Parece que podrán

LBNL

Pedíamos una alternativa dentro del PSOE a través de las primarias abiertas que se aprobaron en el último Congreso en Sevilla, y todavía no las ha habido. En su lugar, tuvimos un Congreso extraordinario abierto al voto de toda la militancia. Sí, pero sólo con tres candidatos, que estuvieron a punto de ser sólo dos por culpa del elevado nivel de avales necesario para presentarse. A cambio, las primarias abiertas que iban a tener lugar en noviembre se han pospuesto hasta pocos meses antes de las elecciones generales, lo que resulta lógico dada la elección de un nuevo Secretario General,pero no correcto dado que lo que se perseguía es que todos los simpatizantes pudieran participar en la elección del líder electoral, que a continuación se haría con las riendas del partido. Lógicamente los aparatos – Ferraz y barones – se movilizaron para apagar el posible motín.

Al PP no le pedíamos nada, dado que no está siquiera dispuesto a asumir la mínima cuota de responsabilidad política por el escándalo de su financiación ilegal durante décadas a costa de mordidas de beneficiarios de contratas públicas. A ellos les va bien el dedazo – para candidato a Presidente de Gobierno y para todo lo demás – y a sus votantes no parece importarles. De ahí que sólo quepa que el PP acepte las primarias cuando sean impuestas por ley para todos los partidos.

En Convergencia, como en Unió, el poder se lo reparten las mismas familias desde siempre, y seguirá siendo así mientras no desaparezcan. En el PNV la cosa va más bien de repartos inter-territoriales, con Vizcaya imponiendo lo suyo y Guipuzcoa ocupando su cuota. Pero dentro de cada caserio la cosa está muy bien controlada.

Como también en Izquierda Unida, que nació como un sueño unificador de todas las izquierdas a la izquierda del PSOE que iba a abrir el PC a los ecologistas y progres ácratas, pero que pronto quedó claro que era un experimento controlado por el Comité Central, también – especialmente – cuando lo dirigía Julio Anguita.

Por no hablar de UPyD, donde todo el que habla al margen de la lideresa y sus “cerebros” en la sombra (el ínclito filósofo y su discípulo pirrónico), acaba en una cuneta política.

Y en eso llegó Podemos, que surgió de la nada al albur de las tertulias televisivas en las que participaba su mediático portavoz. Y dieron la campanada en las Europeas. Desde aquí se sugirió la posibilidad de votarles en función de criterios negativos y recuerdo haber preguntado – creo que sin respuesta – si había alguna razón positiva para hacerlo. Luego plantée la misma cuestión con más intensidad, e incluso acritud. Está muy bien lo de denunciar, pero hace falta proponer soluciones, más allá de eslóganes populistas y ambiguos como aquello de realizar una auditoría pública de la deuda.

En paralelo, derecha, izquierda y centro se movilizaron en contra, a cuenta de los dineros recibidos de Venezuela en años pasados, del hecho de que Teletuerka se emita en un canal propiedad de los mullahs iraníes, de las proclamas sobre el origen de ETA y de las amistades con gente del mundillo ex pro etarra, etc.

Todavía más palos les cayeron cuando Iglesias y su equipo decidieron que no se presentarían a las elecciones municipales. Leninistas fue lo más suave de lo que se les acusó. Iglesias, por su parte, fue bastante claro: no podemos consentir que se nos cuele un sólo advenedizo que ponga en riesgo la única oportunidad de llegar al poder que vamos a tener.

Y seguían sin llegar las propuestas.

En las últimas semanas, sin embargo, Pablemos ha empezado a desgranar con más detalle lo que proponen. La renta básica de 600 euros sería sólo para aquéllos que estén en necesidad de ella y modulada en función de la intensidad de la misma. Con respecto a la deuda, se trataría de restructurar una parte de acuerdo con los acreedores (te interesa que tarde más en pagarte porque así lo podré hacer íntegramente y en cambio si me ahogas quebraré y te quedarás sin cobrar) y realizar una quita (una rebaja) sobre otra parte que resulta bastante ilegítima en origen, puesto que la intermediación bancaria entre el BCE y el Estado es muy onerosa para las arcas públicas.

