Obama y los lobos.

Sicilia

Mientras que aquí este verano y el inicio de septiembre el panorama político se presenta con temas con un ligero toque a recalentado, en Estados Unidos el gobierno de Obama está intentando sacar adelante una de las reformas más ambiciosas, de contenido más potente y de mayores resonancias históricas de las que contiene su programa. Se trata de llevar a cabo una reforma de su sistema sanitario para aumentar más el peso del sector público y extender su cobertura a un mayor número de americanos. 

Estados Unidos posee un sistema de atención sanitaria basado principalmente en la provisión privada del servicio. La familia americana de a pie o bien se paga su seguro sanitario privado, o consigue que forme parte de su remuneración y, por tanto, lo paga la empresa para la que trabaja. Estos costes no son ninguna broma, según datos del informe elaborado por la Casa Blanca para apoyar la reforma en curso: el coste medio de una póliza familiar, si es contratado a través de la empresa, es de 12.680 dólares al año, y este coste puede llegar hasta a doblarse si el seguro se contrata directamente por la familia, y no a través de la empresa donde trabaja. En términos de la renta de los hogares, dichos costes pueden oscilar entre el 8% y el 22% para una familia de renta media, llegando en algún caso hasta el 50%.

Por añadidura, en los últimos años el coste ha crecido a ritmos bastante inauditos: una familia americana ha observado cómo desde el año 2000 la prima casi crecía a un ritmo que triplicaba el del crecimiento de los salarios. Además, han presenciado cómo cada vez incrementaban más su cuantía los copagos y otra serie de costes fuera de la cobertura del seguro.

Los datos negativos no acaban ahí; en este momento la ley permite a las aseguradoras negar la cobertura o la renovación de la póliza en determinados casos, por ejemplo, si existen “condiciones pre existentes desfavorables”; esto ocasiona que, en caso de contraer enfermedades graves, o de poseer algún antecedente vagamente relacionado con alguna afección, el enfermo se vea de golpe y porrazo privado de asistencia sanitaria. Estas y otras circunstancias producen que en la actualidad sean casi 50 millones las personas sin seguro médico de ningún tipo, con colectivos especialmente afectados, como el de las mujeres mayores de 45-50 años.

En Estados Unidos también existen seguros públicos. El Medicare, dedicado a la cobertura sanitaria de los pensionistas, y el Medicaid, dedicado a la cobertura sanitaria de gente con menos recursos y menores, se prestan por el sector privado, pero se pagan con recursos públicos. Este mecanismo de funcionamiento ha provocado uno de los mayores agujeros presupuestarios al Gobierno Federal.

Tanto es así que la reforma sanitaria planteada por la administración Obama se  “vende” más como una medida de estabilización y racionalización fiscal que como una medida de contenido social. Los números muchas veces son tercos: Estados Unidos  invierte hasta un 14% de su PIB en Sanidad, por un 10% en Francia y Alemania y un 7% en España, todo ello para obtener una menor esperanza de vida, en el entorno de los 3 años, una mortalidad infantil que casi duplica a la de estos tres países, y un número de médicos por 1000 habitantes casi un 30% inferior.

Cuando se analiza la composición del gasto sanitario y se observa que en Estados Unidos el 43% es de origen público, mientras que para los tres países citados este oscila entre el 70% y el 80%, parece que hay lugar para suponer que Obama puede tener bastante razón al querer acercarse algo a este tipo de sistemas.

Los objetivos explícitos de la reforma sanitaria, tal y como constan en la página web al efecto (http://www.healthreform.gov) son:

Reducir el crecimiento a largo plazo del gasto sanitario tanto para las empresas como para el gobierno.

  • Proteger a las familias de la bancarrota o del alto endeudamiento por causa del gasto sanitario
  • Garantizar la elección de médico o plan de cobertura
  • Invertir en programas de prevención.
  • Mejorar la seguridad del paciente y la calidad de los cuidados
  • Asegurar una cobertura sanitaria de calidad y al alcance de todos los bolsillos de los americanos.
  • Mantener la cobertura en caso de pérdida de empleo.
  • Garantizar la cobertura en caso de condiciones pre existentes desfavorables.

Sin embargo, estos argumentos no están bastando a parte de los actores relevantes de la sociedad americana. Obama, como antes Clinton, tiene que enfrentarse a los lobos. Lobos encarnados por las aseguradoras y las farmacéuticas, a las que este sistema les parece estupendo, y lobos encarnados por las fuerzas de la derecha más reaccionaria, a las que principalmente lo que les parece mal es todo lo que haga, es más, meramente su propia presidencia.

