No lo hagas, Pedro

 Guridi

 Resulta que Pedro Sánchez, el jugador, no se resigna a haberse quedado sin cartas y está explorando con Podemos la posibilidad formar un gobierno alternativo al de Mariano Rajoy. Ángeles Álvarez, diputada especializada en hacer cosas de tapadillo, hace de contacto informal con Podemos, que a su vez envía a Irene Montero. Errejón, por supuesto, está descartado, tras la cara de tonto que se le quedó al saber que Pablo Iglesias negocia lo contrario de lo que mandan negociar a él.

 Montero y Álvarez se reúnen en las cercanías del domicilio de Ángeles Álvarez y exploran las posibilidades de que “las cuentas salgan”, algo que repite en público Iglesias -sin creerlo- y que Pedro Sánchez piensa -pero no exterioriza-.  

La idea es que, si Rajoy fracasase en su investidura, pese a su torpe intento de entrar en el río sin mojarse y aceptar el encargo del Rey, sin decidirse a presentarse a la investidura -algo que no está contemplado por las leyes de ninguna manera-. Si Rajoy, repetimos, fracasase, Pedro Sánchez no descarta presentarse por sorpresa, a hechos consumados, pillando a nuestros barones con la guardia baja. Para que de nuevo se imponga la “responsabilidad” y nadie se mueva para que Pedro salve su cargo un poco más. De hecho, ayer mismo no descartó explorar esa posibilidad al constatarrse que a Rajoy tampoco le salen las cuentas. Y alabó la “valentía” de los intelectuales y activistas que piden gobierno PSOE+Ciudadanos+Podemos. Una fórmula ideal. Por imposible.

 Es cierto que los años del gobierno de Rajoy han sido un desastre y que su tacticismo y su táctica de quedarse sentado hacen más mal que bien al país. Pero precisamente por eso, es Rajoy quien debe de resolverlo. Preferiblemente quitándose de en medio. 

Y si el tacticismo de Rajoy es malo, no es peor que el de Pablo Manuel Iglesias Turrión. Podemos jugó a marear al PSOE en la pasada legislatura para forzar una repetición electoral, agravar la crisis institucional y forzar el “sorpasso”. Al final, ha perdido más de un millón de votos por el camino y ha necesitado el salvavidas de absorber a IU para mantenerse a flote. No contento con eso, ha seguido con sus políticas de engañar, como con la presidencia del Congreso y de dar golpes de efecto para causar división. Los nacionalistas, cuyos votos serían necesarios en la configuración de Gobierno que quiere, no se fían de él. Salvo ERC, que hablan de lo “bien que nos hemos llevado siempre con los compañeros de Izquierda Unida, que nunca han ganado unas elecciones”. Pablo Iglesias, además, negocia con lo que no es suyo, promete lo que no tiene y no va a ceder un ápice en su política de disputar al PSOE el liderazgo de la izquierda en España. Puede que su empecinamiento le lleve a jugar de nuevo la baza de forzar la repetición de las elecciones (porque de verdad que no quiere gobernar con el PSOE) y esta vez sí que se iba a estrellar al repetir de candidato.  

Pero es que la idea de Pedro Sánchez de optar al gobierno no está inspirada por los ideales de lograr un gobierno de progreso, que ponga fin a este periodo de rancio oscurantismo de la derecha. Responde también al propio tacticismo personalista de Sánchez y, como todas sus jugadas más personales, se hace de espaldas a todo el mundo y usando “fontaneros”, como Ángeles Álvarez. 

Y la fontanería llega al punto de que hay personal de Ferraz que se dedica única y exclusivamente a insultar a sus propios compañeros y compañeras de partido, protegiendo a Sánchez, en lugar de a dedicarse a trabajar para ese concepto tan anticuado del bien común. No deja de ser irónico que el dinero de las cuotas de los militantes esté dedicado a pagar ataques contra ellos mismos. La gestión de Sánchez es tan divisiva y estéril como la de sus adversarios en el Congreso. Y esa es otra razón para desear que su etapa al frente del PSOE termine lo antes posible.

Sánchez tiene una virtud: que es valiente. Pero un grave defecto: que sólo lo es para sí mismo.

