Armas químicas otra vez

LBNL

Muy difícil ha sido resistir la tentación de escribir sobre el esperpento del falso Master de Cifuentes, jaleada sin rubor por la plana mayor del PP durante todo el fin de semana como antaño lo fueron Esperanza, Camps o Barberá – más dura será la caída – o sobre el grave revés sufrido en la lucha contra el pérfido independentismo catalán a cuenta del fallo judicial alemán, país tan alabado unánimemente cuando la detención de Puigdemont hace solo un par de semanas como denostado ahora por tantos en plena borrachera tertuliana. La mesura definitivamente no es lo nuestro.

Pero ahí fuera están pasando otras cosas bastante más graves. Particularmente el último bombardeo con armas químicas en Siria, que Occidente no puede dejar pasar sin más, especialmente teniendo en cuenta la reciente utilización de gas nervioso contra un ex espía ruso en Salisbury, Reino Unido. No está de más recordar que el uso de armas químicas está prohibido por el derecho internacional bajo cualquier circunstancia, como tampoco que las armas químicas son consideradas como Armas de Destrucción Masiva junto a las nucleares y las bacteriológicas. De ahí que nueve de los quince integrantes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, incluidos Francia, Reino Unido, Polonia, Suecia, Países Bajos y Estados Unidos, hayan convocado una discusión sobre el ataque hoy mismo.

Sigue leyendo

El deseo de cumplir las leyes

Senyor_G

La ley del embudo en Argentina es la más guapa con el más boludo, por eso a una amiga argentina le sorprendía que yo me quejase de eso con mi mujer, esa es otra historia. En cualquier caso me irritan mucho las dobles varas de medir, la ley del embudo española. Mi padre ya me lo decía, si el que bebía era un campesino iba borracho y decían que estaba pesado y si era un señorito iba achispado y estaba muy gracioso; con lo que parece que la ley del embudo era y es la ley. Y eso que tanto mi padre como yo aunque en la izquierda rotunda somos de normas, Sigue leyendo

La Epopeya de Iron Man

Julio Embid

Corría el año 612 a.c. cuando los soldados babilonios, tras un largo asedio, saqueaban la ciudad asiria de Nínive. Allí destruirían todo a su paso incluyendo la famosa biblioteca de Asurbanipal que desde hacía un siglo almacenaba gran parte del conocimiento escrito de Oriente Medio. La ciudad había quedado completamente destruida. Muchos siglos después, en 1847, un arqueólogo británico llamado Austen Henry Layard descubría 22.000 tablillas de arcilla, enterradas bajo las ruinas de la biblioteca de Nínive. Entre esas tablillas escritas en acadio, alguien encontró la Epopeya de Gilgamesh, la primera historia de superhéroes de la humanidad. Sigue leyendo

Israel no aprende

LBNL

¿Qué necesidad tenía Israel de volver a copar las portadas de los medios de comunicación del mundo informando de la más de una decena de palestinos muertos a balazos (al menos dos por tiro de tanque…) y cientos, quizás más de mil, heridos por manifestarse frente a la “valla” que separa Gaza de Israel? A la petición de una investigación independiente formulada por el Secretario General de la ONU y también por la Alta Representante de política exterior de la Unión Europea, el Primer Ministro de Israel y el portavoz de sus fuerzas armadas han respondido negando cualquier uso indiscriminado de la fuerza: los muertos y heridos lo fueron por amenazar la seguridad de Israel. A los videos de palestinos desarmados abatidos por disparos de los francotiradores israelíes responden que están sacados de contexto: no incluyen las acciones agresivas de dichos individuos con anterioridad a ser disparados. ¿Es necesario recordar que el uso de munición real contra civiles está prohibido por el derecho internacional? ¿O explicar que es desproporcionado matar a alguien que huye tras tirar un neumático ardiendo rodando contra la valla? Israel tiene todo el derecho del mundo a defenderse de ataques armados y del terrorismo y también de reprimir manifestaciones agresivas pero desde luego no tiene ningún derecho a disparar a mansalva a civiles desarmados que desoigan su advertencia de no acercarse a menos de 300 ó 500 metros de su “valla” de seguridad. Para eso están los cañones de agua, los gases lacrimógenos y las balas de goma. Es igualmente de sentido común que a Israel no le beneficia en absoluto aparecer como represor inhumano en los mismos días en que los cristianos recuerdan el martirio de Jesús cuya ejecución “por los judíos”, obviando su propia condición de tal, ha sido un elemento esencial del antisemitismo que tanto han padecido los judíos desde entonces.

Sigue leyendo