PODEMOS: ¿Es su ambición la mejor medida de su éxito?

Senyor_J

Las elecciones andaluzas del pasado 22 de marzo parecieron dejar un sabor amargo en las filas del partido violeta. La carrera de Susana se saldó con una clara victoria sobre sus perseguidores, cuyas piernas quedaron lejos del poderío de la presidenta. Así, a pesar de que Teresa Rodríguez se estrenaba con prácticamente un 15% de los votos en las primeras elecciones autonómicas a las que concurría Podemos y a pesar de doblar los porcentajes de voto de las europeas de 2014, la medalla de bronce se recibió con la desgana del que días antes se sentía capaz de competir mejor y, si no de ganar, sí de mostrar cierta lucha cuerpo a cuerpo en los metros finales y de disputar en la medida de lo posible una segunda posición de la que también quedó muy alejada.

Ciertamente el resultado electoral no puede ser satisfactorio para una organización que se ha propuesto ocupar las zonas centrales del espacio político y aparecer a corto plazo ante los ciudadanos como una alternativa a las mayorías de gobierno clásicas del sistema del 78. Ese 15% se encuentra por debajo de lo ya obtenido por otras organizaciones en comicios anteriores (los 20 diputados de Izquierda Unida en 1994) y no permite tampoco poner en apuros al partido destinado a gobernar, puesto que Susana tiene a su alcance un gobierno en minoría con el que funcionar mediante pactos de geometría variable con el Partido Popular, Ciudadanos e incluso, si lo cree oportuno, con Izquierda Unida. Porque si bien es cierto que el peso de las fuerzas conservadoras parece anunciar desde ahora mismo un giro netamente conservador del gobierno andaluz, más aun vista la inexistente disposición de la lideresa socialista a buscar acuerdos puntuales con Podemos que permitan desarrollar políticas alternativas, también lo es que cualquier acuerdo pactado entre PSOE e IU, aunque no sumen una mayoría suficiente, necesita tan solo de la abstención de Podemos para salir adelante. Muchas son, pues, las fórmulas al alcance de Susana Díaz para vivir estos cuatro años haciendo las políticas que le dé la gana y pactándolas con el socio que más le interese, sin que Podemos pueda ponerle demasiadas pegas.

Las tentaciones de hablar de fracaso, visto este panorama, son altas, pero la realidad no es tan terrible. El golpe al bipartidismo, por mucho que desde el PSOE se insista en que las pérdidas afectan básicamente al PP y aunque se haya conseguido establecer una nueva marca blanca del régimen con Ciudadanos, es significativo. El 80% de los votos obtenidos por PSOE y PP en 2012 se han convertido en un 62% y la nueva distribución de porcentajes no se explica meramente por trasvases entre partidos de izquierda o derecha. Porque Podemos obtiene cuantitativamente muchísimo más de lo que pierde Izquierda Unida, lo que hace sospechar de la existencia de un cambio más profundo en las motivaciones de una parte del electorado, movido por lo que podríamos calificar de voto “anticasta”, que habría de proceder en proporciones significativas tanto de la abstención como de nuevos votantes, que nutre sobre todo a Podemos y que ya vimos, aunque con menor intensidad y de forma más concentrada, en las elecciones europeas.

Las comparaciones con las europeas son muy útiles para clarificar esas sensaciones y evidenciar algunas tendencias de fondo que también habrían de invitar a un mayor optimismo. Mientras que PSOE y PP se mantienen clavados en ciertos porcentajes (de 35,12 a 35,43%  PSOE, de 25,89 a 26,76% PP), Podemos dobla (de 7,11 a 14,84%) en parte a costa de IU (de 11,62% a 6,89%) y Ciudadanos eclosiona (de 1,73% a 9,28%), en un aumento que también va más allá de la pérdida de peso específico de UPyD (de 7,13% a 1,93%). No obstante, IU solo pierde 40.000 votos respecto a la europeas pero Podemos gana 400.000, lo que le sitúa en una progresión equivalente a la que experimentan los partidos mayoritarios en valores absolutos, como consecuencia del diferencial de participación (del 43% al 64%) y que también ronda los 400.000 votos. La progresión conjunta de la suma Ciudadanos+UPyD es de 200.000 y la de Ciudadanos en solitario de algo más de 300.000. A destacar que el retroceso de UPyD es muy intenso, con una pérdida de 110.000 votos de sus 190.000 obtenidos en 2014.

