Pirómanos yanquis

LBNL

Con toda la tristeza y solemnidad de la merecida despedida a Alfredo Pérez Rubalcaba puede que se les pasara el excelente artículo de Amanda Mars en El País de ayer sobre los halcones que susurran al oído de Donald Trump, que voy a intentar ampliar dando datos adicionales. Como dice Mars, en los últimos meses Trump parece estar limitando las astracanadas de sus máximos colaboradores, en concreto del ultra neo-con Consejero de Seguridad Nacional John Bolton en la Casa Blanca y del evangélico Secretario de Estado Mike Pompeo. Bolton es un auténtico pirómano que desearía invadir Venezuela, Cuba y ya de paso también Nicaragua, y que en el pasado ha sugerido utilizar armas nucleares contra Corea del Norte. Pompeo, que por cierto ha sido vetado como interlocutor por Corea del Norte, está más centrado en Oriente Medio, Asia y Rusia. La semana pasada dejó plantada a Merkel para irse a Irak a tocar tambores de guerra contra Irán, amenaza a China por política agresiva en el Ártico (!) y esta semana se entrevista con los rusos a los que sin duda amenazará. Como están amenazando también a la Unión Europea, y a Canada, con sanciones contra las empresas que tienen negocios en Cuba. Por su parte, Trump, que les ha nombrado a todos, se limita a amenazar a prácticamente todo el mundo con subidas de aranceles pero, como dice Mars, por el momento al menos, está conteniendo las ansias belicistas de sus adláteres.

El punto de mayor tensión en este momento es sin duda Irán. Es probable que la sangre no llegue al río – en este caso cabría decir al Golfo Pérsico – porque Estados Unidos sabe que Irán es un país demasiado grande y poblado como para invadirlo. Pero en realidad no se trata de eso. Se trata de extremar la presión militar, política y económica para conseguir que la población se levante contra el régimen de los mullahs que supone una amenaza para Israel y Arabia Saudita, los dos mayores aliados de EE.UU. en la región.

Es claro que convendría que la teocracia iraní pasara a mejor vida más pronto que tarde, principalmente para bien de la mayoría de los iraníes. Pero los norteamericanos siguen minusvalorando el recelo que despierta su imperialismo agresivo. En otras palabras, la amenaza de agresión yanki es la coartada perfecta para que los mullahs desvíen la presión popular hacia el enemigo exterior, el mismo que depuso a Mosadek en los años cincuenta con un golpe orquestado por la CIA y el mismo que animó a Sadam a invadir Irán en los primeros años de la revolución islámica.

Los mullahs repiten cada poco que quieren acabar con Israel y no están dispuestos a consentir que los árabes sunitas comandados por Arabia Saudita dominen sin oposición toda la región despreciando al pueblo persa de pasado imperial y a los árabes chiítas, mayoría en Irak y Bahrein, amplia minoría en Líbano y minoría dominadora en Siria (chiítas alawitas en este caso). La revolución islámica de 1979 trastocó el equilibrio imperante en la región hasta entonces, bajo el cual todos los máximos productores de petróleo estaban gobernados por un régimen autoritario más o menos controlado por EE.UU. (Siria no lo estaba, pero apenas produce).

La falta de democracia y Derechos Humanos en Irán no es peor que en las monarquías absolutistas árabes del Golfo. Al contrario, aunque a menudo se olvida, en Irán hay elecciones y, dentro de unos límites estrictos, gobierna el más votado. Los reformistas consiguieron arrumbar a los halcones y negociaron un acuerdo sobre su programa nuclear por el que aceptaron suspenderlo con un régimen de inspecciones absolutamente intrusista a cambio de que EE.UU. Rusia, China y la Unión Europea levantaran las sanciones internacionales impuestas. Pero a la derecha israelí y norteamericana no les pareció suficiente y EE.UU. se retiró del acuerdo cuando llegó Trump al poder. El problema es que, como repite la UE, no hay una alternativa mejor. Porque incluso si el matonismo yanqui funcionara y cayeran los mullahs, a continuación se montaría un carajal similar al sirio, al libio o al irquí tras la demolición del régimen de Saddam. En absoluto florecería la democracia liberal como parecen seguir creyendo los neo-cons. Probablemente no lo creen en realidad sino que les trae sin cuidado. Que caigan los mullahs y de momento habremos eliminado al enemigo número uno y ya veremos cómo lidiamos con los que nos encontraremos a continuación.