8 pensamientos en “No lo hagas, Pedro

  1. Aparentemente, lo que trata Rajoy es de posponer en todo lo posible el pleno de investidura. La ley no marca plazo máximo para ello, por lo que tiene, con la complicidad de la presidenta de las cortes, campo de juego para atrasar el pleno, al que sin duda se presentará, el tiempo necesario para acordar con Ciudadanos y PSOE el apoyo “técnico” necesario.
    Si no consigue acordar la abstención del PSOE, paara el teimpo y evitará el acercamiento con los partidos nacionalistas, lo que obliga a Pedro Sánchez, caso de intentar nuevamente acceder a la presidencia del gobierno, a hacerlo de la mano de los que tratan de romper el pais, que era lo que Pedro Sánchez pretendía que hiciera Rajoy, lo que le permitiría a él hacerlo tambien tras el previsible fracaso.
    O sea, que, o hay abstención por parte de Ciudadanos y PSOE, o Pedro Sanchez se atreve a apoyarse en los independentistas, que ya se ve como actuan en el parlamento catalán, o nuevas elecciones.

  2. Rajoy traslada el: ” que consiga acuersos con sus afines ideológicos”, trampa que permite a Sánchez el a hacerlo a posteriori, y le pasa la pelota a Sánchez en, si no te abstienes, hazlo tú, que yo no pacto con rupturistas.

  3. Dudo que pase por la cabeza de Sánchez volver a presentarse a una investidura. Su rueda de prensa fue anterior a la de Rajoy y, en mi opinión, intentaba meter presión a Rajoy para que aceptara el encargo del rey. Su ambigüedad era una pueril puesta en escena. Una más. Sánchez no conocía todavía el esperpento que vivimos luego: un presidente del gobierno en funciones que, en pocas horas, desautorizaba al jefe del estado, se pasaba la Constitución por la entrepierna, ponia a la presidenta del congreso en una situación límite ( menudo ridiculo, señora Pastor) y de paso se reía de todos nosotros. Mariano está haciendo historia. Día a día. Es verdad que esta derecha vive en la mayor impunidad política que se conoce desde 1978 pero incluso así lo de ayer fue un tratado de desfachatez política que será recordado por varias generaciones, Quiero pensar que el rey no estaba en ese esperpento y no fue, como he leído, la salida “imaginativa” que se encontró al segundo no de Rajoy al jefe del estado. Patada a seguir. La mediocridad del momento político que vivimos ( se mire hacia donde se mire) aumenta cada día. Qué decir de Iglesias o Rivera, esa nueva política que era vieja antes de nacer. Si a esta tropa le hubiéramos encargado hacer la constitución de 1978 estaríamos todavía jurando los principios fundamentales del movimiento.
    ¿ Siguen por ahí quienes nos prometieron días de gloria con los nuevos tiempos o se les ha caído ya la cara de vergüenza ante este esperpento?

  4. El PP en estado puro
    “Decirle que no a Rajoy es decirle que no al Rey ”
    y esto es otro ejemplo más del rigor de los argumentos que usan.

    A ver si un dia tenemos suerte y la Comisón Europea nos dice que la primera reforma estructural que tenemos que hacer es la de la derecha española.

  5. ¿Pero no estaba de vacaciones? Pocos le han echado en falta.

  6. Avergonzados hasta el límite constitucional
    De modo recurrente se han criticado las insuficiencias intelectuales de la nueva política. Su frivolidad. Su desapego por el esfuerzo, el trabajo. Su falta de preparación en todos los órdenes de la vida y hasta de la otra vida. Yo mismo lo he hecho, y a fondo. Y de repente, el señor mayor, el veterano, el experto, el que viene de un mundo de orden y de jerarquía, vertical, el que tiene a una abogada del Estado en la vicepresidencia del gobierno y a otra abogada del estado en la vicepresidencia del partido, sale de ver al Rey sin haber releído (o quizá leído tout court) el artículo 99 de la Constitución y convoca una de las ruedas de prensa más vergonzosas de la historia democrática. Y digo una de las más vergonzosas, no a bulto, sabedor de que luego vino la de Ana Pastor, la improbable presidenta del Congreso, que en un solo día ha mejorado la performance que se creía imbatible, de Patxi, oye.