Los argumentos esgrimidos por unos y por otros son distintos. Los del primer sector son creíbles, y tratan de centrarse en las ventajas del estatus presente, sin entrar casi nada en sus defectos. Argumentan estos entre otras cosas, y a veces de forma muy colorista, que la reforma propuesta por Obama supone una pérdida de libertad de elección de médico y cobertura, a la vez que desaparece el incentivo para tener hábitos de vida sanos, y que se impide disponer de los más nuevos medicamentos disponibles.

Los argumentos del segundo sector apenas merecen ser llamados de tal manera, ya que en su mayor parte son mentiras acerca del escenario post reforma (por ejemplo que habrá una especie de comités poco menos que destinados a la eutanasia de los ancianos), o son juicios de valor basados en el prejuicio; por ejemplo se tilda esta reforma como “paso al socialismo”. Se pinta a Obama con un bigote de Hitler en un cartel, se mezcla con no sé qué alusiones al aborto y con ese cemento se hace un batiburrillo que mueve más a la vergüenza ajena que a otra cosa. Sin embargo, son un grupo poderoso en el que el primero puede encontrar apoyo para cimentar sus aspiraciones.

En muy pocas ocasiones, y esta es una de ellas, parece tan clara la necesidad y el acierto de las medidas que un gobernante plantea. En muy pocas ocasiones parece tan clara la naturaleza y la motivación de los grupos que se oponen. Ojalá salga bien librado Barack de su encuentro con los lobos.

32 pensamientos en “Obama y los lobos.

  1. Ningún americanos rico vienen a España a curarse. Muchos españoles ricos sí van a USA a curarse.

  2. No sé yo si saldrá bien librado Obama de ese encuentro con los lobbies,… digo con los lobos. Lo tiene difícil. En parte, por la propia indecisión con que los líderes demócratas vienen afrontando ese problema tremendo de la muy defectuosa asistencia sanitaria de ese país. He dicho “los líderes” porque, uno de los problemas lo tienen en sus propias filas. Las peculiaridades del sistema electoral de EEUU propicia que muchos congresistas y senadores deban sus puestos a las generosas donaciones provenientes del loby de la industria aseguradora (cuyo peso económico -el negocio que mueve-, sólo es superado ya, en ese país, por la farmacéutica) lo que hace muy difícil que apoyen medidas lesivas para los intereses de ese poderoso sector.

    Con motivo de la muerte de Ted Kennedy se ha recordado que la reforma sanitaria era su gran empeño ¡Y mira que llevaba años de congresista! Se ha recordado también estos días que este es el tercer intento de hacer la gran reforma que ese país necesita. Quizás un problema derive de ese empeño en “la gran reforma”; hay quien opina que sería más fructífero una “agenda de reformas secuenciales”, con más iniciativas de experimentación descentralizada a nivel de los estados lo que, entre otras cosas, dividiría los intereses de esos grabdes lobbies. Eso funcionó, por ejemplo, en Canadá que tenía hace no muchos años un sistema similar al estadounidense: la reforma en una de las provincias que pasó a organizar su asistencia sanitaria según un modelo similar al europeo permitió exhibir ante las demás sus ventajas y ahuyentó los temores, generalizandose en seguida al resto del país. En algún estado de los USA -Massachusets, por ejemplo-, se han adoptado medidas, más tímidas, en ese sentido. Al optar por la gran batalla, decía ayer mismo un conocido experto del sector, “las propuestas de reforma podrían acabar fagocitadas por la liturgia de las grandes palabras, propias de la ambición electoral que en su momento se apoderó de Obama y que ahora pueden añadir más problemas que soluciones a un ya de por sí desigual sistema sanitario”.

    Porque lo que es indudable es que el sistema que allí tienen necesita las reformas. Hace años cuando desde las derechas europeas aún se cuestionaba la bondad de los sistemas nacionales de salud (como el nuestro) un lugar común era la crítica al supuesto “burocratismo” que conllevaba, con el consiguiente encarecimiento amén de otras desventajas frente al sistema basado en el “libre ejercicio de la medicina”. Lo que hace ya mucho tiempo es una evidencia es que los sistemas de provisión pública de la asistencia sanitaria, financiada con impuestos y de acceso universal e irrestricto, además de más justos y eficaces -en términos de salud-, son encima mucho más eficientes, esto es, más baratos para la comunidad. Los gastos de intermediación (burocracia) se disparan enormemente en sistemas de aseguramiento privado. En EEUU el coste (% del PIB) en inmenso en comparación con el de la sanidad europea o canadiense y eso que deja sin protección a decenas de millones de sus ciudadanos (47, se dice pronto).

