Oleguer, el fútbol y el compromiso social

Millán Gómez

Oleguer Presas es un futbolista del Barça que últimamente está en boca de mucha gente y no por un motivo estrictamente deportivo. Oleguer es un deportista singular que no vive en una burbuja aislada del mundo como muchos otros deportistas y quizás esto le esté dando más problemas que beneficios. En un mundo de tantos egos como es el fútbol de primer nivel llama la atención un deportista que paralelamente a su condición de futbolista mantiene un coherente compromiso social. Oleguer escribió un artículo titulado “La bona fe� publicado en la revista catalana “La directa� y posteriormente reproducido en el diario abertzale “Berria� donde el de Sabadell expresa su legítima y respetable opinión sobre el Estado de Derecho y, en concreto, sobre la condena al sanguinario terrorista etarra Ignacio de Juana Chaos, autor de 25 asesinatos.

Oleguer es un tipo culto, instruido, devorador de las obras de Vázquez Montalbán, licenciado en Económicas aprobando las asignaturas sin mayor problema y que actualmente cursa estudios de Humanidades. Por lo tanto, un rara avis en el mundo del fútbol. Su compromiso político se identifica con el independentismo de izquierdas, el movimiento ocupa, los movimientos antiglobalización y se manifestó abiertamente en contra de la Constitución Europea y a favor del reconocimiento oficial de las selecciones catalanas.

Es un futbolista que acude diariamente a entrenar con una furgoneta, en contraste con los lujosos coches de sus compañeros de equipo y de profesión. Los que le conocen dicen de él que es una persona humilde y de lo más normal. Es fácil verlo tomando una cerveza o un bocadillo en el Raval de Barcelona, donde muchos de sus compañeros no habrán puesto nunca los pies.

En 2003 fue detenido en Sabadell (Barcelona) por una trifulca tras el cierre de un bar y tras marcar un gol en Málaga, en 2005, se lo dedicó a un niño de 14 años detenido por la policía de Sabadell por pegar un adhesivo en contra de la gestión del alcalde Bustos. Hace unos meses publicó un libro, “Camí d´Itaca�, donde expresa sus opiniones sobre la dictadura franquista, la transición democrática en España, la guerra de Irak y otros temas.

Me parece aberrante y un insulto a las víctimas que De Juana pase solamente 18 años en la cárcel por 25 asesinatos pero vivimos en un Estado garantista y no hay que olvidar que De Juana fue juzgado según el código penal franquista. Esa condena ya la ha cumplido. Este horrible asesino ya ha rendido cuentas con la justicia en este tema y hay que subrayar que lo que se debate actualmente es la condena a De Juana por un delito de amenazas por dos artículos en el diario abertzale Gara. Ahora bien, tampoco me parece lógico condenar a este asesino por 12 años de cárcel por dos artículos amenazantes. Me gustaría que De Juana Chaos pasase toda su vida en la cárcel por los 25 asesinatos pero la ley es la ley y hay que respetarla aunque no nos guste. Ojalá todos los etarras se dedicaran a publicar artículos por muy amenazantes que sean y no hubiesen empuñado jamás las armas.

Todos aquellos que se han llenado la boca con la expresión “Estado de Derecho� deberían aprender que vivir en democracia significa que el poder judicial es independiente y que no debe ser politizado. Eso mismo defendió Oleguer en su artículo. Lo que sucede es que mucha gente ha criticado a Oleguer sin haber leído ni siquiera los artículos. La ignorancia es muy atrevida y siempre hablan de más los que no leen un libro ni cuando guardan reposo.

Oleguer Presas fue entrevistado antes de toda esta polémica por mi admirado José Ramón De la Morena en “El Larguero� de la Cadena Ser. De la Morena le preguntó al defensa culé si se consideraba “antisistema�. La respuesta de Oleguer no pudo ser más directa. El barcelonista respondió que “si defender un mundo más justo, la igualdad de oportunidades y los derechos de los sectores sociales más desfavorecidos es ser un antisistema, pues entonces sí lo soy�. Debajo de esas declaraciones de Oleguer hubiese firmado yo mismo. Aquella noche me percaté de que quizás yo sea también un antisistema.

Oleguer se equivocó al firmar los artículos como futbolista del Barça y no a título personal, al responder a preguntas sobre este tema en la sala de prensa oficial del F.C.Barcelona y al comparar en su libro “Camí d´Itaca� la lucha antifranquista con la celebración de un título de Liga. El deporte es el deporte y la política es la política. No me gusta la excesiva politización del Barça. Un club deportivo no es un partido político. Un club deportivo debe defender la no violencia en el deporte, las buenas artes, el saber perder y la solidaridad entre deportistas pero no excederse en temas políticos. Ahora bien, Oleguer tiene todo el derecho del mundo a expresarse políticamente como desee porque el hecho de ser futbolista de élite no le impide ser un ciudadano normal.

Los sectores más reaccionarios han criticado de un modo brutal a Oleguer, en contraste con la ausencia de críticas a Salva Ballesta, delantero del Levante que interviene y apoya páginas web de extrema derecha donde comparte opinión con fascistas como Ricardo Sáenz de Ynestrillas o el nieto de Blas Piñar, Miguel Menéndez Piñar. Salva ha manifestado abiertamente que le gustaría conocer al golpista Tejero, lleva inscrito en las botas con las que juega los partidos la bandera de España con la expresión “¡Arriba España!� y ha posado en varias ocasiones con la bandera preconstitucional.

A Oleguer lo insultan en muchos estadios por sus ideas políticas llegando al extremo de que en un partido entre el Betis y el Barça en el Manuel Ruíz de Lopera el speaker bético le llamó “Olegario� al presentar las alineaciones de ambos equipos con la consiguiente risa generalizada en las gradas. Me indigna cuando a una persona se llama pongamos Xosé le llaman José, del mismo modo que me indigna cuando en TVE-Galicia le cambian al nombre al popular Alberto Núñez Feijoo por Alberte Núñez Feixoo. Cada uno se llama por su nombre y yo me llamo Millán (sí, no es mi apellido) y nadie me ha llamado nunca Emilio o Emiliano.

En este caso, destaca el hecho de que el vicepresidente del Levante sea el diputado del PP, Vicente Martínez Pujalte. Éste no ha manifestado en ningún momento impedimento o queja alguna a que un jugador de su club aparezca en los medios exaltando el nacionalismo español y alentando la acción del ejército. Poco después de conocerse el artículo de Oleguer, la empresa Kelme rescindió el contrato de patrocinio deportivo que mantenía con el futbolista. Cabe destacar que la Generalitat Valenciana presidida entonces por Eduardo Zaplana sacó a esta empresa de la quiebra y las vinculaciones del entorno de Kelme con el Partido Popular han sido siempre muy estrechas.

Oleguer, al igual que yo y con nuestras diferencias, defendemos un mundo mejor y el compromiso como ciudadanos que somos. Ésta es una de las bases inalienables de la democracia participativa que entre todos deberíamos construir. Como decía el gran Vázquez Montalbán, es necesario el compromiso: “Hay que mojarse porque la indiferencia equivale a rendirse. Hemos de soñar, cueste lo que cueste, para acercarnos a la utopía. �taca no queda tan lejos�.

Deja un comentario