Opción tres

Millán Gómez

El alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, juega con la prensa al escondite. Parte de las opciones de una hipotética tercera vía se centran en él. En dicho escalafón se encuentran varios dirigentes. El centro de las miradas ha sido desde el principio Eduardo Madina. Diferentes dirigentes, militantes y simpatizantes le han pedido directamente que se postule a Secretario General. Entre ellos, quizás el más llamativo es José Bono, tal y como reconoció en la Cadena SER. Sobre el papel, Madina no cuenta con el apoyo del PSE, partidario de Rubalcaba, se entiende que como contraprestación a la fantástica política antiterrorista realizada por el último candidato socialista al frente del Ministerio del Interior. Las dudas recaen en si la ausencia de apoyo tácito es porque realmente se decantan por Rubalcaba, pues consideran que todavía no es el momento de Madina o bien porque, tal y como se rumorea, Patxi López pretende, en cuatro años vista, ser el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno.

Potenciales candidatos no quieren quemar sus cartas. Dudan entre si dar el paso ahora o esperar a un momento más propicio. Temen, como es lógico, al “aparato” y más con el precedente de la lista a la Comunidad de Madrid donde, si bien perdió el sector de Ferraz, el triunfo no oficialista (sí oficialista desde el prisma de esa sinrazón llamada PSM) se produjo no sin dificultades. Estos posibles candidatos consideran que, vista la crisis e incluso el ya desgaste que tiene Mariano Rajoy a pesar de llevar un mes escaso en el Gobierno, no es tiempo de aventuras. Quizás, en clave interna electoral lo beneficioso es esperar. Y más con las elecciones andaluzas del próximo 25 de marzo. Para muestra un botón: Griñán no se ha manifestado a favor de Rubalcaba ni de Chacón. Como es lógico. Una cosa es su proyecto y gestión y otra similar pero bien diferente el liderazgo desde Ferraz. Incluso, sin haberse “mojado”, las fricciones internas sobre este tema ya están comenzado a aparecer en el PSOE andaluz, tal y como recoge el diario “El País”.

Se confundiría mi apreciado PSE si obvia a uno de sus mejores activos, sino el mejor: Eduardo Madina. Transmite, es culto, posee una fantástica oratoria, sensato, valiente, conocido por la opinión pública, conciliador, transversal, capacidad de entendimiento con el diferente, directo cuando tiene que ser políticamente incorrecto, sensación de sinceridad, juventud a raudales, bonhomía y puede conectar con el electorado desencantado que lo vería como uno de los suyos. El PSE sabe a quien tiene. Diferente es si cree que debe arriesgar ya. Si Patxi López pretende llegar a La Moncloa sería lógico que respetasen su deseo y le diesen ventaja con respecto a Madina. Aunque este último aúne mayores virtudes que López y, además, el Lehendakari todavía tiene mucho trabajo por delante en Euskadi. Ha dejado huella con la paz. Una labor histórica y que representa el mayor reconocimiento de la historia democrática de Euskadi. Pero ahora es el tiempo de la política y en ella también hay que dejar una notable herencia.