    El sistema americano conecta bien sin embargo con rasgos fundamentales de la cultura social (su sicología colectiva) de ese país que explica lo facilmente que ha prendido el contraataque reaccionario y tremendista contra los planes de Obama, presentandolos como si se buscara la bolchevización del país. La cultura en ese país no es tanto la de los derechos que el ciudadano puede exigir ante un estado constitucionalmente “protector” sino la de la responsabilidad individual en la que cada uno se espabila como puede. El resultado de esa “ley de la selva” es la desigualdad inmensa en el acceso a la sanidad (al lado de la cual resulatn casi enternecedoras las críticas de nuetsros conservadores a las supuestas desigualdades existentes en materia de sanidad entre las distintas comunidades autónomas españolas). Otro rasgo es la vinculación que se establece entre la asistencia sanitaria que recibe una familia y la relación contractual del padre de familia con su empresa, que paga esa asistencia. Es uno de los factores que explica la escasa conflictividad laboral en ese país. Hacer una huelga no sólo implica el riesgo de verse abocado a un despido sino que tal ruptura del vínculo laboral acarrea la pérdida de la cobertura sanitaria de la familia del huelguista. No es de extrañar que las encuestas -a las que tan aficionados son en ese país-, reflejen que uno de los temores máximos, lo que más angustia al americano medio a partir de una edad determinada es el de verse privado de esa asistencia o no poder pagar las facturas médicas llevando a la ruina a la familia. No es un temor irracional, es una realidad el enorme número de bancarrotas familiares por impago de facturas médicas.

    A propósito de la apostilla que hace Fernando (1), leía ayer en el español “Diario Médico” que entre los testimonios personales oídos estos días en el fragor de la batalla sanitaria en EEUU destaca el de un médico que acumuló una gran fortuna trabajando en uno de esos hospitales punteros que tanto envidian sus colegas europeos -a los que gustaría acudir a esos “españoles ricos” que menciona Fernando-, y que, por culpa de una grave enfermedad de difícil diagnóstico y tratamiento, acabó totalmente arruinado y teniendo que recurrir a una ONG para poder recibir los cuidados que requería.

    …………………………………….

    Otra reflexión que suscita esta batalla que está librando Obama tiene que ver con algo que yo discutía aquí ayer a propósito de las medidas de apoyo a los parados y su titubeante presentación por parte del Gobierno ZP. Habla Sicilia de los “objetivos explícitos de la reforma” de Obama pero lo cierto es que si están claros esos grandes objetivos no lo está aún el perfil del sistema que querría implantar el presidente Obama: Sobre la marcha, y en función de los obstáculos que encuentra y el cariz de las críticas que recibe-, va variando las propuestas concretas En estos momentos, se señala en la prensa especializada que es difícil saber en qué nivel está el listón de la reforma. Es decir, Obama no se ha planteado presentar un plan definido en todos sus detalles sino que lo va adaptando en función de las reacciones que suscitan sus intenciones, sin que se le caigan los anillos por ello. Nadie le acusa de “improvisador o “chapucero” por ello. Otra cosa es que le salga bien la jugada; el tiempo nos dirá si esa relativa indefinición le da margen para imponerse o acaba otorgando la ventaja decisiva a sus poderosos contrincantes .

  3. Digo lo anterior porque una cosa es la medicina y otra los servicios médicos a los que la población accede y la manera en la que esto funciona en los distintos paises. En España y en la mayoría de las economías ocidentales ambas cosas van muy unidas, ya que la sanidad es un tema de cobertura estatal y universal que cubre a la totalidad de la población. En USA ya sabemos que eso no es así, lo que no quita que tengan la mejor medicina del mundo, simplemente porque tienen la tecnología más avanzada, el I+D+I más desarrollado, la farmacología más actualizada y la misma calidad humana en sus profesionales que puedan tener otros paises y aunque ya no sea tan necesario como antes que los profesionales del resto del mundo vayan a USA a formarse, siguen haciéndolo en infinidad de circustancias. Por eso es por lo que desligo medicina de sanidad pública y recuerdo eso que ya todos sabemos, que hay quienes se pueden pagar el ir a USA en busca de lo mejor, que no quiere decir que al final les compense, o incluso esté ya justificado el hacerlo. Personalmente y en los bastantes años que viví en Cincinnati (Ohio) no eché de menos la sanidad española, fundamentalmente porque me la pagaba la empresa y los servicios que recibía eran de lo mejor. Sin embargo y a pesar de tener la suerte de poder ir por la fila “paralela” de los “enchufados” en la sanidad local, si echo de menos muchas cosas de la americana.
    Como el tema es fundamentalmente de costo y de la forma y manera en que la población debe afrontarlo, estoy con todos en que el sistema europeo es el mejor para la población en general. Eso no quita que en Europa la medicina privada y a traves de seguros médicos siga avanzando cada vez más, aunque solo sea buscando otro tipo de servicios, que no los propios servicios médicos. Si se lo puede pagar, hay quien prefiere que un mismo profesional con acceso a los mismos medios le atienda en un hotel en vez de en una pensión con habitación compartida, como ocurre en el Hospital Virgen del Rocío, o en el Virgen Macarena de Sevilla. Si no se cuenta con los recursos, el profesional y los medios adecuados, nada mejor que la sanidad pública que hoy tenemos para buscar soluciones, que sí los tiene y muy buenos.