Así pues, si obviamos la vocación ganadora de Podemos, ¿cabe considerar que su resultado ha sido malo? Claramente no. La intensidad de su crecimiento relativo y absoluto en el espacio de un solo año es muy importante. Conviene recordar que ciertas interpretaciones que se hacían de su resultado en las elecciones europeas apelaban al hecho de que aquellos comicios son proclives a que se realicen votos de castigo. Pues bien, hoy ese voto de castigo se ha doblado porcentualmente y multiplicado por tres en términos absolutos, lo que convierte a Podemos en una realidad política tangible. Y dicha progresión no ha tenido lugar en cualquier sitio, sino que nada menos que en Andalucía. Una Andalucía que es la reserva de votos del PSOE. Una Andalucía cuyo gobierno ha vivido bastante protegido de los efectos electorales de la segunda fase de la crisis, en la medida que sus colores no han coincidido con los del gobierno central en los últimos tres años. Y una Andalucía donde Podemos ha irrumpido con muchas carencias organizativas y mediante un trabajo exprés de selección de candidatos y elaboración programática.

De todo ello cabe concluir que aunque Podemos pueda sentirse decepcionado por su resultado, lo único verdaderamente castigado es su pensamiento mágico. Ese mediante el cual se acaba creyendo que anunciar el cambio es lo mismo que traerlo, confundiendo discurso y realidad. Y es que para que discurso y realidad coincidan no basta con alimentar a la misma de palabras -aunque también- sino que ello exige un esfuerzo titánico a varios niveles, entre ellos,  el organizativo y el programático, donde existe mucho margen de mejora.  De ahí que la experiencia andaluza pueda resultar muy útil y aleccionadora para Podemos, ya que le permite pasar a operar desde las alturas del terreno de las expectativas a la tangibilidad de la realidad electoral y abordar con más realismo su futuro inmediato.

El siguiente paso del ciclo 2015 para Podemos van a ser las elecciones autonómicas de mayo, donde ese universo único en que el PSOE, el partido de la alternancia, ocupa un espacio hegemónico no existe en ninguna otra parte. En el resto lo que tenemos son, básicamente (aunque no exclusivamente), comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular y los resultados en las mismas son los que van a marcar realmente la senda hacia las elecciones generales. Los admiradores del sistema del 78 ya se frotan las manos soñando con transferencias significativas de voto del PP a PSOE o a Ciudadanos y con un crecimiento moderado de Podemos que no distorsione en demasía la operativa política habitual en las confortables instituciones autonómicas, pero no está nada claro que los descalabros esperados del PP vayan a saldarse necesariamente de ese modo. Especialmente en las regiones más urbanas y más densamente pobladas. El principal reto ahora de Podemos es conseguir ocupar en aquellas un espacio electoral más amplio que el logrado en Andalucía.

Finalmente, si algo ha quedado claro en estas elecciones es que la alternativa mejor situada para ofrecer algo distinto de lo habitual, marcas blancas a parte, es Podemos. Si Podemos es capaz de convencer a sectores más amplios de la población de que ellos son la verdadera palanca de cambio, la brecha en el muro del 78 que se ha abierto en Andalucía puede hacerse más amplia en muchos otros lugares. Pero para ello deberá profundizar a marchas forzadas su despliegue territorial y esforzarse en acercar sus círculos a la ciudadanía. Su principal enemigo serán las prisas y la falta de tiempo para surgir electoralmente sobre raíces más firmes.

20 pensamientos en “PODEMOS: ¿Es su ambición la mejor medida de su éxito?

