¿Poder para qué?

 Guridi 

Pedro Sánchez tiene un problema. No es que tenga uno sólo, es que tiene un problema de base. Gracias a los buenos oficios de Pepe Blanco, Luena, Hernando y la tutela de Susana Díaz, ha conseguido hacerse con el poder. Ha pasado de ser el repuesto de Patxi López a ser el tipo que ha podido elegir en qué rincón coloca al ex-lehendakari, como un bonito florero. Ha llegado a Ferraz y se ha cobrado justa venganza de todos aquellos que se atrevieron a menospreciarle, pensando que estaban más a la derecha de Pepe Blanco que él. Pedro ahora tiene el poder en el PSOE.

Pero no sabe qué hacer con él.

La falta de ideas de Sánchez quedó más que patente durante la campaña de primarias, dolorosamente clara en el debate de candidatos y se hace evidente cada vez que suelta una frase hecha, un lugar común, un eslogan o una obviedad más. Pedro Sánchez quiere ser presidente del Gobierno, pero se acaba de dar cuenta de que hace falta algo más que cabalgar a lomos de las siglas del PSOE. Ni él ni Luena tienen ni idea acerca de cómo abordar los problemas del desempleo, de cómo devolver la credibilidad a las viejas siglas, de cómo hacer frente al territorio que nos ocupan a izquierda y a derecha, de cómo explicar a los muy quemados catalanes que “federalismo” es más que una frase hecha y, a la vez, menos que ser Andorra con otra bandera.

Durante mucho tiempo, en el PSOE se enfrentaban orgánicamente diferentes facciones. Casi desde su fundación, los órganos internos han sido un campo de batalla donde han peleado diferentes intereses y maneras de concebir la izquierda. Pero, tras la debacle de Almunia, comenzó a existir un tipo de facción que no se concebía anteriormente, la de la gente que está en el juego por el juego, en la política como fin y no como medio de lograr unos ideales. Hay quien denominaría a esta gente como “Aparato, aparateros o fontaneros”. Hasta ahora, los fontaneros trabajaban para alguna de las diferentes facciones ideológicas del PSOE, pero la victoria de Sánchez ha supuesto que el aparato ha ganado a solas. Sin esos molestos intelectuales que viven en las nubes y pretenden modestos ideales de “pureza”. Los “fontaneros” se dicen a sí mismos que han ganado los que de verdad trabajan, los que se manchan las manos y no van de santurrones; los que mantienen en pie la organización. Lo malo es que la organización se dedica a defender ideas y ellos no son capaces de concebir ninguna.

Los aparateros han tirado al GPS por la ventana del coche, porque molesta mucho para conducir, pero ahora no saben por dónde van, ni a dónde quieren ir.

Como en algunos famosos motines navales, nuestros marineros han arrojado a los oficiales por la borda, pasado a sus fieles por la quilla y ahora no tienen ni idea de qué hacer con el barco, más allá de mantener la bandera en el mástil.

Y, como en los motines navales, no sucede por culpa de los marineros. Sucede porque el PSOE lleva años en los que sus cabezas pensantes se sintieron insustituibles y eternos. No buscaron nuevo talento, ni formaron nuevos líderes, sino que criaron asistentes, recaderos y ejecutores. El talento que surgía, o que se ofrecía a colaborar, era liquidado rápidamente como amago de motín. Hasta que los asistentes, los becarios, los recaderos y los ejecutores terminaron por pensar que no hay mejor jefe que uno mismo. Los ideales eran cosa de ingenuos y poco prácticos.

Esto no se resume sólo en la persona de Sánchez, ni en la de su ejecutiva, sino que es extensible a todos lo que le apoyaron y mostraron el camino. Susana Díaz, Pepe Blanco, Javier Lambán, Rodolfo Ares, Óscar López, García-Page, Rafa González Tovar, Abel Caballero, Tomás Gómez, José Antonio Carracao, etc, son personas que se han preocupado más de conservar el poder, que de ponerlo al servicio de la gente. Sin mala intención, pero siempre dejando para mañana eso de tener ideas, eso de fijarse objetivos, eso tan molesto de querer transformar la sociedad.

Y eso, que no sería tan malo en otras épocas y que es parte de la vida normal de cualquier organización, es especialmente malo ahora.

Estamos aún sumidos en una terrible crisis, con un paro estructural terrorífico, alimentado por las medidas equivocadas. Estamos en manos de un partido que practica la corrupción como una parte más de su estructura orgánica e institucional. La sociedad catalana está a punto de romper definitivamente con el resto de España, porque se hacen preguntas que nadie sabe responder sin decir una tontería. El resto de España se querría independizar igualmente para conseguir un país diferente, porque nadie les ha mirado a los ojos para plantearles una España mejor desde 2004. Ahora somos un país más enfadado, más egoísta, más triste, más miedoso y menos honrado que hace cuatro años.

