Nuestro horror

Diego de Ojeda

Era el último invierno, el más frío de esa guerra, y las carreteras estaban cubiertas de nieve, sobre la que llegaron andando esos quince niños de entre ocho y doce años que iban contemplando los árboles como miran los niños pese a su extrema delgadez.

Sorprendidos, los guardias reaccionaron con desconcierto ante su aparición, pero no duró demasiado. Algunos fueron a buscar a los perros y volvieron bromeando, riéndose a carcajadas. Los niños parecieron interpretar que venían para escoltarlos y siguieron acercándose a ellos hasta que los guardias sacaron sus porras y empezaron a golpearlos. Los niños echaron a correr y dio comienzo la terrible cacería.

Fueron perseguidos, mordidos, apaleados, pisoteados, quedando clavados en el suelo la mayoría de ellos, con sus cuerpos dislocados. Pronto solo quedaban dos en pie, que seguían tratando de escapar a la carrera. Uno era alto, el otro pequeño. Ambos habían perdido sus gorros.

Los guardias gritaban en persecución y los perros excitados aullaban. Entonces fue cuando el mayor de los dos ralentizó su carrera para agarrar la mano del más pequeño que ya iba tropezando. Recorrieron unos metros más, juntos, la mano derecha del mayor apretando la mano izquierda del más pequeño, corriendo hacia delante hasta que los golpes de los bastones los abatieron juntos, sus rostros contra el suelo y sus manos prietas para siempre.

Entonces los SS recogieron los perros que gruñían y en su camino de vuelta fueron rematando de un tiro en la cabeza a cada uno de los niños caídos en aquella ancha avenida que llegaba hasta la entrada del campo, bajo la mirada hueca de las águilas hitlerianas.

Lo que antecede es un resumen libre de un fragmento del libro “Un largo viaje” de Jorge Semprun sobre su experiencia y recuerdos del campo de concentración de Buchenwald, que fue leído ayer en el acto oficial de conmemoración del Holocausto que tuvo lugar en Madrid bajo la presidencia de la Ministra de Exteriores Trinidad Jimenez, coincidiendo con el 66º aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau. Actos similares tuvieron lugar en el Parlament de Cataluña, País Vasco, Baleares, y también en la Asamblea Legislativa de la Comunidad de Madrid, donde dio testimonio un superviviente de Bergen Belsen que se salvó gracias al cónsul español de Salónica, Romero Radrigales, que intercedió insistentemente, pese a las instrucciones que le llegaban desde Madrid, para que 367 judíos que tenían pasaporte español fueran rescatados y deportados a España, aunque sólo por un breve periodo dado que el régimen franquista, pese a tener la nacionalidad, les aceptaba sólo en tránsito, en este caso hacia Marruecos.

Semprún y varios miles de exiliados republicanos fueron víctimas directas del Holocausto, como también un par de miles de judíos con pasaporte español, varios miles de homosexuales, discapacitados y militantes de izquierda de varios países, más de cien mil sefardíes, varios centenares de miles de gitanos y seis millones de judíos, de los cuales, en torno a un millón y medio, niños, como los 15 de la cacería descrita por Semprún.

El número de gitanos asesinados es incierto, pero no porque haya duda sobre la persecución que sufrieron sino porque el número de exterminados no cesa de aumentar a medida que las investigaciones progresan. Los seis millones de judíos desaparecidos, en cambio, es muy fiable dado que se calculó restando los tres millones de sobrevivientes a los nueve millones de judíos que habitaban Europa antes de la Shoah. Lo único que está en cuestión últimamente es cuántos murieron en los campos de exterminio, dado que las estimaciones sobre el número de asesinados en fusilamientos masivos en Europa del Este han crecido hasta el millón y medio.

Si tienen ocasión de leer el texto original de Semprún en francés verán que, desde el principio, localiza el relato en un campo de concentración, en el contexto de la segunda guerra mundial. Los guardias no son tales, son SS desde la primera mención. Mi adaptación libre ha pretendido reservar esa información hasta el final, no tanto por incentivar el interés del lector sino para evitar la huida de algunos al identificar que, de nuevo, estaban frente a un texto sobre el Holocausto: otra vez los judíos con el Holocausto…

España no participó en la guerra y tampoco en el Holocausto. Nuestros muertos fueron comparativamente muy pocos y no sé de ningún caso de deportaciones de judíos desde España (Walter Benjamin se suicidó en la frontera antes que ser apresado por la Gestapo pero no se le impidió la entrada por judío sino por no tener los papeles en regla). Y sin embargo, siendo europeos no podemos dejar de ser conscientes de que, parafraseando a Trinidad Jimenez ayer, decir Holocausto es decir Europa y decir Europa es decir Holocausto.