  1. En Andalucía el muro en el que se abre brecha no es el del 78 ya que aquí, tras 35 años de gobierno socialista sin permitir que nadie tocase bola en la gestión de gobierno, el muro ha durado hasta el 2.015. Está por ver que tipo de brecha se ha abierto y como entre las supuestas marcas blancas y el resto de marcas consiguen que la marca clásica lave más limpio. Algo ha conseguido ya Podemos y es que la posibilidad de una alternancia al gobierno PSOE se adelanta un año. El adelanto de las elecciones, al entender Susana que la casi asegurada victoria socialista, a tenor del descontento existente con el PP, le permitiría recuperar el terreno perdido al tiempo que evitar un mayor crecimiento de Podemos si adelantaba las elecciones, acorta de cinco años posibles, a cuatro, la futura reválida.
    El verdadero cambio vendrá por la repercusión que en la gestión de gobierno traerá la nueva composición parlamentaria, ahora que la rueda del gobierno PSOE sufre la interferencia del palo en la misma. Pero no del palo que Susana se quejaba como forma de oposición de Rajoy, sino del que la jueza Alaya ha introducido en “la rueda de la fortuna” descubierta y aflorada.
    Lo dicho, las marcas serán como sean, pero la de sismpre va a tener que lavar más limpio y por consenso.

  2. Como en el verso de Cernuda, a Podemos lle empieza a alcanzar la realidad. Sus resultados del domingo son muy buenos, en mi opinion, para una formación nueva que se presenta a unas elecciones tan complejas como las andaluzas. Pero cuando pregonas que aspiras a conquistar el cielo, acabar con el bipartidismo, el régimen del 78 y bla bla bla…quedarte a más de 4 puntos del mejor resultado de IU en Andalucía no es la mejor tarjeta de presentación. Lógico el desánimo. Si uno se tuviera que creer el discurso de Podemos ( esfuerzo complejo) llegaría a la conclusión que solo aspiran a la mayoría absoluta, y que fuera de esa mayoría todo es fracaso. Según pregonan no pactarán con nadie: con unos porque son la casta y con otros porque no les da la gana al clan de Somosaguas. Lo cual me parece que o a) rectifican el discurso ( lo mas probable, dadas sus rectificaciones históricas) o b) se van a instalar en una eterna melancolia. Por cierto, otra de las enseñanzas que deja las elecciones andaluzas es que los partidos emergentes con la misma fuerza que crecen pueden desaparecer. Ahí está UPYD como ejemplo práctico. Y es que mantener vivo un partido mas de un siglo ( siglo de España) no es tarea fácil, aunque los adanistas piensen lo contrario. Si Podemos fuera inteligente se abstendría en la investidura de Susana: las pinzas en Andalucía terminan pasando factura.

  3. A ver, a ver..
    La realidad a quien le ha llegado es a Rajoy, en forma de 26% por interposición de este.. del del PP de Andalucía, si hombre… que es moreno. bueno…ESE!
    Tal como señala el Senyor_J ayer los politñologos de guardia del diario ARA lo señalaban. En Andalucía PP y PSOE repiten el porcentage de las europeas. Extrapolen, extrapolen. Porque el PSOE sólo pasa del 30% en And y Ext. con un meritorio 28% en C-LM. El resto del 25 al 10%
    Si, de cara a las autonómicas y especialmente las generales, P’s le come votantes al PSOE la cose se complica a Pdr Snche y barones en el tercio Norte y sobre todo en el tercio de Levante.
    Puede que lo de SusaEvita marce una inflexión? Puede. Ya veremos

    Que la realidad, sea lo que sea tal cosa, nos alcanza a todos, cada mañana. Incluída Rosa Díez.

    Por cierto UPyD puede desaparecer, pero su espacio político con C’s no ha parado de crecer.

  4. Creo que el artículo apunta claves interesantes sobre la posible trayectoria de Podemos.
    Obviando el habitual despliegue de menosprecios que suele acompañar en esta santa casa a la mención de dicho partido, creo que en las autonómicas y municipales se dirime a que aspira.

    Si se tira por la via de las castas, el tictac, y la parte mas altisonante del discurso, Podemos será tercera o cuarta fuerza, y una legislatura despues, nada de nada. Presencia en tertulias, perejil en las salsas, en fin, Rosa Diez style, efectivamente.