Y alguien acaba de descubrir que eso no se soluciona ganando congresos y repitiendo frases prestadas.

Los documentos de una conferencia política no valen para explicarlo todo, igual que tampoco valen la Biblia o el Corán.

Oponerte a lo malo y aprobar lo bueno vale para salir del paso, pero en política estás para oponerte a lo malo y convencer a los demás de que podemos conseguir lo mejor. 

El juego de alcanzar y conseguir el poder en cualquier organización, trabajo, partido o ONG es muy divertido. Pero tienes que saber qué hacer con ello. Y tienes que sostener la mirada a la gente cuando te pregunte qué piensas hacer. Y ser capaz de responderles con la verdad. 

Ahora que ya tenéis la máquina de implementar ideas, habéis descubierto que se os han gastado todas y que éstas no salen de la nada. Y lo que es peor: ni queréis lecciones de la gente que las tiene, ni ésta va perder más tiempo en querer ayudar donde no son bienvenidos. 

Habéis conseguido el Ferrari de papá y ahora no sabéis a dónde ir con él. Ojalá no sea tarde para que se os ocurra algo.

20 pensamientos en “¿Poder para qué?

  1. Guridi me hace llorra. Gracias, snif, gracias
    “de cómo explicar a los muy quemados catalanes que “federalismo” es más que una frase hecha y, a la vez, menos que ser Andorra con otra bandera.
    Sniff, El plan es Dinamarca pero gracias, sniff.
    No ha dicho “desafio soberanista de Mas” sniff

    ” La sociedad catalana está a punto de romper definitivamente con el resto de España, porque se hacen preguntas que nadie sabe responder sin decir una tontería. ”

    Gracias, me ha llegado al corazón, sniff Leer algo que no parezca el PAsi o el ABC
    ais (suspiro)

    Cuando en las barricadas empecemos a quemar banderas bicolores y Pedro Sanchez diga que la solución es reformar el Senado, me acordaré de usted

  2. Me sumo a las felicitaciones del sr Pratxanda. No solo por la susodicha frase, que es absolutamente brillante:

    “La sociedad catalana está a punto de romper definitivamente con el resto de España, porque se hacen preguntas que nadie sabe responder sin decir una tontería”

    Si no por el conjunto del artículo. Le veíamos un poco más flojo últimamente, sr Guridi, pero hoy ha vuelto usted por la puerta grande, lejos de la autocomplacencia que reina en otros lares.

  3. Iba a colgar el artículo de Jena Marie Colombani (“Izquierda europea: renovarse o morir”) pero Polonio se me ha adelantado. Es pertinente porque explica bien alguna de las claves de la muerte anunciada de la izquierda europea, su impotencia política actual porque no ha sido capaz de analizar lo ocurrido ni de desprenderse de viejísimos clichés. La paradoja es cruel: cuando mas se han agudizado las desigualdades, la izquierda que abanderaba la lucha igualitaria, desaparece del escenario, que es ocupado por extremistas de derecha o izquierda y nacionalistas. Aquí estamos entretenidos con el desafío soberanista catalán que permitirá, entre otras cosas, que Rajoy acabe su legislatura como un líder nacional, mientras el PSOE sigue ensimismado y otros se miran al espeo, espejito, mientras farfullan sobre “procesos sociales que convergen”, “rupturas democráticas”, “procesos constituyentes” y no sé cuantas gansadas más. Qué cosas.

  4. Sobre la frase del artículo tan aplaudida por Pratxanda decir que me parece demagógica ( la frase ) . Tan en esa línea de lo políticamente correcto con el nacionalismo, que tanto gusta a cierta izquierda española. Esas premisas que se dan como verdad revelada: “la sociedad catalana” ( cuando es una parte de la sociedad catalana) “la sociedad española” ( como si en Cataluña no hubiera/fuera “sociedad española”) o poner en un bando las ideas ( “las sociedad catalana se hace preguntas”) colocando en el otro lado la absoluta carencia de ellas ( “tonterias”) .
    Y así todo.

  5. Polonio, a partir de qué % (voto popular, parlamentario) podemos simplificar hablando de “pais” o “pueblo”
    Porque españa no está a favor del Matrimonio Gay o del Aborto. Parte de la sociedad española…. bla, bla

  6. Camarada no me cambie la pelotita de cubilete. Es demagógico contraponer una sociedad frente a otra cuando en ambas existe una enorme diversidad y es demagógico situar las ideas/preguntas en un lado y las tonterías en el otro. Cansa bastante resaltar lo obvio. Es tan simple como eso.