  4. Hola!! Me gusta tu artículo Sicilia…

    Desde que puse este enlace el otro día (para recopilar firmas para apoyar a Obama en su intento de sanidad pública) han firmado 10.000 personas, que son un montón pero muy poco comparado con la cantidad de entradas que tiene el vídeo de ‘4-40’ de Baute que tanto gusta por aquí, que son como millones. Una pena. Lo pongo de nuevo por si a alguien se le ‘olvidó’…jeje

    http://www.avaaz.org/es/reform_health_care_eu/?cl=300165840&v=3830

    Yo sigo desconfiando de la Sanidad Privada. No hablo de las investigaciones ni los laboratorios sino los Seguros privados. De los profesionales que trabajan en la pública el 90% tiene su consulta privada, las listas de espera son también largas, y cuando hay un problema verdaderamente importante de la Privada redirigen con urgencia a la Publica, lo he visto con problemas en el paritorio, lo he visto con la quimio. El único beneficio que veo es para enfermedades no graves y tener habitación propia. Antes de que venga el Latinmunich de turno igual Jon puede hablar muuuuucho más de esto…

    Saludos!

  5. Fernando 1… no sólo los ricos van a USA a curarse, hay gente que se hipoteca hasta la médula porque hay enfermedades tan concretas que sólo tratan ahí. Y luego los hay que van pero desafortunadamente no se curan. Pero europeos que vienen a España a curarse no te digo ná…jeje

  6. Gracias, Sicilia, por el artículo.

    Baraca para Barack con lo suyo. El asunto es suficientemente complejo para que, como se dice ahora de Afganistán, redefinamos los términos del éxito: esto es, que se haga lo que buenamente se pueda y luego proclamemos la victoria…

    Hablando de Afganistán, vamos mal. Ahí tenemos a nuestros soldados combatiendo: trece “talibanes” muertos, titula El País, con lo que nos quedamos algo más tranquilos. Yo me pregunto cómo saben que eran talibanes (Chacón dice que eran delincuentes comunes). No sé; me angustia que nuestros soldados anden pegando tiros por Asia. Y todo parece indicar que las elecciones han sido un enjuague gigantesco. Y el “nuestro”, el tal Karzai, no ha tenido ningún empacho en aprobar una legislación inicua sobre las mujeres. En fin; quienes siempre fuimos escépticos con esta operación tenemos, me temo, cada día más argumentos.

    Abrazos para todos.

  7. Lo de la ministra Chacón con los “delincuenes comunes” que hoy nos recuerda Teoura, suena a cachondeo. La pobre ministra no esperaba que solo un día después ocurriese lo del enfrentamiento con los talibanes, o taliban, o como se diga. Seis horas de enfrentamiento y trece muertos debe ser demasiado para justificar la cosa como una discusión entre las tropas y una partida de cazadores de codornices.

  8. Me gusta mucho lo que dice Teoura sobre “redifinir los términos del exito” es cojonudo. Parce sacado de un libro de autoayuda.

    Me lo quedo, de ahora en adalente es una frase que voy a usar, esperemos que no muy a menudo.

  9. Luego incidiré más en la cosa, pero me ha hecho gracia la afirmación de Fernando, a la que no falta razón, de que un potentado español acude a los USA en busca tratamiento médico (casos mediáticos y conocidísimos los hay) y no viceversa. Sí que es cierto que entre los alicientes para que ciudadanos europeos se afinquen en nuestra tierra, con un buen nivel adquisitivo por su parte, stá la gratuidad y la amplia cartera de servicios de nuestra sanidad pública. Piense en la Costa del Sol. Pero yo voy con otra: en España, por poner un enxiemplo, una persona que padezca una insuficiencia renal crónica puede palmarla a causa de la propia IRC (agravada) o como consecuencia de que patologías coincidentes con la misma se agraven por su culpa de modo secundario pero trágico. Pero no la palmará por fata de atención ni por no haberse sometido a las correspondientes sesiones de hemodiálisis. En los USA sí que cualquier infeliz, por carecer de una buena cantidad del verde billete de la Reserva Federal, puede palmarla por no haberse podido costear esas sesiones y su tratamiento.