    Ni el señor mayor ni el Rey joven, tampoco. Es improbable que el presidente del gobierno no comunicara sus intenciones al Monarca. Y es improbable que este las rebatiera con argumentos puramente constitucionales, ya que no podían ser políticos. De lo que se deduce que tampoco el Rey ha leído el artículo 99, ni él ni eso que tan graciosamente se llama el entorno. Poniéndome, claro, en la mejor de las hipótesis, ya que me cuesta suponer que el presidente haya hecho lo que le ha dado la gana, contra el criterio expuesto del Monarca.

    El sonrojo podía haber acabado esta mañana. Pero la vicepresidenta siempre va un (corto) paso más allá. Y en vez de reconocer el error, de aceptar que no hay otro remedio que la investidura (aunque, claro está, ese reconocimiento tendría que haber ido seguido de ipso factas destituciones, la suya para empezar), nos avergüenza hasta el límite constitucional diciendo, pobre mujer, que el artículo ordena un debate parlamentario y no una sesión de investidura, con lo que, definitivamente, el seis doble se ha ahorcado en su cuello.

    Que convoquen una terceras elecciones y que no vote nadie.
    Arcadi Espada

  7. Brillante artículo de Zarzalejos en EL CORREO ( 31-07-2016 )

    * ( es EL PAIS , que ultimamente anda dando tumbos como si hubiera tomado adormidera de alta calidad )

    « MEMORIA DE PEZ

    El pasado 14 de julio los periódicos informaban del homenaje a Miguel Ángel Blanco en el décimonoveno aniversario de su secuestro y asesinato por ETA. Lo sorprendente en la prensa de esa mañana era que ciertas crónicas del homenaje ofrecían alguna estruendosa divergencia. Un prominente periódico ( *)de circulación nacional, del que no puede decirse que carezca de profesionales conocedores de la realidad vasca, llevaba a su portada el acto en recuerdo de Miguel Ángel con fotografía a cuatro columnas y un llamativo pie que hacía las veces de editorial: «La izquierda abertzale –titulaba el periódico– se suma por primera vez al homenaje a Miguel Ángel Blanco» y remachaba la idea explicando que «su presencia (la de la izquierda abertzale) por primera vez en este acto supone un paso cualitativo por la gran repercusión que el crimen tuvo en la sociedad vasca». Compárese esa presentación de la noticia con la que hacía EL CORREO en el titular que encabezaba la información: «EH Bildu acude al homenaje a Blanco sin representantes de la izquierda abertzale», precisando que al homenaje había acudido el secretario general de Eusko Alkartasuna.

    Lo que media entre una y otra información es la distancia que separa la edulcorada manipulación de la realidad de quienes insisten en ver saltos cualitativos en cada mueca de la izquierda abertzale y una información rigurosa y matizada que precisamente identifica el dato político relevante que la otra escamotea, y es que la izquierda abertzale ni se sumó, ni acudió, ni estuvo presente. La izquierda abertzale no estuvo ni en la ‘fila cero’ del homenaje a Miguel Ángel Blanco. De hecho, lo que sabemos por declaraciones del interesado es que Otegui en aquel día de julio disfrutaba de la playa de Zarauz con su familia, que lo vio como una «catástrofe» cuando se enteró de que habían asesinado al joven concejal del PP, que no creía que ETA le iba a matar y que diecinueve años después no va a condenar ahora lo que no condenó entonces.

    Si todavía hoy se producen estos ejemplos de banalización y frivolidad en la información de hechos que son bastante claros, pensar que puede preservarse la memoria de lo que ha significado la trayectoria devastadora del terrorismo de ETA exige un acto de fe.

    Desde que la izquierda abertzale fue consciente de que necesitaba volver a la legalidad a través de ese vehículo fraudulento que es Sortu, hay una legión de opinadores, políticos y analistas que se empeñan en ver condenas del terrorismo de ETA desde el mundo abertzale que simplemente no existen. Atribuyen a Otegui y los suyos un tropismo hacia la empatía con las víctimas que en absoluto se ha producido. La cosa es bastante contradictoria porque los mismos que exaltan las imaginarias condenas del terrorismo de ETA de la izquierda abertzale piden a sus representantes que «den más pasos» en esa dirección, lo que constituye la mejor prueba de que, lejos de un avance, lo que hay en el mundo abertzale es un movimiento circular del que queda fuera cualquier condena reconocible e inequívoca de ETA.