  7. Por cierto, leo ahora el comentario que escribió alguien el lunes en este blog.

    “Al final todos los que están en contra de que se vote el 9N quedan retratados como seudo-demócratas continuadores del anterior régimen”.

    ( sin comentarios )

  8. Guridi, aunque no siempre estoy de acuerdo con él, es la mirada hacia dentro del PSOE más lúcida que conozco.

    Creo que al PSOE lo que le sucede es que la historia, escrita con mayúsculas o con minúsculas, incluso con itálica, le ha pasado por encima. Ya representa poco y ofrece menos.

  9. Gracias a todos por lo comentarios. Querido Polonio, gracias especialmente por las críticas, cuyas razones entiendo y hasta comparto. Pero, sin dar la razón a los reduccionistas,etnicistas,culturalistas supremacistas y nacionalistas, es verdad que se debía haber dado respuesta a algunas de las cosas que se han planteado en todo este “tema catalán”.
    Pero reconocerás que hemos dejado a Mas monologar durante años, ante el tancredismo de Rajoy, la desorientación del PSC y el barullo del PSOE. Ahora resulta que había gente escuchando, que hemos dejado que CiU nos fije las reglas del juego y que nosotros, ni nos hemos traído los dados de casa.

  10. Hola Guridi! Muchas gracias por el artículo, coincido plenamente. Efectivamente han tirado el GPS, tienen un Ferrari y no sólo no saben dónde ir, sino que conducen fatal………… jejeje

  11. Noooo Guridi, ya la hemos cagadoooo
    “que hemos dejado a Mas monologar durante años”. Hala! A la mierda con todo.
    —La sociedad es diversa, la gente muy diferente y la noche me confunde, pero 2 terceras partes del Parlament apuestan por un referendum

    ***nooo, pero hay diversidad de opiniones

    —Vale, pues consulta no refrendaria

    *** Pero es que los nacionalistas, culturalistas, no se que lo reducen todo y todo es muy diverso.
    — Joder!!!! Una pregunta árbol, coño. Votamos???
    ***No porque Artur Mas y sus monologos. hamos sido pasivos con no se que..
    — Saco la urna…
    ** Que NO lo prohibe la constitución y no hemos ganado una transición para esto!!!

  12. Creo que Polonio podía tener razón refiriéndose a la Cataluña de hace diez años, incluso de hace 4 o 5.
    Hoy tengo la impresión de que ese no es un retrato que se aproxime a la realidad. Me la la impresión de que Pratxanda aproxima con mas fidelidad lo que pasa por ahí.

    Desde mi punto de vista la “relacion” se ha ido al garete.¿ Puede que haya posibilidad de arreglarla? Puede, desde algo tan obvio como que una parte deje de llamar a la otra ladrones y la otra a la una descerebrados, manipulados etc.
    El escenario en mi cabeza contiene una municipales cuyo resultado va a ser de abrigo. Por el otro lado barrunto un discurso oficial en los dos grandes partidos donde el tema de fondo consistirá en la demostracion desde lo filósofico, moral e histórico, de que los independendistas catalanes solo pueden existir como anomalía.

  13. Estoy oyendo a Pedro Sanchez en Al rojo vivo en la sexta y me esta dando vergüenza ajena,

    Hala

  14. Ánimo sr Laertes. Yo paso vergüenza ajena varias veces al día y a causa de varias bocas, como consecuencia de vivir en el lugar donde vivo… Lugar por cierto que a nadie le gusta como está pero en el que pocos se quejan de la vergüenza ajena que se genera continuamente para mí sorpresa…

  15. Veo que mi post dando las gracias a Guridi por su comentario está pendiente de aprobación. Vuelvo a intentarlo con este post. Saludos.

  16. Gran parte del problema de estos lodos ( proceso soberanos ta catalán) viene de la nomenclatura utilizada por la prensa del resto de España durante años. Al grupo de CIU le llamaban “los catalanes”, cuando el PSC tenía muchos más diputados o senadores.
    A veces estos detalles del lenguaje no es que lleguen a confundir, es que crean una realidad cuasi virtual.
    En TV3, por ejemplo, es rara la ocasión en que se cita la palabra España, creo que debe formar parte del libro de estilo dictado por capellanes-comisarios políticos. En el mapa del tiempo únicamente figuran “els països catalans” cuando la mayor parte de borrascas vienen de Aragón.
    Este tipo de cosas y muchas más hace que los jóvenes catalanes hayan tenido una idea distorsionada de dónde viven.
    guridi me encanta tu nick, sobre todo si procede de Antonio Amat Maíz.

Deja un comentario