    Estoy orgulloso de nuestra sanidad pública, a pesar de las carencias que pueda presentar (no es perfecta, faltaría). Es la más grande conquista del Estado de bienestar en treinta años de proceso democrático. Compruebo que es modelo en el que se mirán aquí y acullá otras naciones, y espero que no venga ninguna PPeranza a joderla en todo el país.

    Buenas tardes y feliz viernes.

  10. Me alegro de que Sicilia haya traido a nuestras paginas el tema sanitario de Obama y los comentarios que ha suscitado durante esta mañana.
    Yo solo quiero hacer incapie en un fenomeno,que desgraciadamente aqui en España es impensable dada la cantidad de tontos de los cojones que apoyan las infamias y calumnias que se vierten dia a dia contra Zapatero y su Gobierno.

    El Losantos particular de Murdoch se queda sin anunciantes
    Sus comentarios difamatorios sobre Obama provocan el boicot de 46 compañías.

    http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=37620

    ***
    Cuando leo esto me pregunto:

    ¿Está el PP incurriendo en delitos de calumnias por sus acusaciones sobre las escuchas?

    Existe el deber legal de denunciar hechos delictivos ante los tribunales.

    http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=37614

  11. Les cuelgo el link a un artículo de Miguel Angel Quintanilla Fisac, aparecido en Público hoy, en el que habla muy elgiosamente de la labor de Miguel Sebastián en su empeño por conseguir que se ahorre energía en España.
    Se lo dedico especialmente a Fernando, tan aficionado él a hacer gracietas con el reparto de bombillas. Y a esa sagaz, inteligente, brillante, divertida, objetiva y bien informada periodista llamada Pilar Cernuda, que ayer por la noche en Onda Cero, en un derroche de humor parecido al de nuestro bloguero Fernando, decía ella “”¿Alguien sabe si hay ministro de Industria? Yo no sé si lo hay. Ah, sí, Sebastián”.

    http://blogs.publico.es/delconsejoeditorial/300/luces-y-sombras-de-bajo-consumo/

  12. Aunque ando sin tiempo hoy, no podía dejar de felicitar a Sicilia por su brillante y pedagógico artículo. Nos estás acostumbrando al caviar Beluga, Sicilia… Me quedo con dos ideas. Por un lado, como muy bien dice Sicilia, la sanidad pública no sólo es más justa socialmente (llega a todos), sino que además es más eficiente (con menos dinero atiende a más gente). Por otro, los lobos andan fuera de sí. Las derechas en España y EEUU se parecen demasiado. Eso me da miedo…

    Sólo me surge una duda que quizás Sicilia puede resolver y que enlazaría con uno de los comentarios de Fernando -quien si dijera las cosas de forma sensata y no haciendo el graciosete, quizás podríamos debatir más-. ¿Cuál de de los dos modelos -europeo y norteamericano- destina más recursos a investigación? Uno tiene la sensación que los avances en medicina siempre vienen del otro lado del Atlántico. ¿Es así? ¿O es uno de esos lugares comunes que se repiten en todas las tertulias? Si realmente destinan más a investigación médica, quizás podamos entender las diferencias en presupuesto….

  13. Explica muy bien Sicilia toda la batalla que se está librando en EEUU por el proyecto de implantación de una sanidad pública. Igualmente esclarecedor es Barañaín. Yo, ademas, vi la pelicula de Moore que denuncia con muy poca demagogía el gran negocio de las compañias aseguradoras de salud en EEUU. Entre otras cosas entrevistaba a estadounidenses que se habían ido a Canadá, Inglaterra o Francia exclusivamente para gozar de un sistema de seguro de salud generoso. Moore entrevista a burócratas jubilados de las compañias de seguro y le confiesan que en cuanto se encontraban con un caso de enfermedad muy costoso, se las arreglaban para, mediante la letra pequeña o demostrando negligencias del asegurado, negarse a cubrir la enfermedad u operación. Peor era ver cómo de los hospitales de las aseguradoras salían unos taxis con enfermos o personas muy mayores que depositaban a los mismos cerca de la puertas de los hospitales públicos sin ninguna explicación. Eran los peatones los que les acercaban al hospital público al ver su estado de debilidad.
    Al comienzo de este verano, Obama envió como apóstoles de la buena nueva a todos los congresistas para que explicaran en sus circumcripciones electorales las grandes ventajas de la sanidad pública. Fue una experiencia dolorosa para los mismos. Antes de su llegada, ya se habían desplegado carteles calumniadores y, una vez reunidos, era casi imposible que el congresista pudiese hablar, siendo interrumpido continuamente con slóganes anti comunismo, anti hitlerismo, anti eutanasia,etc.. Además, muchos de los asistentes llevaban a la vista sus armas. En definitiva, que fue tal la oposición “popular” que hasta el propio Obama dijo que había que empezar por hacer cooperativas de seguro médico en vez de un sistema nacional con cuotas pagadas directamente al sistema.
    Yo no pondría la mano en el fuego diciendo que no hay despilfarro en la sanidad pública o que es menor que en la sanidad privada, pero desde luego hay enormes economias de escala en la pública que no hay en la privada. Es obvio, una compañia de seguros pequeña se puede ver desbordada por ciertos siniestros grandes, pero poco frecuentes, mientras que una compañia de seguros grande puede absorberlos con la recaudación de sus primas.
    Barañaín tiene razón en que Obama tendría que haber empezado por un solo Estado como por lo visto se hizo en Canadá.