Decir Holocausto es decir Europa porque fue la cuna de nuestra civilización la que consintió y propagó el horror más absoluto, porque ha habido muchos genocidios, también en Europa, pero nunca antes una creación europea tan potente como es el Estado nación había puesto todos sus medios al servicio de un proyecto exterminador. ¿Sabían que en los peores momentos los trenes alemanes que transportaban judíos como ganado desde el sur de Europa hasta los campos tenían prioridad de paso frente a los que aprovisionaban el frente ruso? La población alemana tuvo mucha culpa por aupar al poder a Hitler y consentir su cacería, pero el resto de Europa también fue culpable. Unos por no hacer demasiado al respecto incluso cuando tuvieron conciencia plena del horror: algunas organizaciones judías imploraron sin éxito que se bombardearan los campos de exterminio. Otros porque compartían el mismo antisemitismo que inspiró el capítulo más negro de la historia contemporánea. ¿Sabían que en la ciudad polaca de Kielce un pogrom antisemita acabó con la vida de 37 judíos polacos en… el verano de 1946, es decir, un año después de acabada la II guerra mundial?

Y decir Holocausto es decir Europa porque sin el horror es muy posible que el gran proyecto unificador europeo no hubiera tenido lugar.

Una representante de la comunidad gitana declamaba el pasado martes en un acto modesto organizado por un colectivo de gays y lesbianas de izquierdas que era vital no olvidar el Holocausto. Lo mismo dijeron el representante de los exiliados republicanos y el judío, que también fueron invitados a hablar. El primero se quejó de que, hasta hace muy poco, las fuerzas políticas españolas no habían prestado suficiente atención al martirio y sufrimiento de los exiliados, tampoco las de izquierda. El judío, que también se declaró gay y de izquierdas, bromeó sobre la cantidad de motivos por los que podría haber acabado en un campo de concentración, añadiendo al final una referencia a su marcado acento argentino como una posible guinda adicional.

La gitana no bromeó en absoluto cuando hizo referencia a las expulsiones de gitanos desde Francia. Por supuesto que hay diferencias insalvables entre la expulsión de personas en situación irregular, aunque todas sean gitanas, y su envío a campos de exterminio. Como también las hay, igualmente insalvables, entre las bravatas intolerables de Ahmadinejad abogando por la destrucción del Estado de los judíos y la puesta en práctica del exterminio de todo un pueblo. Pero la gitana aludía al olfato, al tufillo que perciben en primer lugar los que en el pasado han sido objeto de semejantes obsesiones psicópatas, por lo que es de recibo comprender su alarma. Y reclamaba implícitamente un Estado, como el que tienen los judíos, para poder refugiarse en caso de que las cosas pasen a mayores.

Como europeos que somos, debemos sentirnos implicados y conocer en mayor profundidad lo que pasó hace no tantas décadas en el corazón de Europa. Durante demasiado tiempo los españoles nos hemos limitado a tomar nota de películas y libros foráneos sobre un capítulo histórico ajeno. Peor aún, el desembarco de Normandia, Pearl Harbour o la batalla de Okinawa versan sobre historias todavía más lejanas y, sin embargo, no suscitan comentarios de cansancio o manipulación como desafortunadamente sí lo hacen las rememoraciones del Holocausto: otra vez los judíos con el Holocausto…

No todo es negativo en España. En 2008 fue aceptada la candidatura española de adhesión al grupo de trabajo internacional de investigación sobre el Holocausto, hemos formado una red de más de quinientos educadores y conmemoramos oficialmente la Shoah al mismo nivel, o superior, al de muchos países mucho más directamente implicados.

