescate en sí, sino del conjunto de políticas que viene ejecutando Rajoy, pasándose por el arco del triunfo, desde el minuto primero, el programa con el que consiguió la mayoría absoluta. ¿No tienen derecho los ciudadanos, ante tan flagrantes incumplimientos, a revalidar su apoyo o censurar a sus supuestos representantes? ¿No tienen derecho a ser consultados sobre la aceptación o no de las condiciones del rescate? 

 ¿No estamos todos convencidos -también los dirigentes del PSOE, o eso suelen repetir-, de que el mayor peligro de la situación actual es la desafección de los ciudadanos hacia la política democrática? Si es así – y lo es-, apelar al protagonismo de los ciudadanos, en este contexto tan excepcional, mediante el referéndum, es una propuesta que merece ser debatida antes de despacharla sin más, aludiendo tontamente a un respeto al parlamento que nadie ha cuestionado. No sé si la propuesta en cuestión llegó a debatirse, pero supongo que no (en los resúmenes de lo tratado ni se menciona siquiera), y me parece un error.

 Denunciar las falsedades del gobierno y la ilegitimidad de su política, apelando a los ciudadanos -aún sabiendo que el actual gobierno no estaría por la labor de plantear una consulta-, dotaría de fuerza e identidad política a  quien aspira a ser alternativa. En vísperas de movilizaciones como las convocadas por los sindicatos y otras en el horizonte inmediato, enarbolar la bandera del referéndum supondría algo más que un chispazo -algo ingenioso condenado a agotarse enseguida-, en el sombrío panorama político. Condicionaría seguramente la política a corto/medio plazo. Para el PSOE -el único capaz de liderar una propuesta así-,  supondría retomar la iniciativa después de mucho tiempo de recular a la defensiva.

 No soy para nada adepto a la política de plebiscitos y referendos por sistema. Pero pocas situaciones como la actual -verdaderamente excepcional-, son tan propicias para apelar a la voluntad ciudadana como esta. Tiene sus riesgos, qué duda cabe. Sobre todo, si no se acaba de precisar cuál es el límite de las críticas a la política del gobierno actual. El PSOE del “ni sí, ni no” puede temer que un referéndum, fórmula siempre propicia al blanco/negro le obligaría a pronunciarse con más rotundidad de la que tal vez esté en condiciones de soportar.  Me temo que ese es el auténtico problema.

13 pensamientos en “¿Por qué no un referéndum?

  1. Gracias Barañaín, yo quiero referendum para cada cosa!!! 🙂

    “Hay una tercera posibilidad, la peor a mi juicio, que es a la que se ha apuntado la dirección del PSOE: no decir ni sí ni no sino todo lo contrario”…..
    ejem….. LBNL… creo que te llaman…. jejejeje

    Senyor_G: Cataluña ya es Catalunya!! 🙂

  2. Es más, si se pudiera por fin votar por internet el coste de las votaciones sería muy reducido. Y si se pudiera votar para cada ley que se quiera imponer sería la forma de que nadie mintiera para ganar elecciones y luego hacer lo que le diera la gana…….. O meter la pata sin preguntarnos……. Además no haría falta tanto concejal inútil con poderes……. 🙂

  3. Yo estoy con Sarah y creo que se debe defender convocar un referendum para decidir si se convoca un referendum.

  4. Mucho mejor Fernando, se convoca el Primer Referendum para ver si a partir de ahora lo hacemos todo a base de referendums y nos dejamos en paz de incompetentes….. 🙂

  5. Para que hacer un referendum,si está mas claro que el agua ,los españoles quieren ser españoles en Catalunya,y los catalanes quieren ser catalanes en el resto del mundo.

  6. Mira Fernando yo no se si todos los españoles quieren ser españoles de pura cepa ,pero ultimamente los catalanes nos superan en imaginacion y ya sabes que una de las peticiones mas rojas y revolucionarias que han existido ha sido “La Imaginacion al Poder” en el Mayo del 68…¡Que tiempos aquellos ,yo tenia 10 añitos!….jeje.
    Asi que a veces los españoles deberiamos hacernos catalanes a ver si se nos pega un poco su inteligencia a la hora de sortear los obstaculos que nos ponen la derecha doctrinal que gobierna ¡EEsssspAña,coño!
    Por ejemplo está,”Como sortear la subida del IVA con productos del campo”:
    ::::::
    Quim Marcé es el director de un pequeño teatro de un pueblo de Girona llamado Bescanó. Ha ideado su particular revolución para luchar contra la subida del IVA. Para ello ha hecho acopio de 340 zanahorias, tantas como localidades tiene su teatro, de tal forma que por cada una de estas hortalizas el espectador recibirá de “regalo” su entrada para el estreno de la obra Suicidas de la compañía PocaCosa Teatre.

    El fin último es protestar contra la subida del IVA en la cultura, que desde el 1 de septiembre ha pasado del 8% al 21%. “Creo que es más justo pagar el 4% que se aplica a las verduras y hortalizas que el 21% que pretenden hacernos pagar”, explica el empresario teatral.

    “Primero pensamos en repartir huevos, pero lo desestimamos porque son más delicados, finalmente nos decidimos por la zanahoria porque resulta más ridículo aún”. Así, aquellos espectadores que pretendan asistir a la función podrán comprar una “zanahoria anticipada” a través de su web o bien asistir al teatro y comprar una zanahoria a precio de taquilla.
    ::::::
    En fin,Fernando,ya sabes… a veces a los politicos hay que enseñarles la zanahoria antes de darle con el palo….JAJAJA….que nervios.

