Otegi no es ningún villano

 José Rodriguez

Este Martes Arnaldo Otegi ha salido de prisión después que la condena por ser dirigente de la banda terrorista ETA. Lo es bajo los tribunales españoles que utilizan una ley antiterrorista hecha ad hoc para condenarle.

No siento ninguna simpatía por Otegi. He sido militante del PSC cuando ETA asesino a Ernest Lluch o perseguía compañeros míos del PSE, y durante la vida del comando Barcelona, los que éramos cargos institucionales de segundo orden en Catalunya tuvimos que alterar nuestras rutinas diarias para dificultar su trabajo. Esa versión muy suavizada de lo que han vivido socialistas y populares en Euskadi me hace menos que simpatizar con Otegi o la gran parte del movimiento independentista vasco que nunca condenó el terrorismo y el uso de la violencia. 

Pero Otegi no sería un delincuente si España no fuera un país que practica la persecución política. Nos puede gustar o no, pero no condenar los atentados no es un delito. Tampoco lo es pensar que el uso de la violencia es legítimo pero no practicarla ni facilitarla. Tampoco lo es no hacer una adhesión explícita a los valres de la democracia. A mí no me gustan quienes piensan así, pero creo que no son delincuentes por hacerlo. 

En España se han hecho leyes ad hoc para perseguir ideologías y los delitos de pensamiento. Se hace un abuso de la ley antiterrorista que se expresa en una condena sin sentido en la que se le adjudica a Otegi una responsabilidad en la dirección de ETA y por tanto en la dirección de atentados y de su logística justo cuando la estructura operativa de la banda estaba siendo desmantelada, incluso desde dentro. 

Adjudicar virtualidades mágicas a leyes es muy típico de la política española. Y creemos que la ley de partidos ha servido para desmantelar o combatir ETA, ETA en el 2000 prácticamente estaba derrotada, aún pudo matar 20 personas, pero su operatividad ya estaba totalmente reducida respecto a cualquier período anterior, su apoyo social había caído y la lucha policial la estaba terminando de desmontar. La ley de partidos solo tuvo un efecto real: ilegalizar HB y que no hubiera ninguna opción independentista en las elecciones al parlamento vasco en las elecciones del 2009 lo cuál facilito que Patxi López fuera lehendakari. Si creamos ley que indica que un partido que no condene el terrorismo automáticamente sea considerado parte de una banda terrorista, no hace que realmente lo sea. 

Esas leyes ad hoc no solo se aplican a Otegi. Hemos detenido preventivamente durante meses aplicando la ley antiterrorista por llevar pirotecnia legal durante una huelga general p se aplica la ley antiterrorista a titiriteros por una broma de mal gusto. La persecución ideológica se extiende no solo a los que se han puesto de perfil ante el terrorismo. Se extiende a todo el independentismo vasco (sea o no violento) o a los movimientos anarquistas, y también a movimientos que en general se han mantenido muy alejados de la violencia como el movimiento sindical o el independentismo catalán.

Cuando un movimiento internacional formado por premios Nobel de la Paz llevan años pidiendo la liberación de Otegi y denunciando la persecución política en España es que seguramente haya algo de veracidad en esta afirmación. Yo me alegro que Otegi esté libre. Un estado que no persiga las ideologías y condene los delitos de pensamiento no lo hubiera encerrado. El encarcelamiento de Otegi, que en ningún caso es héroe ni de la libertad ni de la democracia, ha mostrado las costuras de un estado que tiene poca calidad democrática.

11 pensamientos en “Otegi no es ningún villano

  1. Voy a ampliar mi respuesta.
    En primer lugar, terrorista es el que aprieta el gatillo, el que le da la pistola, el que le marca el objetivo, el que le lleva en coche en la huida, el que le proporciona un piso donde esconderse, el que marca la estrategia de asesinatos, el que se ocupa de la logística, el que cobra el impuesto revolucionario, el que organiza redes de apoyo social…. Todo aquel que con su acción de manera consciente y premeditada favorece y tiene como objetivo favorecer a los terroristas y sus acciones.
    Es precioso eso de decir que son leyes ad hoc. Y ahí no le quito la razón. Como la ley de protección a las víctimas de violencia de género es una ley ad hoc contra los maltratadores. Y la ley de prevención de blanqueo de capitales, es una ley ad hoc contra los evasores. Incluso podríamos decir que el código penal es una ley ad hoc contra los delincuentes.
    Pues claro, la democracia se encuentra con una amenaza y reacciona ante ella ¿y cómo lo hace? Pues legislando. Es que la otra opción, la de la cal viva, ya hace tiempo que pasó.