Estamos recuperando el tiempo perdido, a marchas forzadas, como corresponde a un país cuyo comportamiento durante la tragedia no estuvo, lamentablemente, a la altura de las circunstancias. Y lo estamos haciendo sobre la base de un amplio consenso en el que coinciden las principales formaciones y líderes políticos españoles. Así lo reconocía, impresionada ante los esfuerzos públicos españoles, la enviada especial para antisemitismo de Estados Unidos hace muy pocas fechas tras un par de días de estancia en nuestro país.

Pero queda bastante por hacer hasta que nuestra opinión pública reaccione a los testimonios sobre el Holocausto con el mismo interés y falta de hartazgo que ante el apartheid sudafricano, la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos o la lucha de la resistencia francesa, entre otros. En este empeño será útil recordar incesantemente que el Holocausto no es sólo una tragedia que interpele a los judíos, sus víctimas primordiales, sino la nuestra, nuestra propia tragedia europea y, por tanto, también de España.

16 pensamientos en “Nuestro horror

  1. Gracias por el artículo, Diego. Poco más se puede añadir. Creo que sobre la shoah está ya todo dicho. Simplemente mantener el recuerdo para que no vuelva a repetirse.
    Un pequeño apunte. Además de Judíos, Gitanos, homosexuales e izquierdistas, también los masones fueron perseguidos y masacrados. Mi recuerdo también para ellos.

  2. “El nacionalsocialismo, el fascismo, el estalinismo brotan del contexto, del ámbito y los instrumentos administrativos y sociales de las altas esferas de la civilización, de la educación, del progreso científico y del humanismo, tanto cristiano como ilustrado […] parece como si el exterminio nazi de los judíos europeos fuera una “singularidad” , no tanto por su amplitud- el estalinismo mató bastante más – como por su motivación. En éste una categoría de seres humanos, incluidos niños, fueron declarados culpables de existir. Su crimen fue la existencia, fue la simple pretensión de vivir”. (George Steiner.- “Gramáticas de la creación”).

    ::

    Mientras tanto…

    http://www.elpais.com/articulo/opinion/mayor/desman/financiero/historia/elpepiopi/20110128elpepiopi_5/Tes

  3. Como estoy libre de pecado, tiro la primera piedra.

    Diego de Ojeda este link se refiere a Vd o a otro de igual nombre, http://www.casasefarad-israel.es/ES/nosotros/Entrevista-a-Diego-de-Ojeda–director-general-de-C.aspx , no quisiera equivocarme pero no creo que el articulo de hoy merezca el calificativo de objetivo.

    “España no participó en la guerra”, perdone, ¿y la división azul? qué no sabe que existió.

    “nuestra civilización la que consintió” perdone, ¿consintió? qué no conoce el poder de la ley y de las armas.

    “el resto de Europa también fue culpable” perdone, ¿el resto culpable? qué no sabe que todos fueron víctimas.

    “decir Holocausto es decir Europa” perdone, ¿decir Europa? qué no sabe que el Holocausto se dio en Alemania.

    “Como europeos que somos, debemos sentirnos implicados” ¿implicados? qué no sabe lo que es la manipulación de masas.

    ¿Haber si al final va a ser culpa de todos lo que unos pocos traman para llegar o mantenerse en el poder o conservar sus privilegios? Yo no tuve nada que ver ni con la guerra, ni con la falsa civilización, ni fui culpable del Holocausto, ni estuve implicado. Podemos recordar lo que pasó para que no vuelva a pasar pero querer meter a todos en el mismo saco no corresponde a la verdad.

    Manipulen, manipulen que el mundo se acaba. http://www.haylibros.com/Editorial/tabid/63/EntryId/16/MICHEL-FOUCAULT-El-Sujeto-y-El-Poder.aspx

    A pesar de ser consciente de lo que pasó en la primera mitad del siglo XX y sus secuelas hasta hoy seguimos con los mismos principio inhumanos en los que se quiere culpabilizar a las víctimas del sistema de las penalidades que sufren. Un cambio de mentalidad es lo que hace falta para que dejen de ser necesarias las armas para imponer la autoridad de los poderosos y privilegiados. Un cambio hacia un sistema más humano en el que la vida del ser humano tenga valor, más valor que el oro. http://www.monografias.com/trabajos78/capital-vida/capital-vida.shtml

    Saludos áureos

  4. Off topic:

    Despues de ver el derrotero politico del Partido Popular tengo el convencimiento certero de que si los cientificos hubieran encontrado una medicina que permitiera al hombre ser inmortal,hoy ante el acuerdo sobre las pensiones,dirian sus lideres como Montoro Cospedal o Gonzalez Pons que habria que impulsar politicas de eutanasia activa para disminuir el gasto en pensiones vitalicias ,para asi mantener el deficit publico en niveles no superiores al cero y salir de la crisis economica y moral en las que nos ha metido Ziluminatius.