Para ello no es necesario entrar en guerra. Basta con montar un enfrentamiento en el estrecho de Ormuz, al que se está desplazando parte de la flota norteamericana. Un encontronazo con unas patrulleras iraníes agresivas sería la excusa perfecta para mandar unos cuantos misiles a objetivos en Teherán mientras que Israel se emplea a fondo contra las tropas iraníes en Siria, a las que hasta ahora ha bombardeado con relativa mesura, limitándose a atacar solo cuando tenía indicios de que le estaban llegando armas a Hezbolá.

En Venezuela el peligro de enfrentamiento militar es menor y tendría proporciones menos peligrosas para la seguridad internacional. Pero no es tranquilizador el anuncio de Guaidó de que ha dado órden a su “Embajador” en EE.UU. para que se coordine directamente con el Pentágono.

De nuevo, Maduro debería desaparecer lo antes posible para que los tres o cuatro millones de venezolanos escapados del país puedan volver y sobre todo, para que los muchos millones de venezolanos que siguen atrapados puedan volver a disfrutar de servicios esenciales como sanidad y educación que están casi completamente suspendidos desde hace semanas. Pero la amenaza de invasión yanqui no ayuda. Al contrario. Y los golpes de Estado encubiertos tampoco, menos aún si son tan mal preparados y precipitados como el último.

Se suponía que la Unión Europea era el aliado principal de EE.UU. De hecho lo era. Y lo sigue siendo en la medida en la que seguimos compartiendo objetivos como la promoción de la democracia, los derechos humanos y el libre mercado. Pero ya ni siquiera está claro que EE.UU. los comparta. Y desde luego no compartimos los medios por los que dicen perseguirlos. Y no tanto por la falacia de que los americanos vienen de Marte mientras que los europeos somos de Venus (halcones frente a buenistas) sino porque sus métodos son contraproducentes.

Nuestra defensa del derecho internacional y el multilateralismo diplomático no vienen por un apego progre al diálogo y el entendimiento entre países y civilizaciones como suelen vilipendiar los neo-con. Se basan al contrario en la experiencia histórica de que la brutalidad provoca más daños que beneficios, también al que la ejerce. Los neo-con confunden la firmeza con la dureza y denuncian al que no grita como blando. Yo denuncio al matón por serlo, pero también por provocar catástrofes de proporciones históricas que en algunas ocasiones ni siquiera consiguen réditos a corto plazo.

Ojalá amaine la tensión internacional en las próximas semanas pero no pinta bien. Trump cabalga a lomos de su buena economía y en junio podríamos encontrarnos con una guerra comercial en toda regla con China y en menor medida también con la Unión Europea, que de momento hemos conseguido aplazar. Y al mismo tiempo con escenarios bélicos en Venezuela e Irán, por no hablar de Corea del Norte, que ha vuelto por la senda de los ensayos de misiles en vista de la falta de progresos en sus negociaciones con Trump.

Cuando llegó Trump al poder escribí en este blog que nos enfrentábamos a un escenario inédito y lamentable: compartir posiciones con China y hasta con Rusia frente a la potencia que ideó y creó las instituciones internacionales – Naciones Unidas, Banco Mundial, Fondo Monetario… – que queremos defender. Es verdaderamente patético encontrarse junto a China y Rusia, que no tiene empacho en anexionarse partes de Ucrania, Georgia y Moldavia, defendiendo el acuerdo con Irán, aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU. O rechazar junto a ellos una intervención militar en Venezuela abogando por una salida negociada que permita la celebración de elecciones presidenciales libres y supervisadas internacionalmente.