El pasado fin de semana, el programa de Podemos se ha desarollado con más detalle, tras una asamblea de varios miles de personas en la que se han votado algo más de 100 resoluciones presentadas por los diferentes “círculos”. De hecho, se estima que han participado casi cuarenta mil simpatizantes a través de Internet, por lo que los resultados definitivos no se conocerán hasta dentro de unos días. Pero sí se han hecho públicas las cinco propuestas más votadas, que resumo:

– Paralización de los desalojos forzosos, dación en pago con carácter retroactivo y derecho al alquiler social;

– Anular las tasas judiciales, agravamiento de las penas por corrupción y cohecho, limitación de los aforamientos y transparencia de patrimonio para los cargos públicos;

– Desarrollo de un sistema de financiación suficiente para la sanidad pública, eliminación de los copagos y revertir el proceso de subcontratación privada de los centros sanitarios;

– Derogación de la LOMCE (educación) y proceso asambleario abierto para llevar a cabo una reforma integral; y

– En cuanto a la deuda, se propone una auditoria por expertos, con control ciudadano, que incluya la anulación de la resultante de procesos abusivos (por ej. preferentes), la negociación de tipos, periodos de carencia y quitas parciales, y la restructuración de la deuda empresarial y especialmente de la hipotecaria, todo ello con el doble objetivo de compensar las injusticias que se han cometido y contribuir a estimular la demanda interna que pueda generar el crecimiento económico que permita pagar la deuda “legítima”.

A mí me suenan bien, mejor que las de los programas de otras opciones políticas que resultan tan de Disney como estas, con la diferencia de que Pablemos no ha tenido todavía ocasión de incumplir su programa, como sí han (hemos) hecho todos los demás.

Pero lo que más me gusta es el debate cacofónico que está presidiendo su elaboracion. Al líder y su círculo leninista les han salido competidores, tanto en el fondo como en el método (presentarse a las municipales o dirección colegiada). De los cinco eurodiputados, al menos tres plantean discursos “desviados”, con una anunciando su disposición a presentarse a la Secretaria General – portavoz y otro, Echenique, que lidera una opción alternativa, renunciando a hacerlo porque le da “pereza”. Pablemos ha amagado con un órdago al estilo Felipe cuando lo de la renuncia al marxismo, y ya veremos en qué queda todo. Muy posiblemente Iglesias sea refrendado como Secretario General y salga reforzado de la Asamblea, especialmente dado que todos aquellos que han querido, han podido participar y plantear sus propuestas abiertamente.

Sigo sin fiarme. La financiación chavista pasada y los titubeos a la hora de condenar a ETA son todavía más graves que lo que se conoce de los chanchullos y tiranía que atufa la Facultad de Políticas de la Complutense de la que han salido los principales impulsores. Y el programa no deja de ser una declaración de intenciones, como los demás, de difícil puesta en práctica.

Ahora bien, las intenciones me parecen más diáfanas y la batalla-diálogo político que está alumbrando las propuestas es objeto de envidia. No es poca cosa.

3 pensamientos en “Parece que podrán

  1. Mi enmienda (casi) a la totalidad. Dice LBNL de las propuestas de Podemos que le suenan bien, “mejor que las de los programas de otras opciones políticas que resultan tan de Disney como estas, con la diferencia de que Pablemos no ha tenido todavía ocasión de incumplir su programa”.

    Yo creo, por el contrario, que lo vivido en los últimos días en el seno de esa flamante formación acredita una vez más el contraste entre el ruido y las nueces. Los más bienpensantes y optimistas de los observadores siguen considerando esperanzador el discurso de Podemos y como señal positiva, frente a ciertos recelos iniciales, se apunta ahora el carácter más razonable de las resoluciones que han aprobado este fin de semana respecto al contenido, infumable, del programa electoral con el que concurrieron a las elecciones europeas.

    Así que, ¡aleluya!, algo ya hemos conseguido –al menos quienes rechazamos la recepción clamorosamente acrítica de los mensajes de ese grupo por parte de tantos decepcionados de la izquierda española-, y es que ahora, para glosar de manera esperanzada las nuevas propuestas se reconoce, sin ambages, que lo hasta ahora conocido no era más que una sarta de patrañas.

    Y bien, con lo que vemos ahora la pregunta es (por seguir con el refranero que tanto gusta en este blog): ¿para este viaje hacían falta esas alforjas? Quiero decir, lo que ahora desgranan los medios no tiene, en general, ningún especial interés respecto a las ofertas programáticas ya disponibles en el mercado político español. Ya se trate de la deuda, de la LOMCE o de los problemas de la sanidad pública, cualquiera encontrará más y mejores explicaciones, análisis y propuestas tanto en el PSOE como en IU o en formaciones nacionalistas. Ya resultaba sorprendente que un partido nuevo, con vitola de máximo regenerador y defensor de la ciudadanía aplastada por una crisis pavorosa –la más importante tras el crash del 29-, saliera a la palestra sin hacer el más mínimo análisis o consideración -¡literalmente, ni una sola palabra! -, sobre esta crisis. Ni un solo intento de explicar a su expectante público (víctima de ese crisis) por qué han llegado a esa situación. Antes, cualquier movimiento que se pretendía emancipador, reformista o regenerador, incluía en su partida de nacimiento una pretensión de interpretación de lo que ocurría, de lo que daba sentido a su aparición pública. Lo de menos era su ecuanimidad u objetividad: el programa máximo o la declaración de intenciones o, en fin, el “análisis de la situación existente” servían para dar sentido o coherencia a su programa de actuación concreta.