  5. Reflexiones sobre la no violencia de Gandhi
    Por Mahatma Gandhi
    1. El primer principio de la acción no violenta consiste en no cooperar con cualquier cosa que sea humillante.

    2. Los responsables de nuestra sujeción no son tanto los fusiles británicos como nuestra colaboración voluntaria.

    3. Una revolución no violenta no es un programa para la toma del poder. Es un programa para la transformación de las relaciones, de modo tal que se desemboca en una transferencia pacífica del poder.

    4. Los hombres se encuentran ante una encrucijada: tienen que elegir entre la ley de la jungla y la ley de la humanidad.

    5. La no violencia es la fuerza más grande que la humanidad tiene a su alcance. Es más poderosa que el arma más destructiva inventada por el hombre. La destrucción no corresponde en nada a la ley de los hombres. Vivir libre es estar dispuesto a morir, si es preciso, a manos del prójimo, pero nunca a darle la muerte. Sea cual fuere el motivo, todo homicidio y todo atentado contra la persona es un crimen contra la humanidad.

    6. Sé que el progreso de la no violencia es aparentemente un progreso muy lento. Pero la experiencia me ha enseñado que es el camino más acertado para una meta común.

    7. Es injusto todo orden económico que ignore o que desprecie los valores morales. El hecho de extender la ley de la no violencia al terreno de la economía significa nada menos que considerar los valores morales en la fijación de las reglas del comercio internacional.

    8. Adoptar el principio de la no violencia obliga a separarse de toda forma de explotación.

    9. No hay ninguna valentía mayor que la de negarse hasta el fin a doblar la rodilla ante un poder terrenal, sea cual fuere su grandeza, haciéndolo sin agresividad alguna, con la fe cierta en que es el espíritu – y sólo él – lo que vive.

    10. …La humanidad no puede librarse de la violencia más que por medio de la no violencia. Sólo el amor es capaz de vencer al odio. Responder al odio con el odio equivale a agravar más todavía sus efectos.

    11. La no violencia es la ley de nuestra especie, por la misma razón que la violencia es la ley de los brutos. En el hombre brutal todavía no se ha despertado el espíritu: no conoce más ley que la fuerza física. La dignidad humana exige que el hombre se refiera a una ley superior que haga vibrar la fuerza del espíritu.

    12. No se puede ser genuinamente no violento y permanecer pasivo ante las injusticias sociales.

    http://www.facebook.com/video/video.php?v=1833678808523

  6. Brillante la cita que nos trae Polonio.

    Para poder asesinar a niños como si fueran alimañas uno ha de haber recorrido un camino muy largo anteriormente, de degradación de su propia condición humana.

    La condición humana propia se degrada de manera proporcional a la que uno degrada la condición humana del otro: cuando dejamos de reconocernos en nuestros semejantes, en el momento en que dejamos de verles como iguales a nosotros, desde que empezamos a concebirles como a bestias o a cosas, comienza también nuestra bestialización, nuestra propia cosificación.

    Para compartir el duelo por el Holocausto debemos hacer la operación mental inversa a la que hicieron los nazis para poder llevar a cabo su exterminio:

    No se trata ponernos en la piel de los judíos ni de los gitanos, ni de los homosexuales, sino obviar que las víctimas fueron eso, sino llegar a la conclusión de que las víctimas fueron personas: hombres, mujeres y niños, sin importar nada más.

    quizás así desaparezca el hartazgo y ya no sea “otra historia de judíos” sino nuestra propia historia, la historia de la Humanidad.

    en palabras del Dominico Antonio de Montesinos (citado en la última gran película de Icíar Bollaín):