  14. Excelente, como siempre, artículo de Sicilia y también -sin pretender desmerecer al resto de comentarios- el de Barañain, que bien podría haber sido un artículo por si mismo.

    Por desgracia, tengo alguna experiencia con la sanidad pública y privada en España, y alguna experiencia cercana con tratamientos contra el cáncer en ese fantástico centro de Houston. Pues bien, el padre de un amigo muy querido se trató en Houston, – mediante un concierto con la Sanidad Publica Vasca propiciado por el anterior Consejero de Sanidad, Inclán- y estuvo a punto de dejar este mundo por la agresividad del tratamiento. Se suspendó, volvió a casa y hoy está, a sus 81 años, como un chiquillo sometido a controles periódicos. Un buen amigo se trataba hace apenas un año de un cáncer de pancreas en la Quirón de Barcelona -su seguro privado pagado por la empresa le permitía-, al cabo de muy poco tiempo decidía seguir su tratamiento en el hospital público de Cruces (Bizkaia)..tengo otros casos, que ya sabe uno que no son absolutamente generalizables, pero sí resultan ilustrativos.
    El tratamiento que yo mismo recibo, tanto desde el punto de vista humano, como desde el sanitario, resulta notable Tiene carencias nuestra Sanidad Pública, desde luego, pero, como afirma Salaberria, podemos estar orgullosos de ella.

    De ayer: Sarah: tengo pocos problemas con los nombre, o apellidos en Euskara. Algo aprendí en la ikastola nocturna allá por los setenta, además de lo que conocía a través de la amama Rosa. Pero si te refieres a los de Cesar, te diré que siempre han sido Saracgu -de hecho su hermana sigue firmando así- aunque el propio Cesar use en ocasiones el Saratxu, en otras Sarachu y a veces incluso Saracho.

  15. El artículo de Sicilia, didáctico, claro e informado, como siempre.
    Yo, como Lezo, quiero contar una anécdota. Este verano, un familiar mío muy cercano tuvo un problema serio en un pulmón en pleno veraneo. Estuvo ingresado varios días en el Hospital público Costa del Sol y el tratamiento, el trato humano, el servicio, todo, fue inmejorable. En pleno agosto.
    En las visitas me llamó la atención la gran cantidad de carteles que enumeraban los derechos y las obligaciones de los pacientes. Y lo que me llamó la atención de ellos es que la lista de derechos era enorme, muchísimo mayor que la de las obligaciones.

  16. 18

    Según datos previos al estallido de la crisis (de 2008) publicados por Eurostat, España había logrado situarse en el cuarto puesto del conjunto de la Unión Europea, en gasto público dedicado a Investigación y Desarrollo en relación con producto interior bruto, (PIB). El gasto total realizado por todas las administraciones públicas en España ascendió al 0,85% de PIB, en 2005, lo que la sitúa por encima de la media de la UE (0,74%). Solamente los Gobiernos de Finlandia, (1.03 %); Francia, (0,93%) y Suecia (0,89%), realizaron un esfuerzo mayor. En contraste con esos porcentajes, Estados Unidos dedicó una cifra equivalente al 1,06% de su PIB a actividades científicas y de desarrollo (Fuente: El País)

    En lo ultimos años, el esfuerzo español está siendo importante. Dentro de la I+D+i el capítulo sanitario es uno de los más importantes. El esfuerzo de aumento del gasto público se espera que tenga además un efecto arrastre sobre el gasto privado, pero este sigue estancado; seguía estancado en 2008 y seguro que las cosas no han mejorado con la crisis. Es ahí, en lo que dedican las empresas o las entidades financieras a investigación, donde mayor es el diferencial respecto a EEUU.

