¿Personas o proyectos?

Manuel Lobo

El PSOE ya tiene fecha (aproximada) para la celebración del Congreso que la alegal Gestora tenía por cometido. Al final más ocho meses después de aquel fatídico Comité Federal que terminó por abrir el partido en canal y cuyas costuras están lejos de las que tenían que realizarse.

La carrera ya ha comenzado, con Patxi López dando el primer golpe, llevándose a buena parte de la organización que era fiel a Pedro Sánchez.

Los afines a Sánchez no dudan que se va a presentar.

Y Susana, es su penúltima oportunidad para dar el salto a Madrid, y todo el mundo espera que ahora lo intente.

Pues con esto, ya estamos de nuevo enfrascados en los nombres… otra vez…

Mientras los votantes envejecen… muchos morirán de aquí a la siguiente cita electoral… y si no se hace nada, será un paso más para ser historia de la política española. Los que quedemos, seguiremos presumiendo de los 140 años de historia, de Felipe y de Zapatero, pero nada más.

Poco a poco nos estamos conviertiendo en un partido bisagra…. A día de hoy soportamos el Gobierno del PP, quizá en el futuro, no nos quedará más remedio que soportar un Gobierno de Podemos (siempre y cuando se hagan mayores como organización y sigan aprovechando la hemorragia del PSOE).

El próximo Congreso, ya está mal planteado… Un equipo, elegido por la Gestora/Susana, redactará una ponencia marco para la ejecutiva que salga de ese Congreso, pero ¿y si no gana la candidatura que redacta la ponencia? ¿el vencedor asumirá un proyecto que quizá difiera en mucho de lo que él propone?

De acuerdo que, las enmiendas que se puedan realizar podrán modificarla en parte, pero ¿no sería más lógico que cada candidato salga a la palestra con su propio proyecto, y que, ese proyecto sea el que se enmiende en el Congreso?

Porque los candidatos, además de por el nombre, deben diferenciarse en qué Partido Socialista quieren cada uno de ellos, qué proyecto de país, que modelo de garantía social, qué modelo fiscal, etc..

Me gustaría saber si apuestan por una España más federal o simplemente retocar el Estado de la Autonomías, si quieren un reparto de la riqueza vía gasto como ahora (con sus ineficiencias) o vía ingresos, si apuestan por un partido más abierto y atractivo de talento, o una organización como la actual, dedicada a sostenerse mutuamente cada una de las estructuras del mismo.

Si apuestan por el ahorro energético, como “fuente futura” de energía o prefieren apostar por el desarrollo de las renovales, o si pretenden, es este mismo campo, apostar por la generación repartida de la energía.

Que digan cuales son para ellos los sectores productivos donde tenemos que especializarnos en una economía globalizada, si seguimos por un turismo de sol y playa o apostamos por generar turismo de alto valor añadido, por poner un ejemplo.

Cual es su modelo de relaciones laborales, si el actual o el de hace 20 años, donde sólo se protegen a los que ya están dentro, o generamos un modelo laboral donde jóvenes que buscan su primer empleo, o enlazan trabajos temporales y los mayores de 55 años que están en situación de desempleo, tengan cabida.

Si van a reformar de una vez por todas el Estado del Bienestar, no solo para garantizar mínimos, o apuestan decididamente por la igualdad de oportunidades.

Si su modelo económico es el de volver a tener bajo el poder del Estado sectores estratégicos como energía, transporte o telecomunicaciones, o apuestan de verdad por un libre mercado competitivo (no con los oligopolios que tenemos ahora por la mala regulación y control existente).

En otros temas clásicos de las ponencias de congresos de PSOE, si tomarán las acciones necesarias para que de verdad España sea un país laico, o seguiremos con el especial acuerdo con la Iglesia de Roma.

Incluso si el modelo de Estado es una República o seguimos apoyando el Juancarlismo, ahora en manos de su hijo y en un futuro de sus nietas.

En definitiva, me gustaría poder elegir un proyecto de partido y de país y no solo quien será el Secretario General de una organización en estado de coma.