    Seguramente esperan que el cansancio de la sociedad, la tendencia a no mover las cosas ahora que ETA no mata, ese voluntarismo de empeñarse en ver lo que no existe y la focalización de nuestros temores en el terrorismo yihadista sean factores que contribuyan a que ETA, en términos históricos y políticos, salga indemne de su derrota operativa. El objetivo es que ETA forme parte de la sucesión de episodios que integran la historia del ‘conflicto’ en vez de ser la organización terrorista de signo nacionalista derrotada por la actuación del Estado de Derecho, la movilización social, el valor de la víctimas y la cooperación internacional. El historiador Fernando Molina, que ha analizado el ‘conflicto vasco’ en un estudio ya imprescindible (‘El peso de la identidad. Mitos y ritos de la historia vasca’, Madrid, 2015), subraya la generalización de este concepto en la última década como la clave interpretativa de la violencia terrorista. Para Molina, «la sintaxis mimética de estas declaraciones y escritos públicos desplegados a lo largo de más de diez años es mucho más que mera coincidencia: es un reflejo de la adopción por muy distintos actores políticos, sociales e intelectuales de una misma plantilla narrativa con la que representar la violencia terrorista y asociarla a las reclamaciones de signo nacionalista». De este modo se puede traer el pasado al presente e insertar el terrorismo «en una tradición secular que remite a otras violencias del pasado: las guerras civiles del siglo XIX, la Guerra Civil de 1936-1939, o la violencia de la dictadura de Franco. Todos estos episodios son interpretados como actos de usurpación de la identidad del ‘pueblo vasco’ que han requerido de una contestación violenta».

    Que esto es así lo refleja con claridad la ejecutoria de la Secretaría de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, que se ha confirmado como el órgano gestor del relato ‘explicalotodo’ del ‘conflicto’. La secretaría tiene encomendada la importante responsabilidad de actualizar la narrativa nacionalista para que ésta sobreviva al posterrorismo sin experimentar daño, haciendo pasar por ponderado ejercicio académico lo que no es otra cosa que una construcción ideológica de parte. Como se analizaba en una interesante crónica de este periódico, la Secretaría de Paz y Convivencia ha conseguido con sus iniciativas que «muchos mensajes clásicos de Batasuna estén ya incorporados al lenguaje institucional». Que Sortu se encuentre perpleja y pierda votos está muy bien; que muera de éxito porque el Gobierno vasco le toma el relevo en la explotación del ‘conflicto’, ya es otra cosa bien distinta.»

  8. Hazlo,Peter,hazlo.
    Pidele a Rajopiyus que ponga fecha a su calvario.
    Pidele a Riverside Reversible que piense en el programa de gobierno firmado con El PSOE.
    Pidele a Pablito Churchix que reconozca su incompetencia politica.
    Pidele a los independentistas que renuncien a participar en el Congreso de los diputados.y como muestra de coherencia politica que abandonen el Congreso de los Diputados y el Senado.
    Pidele a los barones y a la vieja guardia un poquito de porfavor.
    Pidele a los medios de comunicacion que se vayan de vacaciones y que nos dejen pensar por nosotros mismos.

    Pidele al tiempo que vuelva,
    que no se vaya como ya se ha ido,
    pidele que vuelva a atras
    para que recibas mas cariño,
    porque hoy ya sabras
    que era verdadero y no fingido,
    pide que regrese el tiempo atras
    para sentir la inteligencia de mis sentidos,
    mis coqueteos traviesos,con Fernando
    mis gestos quijotescos,
    de las tardes de lluvia
    que cubria con mi abrigo…..
    y luego reiamos divertidos
    porque quedabamos empapados,
    abrazados y ridiculamente ensimismados

    Pidele al tiempo que vuelva
    que regrese lo que se ha ido,
    Pide que regrese el tiempo perdido
    ese!!! que lejos de mis pensamientos
    aunque perdiste los ocasos con la Rivera del rio,
    pide que regrese
    las propuestas que te cantaba
    y los versos que te decia al oido,
    pide que regrese el tiempo…..
    aunque yo de cierto te digo……
    esos tiempos que comparti contigo
    Esos tiempos¿ no? ….
    ¿esos tiempos ya no volveran.?
    Pero tu pide,pidele a Guridi
    que disfrute del verano…..JAJAJA….que nervios.

Deja un comentario