  17. Queridos amigos y amigas, hoy he tenido ocasión de leer un artículo de Enrique Curiel (PSOE) en “Diariocritico.com” que me ha causado grata impresión. Me permito traer un extracto de sus últimos párrafos, porque creo que sintetizan bien la estrategia pseudopolítica a usar por el PP en el curso político recién comenzado y cuáles son sus precedentes:

    * ….. Pero el PP, en el fondo, está feliz. Al menos, de momento, hasta conocer la decisión final del Tribunal Supremo. Nuestra derecha, en la mejor tradición aznarista, ha desencadenado una auténtica revolución política para forzar la situación institucional, presentarse como víctimas de la maldad socialista, y, de paso, mantener movilizado a su electorado tras el triunfo en las elecciones al Parlamento Europeo. Aznar lideró la oposición a Felipe González afirmando, en privado, que no era posible desalojar al PSOE del poder acudiendo sólo a mecanismos convencionales. Era preciso provocar lo que Luis María Anson reconoció como un ambiente de “golpe de Estado” para lograr la salida de González. Anson lo sabe con certeza porque aceptó su participación en una conspiración apoyada en los graves errores cometidos por los últimos gobiernos del ex presidente González.

    Ahora, como en 1996, el intento de Rajoy consiste en evitar que la Legislatura culmine y que la posible recuperación económica le permita a Zapatero ganar las próximas elecciones de 2012. Y se afanan en ello. De ahí la actitud de la CEOE en el diálogo social. Si para conseguirlo es preciso utilizar la gripe A, las dificultades de la crisis económica y el paro, la manipulación de las instituciones del poder judicial o la lucha contra ETA, se hará. Pretenden aturdir a los ciudadanos, entontecernos a todos para confundamos la realidad con sus deseos. Con un poco de suerte y si Zapatero comete mas errores, quizás, piensan, podemos llegar a La Moncloa antes de lo previsto. Bienvenidos de las vacaciones **

    Integro en http://www.diariocritico.com/2009/Septiembre/opinion/curiel/171312/curiel.html

  18. Gracias por la respuesta, Barañain (22). Pero me refería al gasto en investigación dentro de la sanidad. Es decir, del 14% de EEUU y del 7% de España, tal y como recoge Sicilia, cuánto se dedica a investigar en temas sanitarios. ¿Es posible que parte de esas diferencias se expliquen por una mayor investigación privada, por ejemplo?

  19. 24

    Pues es difícil establecer comparaciones precisas, pero sí sabemos que por lo que se refiere a España del gasto público en I+D+i (ese 0,85%del PIB de 2005) la mitad corresponde a la biomedicina. A ello habría que sumar la aportación privada cuyas magnitudes desconozco pero de la que consta su estancamiento. A nivel mundial España ocuparía ahora un noveno o décimo lugar en el ranking, tras haber dado un salto gigantesco en los últimos años.

    En cuanto a las magnitudes del gasto en investigación en EEUU hace ya mas de una década las cifras eran del orden de 40.000 millones de dólares, de los cuales un tercio eran procedentes de fondos federales y el resto de origen privado o de otro tipo.

  20. Isidoro, no encuentro datos de tal nivel de deasgregación, las estadisticas sobre I+D que conozco no desmontan sus datos sectorialmente, no puedo responder a esa pregunta para ESpaña, es posible que para EStados Unidos pueda haber algo, porque ahi les encanta hacer datos de todo, pero no se donde. No obstante el que yo no lo conozca no quiere decir que no exista algo parecido.

    Magallanes y Barañain.

    Quizás se puede impulsar una reforma estado desde el Gobierno Federal, pero me da la impresión de que fácil no debe ser, me refiero en términos de meterte en la organización interna de un estado, como si aqui quisiera el Gobierno hacer algo autonomía a autonomía invadiendo las competencias. Sobre todo algo de esta envergadura.

    Es verdad que el tema no parece sencillo, y de ahí que probablemente como señala Barañaín, el modelo no aparece clara y perfectamente perfilado, porque probablemente las negociaciones vayan a ser muy complicadas.
    De vez en cuando parece que la única via de hacr reformas radicales sea la directa, al fin y al cabo si hace cinco años nos dicen que el presidente de Estados Unidos iba a ser un negro llamado Barack Hussein, hubieramos pedido la prueba del alcohol para el susodicho.

    Sarah, Amistad, Salaberria

    Las consideraciones sobre cuan bueno o es la provisión publica total, o con una particiapción privada, donde y como de grande debe ser esta si la hay etc etc etc conforman un campo entero de estudio que se llama Economia de la Salud que excede con mucho lo que yo conozco. Hay muchos modelos “exitosos”.

