No va más

Sicilia

 

Como dicen en la ruleta cuando echan a rodar la bola… rien ne va plus. Es hora de jugar, ya ha pasado la hora de las bravatas, las pullas y los consejos en tonillo de jubilado apoyado en una valla de obra.

 

Presupuestos Generales del Estado 2009, ahí es nada. Tras una larga época de vino y rosas donde la discusión mayor era cuanto superávit iba a haber y si este era mucho poco o adecuado, o sea, futesas, detalles, chantilly o puntillitas, asientos de cuero o techo solar, que es lo que traen los años de expansión, viene un año para retratarse. La cosa está para lobos de mar, hombres o ratones, Gary Cooper esperando a Ian Mc Donald  en un Hadleyville vacío, o más racialmente, cinco de la tarde, clarines y timbales, y en la plaza un toro negro que da miedo ver.

 

Tenemos un año de crisis económica por delante con un crecimiento esperado de la economía de alrededor del 1%, puede que menor, previsiblemente con algún trimestre cercano o por debajo del crecimiento intertrimestral negativo. Esto implica que los ingresos fiscales van a crecer muy poco, o incluso puede que decrezcan.

 

Mientras tanto, una parte del gasto va a ser automáticamente mayor, principalmente la de prestaciones por desempleo.

 

No hay nada de malo en que crezcan, para eso están, porque suponen –aparte de un derecho de los trabajadores que las han devengado- una especie de seguro para la economía en general. Sirven para garantizar un consumo mínimo a aquellos trabajadores que hayan quedado en paro, lo cual ayuda mantener la actividad en general.

 

Con unos ingresos que no crecen y unos gastos que si lo hacen, se caen las caretas. Eso de que las diferencias entre izquierda y derecha han desaparecido se relativiza y unos y otros enseñan las cartas, se ve que prioriza cada cual y eso es siempre clarificador.

 

Hasta la fecha ha sido el Gobierno, también porque le corresponde, el que se ha señalado más.

 

No hay medidas anunciadas por la vía del ingreso, es decir, no se esperan rebajas de impuestos y, por la vía del gasto, se mantiene el esfuerzo inversor en infraestructuras, en I+D, etc., se rebaja el gasto corriente y se mantiene el gasto social. El resultado es un déficit del 2% del PIB aproximadamente.

Solbes parece tener claro lo que quiere. Apuesta por mantener una estructura impositiva como la presente que, cuando la economía vuelva a crecer, permitirá generar superávit de nuevo. Por la vía del gasto, al mantener el crecimiento de ciertas partidas, se puede ayudar al, tan invocado por todos, cambio de modelo de crecimiento, mientras que en el ámbito social se intenta hacer un esfuerzo en los tramos de renta más bajos.

 

Cuando se publiquen las cifras consignadas a cada partida, pueden compartirse o no, pero lo planteado hasta el momento tiene coherencia entre las herramientas que se usan y los objetivos que se declaran, es contracíclico y es ortodoxamente socialdemócrata, como el partido que ganó las elecciones. Nada que objetar.

 

En el otro lado tenemos al PP cuya estrategia de oposición en política económica está también a punto de entrar en crisis. Durante unos meses los indicadores de coyuntura han proporcionado munición a su estrategia de “estamos en crisis económica brutal” lanzada desde marzo. Para su desgracia, también se hace cada vez más claramente evidente que los horrores económicos tienen muy poco que ver con la gestión de Zapatero.

 

Rajoy esta tan obstinado en enmendar a la totalidad a Zapatero que a veces roza el absurdo. Ayer sin ir mas lejos, mientras ZP en plan “presi de España” decía ante las mayores empresas del mundo en Wall Street que España podía tener uno de los sistemas financieros mas sólidos del mundo (apoyándose en datos de niveles de provisiones, ratios de eficiencia, etc), Mariano perdía una excelente oportunidad de ponerse en plan “Hombre de Estado”, o al menos de callarse, y se lucía con unas declaraciones en las que acusaba a ZP de “engañar” y de ser “tonto”. Muy edificante, le falto decirle “feo” y mandarle una patada en la espinilla por correo certificado.

 

El caso es que mientras aquí se anda en estas elevadas reflexiones intelectuales, en Estados Unidos Bush, ese troskista, ha nacionalizado la mitad del sistema financiero americano, y está a punto de meter 700.000 millones de dólares más para actuar contra la crisis.

 

¿Y aquí que? El caso es que en cuanto a propuestas presupuestarias creíbles del PP de cara a 2009, lo que se les ha oído es lo siguiente:

 

  • Por la vía del ingreso, hablan de una reducción del impuesto de sociedades a las empresas. El IS supone entre el 20 y 30% de los ingresos del Estado, y reducirlos en un año de disminución de estos deja dinero en manos de las empresas si, pero reduce los ingresos y de una forma no desdeñable.
  • En gastos proponen, algo vagamente, un aumento del 2% del total del gasto (cuando la inflación está en un 4%, esto supone  reducirlo un 2% aproximadamente en términos reales).
  • No dicen nada más.

 

Silencio comprensible porque del dibujo anterior no se deduce nada bonito.

Menos ingresos, adicionalmente reducidos por el recorte fiscal, y gastos que más bien menguan, implican que habría recortes cuantiosos, de los que hacen daño.

Si se recortan las políticas de inversión, adiós cambio de modelo, si se recortan las políticas sociales, que con la crisis apechuguen las rentas bajas.  

 

No obstante, también son coherentes con el ideario profundamente liberal, eso síi, sólo en lo económico del Partido Popular. Con la fe inquebrantable de que el dinero lo tengan las empresas y que los impuestos es la mayor aberración existente sobre la tierra, se funden el ingreso, se funden la inversión pública, por supuesto el gasto social, y además recortamos de por vida parte de la capacidad recaudatoria del Estado. A ver cómo generamos superávit en posteriores períodos de crecimiento.

  

Al que le guste, que lo compre, yo, por mi parte estoy ansioso por ver el Debate de Presupuestos de este año, y que cada uno se explique, porque me parece que, una vez más vamos a tener la oportunidad cada cual de revisar que, a la hora de la verdad, los hay de los que pueden decir alto y claro en qué creen, mientras otros se tienen que perder entre las sombras del sofisma. 

55 pensamientos en “No va más

  1. A Al Rahim 50 …le ha correspondido el nº7:

    7. El cascada. Persigue generar el mayor número posible de respuestas a sus provocaciones. Cuando ve que la discusión que ha generado flojea, la aviva mandando más.

  2. AC, aunque no esté, estoy (20)

    Al menos Alguien podría justificar sus cambios de humor y actitud. Si no puede parecer que no sigue ningún criterio más que el de demostrar quién manda aquí.

  3. Yo creo que Al Rahim es Pablo Casado “el Borjamari del PP”…en su papel de miembro upeydorro para que le echemos la culpa a la pobre Rosa Hype de los problemas de comunicacion del socialismo actual….creo que es el nº XI.el Curro Jimenez…..jeje.

Deja un comentario