Contra lo que puedan pensar los halcones, no estamos sin embargo en el lado equivocado. No estamos de parte de los mullahs iraníes, de Maduro y sus compinches, del déspota norcoreano, del sátrapa nicaraguense o de la dictadura cubana. Simplemente sabemos que la belicosidad y el matonismo no traen nada bueno, ni siquiera contra los malos. Especialmente si vienen de la mano de un trio infernal que persigue objetivos mutuamente excluyentes como es el conformado por un aislacionista (Trump), un neo-con simplista (Bolton) y un evangélico mesiánico (Pompeo) que cree que ayudar a Israel acelerará la venida del Mesías.

8 comentarios en “Pirómanos yanquis

  1. Yo siempre me creo a LBNL en estas materias, pero vease el articulo de Enric Gonzalez tb en El Pais

    https://elpais.com/elpais/2019/05/10/ideas/1557509080_191418.html

    no coincido como Enric Gonzalez analiza los datos económicos que me parece muy al servicio de una tesis que ya se quería presentar (Trump será reelecto), pero me parece interesante contraponer tanta santa -y justificada- indignación contra Trump, con otras maneras de ver el asunto, Enric Gonzalez lo va a hacer mejor q cualquier comentario que pueda hacer yo.

    La cosa está en si se detecta oposición en EEUU o no. Me dicen que sí, que hay una cierta vertebración de un discurso en los demócratas, un relato alternativo fuerte que se va conformando. Incluso, ojo, aceptando y discutiendo el tabú que ahi supone que te llamen «socialista», en cuestiones como la sanidad pública etc. Me lo creo lo justo porque me temo que el «filtro burbuja» al que nos someten las redes sociales, aparte de mis propias preferencias, pueda estar alimentándome en exceso de cosas que me dan la razón. Vamos a dejarlo en que el artículo de Stiglitz el otro dia sirve para , al menos validar que hay vida.
    Es muy dificil desde España, o desde Europa, catar , no digamos ya influir, el cuerpo electoral americano. Esa es la clave, en EEUU una guerra no importa si no llegan cadáveres con la bandera , y tampoco importa el deficit o la deuda mientras el paro este bajo (bajo de verdad, no como aquí). El resto de cosas no se si son como las veo o forman parte de un «teatrillo»al principio Trump parecia el macho mas machote de la Casa Blanca, y ahora, apenas un año despues aparece como el que modera a otros machos mas machotes? Pues todo puede ser en esta vida, pero…»it sings by soleares».

    Par mi el peligro de Trump consiste en que cualquier praxis política, por brutal que sea, puede permanecer si proporciona reditos que satsifagan a un numero de gente suficiente. Sensu contrario -cuidado Europa- por buean y virtuosa que sea tu praxis política si las cosas no llegan donde tienen que llegar, vas a enfrentarte a serias dificultades. Máxime si encima te ponen otro modelo delante que te dicen que ese, si funciona.

  2. …. y bomberos europeos , de riguroso azul inmaculado.
    La razón de las nubes esponjosas , de cielos vaticanos en atardeceres espléndidos , nidifica una vez más en el aire de los sueños.
    Lo primero que hay que decir del artículo de LBNL es la nutrida muestra de lugares comunes y la ausencia de la voz de las víctimas en las estériles políticas de la Unión , con la jefa de su diplomacia a la cabeza.
    Yo defiendo el derecho a la ingerencia concebido no desde la lógica de la oportunidad de la fuerza en un conflicto sino desde la fuerza que otorga el binomio de razón y derecho al cumplimiento de los fines que le son propios : libertad, paz y justicia.
    Maduro y los narcotraficantes del régimen , las milicias de los cohetes en Gaza , el absurdo Iglesias y sus semovientes , el estado de Irán , Cuba y etc etc , son inasequibles al desaliento. Literalmente ni oyen ni escuchan otras voces porque son pueblo , más en concreto , El Pueblo.
    Nunca el pálido azul de la UE – salvo sus variables bloqueos de fondos – consigue amedrentar a los delincuentes realmente existentes , como pudimos ver en el genocidio Serbio, ni sujetar los desmanes de un Putin aventurero.
    Se pueden aceptar ocasionalmente limitaciones geoestrategicas o maldiciones divinas de nacer en los trópicos ( ante las que el buen Papa Francisco se queda mudo ) y también elegir los escenarios propicios al combate. Lo que no se puede es dejar de combatir o estar de insulso mirón de raillys de Montecarlo como si de esta manera se influyera o , peor aún , se buscara un resultado indiferente.
    De mientras los venezolanos sufren , hay subsaharianos con la piel abierta , y los ejércitos de la Unión desfilan entresemana sobre asfaltos escuchando himnos locales centenarios.