    Y luego me dice usted que ETA en el 2000 estaba derrotada. En donde, ¿en Granollers? Porque le garantizo que en Durango no.
    Mire, en el 2000 yo escoltaba a una concejal del PP en Durango. Y tuvimos muchas conversaciones sobre la ley de partidos, pero todas las conversaciones tenían un componente de miedo. Los argumentos que se manejaban contra la ley en Euskadi en aquel momento (además de los nacionalistas, claro que cualquier medida contra ETA les parecía mal) eran que mientras estuvieran en las instituciones sabíamos donde estaban o que iban a arder las calles. Es decir, que no se podía hacer esa ley… porque ETA nos daba demasiado miedo.
    Y mire usted. En aquella época, oíamos a muchos nacionalistas, pero también a muchos nacionalistas catalanes del PSC decir cosas como “el fin de ETA nunca será policial” “siempre habrá alguien que coja una pistola” y cosas por el estilo. He decirle que con ETA acabamos A PESAR de esa gente. A pesar de los progres biempensantes que nos decían que no habría final de ETA si no era cediendo en cosas.
    Ustedes nos abandonaron en aquel momento, y lo entendimos. Ustede no sabían lo que era que te llamen a las 4 de la mañana al telefonillo y te digan “txakurra, te vamos a limpiar el forro”. Eso lo sabíamos nosotros. Ustedes no veían la amenaza en el día a día. No sentían esa opresión nacionalista con dianas pintadas. Por eso se permitían muchas licencias.
    Y ahora, que no quieren reconocer que con ETA se acabó a pesar de ustedes y sus recetas, quieren seguir teniendo razón. Cuando se acabó con ETA Otegui estaba en la cárcel, HB era ilegal y se atacó a todos sus frentes, incluido el político y financiero. Y por eso se acabó con ETA. Mientras sólo se iba a por el comando, no se acabó con ellos.

    Pero cuénteme, cuénteme como acabó usted con ETA mientras yo sólo llevaba una pistola en Durango.

  2. ¿Que si es un villano? No, ha sido un dirigente de ETA y fue condenado por probarse que recibió y asumió el encargo de reorganizar la rama política de ETA (acusación, por cierto, no desmentida por Otegi). Haría bien el señor Rodriguez en enterarse primero del delito por el que condenado que nada tiene que ver con lo q explica en su post.
    :………………..ll
    Si la distancia es buena para apreciar algo, nada mejor que seguirle debate de investidura desde las antípodas para comprobar que en Las Cortes ha debutado uno que se expresa como un fascista. Toda una novedad.. Lleva coleta, además.

  3. No sé a que fascista con coleta se debe referir el sr Javier…

    En materia de ETA, HB y otras cuestiones, doy la razón al articulista en que Otegui sale tarde de la cárcel y al sr Pablo en que si ETA fue derrotada, es porque se le atacó en todos los frentes, aunque en todos los frentes LEGÍTIMOS: no con los GAL, no con la cal viva, que tuvo un resultado terriblemente adverso. Y sí, hay que asumir que gentes que fueron víctimas del terrorismo o afectados por el clima de terrorismo existente en Euskadi durante décadas no recibieron el apoyo desacomplejado que merecían o necesitaban, ni desde todos los territorios, ni desde toda la izquierda. Y que en cambio sí se generaron complicidades con el lado equivocado. Sin negar que ello a su vez dio alas a corrientes políticas ultraconservadoras y antinacionalistas que también hicieron notar ampliamente su influencia política en partidos e instituciones.

    Son muchos los errores en esta cuestión y la salida de otegui hoy uno de sus estertores.

  4. Cada vez está más claro que Rajoy acertó renunciando a la investidura. Ni va a recibir los palos que hubiese recibido ni se ve oblogado a tener que enftentarse a los catalanistas, cosa que tiene que asumir el aspirante a la investidura.
    El día de la firma del acuerdo entre Sanchez y Rivera se confirmó que se iba a nuevas elecciones. Hoy Sanchez se gana ser el candidato del PSOE y los catalanistas y Pablo Iglesias van a conseguir que, en su momento, se termine yendo a la gran coalición. Mi apuesta sigue siendo con presidente del PP. las urnas decidirán esto ultimo.