    Si, en cambio, destaca el tono fresco de los esquemas de participación ciudadana, la buena narrrativa del periodo de crisis, la recuperación de un mensaje que se dirige a la nueva clase media más depauperada etc, pueden iniciar un proceso de consolidacion como fuerza de izquierda con una proyección mayor. Pero para eso es necesario conseguir gobiernos o participar en gobiernos.

    Destacable es que Podemos, como tal, no se presenta en ningún sitio, si bien es cierto que todo el mundo sabe donde están en su ciudad o comunidad. Yo diria por tanto que la no concurrencia de la marca en este caso no parece tan importante, siempre y cuando la labor que se haga después sea buena. Ahi, creo que pueden desempeñar un papel importante los ayuntamientos. Pratxanda mencionaba ayer que Podemos según alguna encuesta, tiene opciones de gobernar en alguna autonomía. No lo sé. Parece mas probable que en Barcelona o incluso Madrid, las plataformas pueden tener opciones serias de tener responsabilidad.

    Por ultimo, como ya he mencionado en alguna ocasión, creo que una de las mayores fortalezas de Podemos son sus criticos. Basicamente por las barbaridades y el tono que utilizan . Incluso aquí, que si alguno se leyera dos veces y pensara lo que el o ella decían cuando, por ejemplo, criticaban al PSOE de manera similar, posiblemente se diese cuenta de que lo unico que se genera asi es ira en el rival. Dicho mensaje también es aplicable a Carmona “pimpam-propuesta”, tildado como tipo insoportable en uno de estos minisondeos entre gente de su cuerda que uno hace.

  5. Ah no! Contra Carmona lo que haga falta! usaremos el tono más despreciativo posible y las barbaridades que sean necesarias.

    Dense una vuelta por Electograph http://www.electograph.com/

    Barcelona: ganan las izquierdas en conjunto, y CiU en particular. si no hay acuerdo Trias alcalde con geometria no eucludiana.

    Bosch haria alcaldesa a Colau? Si, firma independencia. sin costes para su electorado. Faltan votos.
    -Hola Colboni! UYYYY, no se si Pdr Snchz me dejará otro tripartito.
    –UUUUY que alguno de Guanyem recibe ordenes de Somosaguas de salirse.
    —HOmbre! si estan los de la CUP.
    *** Castaaaaa sou castaaaa! Hasta los de Podemos sois castaaaaa
    A mi Trias+PSC + C’s no me da mayoría, pero…

  6. Como viene siendo habitual, comparto la mayor parte de un análisis que me parece bastante acertado. Pero quiero añadir algunas cosas al debate.
    Primero. Es cierto que a Podemos la falta organización. Y es precisamente la organización la que ha permitido que IU ‘resista’ con el 7%, en una relación de votos respecto a Podemos de 2 a 1, bastante inferior a la que pronostican las encuestas a nivel estatal. Está bastante claro quién tiene la marca y quién la organización.
    Segundo. Afirma el articulista que “si algo ha quedado claro en estas elecciones es que la alternativa mejor situada para ofrecer algo distinto de lo habitual, marcas blancas a parte, es Podemos”. Esto es obvio en términos electorales, pero de momento no lo es en términos organizativos.
    Tercero. ¿Qué pasaría si hubiera unidad electoral de las izquierdas? La pregunta no es nueva, se la hace muchísima gente y no tiene una respuesta clara. La unidad puede hacerse de muchas maneras y con muy diversos resultados. Otra vez suena obvio, pero tras las municipales y autónomicas de mayo podremos analizarlo algo mejor.
    Cuarto. Cuando las encuestas daban a IU una intención de voto del 15%, la dirección cometió el error de afirmar que la refundación de la izquierda tenía que hacerse en torno a sus siglas. Fue un error porque la izquierda es plural, como se está demostrando. No obstante, ¿seremos capaces de aprender de los errores o volveremos a repetirlos?

