Patria o papel tualé

Magallanes

“La falta de divisas agrava la situación crítica de Venezuela” (El País, 8 de febrero, pg.7) es un artículo publicado por el corresponsal en Caracas, Alfredo Mesa. Coincide con el artículo de Opinión” Venezuela ¡Patria o papel tualé!” (El País, 6 de febrero, pg.31) escrito por J.L. Curbelo. Traducido al español quiere decir papel del vater. Esta frase la pronunció el Ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela, para enfrentarse a las crecientes quejas por el hecho de que los reprobables consumidores “encuentran vitrinas vacías o con muy poco que ofrecer; el malestar de la gente se ha acrecentado por el desabastecimiento. Los comerciantes no invierten para importar mercancías por la indefinición del margen de ganancia autorizado por el gobierno y por la aprobación de una ley que establece penas de hasta 14 años de prisión para especuladores.” El país tuvo en 2013 la tasa de inflación mayor del mundo (56%).” El cambio del dólar en el mercado negro es 12 veces el cambio oficial. Los cortes en el suministro eléctrico durante horas son comunes en todo el país. Se avanza en la dirección de consolidar un modelo de país crecientemente estatista que achica los espacios de libertad económica. Eso si, el precio del galón de gasolina es el más barato del mundo y no se atreven a aumentar el precio para evitar revueltas.

No es de extrañar que en Venezuela se esté produciendo una revuelta popular que inicialmente era solo de estudiantes y de la clase media. Pero Maduro sigue considerándola como fascismo y conspiración de Estados Unidos. Por supuesto, Estados Unidos es el mayor importador de petróleo venezolano y paga en dólares. No como Cuba, que les paga con médicos.
En fin, que el socialismo del siglo XXI que prometía Chávez se está convirtiendo en el socialismo cubano de mediados del siglo XX. Es un socialismo decrépito del cual Cuba no logra salir: no es capaz de abrir el mercado, solamente de aceptar pequeñas libertades en ciertos sectores comerciales. Pero claro, Cuba se mantiene así gracias a una poderosa policía de espionaje interno y a la falta total de libertad de prensa. Además, desde Chávez, la gran ayuda económica de Venezuela a Cuba también está permitiendo que se mantenga el Raul-castrismo.

__________________________________________________________________

 Me imagino la conversación hipotética del Presidente Maduro con un dirigente chino:
Maduro: Estamos teniendo muchas dificultades en establecer el socialismo, ¿Como es que a ustedes les fue tan bien que han conseguido que ahora China sea un gran país?
El chino: Bueno, pues al principio, en 1949, nos cargamos de un plumazo todo el sector privado. Y tuvimos muchas dificultades, la gente pasaba hambre. Poco a poco fuimos creando la industria pesada, luego mejores transportes, luego industria de bienes de consumo y, como nuestros salarios eran tan bajos, nos encontramos con que capitalistas extranjeros querían invertir en fábricas chinas para exportar a paises ricos y, de repente, nos encontramos con que estábamos exportando tanto que nos hicimos muy ricos.
Maduro: Pero entonces tuvieron que subir los salarios para evitar una sublevación.
El chino: En absoluto, como teníamos a los sindicatos totalmente estatizados, ninguna libertad de prensa y campos de adoctrinación para los que se rebelaban, mantuvimos los salarios bajos todo el tiempo.
Maduro: Eso es lo que tenemos que hacer aquí, pero nos está costando acabar con toda la libertad de prensa y limpiar a los sindicatos de revoltosos. Pero me han dicho que en China han privatizado el comercio y la industria. ¿Cómo es posible que hayan debilitado el comunismo, si todo iba tan bien?
El chino: Bueno, resulta que todos los propietarios de esos comercios e industrias son parientes nuestros, hijos y nietos, de modo que creamos una nueva burguesía y es muy agradable para todos nosotros vivir tan bien. A lo único a lo que no hemos renunciado es a la censura total de medios de comunicación normales y electrónicos y tenemos incomunicados a los pocos que piden libertad de opinión y elecciones libres. ¡Ya sabe usted como son los artistas!  Por supuesto, sigue siendo una república popular y nuestra bandera es roja.

Maduro: ¡Qué maravilla, pero qué lejos estamos de conseguir lo mismo!
El chino: A usted le ha tocado la etapa de Mao y la larga marcha con mucha austeridad, pero ya verá como sus nietos serán los jerarcas de la nueva Venezuela.