  5. El nominalismo del articulista pone los pelos de punta ¿ No condenar los atentados no es un delito ? ¿ Y la violación o el maltrato de carácter machista ? ¿ Dónde empieza y termina el delito ? La fuerza del derecho debe manifestarse siempre con la máxima intensidad allá en donde la brutalidad se exprese. Pues no es lo mismo que un imbecil palurdo emita consignas , graves si se quiere, pero tamizadas por su propensión al mongolismo militante, que lo haga un dirigente del gatillo fácil contra el opositor. La llegada de Patxi López fue balsámica para los demócratas y esencial para lograr la derrota definitiva del fascismo vasco. Los que vivimos en Euskadi lo sabemos y no hacemos bromas sobre ello. El único imbecil que se resiste ante esta simple verdad es Pablo y los de Palacagüina. Por cierto , el anterior secretario de Podemos en Euskadi jamás estaría de acuerdo con el articulista. Porque lo vivió , porque lo denunció. Esto es así y basta ya. Pablo es un idiota moral. Indigno de estar en el parlamento.
    I

  6. Tema complicadísimo y contraprogramado.
    —-
    Finalmente, la naturaleza del escorpión parece haberse impuesto sobre cualquier otra consideración: todo parece confirmar que el 26-J habrá elecciones.
    Qué pesadumbre.

  7. Sánchez se ha encontrado con un buen portazo por parte de lo que podríamos denominar izquierda parlamentaria que se ha quedado fuera del pacto. Quizás no ha calibrado bien que actualmente ese espacio representa más de 70 diputados, más que nunca en la historia de la cámara. Pretender venir a hacerles tragar un pacto bastante triste con Ciudadanos cuyos escaños son muy inferiores en número es a mi entender un poco ridículo. ¿Está preparado Pedro para el día después de este batacazo?

  8. Por aclarar conceptos, a Pedro Sanchez no solo le ha votado en contra la izquierda parlamentaria, le han votado en contra todos menos C´s y se ha abstenido CCanaria. Esto es lo que hay.

    El que P Sanchez se haya presentado a la investidura me ha parecido valiente y honesto, además de necesario para impedir la maniobra filibustera de Rajoy de tenernos secuestrados a todos hasta que no le dieran el gobierno.En el haber de Pedro Sanchez, o del PSOE quede.

    La segunda parte del asunto, se ha intentado con C´s , se ha firmado con C´s y hasta ahi llegaba la manguera. P´s es verdad que no le ha dado ni agua, en mi opinión nunca ha querido ser una alternativa real al pacto con C´s. También creo que P Sanchez jamás ha querido pactar con P´s estando más cerca de Rivera…y Rivera ha jugado sus bazas con esos “ojitos” constantes al PP que en realidad, opino, son al electorado del PP.

    Realmente veo posible un gobierno de coalición, corta y concreta entre P´s C´s y PSOE, es lo que más me gustaría.

    Realmente veo imposible un gobierno de coalición entre P´s, C´s y PSOE, ninguna de las personas implicadas está dispuesta a hacer lo que habría que hacer.

  9. Yo creo que se puede estar de acuerdo con que Otegui debe estar en la calle, y desde hace tiempo, y estar completamente en desacuerdo con el resto del artículo, empezando por el título. Otegui fue un terrorista en activo y que haya cumplido las penas y se haya librado de otras por falta de pruebas, no le exime de villanía. Cuando la T4 volvió a dar ejemplo de falta de arrestos y yo escribí aquí un artículo que se titulaba algo así como Otegui a la trena ya. Desde hace ya 2 ó 3 años en cambio, su prisión ya no tenía ningún sentido y dada la naturaleza de su crimen – la reorganización de ETA era también su renuncia al terror – la pena resultaba exagerada. En la calle está ya, villano como siempre, y ahora bastante irrelevante, que es lo mejor que podía pasar.
    Y desde luego, la ilegalización de Batasuna fue esencial en la derrota de ETA, a mi juicio tanto como la deslegitimación de ETA que supuso su desaprovechamiento del proceso de diálogo que entabló Zapatero.

Deja un comentario