    Gracias a todos por opinar, aunque nos hayamos quedado en 24 y no en los mas de 60 de dias anteriores, estoy un poco dolido por ello.

  21. Del Lunes que viene:

    Es horrriiiiiiible. El lunes 7 a las 7 Losantos no se oirá en toda ESPAÑA!!!! No la podremos oir en Montillalandia, Islas Cívicas, Islas Chuchangas, Cornisa Anchóvica, Asturias y PPatxilandia sur. Horrible. ALguien debería hacer un resumen. España se hunde!!!! Ahora sí.

  22. De Hoy:

    Ya que han hablado bien de la película de Moore, sigamos. Uno de los casos que me hizo pensar fue el sigüiente:

    Chicago: mujer de unos 30, profesional, con un recien detectado tumor cerebral. Su seguro médico… no lo cubre!! Vaya a saber porqué, o qué lñetra pequeña usan.

    La solución es viajar a la cercana… Canadá. En Canadá tiene unos amigos, de los cuales uno que accede a ir al registro para declararse pareja de hecho. Ya como compañera de un canadiense tiene derecho a la quimioterapia. Brutal, no? Conocemos los casos de inmigrantes que buscan matrimonio para acceder a la ciudadanía. Pero aquí es al revés, una ciudadana de la nación más poderosa de la tierra tiene que recurrir a ello para tener tratamiento gratis. Cada cierto tiempo, ale! viajecito de Chicago a Canadá.

    A ver si con el ejemplo canadiense teoura le ve ventajas al modelo federal. Además del modelo, cuentan cin los red tories, o derecha canadiense que en el tema del estado del bienestar sigue el ejemplo europeo de conservadurismo. O el antiguo ejemplo, vamos. Luego descubro que existen los pink tories que son más liberales, pero no se si en lo econòmico o en lo púbico.

  23. Volem tots el llibres de Tintin als prestatges
    Queremos todos los libros de Tintin en el estante
    We want all the Tintin books on the shelf
    Nous voulons que tous les livres de Tintin sur le plateau

  24. Estooo. Se me olvidaba decir dos cosas.

    a) que desde la caída del estalinismo en los países del este ha bajado la esperamza de vida y ha aumentado la mortalidad infantil y…

    b) que en no se donde vi un debate sobre la medicina 2.0, Internet, etc donde salía claramente ganador los EUA. Donde se volcaba más información en red, donde había más foros de pacientes, etc. Mayor uso de Internet? Más PCs? En parte sí, pero… no necesariamente. Para 37 millones de yanquis era más barato ir al ciber-café que a la consulta del médico. Necesidad obliga, menos coberturas, más automedicación.

  25. Está muy claro. Para establecer un sistema de salud público tiene que haber una mayoría de la población que crea que la salud no es un servicio que se compra o vende en el mercado. Que crea que es injusto que las clases altas puedan tener mejor atención médica que las bajas. Europa Occidental se vió despues de la II Guerra Mundial ante el dilema del capitalismo americano o el comunismo soviético. En Francia e Italia los partidos comunistas eran los más poderosos. Y fueron los partidos socialistas los que idearon la vía para limar las diferencias sociales “sacando” la educación, la sanidad y las pensiones de jubilación del mercado y financiando estos servicios con impuestos o cuotas a pagar por los empresarios, tanto públicos como privados. Fue el partido socialista sueco el pionero, pero fue rápidamente seguido por el partido laborista de Inglaterra y demás paises europeos.
    Esto no ocurrió en EEUU, ni siquiera lo de un mes de vacaciones pagadas, que fue un gran triunfo del Frente Popular francés ya en 1936. Este país cree firmemente que el Estado es malo porque destruye la iniciativa privada, de donde provino la riqueza de EEUU y acaba con la libertad mediante impuestos. Este país cree que las personas deben saber manejar armas y protegerse disparando. Tambien lo ven como una advertencia al Estado de que no juegue con la libertad. Con Reagan, esta mentalidad llegó a su zenit y ya el enorme esfuerzo de Clinton por montar un sistema de sanidad pública se vió abocado al fracaso. En las últimas décadas era muy frecuente en la prensa estadounidense, el argumento de que Europa no podría competir frente a Asia y EEUU por el enorme coste de la sanidad y pensiones públicas. Obama no va a poder con esta mentalidad. Va a ser igual de difícil que convencer a Netanyahu de que congele los asentamientos y ponga fin a la expulsión de palestinos de Jerusalem Este.

Deja un comentario