    Podemos no sólo renuncia a explicación o sentido ideológico alguno. No solo se parapeta (populista como es) en su pretensión de representar a “todo el pueblo” y obvia cualquier referencia al debate izquierda/derecha, sino que, yendo a lo fácil y demagógico, desplaza el interés hacia el terreno abonado del desprecio a la política y a las instituciones representativas. Si pensábamos, por decirlo de manera simplificada, que esta crisis era producto o expresaba el triunfo del dinero sobre la política (sobre la democracia), de la desregulación y “barra libre” con que había actuado el capital, en vez de plantear una alternativa original que permita sacar de su impotencia a la política, los populistas conducen a sus huestes no contra el poder del dinero sino contra la política. Para debilitarla aún más; con lo cual, facilitan la tarea de los que poseen de verdad el dinero. El pueblo seguirá consumiendo, encantado, chanzas, escándalos y bochornos varios sobre tarjetas opacas, apropiaciones indebidas y chanchullos múltiples aunque tales eventos, por graves o rechazables que sean, nada tengan que ver con la crisis que nos ha traído a esta situación de penuria y desesperanza. La hoguera pública seguirá ardiendo aunque este fuego fatuo no vaya a inquietar lo más mínimo –al contrario-, a los responsables de la crisis. En eso se resume la “grandeza” de Podemos. ¿Puede extrañar a alguien que este invento haya sido tan generosamente promocionado en medios de comunicación privados?

    A la hora de la verdad, el eximio equipo de dirigentes de Podemos nos anuncian la intención de ganar la “centralidad” para ganar el poder.¡Menudo mediterráneo descubren estos ultra-rupturistas! Y para ello desgranan una serie más bien sosa de propuestas de actuación en las que los muy escasos detalles diferenciales solo confirman la insolvencia (por ejemplo, eso de anular los recortes en la escuela pública reformándola “con un proceso asambleario” o las insustancialidades sobre el copago médico). ¿Renovación en la forma de hacer política? Es mera palabrería: solo entienden de personalización máxima y control absoluto de la organización, de “su” juguete, que por nada del mundo compartirán con nadie, como han dejado ya meridianamente claro. Todo lo que sale adelante en Podemos estaba programado por ellos, nada es producto de ningún proceso de debate asambleario. Y los escarceos que se ven con algunos sectores díscolos especialmente ingenuos (lo del tal Echenique es de traca) sólo nos recuerdan lo ya visto hace unos pocos años en el seno de la entonces también flamante y regeneradora UPyD. Un deja vù.

    Luego está el detalle, nada baladí, del trasfondo ideológico de sus fundadores y poseedores del copyright. LBNL dice que sigue sin fiarse y hace muy bien. Los del copyright ni son ni han sido nunca demócratas (en honor a la verdad, ni han pretendido parecerlo) y son mayorcitos para cambiar. En fin, hay gestos o episodios que dicen más que mil discursos ensayados sobre el naturaleza humana y la estupidez sobre la toma al asalto de los cielos, de Pablo Iglesias, tan “comunista” es un buen ejemplo. La discordancia entre el discurso y la realidad sigue tan presente –o más-, en Podemos como en cualquier organización representativa de esa casta que dicen detestar.

  2. Suscribo de principio a fin el post de Barañaín.
    Que dios nos coja confesados si llegan a poder.

  3. Completamente de acuerdo con Barañaín: “No solo se parapeta (populista como es) en su pretensión de representar a “todo el pueblo” y obvia cualquier referencia al debate izquierda/derecha, sino que, yendo a lo fácil y demagógico, desplaza el interés hacia el terreno abonado del desprecio a la política y a las instituciones representativas.” Es cierto que una parte del electorado renegó de los recortes del gobierno de ZP y creyeron que Rajoy iba a solucionar los problemas de carestia con “sentido común” o “como Dios manda” y se encontraron con más recortes y proyectos de privatizaciones con despidos. Entre eso y Gurtel y obras públicas majestuosas pero que no daban servicios, acabaron con lo de PP y PSOE la misma mierda es. Esa franja del electorado vio también que IU ofrecía acabar con todos los recortes, privatizaciones y despidos pero los vieron muy débiles y acostumbrados a aceptar el statu quo. Cuando los Podemos hablan de casta, simplemente engloban a toda la generación que les precede y están acomodados en sus diversos puestos. La gente cree en las propuestas de Podemos porque, aunque sean tan parecidas a las de otros, los protagonistas son muy jovenes y parecen por tanto más capaces y sinceros para llevarlas a cabo. También el que vistan tan mal o pobre es una garantía de que no van a forrarse al tomar el poder. No ofrecen ningua explicación de la crisis, como les critica Barañaín, porque saben que a sus potenciales electores esto no les interesa y lo ven sospechoso de conformación con el statu quo. No les hables de deficits porque eso ya es conformista.

Deja un comentario