    Ego vox clamantis in deserto

    «Para os los dar a cognoscer me he sobido aquí, yo que soy voz de Cristo en el desierto desta isla; y, por tanto, conviene que con atención, no cualquiera sino con todo vuestro corazón y con todos vuestros sentidos, la oigáis; la cual será la más nueva que nunca oísteis, la más áspera y dura y más espantable y peligrosa que jamás no pensasteis oír». «Esta voz [os dice] que todos estáis en pecado mortal y en él vivís y morís, por la crueldad y tiranía que usáis con estas inocentes gentes. Decid ¿con qué derecho y con qué justicia tenéis en tan cruel y horrible servidumbre aquestos indios? ¿Con qué auctoridad habéis hecho tan detestables guerras a estas gentes que estaban en sus tierras mansas y pacíficas, donde tan infinitas dellas, con muerte y estragos nunca oídos habéis consumido? ¿Cómo los tenéis tan opresos y fatigados, sin dalles de comer ni curallos en sus enfermedades [en] que, de los excesivos trabajos que les dais, incurren y se os mueren y, por mejor decir, los matáis por sacar y adquirir oro cada día? ¿Y qué cuidado tenéis de quien los doctrine y cognozcan a su Dios y criador, sean baptizados, oigan misa, guarden las fiestas y domingos? Estos, ¿no son hombres? ¿No tienen ánimas racionales? ¿No sois obligados a amallos como a vosotros mismos? ¿Esto no entendéis? ¿Esto no sentís? ¿Cómo estáis en tanta profundidad de sueño tan letárgico dormidos? Tened por cierto, que en el estado [en] que estáis no os podéis más salvar que los moros o turcos que carecen y no quieren la fe de Jesucristo».

  7. Nuestro pelma de cabecera es capaz hasta de encontrar un hueco en el nazismo para endilgarnos su monserga.
    Descalificar la intervención de Diego de Ojeda por subjetiva al ser el director general de la Casa Sefarad es algo así como descalificar un artículo de opinión de un ministro porque es ministro: Una estupidez más a las que nos tiene acostumbrados.
    El no entender que existió la voluntad activa de masacrar de las élites nazis y a su vez el hecho de que Europa asistió como espectadora pasiva a la eliminación industrial de más de 6 millones de personas es no entender nada. En Europa, salvo honrosas excepciones, durante mucho tiempo se ignoró el genocidio. Pero se ignoró de una manera consciente.
    Le voy a poner un ejemplo más cercano a ver si incluso él lo entiende: La sociedad vasca. Podemos decir (como hace usted) que la sociedad vasca es una mera víctima de ETA. Pero el no querer ver que la pasividad de la sociedad vasca, su equidistancia durante décadas entre las víctimas y los victimarios permitió la perpetuación de la banda terrorista, es no querer ver la verdad.
    Yo no me siento responsable de lo que hicieron nos Nazis. Evidentemente, nací en 1972. Pero o nos sentimos europeos o no nos sentimos europeos. Y si nos sentimos herederos del Derecho Romano, de la Revolucion Francesa y de la Ilustracion, somos herederos también del Nazismo.
    Pero es que me parece tan obvio que hasta me asombro de que a alguno haya que explicarle tantas cosas. Pero es que le sacas del alegre reparto de visas oro y no saben más…..

  8. 9. No se esfuerce Vd. yo vivo en otra dimensión. Quien no entiende la realidad del asunto es Vd.

    En principio empieza insultando cosa que le afea.

    No descalifico el articulo de Diego de Ojeda, simplemente puntualizo.

    Vd. Ignora que todos somos víctimas. Tanto el pueblo vasco como eta son víctimas de la sociedad que les ha tocado vivir. Mientras vayamos diciendo que nos sentimos herederos de las atrocidades que a producido la ignorancia en la historia y nos emperremos en seguir consolidando el sistema que las ha provocado tendremos más de lo mismo. Quizás es que a Vd. ya le interesa porque chupa del vote, no lo se…

    Si Vd. quisiera aprender, aprendería. Acepte su ignorancia y cambie el chip. Un sistema que concediera más valor a la vida que al oro empezaría a ser un sistema más humano y dejaría de ser normal matarnos por un trozo de pan.

    No me siento identificado con ninguna cultura en exclusiva, pertenezco a un mundo global donde la información es instantánea y libre. Este simple hecho está creando una nueva cultura global, capaz de hacer caer tiranos y falsas democracias. Una cultura abierta al conocimiento, a las pruebas, a los hechos. A las ideas que van más allá de la copia de nosotros mismos.