  7. ¿ Qué significa ser admirador del sistema del 78 ? Preferir la democracia parlamentaria a la dictadura. Si, estamos razonablemente satisfechos de nuestro sistema constitucional por lo conseguido hasta ahora y queremos perfeccionarlo para que sea más eficiente y se proteja de las derivas populistas, enemigas , por definición , de las libertades públicas. Después de la resaca hay en el ambiente político ansias de originalidad, de complejos sistemas sensoriales que al modo de sofisticados sonar revelen en la pantalla nuevas estructuras sociológicas , artefactos políticos de complejidad creciente con tubos torpederos que serán el principio del fin. El tic-tac de Podemos lo oye Pablo Iglesias y su banda de Nunca Jamás como la pesadilla del Capitán Garfio. Ninguna esperanza , pues, para que Syriza, Podemos o el payaso Grillo tengan la mínima capacidad para sacarnos de esta crisis económica tan peligrosa.; falta por ver la profundidad de la herida , si nuestro admirable sistema tiene fuerzas internas para reconstituirse desde el centro , crecer y reformarse con sensatez. Insisto en la idea de que estos resultados forman parte de un dique de contención ( no hay ninguna brecha, senyor_j ), de una resistencia lograda del bloque constitucional ante cualquier experimento desestabilizador , y además desde un
    referente progresista.

  8. Una de las mayores fortalezas de Podemos son sus criticos? Pues qué duro es usted con Podemos, amigo Laertes.
    ::
    Camarada, quite el piloto automático. Escribí ayer sobre el fracaso del PP y lo “relativo” del triunfo del PSOE , ganador con su peor resultado. Incluso puse en duda que el triunfo de Susana fuera el triunfo del PSOE. Veremos. Añadí que no se debía extrapolar ( sea tal cosa lo que sea). Añado hoy que el resultado de Podemos me parece muy bueno pero que han sido los propios podemistas quienes con su discurso triunfal lo han desdibujado. Por el momento han conseguido ponerse al nivel de la mejor IU pero a 32 escaños de Susana, lo que deja el cielo un poquito lejos. En el resto del imperio ya veremos.
    ::
    Pues a mi me parece una buena división: quienes en la izquierda defendemos el régimen del 78 ( también para reformarlo ) y quienes pretenden acabar con él. Por eso yo nunca votaré a Podemos.

  9. Soy duro con podemos por no serlo con ustedes.
    En este caso trato (no siempre con exito) de no contribuir a escaladas verbales que solo llevan a acabar diciendo mas de un disparate, como cumplidos ejemplos hemos visto aqui.

    Pero vamos, que como prefieras

  10. Por una vez le voy a dar la razón a Pratxanda, a Podemos lo ha creado la Sexta. Otra cosa es que la oferta de un producto mediante una buena campaña de marketing tenga que dar resultado cuando este es de una calidad indefendible.
    Yo a Podemos le veo una vida efímera. Su aparición la encuentro, cuanto menos, sospechosa; fracciona aún más a la izquierda y eso todo el mundo sabe a quien le conviene. Creen que defienden a una izquierda pura y que tienen la exclusividad de esta, cuando lo único que pueden conseguir es eternizar al PP en el poder.
    En Barcelona han escogido la marca Ada Colau, que a mí me produce la sensación de que está en este mundo por figurar, por destacar a costa de lo que sea, y lo que le auguran las encuestas para la alcaldía me sorprende tanto como la baba que se le caía al Sr. Fernández de las CUP cada vez que recibía a uno de los Pujoles.

  11. Por mi parte agradecer los comentarios de ayer, ciertamente enriquecedores y donde se contrastaron las distintas visiones que existen de los resultados andaluces. La decisión sobre si estar o no en los gobiernos será también, sin duda, otro de los rubicones que tendrá que abordar Podemos, como bien habeis señalado.

  12. Por cierto, que alguien me explique lo de las marcas blancas. Ciudadanos es la marca blanca del PP y Podemos no es la marca blanca de IU?
    Ah pues vale. embudo´s law en estado puro.

  13. Podemos lo hacreado PI y cia. Otra cosa es que hubiera un nicho de mercado. La sexta si, ha hecho el marketing y distribución

    Le doy la razón, yo a ud. Jordi Cañas hubiera sido mejor presidente de una comisión sobre corrupción i dinero no declarado.
    No le gusta Ada Colau? Mejor Carina Mejías…?

Deja un comentario