¿Por qué ganaba el PSC?

Pratxanda

En las pasadas elecciones generales de 2011, por primera vez, el PSC no ganó en Catalunya. Se ponía fin a una supremacía política de 34 años, en la cual el PSC sacaba al PP centenares de miles de votos (a veces vitales para la victoria del PSOE en Restospaña)  y una holgada diferencia a CiU.

El PSC ganaba, además, las elecciones locales.  Estos resultados no se correspondían con los obtenidos en las autonómicas, en las que ganaba CiU siempre.  La mayor parte de las veces impidiendo formar una mayoría de izquierdas. ¿Por qué ganaba el PSC las generales?

Hasta ahora la teoría más repetida era que la diferencia de votos entre ambas elecciones se debía al descontento con la deriva “nacionalista” del PSC. Es decir, que gran parte de los electores socialistas que votaban al PSOE en las generales se quedaban en casa como castigo al PSC en las autonómicas, por sus posicionamientos demasiado catalanistas. Un ejemplo de estas tesis lo firmaba Javier Cercas.

Sobre este tema ya hablamos en DC en 2011, a partir del párrafo que empieza por “pasemos al primer supuesto”. Resumiendo:

  • Según el politólogo Ivan Serrano, y analizando los datos del CEO, los votantes de las generales de 2008 eran más catalanistas que los de las autonómicas del 2006. Justo lo contrario. Según Lluis Orriols, el votante catalanista del PSC es el que tiende a desertar.
  • El porcentaje de participación en locales y autonómicas es semejante. Y los resultados difieren: el PSC sacaba un millón de votos que no conseguía en las autonómicas. Por lo tanto, hay un claro voto dual. O triple: en Sabadell ganaba Felipe, Pujol o Antoni Farrés (PSUC) según la elección.
  • Podemos pensar en el voto dual cuando los resultados de las generales eran peores para ERC (excepto 2004), ICV e incluso CiU (su electorado prefiere al líder del PSOE al del PP siempre). Los abstencionistas, igualmente, rompen su opción para salir a votar y … PARAR AL PP!!

En definitiva, no nos encontramos ante socialistas que se abstienen en las catalanas, sino ante abstencionistas que salen a votar al PSC y  votantes duales que cambian su voto hacia la formación socialdemócrata.

Una imagen vale más que mil palabras (especialmente si escribo yo):

http://pratxanda.files.wordpress.com/2013/01/pscalconges.jpg

Expuesta la tesis y visto el gráfico, podemos pasar al relato:

Despues de las dos primeras legislaturas en la oposición y del subidón del 82, el voto se reasienta o empieza a bajar durante la década de los 80. Pero en 1993 vuelve a subir y aún más en el 96. ¿Ha cambiado la orientación nacionalista del PSC? No, sencillamente fue en el 93 cuando las encuestas daban como ganador por primera vez a Aznar delante de FG. Contra pronóstico, ganaron los socialistas, que debieron apoyarse en los votos de CiU. Crispación catalanofóbica a tuttiplen y en el 96, esta vez sí, gana el PP. Pero, a diferencia de en otras partes, en Catalunya aún gana más votos un PSOE noqueado por los casos de corrupción. Es decir, que cuanto más se acrecienta la amenaza de una victoria del PP, más votos consigue el PSC en unas generales.

Y después de la primera legislatura de Aznar, cuando el doberman no parecía tan fiero y sin expectativas de ganar, el PSC saca los peores resultados desde el 82.

Pero, ya conocen la historia de 2004, los atentados de Atocha, Acebes diciendo que era ETA, en Charneguistan desde el viernes  los medios apuntando al terrorismo islamista y… el PSC lo vuelve a petar. Casi como en el 82. Había que echar al PP sí o sí. Cuentan que Ana Botella supo que perderían cuando vió la alta participación en Catalunya. Luego 4 años más de crispación a todo volumen, con manifestaciones casi  cada sábado, y el PSC saca aún más votos en 2008.