    Por favor, deje de insultarme y acepte mi opinión como una más del Blog. Y sepa leerme en clave de futuro. No lea entre lineas lo que Vd. quiera leer. Utilice su imginación que seguro que la tiene.

    http://www.youtube.com/watch?v=jG4ZekGw7gU

    http://www.youtube.com/watch?v=eHMtuMTv-k0

    http://www.facebook.com/video/video.php?v=177488868958601&comments

    PD. no se me enfade.

  9. AAAAAh, bueno, todos somos víctimas y usted es rebelde porque el mundo le ha hecho así. Y todos los que no abogamos por repartir diners club a diestro y siniestro es que somos ignorantes.
    Claro claro. Ya decía yo.
    El futuro es Santiago Fort!!!!! un paso más allá en la evolución de las especies.
    Aparte de pesado prepotente.

  10. 11. y callejeros. Miren… yo ya estoy de retirada, así que ya no me importa lo que digan de mi, Si piensa que soy rebelde, es normal, pero no se ajusta a la definición de mi propuesta. No es rebeldía, no creo que el mundo esté tan mal montado, pero está claro que hay algo que falla. Pero eso no me convierte en rebelde. No me rebelo contra nada, yo sólo propongo sumar al sistema lo que no tiene y por eso falla.

    Porque siempre va a la pata coja, siempre por problemas de dinero, no se puede hacer esto o lo otro, y hay que esperar. Todo va a una velocidad muy lenta, conflictos, injusticias, desagravios comparativos… todo frena el futuro posible y en tiempos de crisis parece que vamos hacia atrás. El futuro puede esperar, no hay dinero, punto.

    El dinero, esa cantidad necesaria para poder ser, para hacer posible el futuro. Fácil de entender. No hay dinero >< no hay futuro. Éste es el problema, y está claro que es éste. Por qué no afrontar el problema y darle forma.

    Si decidimos certificar el valor de cada individuo como capital existente en la tierra, dar valor capital al ser humano, que lo tiene -no me lo negarán-, tiene sentido pensar en un sistema económico de base sostenible. Un recurso básico de supervivencia.

    No podemos permitir destruir el mundo destruyéndonos a nosotros mismos como lo hemos estando haciendo hasta ahora, hemos de empezar a construir. Pero sobre base sólida. Creemos esta base o como mínimo los principios sobre los que sería posible la transferencia del nuevo valor capital a cada individuo y estado. Un sistema sostenible de base.

    http://www.youtube.com/watch?v=cOsVVeojMZs&feature=related

    PD. Pongan un Woren Fort en su vida.

  11. Muy emocionante el artículo de Diego Ojeda y los comentarios de Pablo Franco y Polonio. Muy oportuna la cita del dominico Montesinos que nos aporta Sedicente. Lo único acertado de S. Fort es el decálogo de los principios de M. Gandi. Lo demás nos lo podía haber ahorrado. El único pais europeo que salvó su dignidad entre los ocupados por Alemania fue Dinamarca. Hicieron una película sobre el tema y no era ninguna exageración de la realidad. Todo el pueblo danés y su rey intentaron salvar a todos los judios que intentaban huir de Alemania. Las tropas de ocupación alemanas fueron continuamente engañadas, había legiones de daneses jugandose el tipo que escondian a los judios y les transportaban hasta llegar a los puertos donde barcos pesqueros les llevaban hasta Suecia. El Rey vestía todos los dias con la estrella amarilla de JUDE. Los alemanes no se atrevieron a encarcelarlo.
    Todo el resto de Europa es culpable y más los paises como Francia cuya policía colaboró activamente en la redada de judíos. España podía haber salvado a los judios sefardies de Salónica, concediéndoles la nacionalidad. Fueron advertidos por los alemanes de que iban a deportarlos. Solo algunos diplomáticos en puestos concretos, en contra de las instrucciones del ministerio español de asuntos exteriores, salvaron a muchos judíos. Salónica era considerada la Jerusalem de los balcanes. Hoy no quedan sefardíes allí, acabaron todos en los campos de exterminio.
    Y tampoco habría que olvidar la expulsión de los judios de España en 1492. Aquello fue terrible. Ellos se sentían españoles. El libro de Joseph Perez, Historia de los Judíos de España, relata muy bien este expolio.

Deja un comentario