  3. Laertes, me aterró el artículo de Enric. Me aterró. Pero yo escribía sobre los efectos nocivos para la estabilidad internacional. No son incompatibles, lamentablemente

  4. Mulligan, no tenía ni idea de que había una corriente neo con poética. Así que como los europeos somos unas nenazas, el matonismo está bien? Irak salió bien? Afganistán qué tal? Visto lo visto, Irán va a salir mejor? No. No opina Vd sobre la tesis central: el multilateralismo, la diplomacia, el denostado buenismo, son ineficaces y lentos, pero destruyen mucho menos y causan muchas menos muertes. Invadir Venezuela mitigará o incrementará el sufrimiento de los venezolanos? Le preguntamos a los libios? Si quiere contesta y si no siga componiendo sonetos

  5. Nadie apoya el matonismo , ni los europeos son nenazas y sí , la ineficacia no solo destruye menos sino que no destruye nada.
    Es eso , buenísmo insustancial despreciado por endurecidos propagandistas del diálogo infinito.
    En Libia se dio cumplimiento a un mandato de la ONU que excluía una invasión. La inhibición final de Obama y otros representantes de la coalición para ayudar a componer un plan creíble que reorganizara el estado con sus propios recursos es cierto que no terminó bien.
    Ahora en Venezuela la situación es distinta y me parece natural que el Presidente de la Asamblea reconocido por nuestros socios de la Unión y otros aliados estratégicos recabe la cooperación militar frente a los usurpadores , una mezcla de narcos apoyados por tropas cubanas que actúan como una policía política que ya ha causado el mayor desastre en el país con hambre , dolor , emigración y represión.
    Es evidente que no quieren ningún diálogo. Todo el mundo lo entiende sin necesidad de componer sonetos.

  6. Y entonces, apoya una intervención militar en Venezuela? Yo no porque estoy convencido de que traería más males que beneficios. Pero estoy de acuerdo en que es más fácil denostar y criticar que construir, sobre todo cuando no hay soluciones fáciles disponibles.

  7. Dependerá, como es obvio , de sus fines y límites ; de la coalición que se forme ; de la apelación al derecho que se invoque y de la voluntad de integrar a Venezuela en el concierto de las naciones libres.
    Frente a la ideología y terror que caracteriza a las sociedades totalitarias , según Hanna Arendt ( el así llamado socialismo del siglo XX ) , elecciones libres , Constitución – ni bolivariana ni popular ni populachera – , control de sus recursos por un gobierno legal y legítimo , y reparación de tanto dolor mediante la lógica de paz , justicia y perdón.

  8. Donde se está muy cerca de la guerra es en el Golfo Persico.
    Netanyahu es el principal culpable de que ello ocurra. A través del yerno de Trump, Kushner, el acceso de Netanyahu, a Trump es mayor que el de cualquier otro político mundial y no menor que el de los 2 políticos con cargo en el entorno de Trump, Mike Pompeu y John Bolton, que también son partidarios de la guerra sin pensar en que ocurre después de la misma. Netanyahu sabe que se convertirá en una especie de nuevo Rey Salomón -siempre que la aventura salga bien – pero los otros dos solo piensan en castigar y mostrar el gran poder de EEUU al resto del mundo. Unos barcos de Arabia Saudí ya han informado de haber sido atacados en el famoso estrecho, no tardarán en responder de alguna manera y la escalada seguirá.

Deja un comentario