Pero en  2011, ya con todas las encuestas dando la mayoría absoluta al PP, el PSC saca uno de sus peores resultados, cediendo el título de partido más votado a Convergencia.  Fin de ciclo.

Más que por el discurso más o menos nacionalista del PSC, el voto de este partido fluctúa según la posibilidad de frenar una hipotética victoria del PP. Cuanto mayor es la amenza, más votos consigue el PSC, excepto cuando la victoria es tan evidente que no vale la pena ir a votar o decidirse por el voto útil. Que CiU haya ganado estas pasadas elecciones a Cortes, con casi los mismos votos que en las autonómicas, implicaría un final del voto dual.

Pero, ¿por qué esto es así? En las encuestas del CEO y las del CIS, los votantes catalanes sitúan al PP con una media de 8 y pico en el eje social, en una escala del 1 (extrema izquierda) al 10 (extrema derecha). Más de dos puntos sobre CiU, a quién sitúan entre el 5 y el 6 y pico. Lamento no poder datos más exactos, pero no puedo consultar los barómetros anteriores a 2012.

Por otra parte este gráfico, obtenido del GESOP hace un ranquing de partidos. A quien votaría (simpatía) y  a quien no votaría jamás (antipatía).

http://www.gesop.net/images/bloc/imatges/2012_10octubre/Post8_Figura3_CAT.bmp

Son, lógicamente, casi iguales. Con algunas variaciones, el  voto que más simpatía genera es tambien el que menos antipatía provoca. El cambio más importante está en las tres últimas posiciones. Los populistas de Plataforma, la ultraderecha xenófoba, son quienes generan menos adhesiones. Pero en lo que a imposibilidad de voto se refiere, es superado por C’s y el PP en una última posición, y un 79.5% de catalanes que afirma que jamás lo votaría. El PP es peor valorado que los populistas de Anglada.

Con razón o sin ella, el electorado catalán ve al PP rayano a la ultraderecha, mientras la lucha CiU-PSC es la rivalidad centroderecha-centroizquierda. Rivalidad, sin debate independentista por medio, que moviliza menos a la sociedad (¿Sociatas? ¿Convers? ¡bah! igual unos que otros!), o no obliga a cambiar el voto en un Parlament más abierto.

En cierta manera, el antipeperismo funciona como un antifranquismo. Y no quiero decir que el PP sea franquista, aunque recoge, opino, el franquismo sociológico. Lo que sea el PP, avui no toca. Lo que quiero decir es que el bloque antiPP no solo es una suma de izquierdas, sino que funciona como una movilización antifranquista. El comportamiento electoral en las generales no se justifica solo alegando que Catalunya es de izquierdas; hay, opino, algo de colectivo amenazado que va más allá. Más allá del eje social y nacional.

Ojocuidado: No niego que existan tambien otros factores: el abtencionista que perfila Cercas, o la crisis de la socialdemocracia, o las medidas de ZP en la seguna legislatura, o…

Un apunte: El éxito de PxC se explica porque permite votar a un partido xenófobo, sin tener que “comerse” el programa electoral entero del PP  (sin ir contra la inmersión, sin recortes para los autóctonos, sin “ir con los ricos”, etc). El angladismo no era solo cosa de carlistones de Vic, ha hecho agujero en el área metropolitana. Daría par otro post, lo sé.

Un último apunte: ¿Porqué el PSC no lidera el bloque antiindependencia en el Parlament? Primero, porque su apuesta (dicen) federal resultaría poco creíble con socios como los populares y los ciudadanos. Segundo, porque le situaría en el bando de Sánchez-Camacho y Rivera. Así que, si el PSOE lo permite, se posiciona en un cómodo abstencionismo ante las votaciones sobre la consulta. Para Restoespaña esto es casi confundirse con los soberanistas, pero no entienden que hay algo peor en Charneguistan, que te señalen como pepero.