  7. Mola el truco este de la zanahoria. Se puede extender. Por cierto, no entiendo lo de que me llaman con lo de ni si ni no ni todo lo contrario.

    En cuanto ar tema. Completamente de acuerdo con Barañain en que todavía no he oído una sola propuesta alternativa del PSOE. Me temo que Rubalcaba pretende seguir la táctica de Rajoy: que la crisis se cargue al Gobierno. Pero no funciona, al menos de momento. Supongo que si Rajoy llega al 15% de intención de voto, quizás en ese momento el PSOE haya perdido un poco menos y consiga ganarle. Pero para entonces estaremos ya en plena revolución.

    En lo que no estoy de acuerdo es con el referendum y no porque lo proponga el (diría imbecil pero no se puede insultar aquí) de Tomás Gómez. No estoy de acuerdo porque no tengo claro que habría que votar en el susodicho referendum. Estamos en un momento excepcional, con una crisis de caballo (no sé que año, creo que en 2009, el Estado gastó 200 mil millones e ingresó 100 mil), de difícil solución y con todos los poderosos aprovechando para imponer su agenda ideológica y empobrecer a la clase media. No es tiempo para referendums. O aceptamos la ortodoxia y jugamos a que la UE flexibilice la compra de deuda y para que los recortes sean más equitativos, a la francesa, o directamente a la revolución. Es decir, si en vez de por un referendum se aboga por salir con las armas a la calle, igual me apunto más fácilmente. Es lo que tiene tener cada vez menos que perder.

  8. Todos sabemos que el futbol es un sucedaneo de las batallas guerreras que los hombres ,siempre, se han dado a si mismos.
    La necesidad imperiosa de acabar con el contrario,con el enemigo ,el equipo visitante o de darle un puntapie a Ronaldo por ser tan tristemente afortunado.
    Dado que nuestra cultura se alimenta de semanas santas y partidos de futbol,no estaria de mas que en los estadios de futbol se hicieran referendums cada vez ,en el intermedio del partido y durante los procesiones ,lo mismo….y ya puestos por que no en cualquier concierto multitudinario….se imaginan a Bruce Springsteen pidiendoles a los españoles que dijeran si querian tenerle a el como presidente del gobierno…..Pues eso.

  9. “Visiones mas alla de la cruda realidad”
    Uno que se pasa largas horas ante la televison y la pantalla del ordenador no deja de quedarse asombrado de lo que lee,ve y escucha,cosa que cuando se tiene la sensibilidad de un extraterestre venido de Civitalek ,alla en el lejano Ganimedes,tiende a que sus neuronas segregen una sustancia pegajosa que inunda sus capacidades cognitivas de un ligero sabor amrgo.
    Hoy he visto a la ministra Bañez sacar toda la fuerza de sus argumentos politicos de una manera tal que me han hecho pensar que siento pena por ellos….si ,siento pena por lo mal que lo estan pasando los miembros del gobierno,mientras Rajoyibus Lecter “El Displicente” escucha “La vida sigue igual”,sorbiendo sus cerebros..
    Pobre ministra Bañez,que pena penita pena,tener que soportar a la Oposicion pòniendo en duda su incalificable levedad del ser.

  10. El artículo de Barañaín es genial. Respecto a la crucial decisión de Zapatero el 10 de Mayo de 2010, dice que en vez de defenderla o atacarla, el actual PSOE ha escogido una tercera posibilidad, “la peor a mi juicio, que es a la que se ha apuntado la dirección del PSOE: no decir ni sí ni no sino todo lo contrario, dejarse llevar por la marea, adoptando un aire de compungido arrepentimiento por lo ocurrido pero sin explicitar claramente por qué estuvo mal o cómo, alternativamente, debiera haberse actuado. Hacerse perdonar el pecado sin haberlo confesado claramente.” Barañaín acierta plenamente después al escribir: ” la cuestión que suele plantearse es más bien de tipo meramente formal: si se acierta en el tono de la crítica o si la oposición al gobierno debe ser más contundente. Da la impresión que los dirigentes socialistas no se han planteado otro debate que ese.”
    Tiene razón, pero si Rubalcaba fuese capaz de explicar porqué el recorte del 10 de mayo de 2010 fue bueno y , en cambio, los recortes de Rajoy no son buenos sería un gran profesor de economía política. Pero como sabe que no lo es, prefiere olvidar el pasado y simplemente estar atento a si los militantes del PSOE les parece suficiente su actitud crítca actual o les parece que es demasiado blando. Ya hemos visto lo que pasó en Grecia: al ser débil la crítica del Partido Socialista Griego, la gente le quitó los votos y se los dieron al partido Syrisa, opuesto a cualquier recorte.
    El resultado de un referendum sería una mayoría en contra del rescate y por eso, la mayoría parlamentaria actual estaría en contra de su celebración. Yo también estoy en contra de celebrarlo: no puedes obligar a la gran mayoría a votar a favor de bajarse su nivel de vida, pero como parece que es bueno para conseguir bajar la prima de riesgo, pues no hay mas remedio que el partido en el Gobierno solicite el rescate. Dragui si no, no puede comprar deuda pública española.

Deja un comentario